jueves, 26 de marzo de 2009

Cosmética del enemigo



Con tan sólo 96 páginas, Amélie Nothomb fue el gran acontecimiento literario del otoño de 2001 en Francia, donde agotó en la primera semana una tirada de 150 000 ejemplares.
Y como suele pasar, tuvimos que esperar unos años a que está maravillosa historia atravesara la frontera.
Con deciros que 96 páginas es el número idóneo para esta historia casi quedaría dicho todo y es que desde la primera página hasta la última la autora mantiene una fuerza descomunal en el relato que sería difícil de aguantar durante más páginas; sería lo que diríamos, texto basura.

En la Cosmética del Enemigo, no ahí ni una palabra basura; todo es necesario, todo tiene un fin, todo está puesto al milímetro, para meter al lector en la, algunos momentos, asfixiante historia de Jérôme Angust. La autora consigue en pocas páginas que “odiemos” al personaje antipodal de la historia, Textor Texel y que nos sintamos compasivos con Jérôme; poca gente puede conseguir lo que Amélie consigue y más con su brillante final que os hará relamernos.

Textor Texel dice en un momento del relato: “La Cosmética es la ciencia del orden universal, la suprema moral que determina el mundo”. Durante toda la obra se busca ese orden universal, que las cosas estén en su sitio y que la moral haga su curso, pero de una forma muy sutil, casi sin darnos cuenta, y zas, nos encontramos al otro lado del espejo.

Las tres primeras líneas del relato también nos avisan: “Cosmético, se alisó el pelo con la palma de la mano. Tenía que estar presentable para conocer a su víctima según mandan los cánones”. Otro vez el espejo donde el susodicho Cosmético se mira y mira, donde ve reflejada una imagen de la cual no se siente orgulloso y la cual quiere borrar.

Yo no me lo pensaría, además, son sólo 96 páginas. Quizás alguien pueda pensar que para eso no se compra un libro, pero os puede asegurar que a mi no me supieron a poco y que voy a continuar investigando más novelas de la autora.

Os dejo la sinopsis y un enlace a un blog amigo (que fue el que me recomendó el libro) para que podáis leer lo que opinó de él.

Sinopsis (extraída de la contraportada)

El empresario Jérôme Angust escucha el anuncio de que su vuelo sufre un retraso sin determinar. Un inesperado interlocutor, Textor Texel, le dará conversación a pesar de su manifiesta resistencia. A lo largo de su relato, la violación y el asesinato se irán perfilando con nitidez cada vez mayor, y Textor se transformará en una abominable encarnación de todos los fantasmas de
Angust, quién verá convertida su anodina espera en una aventura ominosa y alucinante.

http://inenarrables.blogspot.com/2009/01/cules-son-vuestras-preferencias.html

sábado, 21 de marzo de 2009

Sinónimos peculiares



Tampoco he podido resistir está clase particular de sinónimos.

jueves, 19 de marzo de 2009

Cálico poemas



No he podido resistir la tentación de dejar esta perla de la literatura.

lunes, 16 de marzo de 2009

El verdugo de Dios de Toti Martínez de Lezea

Hubo una época de mi vida que me pasaba los meses leyendo novelas históricas. Aún quedan vestigios de esos días en mi biblioteca, ya que más o menos la mitad de los libros que tengo tienen esa temática.

Ahora hacía más de un año que no leía ninguna novela histórica, desde que leí El mundo sin fin de Ken Follett, y antes que este no sabría recordar cuanto tiempo hacía.

¿Y por qué explico esto? Para poneros en antecedentes de mi comentario posterior, que creo no será todo lo positivo que debería ser, supongo que llevado por el “cansancio” de leer este tipo de novelas.

¿Qué me llevó de nuevo a leer una novela histórica? Una amiga me la recomendó con todo su cariño y más sabiendo que una de las tramas estaba ligada al Camino de Santiago al que tanto venero y en tanta estima tengo.

Primera desilusión: el Camino está, pero podría no estar, ya que no tiene ninguna importancia en la trama general, y por tanto, todas las expectativas que me había generado sobre vivir una aventura novelada en el Camino se esfumaron como el que abre una ventana después de ducharse para que salga el vaho.

El Camino debe de estar porqué, como bien explica en un anexo la autora, normalmente la gente se escondía haciéndose pasar por peregrinos.

Segunda desilusión: es más de lo mismo y sin demasiados sobresaltos. Sí, se podría decir que Un mundo sin fin es más de los mismo, pero los personajes, como mínimo a mi, me engancharon y quise saber más de ellos. En esta novela no me ha sucedido lo mismo. Me daba absolutamente igual lo que le sucediera a unos y otros. No me sentía atraído por ninguna de las historias, ni siquiera por las amorosas que tanto pueden llegar a enganchar con la consabida tensión sexual.

Investigando por algunos foros, alguien compara la novela con Los pilares de la tierra; se tiene que aceptar todas las opiniones, pero no es la mía ni de lejos.

Creo que el problema radica en intentar explicar demasiadas cosas a la misma vez y todo queda como aguado, o esa ha sido mi sensación.

Toti Martínez de Lezea está considerada una de las mejores escritores en lengua castellana del género, y yo no voy a ser el que diga que lo hace mal, pues no es así (ahora es cuando me remito al primer párrafo) La novela no está mal, pero creo que le falta ritmo, que se repiten demasiados patrones, que se repiten demasiadas escenas de Tom y Jerry (persecuciones con el Camino de Santiago de fondo), y además se queda a las puertas del inicio del Camino (Torre del Río, para los que conozcan el Camino).

Decir que tiene una segunda parte, pero creo que no lo leeré sin antes desintoxicarme de novelas históricas (nuevamente me remito al primer párrafo).

En definitiva, recomendada para todos aquellos lectores que no estén intoxicados.

Os dejo un enlace donde se hace otro comentario sobre un libro de la autora en otro tono totalmente diferente:

http://moonenergie.blogspot.com/2009/01/la-herbolera-de-toti-martnez-de-lezea.html

---------------------------------------------------------------------------

Sinopsis (extraída de la contraportada)

En primavera del año 1239, en el Mont-Aimé, próximo a la pequeña población de Vertus, en el norte de Francia, durante el reinado de Teobaldo I de Navarra, conde de Champaña, 183 cátaros, hombres y mujeres, son ejecutados en la hoguera acusados de herejía. El responsable del crimen es un fraile, Robert Lepetit, llamado “el bugre”, nombrado inquisidor por el Papa Gregorio IX. Debido a sus muchos y horrendos crímenes, a su crueldad y sadismo, es depuesto, juzgado y expulsado de la orden de los dominicos. Escapa de la cárcel y emprende el camino hacia Compostela.




miércoles, 11 de marzo de 2009

La esencia

Sigo sin tiempo para escribir texto nuevos y por eso he querido recuperar este texto que escribí como prólogo de mi novela, aunque mucha se llegó a publicar en ella.


Haz memoria, quizás nunca te has parado a pensar en lo que haces a diario, esas cosas que por cotidianas, pasan desapercibidas con el tiempo.

Si te pararás un segundo e intentaras hacer ese esfuerzo, creo que te darías cuenta que esas acciones no tienen sentido por si mismas.

Una acción nos lleva a otra y está puede llegar a explicar en parte o totalmente a la primera. Así se van construyendo cadenas de actos que nos pueden parecer infinitas; incluso ellas mismas, algunas veces, se enlazan entre si dando una mayor sensación de no finitud.

Cuando se llega a los últimos eslabones de alguna de estas cadenas, muchos buscan en su interior una explicación más plausible de su existencia, otros ni tan siquiera se hacen la pregunta y con manos grasientas intentan aferrarse, quizás por miedo, a un eslabón imaginario para no presenciar el final de su historia. A la mayoría les da igual si la explicación existe.



La muerte nos llega y ese es el único hecho irrefutable de nuestra existencia. Algunos ven la muerte como el comienzo de una nueva feliz vida eterna; otros como el final de sus libertades, pues hasta entonces habían dicho y hecho lo que le venía en gana.

Si descartamos a estos dos grupos, nos quedará la gran mayoría que no entienden el porqué de la muerte.

Podríamos dar razones biológicas, que es lo que tocaría, pero nos llevaría a no soñar y por tanto a no disfrutar de la búsqueda de otras razones. Esa búsqueda es la que nos da la vida pues no hace pensar en la esencia de las cosas y puede llevarnos a la explicación buscada. No es fácil entender la esencia y por ello no nos debemos sentir derrotados, inútiles o defraudados por no encontrarla o entenderla en un corto espacio de tiempo.



Mira a tu alrededor, párate a pensar en lo que te rodea, deja a un lado el torrente que ahoga a esta sociedad y dale un nuevo sentido a tu vida, si es que lo necesita, aunque nunca estarás seguro de ello si no miras fijamente a los ojos de la esencia.

viernes, 6 de marzo de 2009

14 Kilómetros



Catorce kilómetros es la mínima distancia que separa África de Europa, pero también es la barrera que separa los sueños de millones de africanos que ven en Occidente su única salida para escapar del hambre y de la miseria, o como se puede leer al final de la película: “es lo que se debe pagar por no saber contener los sueños”.

De la mano de tres jóvenes africanos -Violeta, Buba y Mukela- recorreremos un largo y peligroso viaje a través del Sahara para conocer lo que nunca enseñan los medios de comunicación. Podemos vivir “en segunda persona” lo que ellos viven en primera, y en cierta manera, nos podemos sensibilizar con lo que llegan a sufrir.

Las repetidas imágenes en televisión de cayucos llegando a las costas españolas han acabado por insensibilizarnos. El gran acierto del director es abrirnos esta ventana para que lo podamos ver con toda la calma y la reflexión.

Esas imágenes de rostros exhaustos dan buena fe de la dureza del viaje, un viaje que tiene su origen a miles de kilómetros de distancia y que puede durar años. Y esto es lo que pretende "14 kilómetros". Esta película quiere ser un homenaje a los que triunfaron y a los que fracasaron, a los que viven y a los que murieron en el empeño. Para todos ellos nuestra admiración y respeto.

Leyendo algunos comentarios que se han hecho al respecto de la película, me quedo con este para finalizar este comentario: “14 Kilómetros es una gran película que no deben perderse sobre todos los jóvenes de los países desarrollados que tienen tan alto grado de bienestar material.”



domingo, 1 de marzo de 2009

En memoria de Pepe Rubianes




Hoy nos ha dejado uno de los mejores humorístas del momento: Pepe Rubianes.

Descanse en paz.