cookieOptions={close}; CRUCE DE CAMINOS: El síndrome de Peter Pan. La generación No-No

viernes, 28 de enero de 2011

El síndrome de Peter Pan. La generación No-No


Se habla mucho de la generación Ni-Ni, ni estudio, ni trabajo, pero creo que puede llegar a ser mucho peor la generación No-No, no estudio, no trabajo.
A los primeros los puedes apretar, es un decir claro ya que muchos se resisten y los padres desisten en sus intentos lo que puede llegar a suponer una especie de coacción por parte de esos hijos.
Con los segundos casi no tienes nada que hacer, se ríen de ti en tu cara aprovechando que aún son menores y que los padres aún tienen esperanzas que la educación los enderece.

Para nuestra un botón. Es una conversación totalmente real:

-Yo no quiero crecer. Me gustaría tener siempre 16 años.
-¡Qué va! Es mucho mejor tener 18.
-¡Anda ya tía!
-Con los 18 puedes hacer lo que te de la gana. Ya eres mayor de edad y no tienes que rendir cuentas con nadie.
-Sí, eres mayor de edad y por eso te pueden exigir responsabilidades que con 16 no tienes. Con 16 puedes hacer lo mismo y sin esa carga. Tan sólo tienes que ir al cole, hacer que estudias y el fin de semana salir de fiesta con el dinero que te dan tus padres.
-¿Y el coche?
-No es problema. Te echas un novio con coche y solucionado. Que tienes que ir a algún sitio, pues lo llamas: “Oye que tengo que ir aquí” y él como un corderito te lleva. Si no ya sabe lo que se pierde. Castigado. Los hombres son así de simple.
-Ja,ja,ja –se ríen las dos.


Por suerte, de momento son los que menos, aunque ya se sabe lo que pasa con las epidemias si no se controlan.

6 comentarios:

Vicent dijo...

Caramba... últimamente estás realmente activo. El tema que ahora narras da realmente para mucho, pero igualmente está excesivamente tratado y por los que menos pueden aportar: los "reality shows".
Con la conversación que pones se atisba otro tema incluso más interesante que el de los ninis, nonos... Me refiero al control que algunas niñas adolescentes (y no tanto)ejercen sobre algunos muchachos y la interesada generalización de estas actuaciones. Recuerdo que, en mi ya lejana juventud, esto ya ocurría, pero que cuando un chico no se dejava dominar por estas tretas "femeninas" era calificado de homosexual (marica era la palabra). Pero no desesperéis que eso te permitía ligar más que siendo un rendido machote. Eso sí, prestigio no tenías mucho.
Claro que en aquellos tiempos eramos chicos "sí o sí" y si me replicas "en ti vi a dar un fostión". Si no hay trabajo te reenganchabas en el ejercito, que para eso había mili... En fin, lo de ahora es mejor, pero todo tiene sus pegas.

Andreu Romero dijo...

En vez de generación No-No, dan ganas de decir otra cosa... como "Generación Golfa" (tanto ellas como ellos, pa no quedar machista ¬¬). O Generación-Polígano. Kani Generation... Hay cientos de combinaciones.

Andreu Romero dijo...

¿Y es un factor solo educacional? ¿Tendrá algo que ver la comida? ¿La televisión? ¿Las drojas?

R.Holiday dijo...

Estoy con Andreu,no sólo es educacional,pero yo que estoy en el ambiente te puedo asegurar que los padres pasan de todoooooo!!!
tamos apañaos!!!!

Vicent dijo...

No sé, pero parece que con lo de generación nini o nono, estais atacando a la generación entera que comparte edad. Cuando lo cierto es que es una generación que, aún estando más mimada que otras (o a pesar de ello), se ha encontrado con la peor situación desde los años 50. y encima los males le han llegado de golpe. Es una generación que cuando deja de estudiar se queda colgada porque nadie les da una salida laboral y, aún así (o precisamente por ello), es la que más estudia. Imaginaos miles de chavales que odian los libros (los que ha habido siempre, los antes llamados curritos) y que ahora están atados con cadenas a ellos o sentenciados a ser unos golfos.
¿Qué los padres pasan? ¿"De verdad"?
¡Que alguien haga algo ya! Pero si nos limitamos a pisar en los escalones flojos nos daremos una hostia de narices.Ya va siendo hora de hacer reformas y no las de siempre.

Bolzano dijo...

Para todos:
creo que es un poco de todo y que cada parte se tiene que responsabilizar de lo suyo.
La reforma tiene que llegar desde todos los puntos, ya que si unos tiran y los otros no, la cosa continuará siendo sesgada.