domingo, 6 de marzo de 2011

Momentos # 1: Del gato y el ratón murakaniano


Momentos es una sección que hoy empieza. Ayer tuve un sueño, bueno varios, fue una de esas noches donde te desvelas y no puedes pegar ojo y empiezas a pensar y pensar. Me imaginé que hacía un nuevo blog y que le llamaba Momentos. Supongo que me ha inspirado el blog de Rosalía, Frases que leí, o las entradas en la sección BBF, de Carmina en, de tinta en vena,.
Total, que esta mañana reflexionando he decidido que quizás un nuevo blog no, pero sí una sección.
No tendrá una periodicidad marcada, simplemente, cuando llegue un Momento, lo publicaré en la sección.

Y que mejor que comenzar por un Momento murakaniano. Ya sabéis lo que me gusta este autor, como sabéis que estoy inmerso en la lectura de su última novela, 1Q84 de la cual cada día me falta menos y la que estoy disfrutando.

A mitad de la novela he encontrado un pequeño cuento, Murakami es mucho de poner pequeños cuentos dentro de sus historias. Me ha hecho mucha gracia. Fue un buen Momento y de ahí que inaugure la sección.



Un ratón se encontró con un gran gato en un desván, que lo acorraló en una esquina sin dejarle escapatoria. El ratón le dijo temblando:
-Por favor, señor Gato, no me coma. Tengo que volver a mi hogar. Mis hijos me esperan hambrientos. Déjeme huir.
-No te preocupes. No te voy a comer. No se lo digas a nadie, pero yo soy vegetariano. No puedo comer carne, así que has tenido suerte al encontrarte conmigo.
-¡Ah! ¡Qué día más maravilloso! ¡Qué ratón tan afortunado soy! ¿Mira que topar con un gato vegetariano!
Pero al instante, el gato se abalanzó sobre el ratón, lo inmovilizó con las zarpas y le clavó sus afilados dientes en el cuello. El ratón agonizante preguntó al gato con su último aliento:
-¿Pero no habías dicho que eras vegetariano y no puedes comer carne? ¿Era una mentira?
El gato dijo relamiéndose:
-No, no puedo comer carne. No te he mentido. Por eso, voy a llevarte en la boca y te voy a cambiar por lechuga.

Extraído de la novela 1Q84 de Haruki Murakami, páginas 468-469.
Publicar un comentario