jueves, 20 de enero de 2011

Se lo que estás pensando


Lo primero que me sorprendió fue su portada y es que existen pocas con una referencia tan clara a los números.
Después de su lectura puedo entender el porqué y no sólo por el 658 (de la versión castellana. La catalana es diferente, cosa del marketing).
No os asustéis, no tendréis que hacer un cursillo acelerado de matemáticas ni recordar la fórmula para solucionar la ecuación de segundo grado (que seguro recordáis), aunque sí algo de probabilidad básica (pero lo explica muy bien el autor).

Debo confesar que he leído la novela en dos tandas. La primera de ellas la dejé aproximadamente en la página 40. No me enganchó su inicio o no estuve con el ánimo suficiente para que lo hiciera. Fue el comentario de un compañero de trabajo el que me abrió de nuevo los ojos:
-¿Has leído "Se lo que estás pensando"? -me preguntó.
-Sí y no -le contesté y añadí.-No me enganchó el inicio y la he dejado para más tarde.
-A mi me pasó lo mismo, pero aguanté unas páginas más y valió la pena.
Y así fue como le di una segunda oportunidad de la que no me arrepiento.

Podríamos decir que la novela de Vernon es un clásico relato de puerta cerrada donde un misterio es en apariencia imposible de resolver y al que le añade un asesino en serie en toda regla.
Es muy gracioso cuando están haciendo el listado de todos las pruebas que tienen y que no les conducen a ningún sitio. Nunca antes tantas pruebas habían conducido a la nada.

La novela de Verdon es una novela negra en toda regla, aunque algunos la puedan tachar de ligera (supongo que por el largo pasaje donde el fiscal pide explicaciones a todos los policías implicados o por la falta de acción en varios momentos). Yo digo que es una novela negra en toda regla porqué además de un muerto (varios), y de una investigación, el escritor no se queda en lo superficial de la historia y sus personajes, si no que se adentra en su psicología, haciendo que ella sea parte de la historia.Quizás le falte un punto de crítica social o de explicación de situación como tendría que tener toda buena novela negra, pero se le puede perdonar por ser la primera que escribe.

David Gurney es un policía retirado y protagonista de la novela. Madeline es su mujer, y sabe muy bien que un policía nunca se retira. Esa es una de la razones por las que el matrimonio se traslada a vivir al verde condado de Delaware dejando atrás las bulliciosas calles de Nueva York con la intención de empezar de nuevo, con la intención de recuperar el tiempo perdido, o quizás con la intención de dejar su pasado atrás. Pero será muy difícil conseguirlo.
Quisiera destacar como Madeline actúa como catalizadora estimulante de la inteligencia de David. Es como si el caso se resolviera desde casa. Y digo que lo quiero destacar por la fuerza del personaje de Madeline que ha sufrido el abandono continuo de su esposa durante años y con todo y con eso le sigue apoyando, aunque no deja de recordarle que está retirado.

No me quiero alargar más. Es una novela imaginativa, trepidante en bastantes momentos, muy entretenida (cuando pasas las primeras páginas) y estoy convencido que cuando Verdon saque su segunda novela le daré una oportunidad, aunque también tengo que decir que estoy bastante escaldado de escritores que en su segunda novela no cumplen con las expectativas (Zafón, por poner un ejemplo).


Club de Lectura 2011
- 1 - Ojos Azules - Arturo Pérez Reverte
- 2 - Se lo que estás pensando - John Verdon
Publicar un comentario