martes, 14 de octubre de 2008

Paciencia


Han pasado 22 meses desde que di por terminada ni primera novela y desde entonces he estado peleado con el papel y el bolígrafo.

Sí, he escrito algunas cosas pero sin ninguna profundidad, ya que la espiral de mi vida me ha coaccionado en muchas ocasiones. Suena fuerte y idiota a la vez reconocer que la vida que reconoces llevar no te ayuda a la hora de desempeñar unos de los placeres de la vida: escribir. Pero es así como lo veo, como lo siento.

Más de uno pensará que necesito una ayuda externa para dejar ciertos vicios adquiridos en mi rutina diaria; yo a veces también lo pienso, pero desecho la posibilidad, pues pongo en una balanza lo bueno y lo malo de la situación, y aunque el no escribir como me gustaría hacerlo pesa, y mucho, veo que tengo una cierta estabilidad, que me divierto con lo que hago, que me llena los vacíos de mi vida, por que no decirlo, y que ello me da sosiego más que desencanto.

Soy paciente y por ello espero que un día, sin avisar, mi musa, mi inspiración, mi chispa, mi iluminación, vuelva a compartir mesa y cama conmigo.

Publicar un comentario