martes, 4 de mayo de 2010

Ácido sulfúrico, Amélie Nothomb



Dos defectos de inicio le veo al libro:
1) El título: no lo encuentro lo suficiente significativo. Sí, existe ácido sulfúrico en la historia y sí, la historia es ácida como el sulfúrico, pero no lo encuentro suficiente. Tampoco soy nadie para proponer un título alternativo. Dios me libre.
2) El final: creo que historias como estas son difíciles de acabar, y cuando digo difíciles de acabar, me refiero a que la cosa sea redonda. El final me ha sabido a poco. A mi entender el libro va de mucho a poco y eso pesa en la valoración final.

“Llegó el momento en que el sufrimiento de los demás ya no les bastó: tuvieron que convertirlo en espectáculo.”

Creo que la autora lleva la historia al extremo (casi siempre lo hace pero no con la misma intensidad que en esta novela). Como podéis comprobar en la sinopsis, la historia parte con el lanzamiento de un nuevo y revolucionario programa de televisión.
La autora nos nuestra un mundo (el del nuevo programa) donde nos podemos escandalizar en el primer segundo, y sin explicar mucho más para no desvelar parte del argumento, donde nadie actúa, dejando hacer.
Lo que no me ha gustado es que luego si hacen (parece código Morse lo que estoy escribiendo, pero es para no desvelar más cosas). ¿Por qué no lo hicieron antes? ¿Por qué es tan fácil hacerlo al final? Son preguntas sin respuesta y que le quitan un poco de valoración a la trama.

¿Seríais capaces de seguir con el televisor encendido si las imágenes fueran de lo más gore? Yo estoy convencido que no.
Y el resto del mundo, ¿creéis que un programa gore triunfaría en nuestra sociedad? (En la novela se llega a un punto donde las otras cadenas dejan de hacer programas en directo para poder ver el programa).

“Dios resulta tanto más necesario cuanto más evidente es su ausencia.”

Me ha gustado mucho el momento en el que rescata la figura de la “Dama” que se utilizaba en muchos campos de concentración nazi. Resumiendo y para que lo disfrutéis al leerlo, la “Dama” era como una figura buena que daba ánimos y vida a los que esperaban la muerte.

“Resulta mucho más difícil golpear a un individuo cuando conoces su nombre.”

El tono general de la novela es el propio de la autora. Deja de lado las complicaciones estilísticas para narrar con prosa veloz e hipnótica. Eso es lo que nos gusta a los que la leemos y seguiremos leyendo. El tiempo pasa deprisa con un libro de la francesa en las manos, y eso no quiere decir que tenga ganas de que pase rápido, al contrario, me refiero a que disfrutas con la lectura y al final tienes ganas de más.

Sinopsis

El último grito en programas televisivos de entretenimiento se llama «Concentración». Por las calles de París se recluta a los participantes de este reality show, que serán trasladados al plató en vagones precintados como los que trasportaban a los judíos durante el exterminio nazi y, después, internados en un campo. Ante las cámaras de televisión, los prisioneros son golpeados y humillados. El clímax llega cada semana, cuando los telespectadores ejercen el televoto: desde sus casas pueden eliminar-ejecutar a uno de los participantes. Pannonique, una estudiante de gran belleza, es reclutada. Zdena, una mujer sin empleo, se enamora de ella. Una pareja fatal: la víctima y el verdugo. Cuando la audiencia tiene que votar sale a la luz el sadismo inconsciente del público que deplora el horror pero es incapaz de perderse una entrega. Una historia que sirve como crítica de un mundo brutal y crudo de hipocresía bienpensante: un mundo en el que incluso la denuncia del sistema pertenece al sistema.

4 comentarios:

Andreu Romero dijo...

El final tampoco me convenció. Como demasiado "fácil", como si, efectivamente, se hubiese cansado y no hubiera sabido como cerrar la historia.
Tristemente, yo sí creo que la gente seguiría un programa así. Los romanos tenían su circo de gladiadores, y eran "la cumbre de la civilización". Lo único que frena a las cadenas de televisión son los endebles derechos humanos... pero todo puede cambiar. No nos sorprenderemos en absoluto cuando Telechingo anuncie por fin GH RIP en la vida real :(

Bolzano dijo...

¿Te puedes creer, seguro que sí, que llevo desde que te envie el relato: "Gran Hermano RIP", reescribiendo el primer capítulo?
Tenía ganas de hacerlo para publicarlo en el blog, como bien sabes, pero veremos a ver. Siempre se tiene otra cosa que hacer.

Salud.

Andreu Romero dijo...

Paciencia, ya saldrá ^^. Los relatos te esperan siempre, son pacientes :)

Neogeminis dijo...

Si habla de la tele basura, llevado a los extremos, me imagino que lo de ácido, será bastante ajustado. Tomaremos nota de tu crítica, por ahora, no conozco el libro.


saludos!