viernes, 12 de marzo de 2010

El libro del Cementerio



Gran sabor de boca y mente el que deja esta preciosa aventura. Y es que El libro del Cementerio aún y estando destinada a un público juvenil, también engancha a los adultos por su estética bartoniana. Y claro, me pregunto: ¿Dónde está el límite entre novela juvenil y para adultos? ¿Existe realmente?

Neil Gaiman es el autor de la novela. Su creación más famosa es la serie de historietas The Sandman, además de la novela Coraline (2002) de la que se hizo una versión cinematográfica.
Tiene doce novelas publicadas hasta el momento y en una de ellas, Buenos presagios, la escribió a dos manos con Terry Pratchett.

La novela tiene un inicio muy rápido y en pocas páginas nos consigue presentar a los personajes principales de la historia: Nadie (curioso nombre para el personaje principal) y Silas (el tutor de Nadie). Estos dos son los vertebradotes de la historia aderezada con otros muchos y entrañables habitantes del cementerio.
Creo que una de las virtudes del escritor es que al presentarte a los personajes a partir de la inscripción que hay en su lápida, consigue un efecto de proximidad y hace que te encariñes con casi todos ellos, incluso los supuestamente malos.

El libro nos explica las vivencias de Nadie Owens en el particular cementerio donde vivirá y de cómo va creciendo entre sus amigos los muertos.
Tengo que decir que a mi el tema fantasma no me hace mucho, pero como he comentado, el escritor hace que te olvides de que están muertos y que lo vivas como una historia cualquiera.



“Tú estás vivo, Nad. Y eso significa que tienes infinitas posibilidades. Puedes hacer lo que quieras, puedes soñar lo que quieras. Si tú deseas cambiar el mundo, el mundo cambiará”

El autor nos dice:

“Primero, por encima de todo y siempre, he de reconocer que este libro le debe mucho, consciente e inconscientemente, a Rudyard Kipling y a los dos volúmenes de El libro de la selva.”
Y sí, tiene un cierto perfume a él pero puesto en otro ambiente. No podía el autor haber encontrado un escenario más ideal para desarrollar su historia en un ambiente victoriano y neogótico un tanto siniestro y misterioso, pero lleno de una asombrosa vitalidad.

“Haz frente a la vida,
Habrá dolor y también alegría,
No dejes de explorar todos los caminos”


Y para finalizar: sin grandes pretensiones literarias, de lectura rápida, sencilla y como no, recomendada desde este blog.



Sinopsi

Escuchad esta trágica historia: una familia que duerme, un asesino sin compasión y una criatura aventurera, un huérfano que escapa de la muerte. ¿O no?

El pequeño escapa del peligro y consigue gatear hasta lo más alto de la colina. Detrás de la valla que se encuentra, existe un lugar oscuro y tranquilo, un cementerio lleno de una vida especial. El niño es recibido allí donde los muertos no duermen y todos los que allí habitan deciden brindarle su protección, porque fuera, tras la valla que separa a la ciudad de sus fantasmas, el asesino vil espera pacientemente.

El niño sin padres, sin lugar en el mundo, sin nombre, será acogido por los espíritus amables, que hacen un pacto para protegerlo. Lo llamarán Nadie, porque no se parece a nadie más que a sí mismo. Será Nad para sus “padres”, Nad para sus compañeros de juegos, niños que nunca más crecerán, Nad para su mentor. Y Nadie para el hombre que lo busca para matarlo.
Publicar un comentario