viernes, 28 de enero de 2011

El síndrome de Peter Pan. La generación No-No


Se habla mucho de la generación Ni-Ni, ni estudio, ni trabajo, pero creo que puede llegar a ser mucho peor la generación No-No, no estudio, no trabajo.
A los primeros los puedes apretar, es un decir claro ya que muchos se resisten y los padres desisten en sus intentos lo que puede llegar a suponer una especie de coacción por parte de esos hijos.
Con los segundos casi no tienes nada que hacer, se ríen de ti en tu cara aprovechando que aún son menores y que los padres aún tienen esperanzas que la educación los enderece.

Para nuestra un botón. Es una conversación totalmente real:

-Yo no quiero crecer. Me gustaría tener siempre 16 años.
-¡Qué va! Es mucho mejor tener 18.
-¡Anda ya tía!
-Con los 18 puedes hacer lo que te de la gana. Ya eres mayor de edad y no tienes que rendir cuentas con nadie.
-Sí, eres mayor de edad y por eso te pueden exigir responsabilidades que con 16 no tienes. Con 16 puedes hacer lo mismo y sin esa carga. Tan sólo tienes que ir al cole, hacer que estudias y el fin de semana salir de fiesta con el dinero que te dan tus padres.
-¿Y el coche?
-No es problema. Te echas un novio con coche y solucionado. Que tienes que ir a algún sitio, pues lo llamas: “Oye que tengo que ir aquí” y él como un corderito te lleva. Si no ya sabe lo que se pierde. Castigado. Los hombres son así de simple.
-Ja,ja,ja –se ríen las dos.


Por suerte, de momento son los que menos, aunque ya se sabe lo que pasa con las epidemias si no se controlan.

Publicar un comentario