miércoles, 11 de agosto de 2010

Ciudad de cristal, Paul Auster



Hacía tiempo que la veía en la estantería del comedor de casa e incluso algunas veces la cogí con curiosidad, pero no ha sido hasta hace dos días que me decidí a leerla.
Había leído antes novelas de Paul Auster como El libro de la ilusiones (2002) o La noche del oráculo (2004)

Paul Auster escribió Ciudad de Cristal en 1985 dentro de la trilogía de New York (Fantasmas (1986) y La habitación cerrada (1986)) donde intenta hacer una revisión de la novela negra y el género detectivesco.
En 1994 dos dibujantes de renombre Paul Karasik y David Mazzucchelli hacen una adaptación gráfica de Ciudad de cristal, que es la que he leído. Fue publicada en España en 1997 y se consideró una de las primeras novelas gráficas dentro del término Ikonologosplatt, como explica Art Spiegelman, creador de Mauss, en el prólogo.



¿Y de habla Ciudad de cristal? Del descenso del alma; del juego de máscaras, donde finalmente el protagonista se ve extraviado y llevado a los límites de la miseria; del desmembramiento del universo simbólico del personaje; de su propia degradación al punto de entregarse al final de manera tan natural; Daniel Quinn necesita huir de Daniel Quinn a través de William Wilson y, al mismo tiempo, a través de Max Work y más aún, a través del Paul Auster detective quien en un momento de la novela se encuentra con un Paul Auster escritor; un juego de personalidad que se asemejan a las matrioska rusas; del daño que puede hacer una llamada equivocada ( un error de nombres, la curiosidad que mató al gato, el intento de vivir una nueva vida, el intento de escapar de la suya anterior); de un hombre que juega a ser otros y a apoderarse del curso de otra vida para salvarla, logrando con ella conocer lo más bajo de la ciudad, lo más sórdido y cotidiano de sus calles. Una ciudad de cristal para ver a través de ella y para asistir cada tanto a su masa hecha añicos.

No sería justo si no dijera que estoy convencido que la novela original será mucho mejor que la novela gráfica y más viendo como trata el tema y conociendo la literatura de Auster. Así que recomiendo la lectura de la novela y si tenéis curiosidad podéis leer después la novela gráfica (no os llevará mucho tiempo).

Sinopsis

Quinn, que en otros tiempos fuera poeta y cuya mujer e hijo han muerto, vive en la más absoluta soledad, escribiendo novelas policíacas, despojado de toda ambición literaria y lejos de los fastos del mundo. Alguien lo llama varias veces por teléfono en medio de la noche, tomándolo por un detective llamado Paul Auster, y solicitando con desesperación su ayuda. Quinn, entre curioso y conmovido, decide al fin personificar al desconocido Paul Auster y concierta una cita. Conoce entonces a otro pálido poeta, que cuenta una historia aterradora: cuando nació, su padre, una combinación de místico y lingüista demente, lo encerró y aisló del mundo durante años para que pudiera hablar «la verdadera lengua de los hombres», aquella que olvidaron tras la construcción de la torre de Babel. Pero el niño fue rescatado y el padre recluido en una institución un manicomio, o quizás una cárcel, de la que ahora está a punto de salir. Y el hijo, que teme por su vida, desea que el detective Paul Auster o Quinn lo proteja.
Publicar un comentario