lunes, 4 de abril de 2011

La mujer de verde de Arnaldur Indridason


Esta novela fue premiada en 2005 con el premio The Gold Dagger Award, uno de los más importantes de la novela negra en el mundo anglosajón y supongo que por eso en 2008 fue publicada en España, sin empezar por donde se debería empezar, por el principio. Se publicó bajo su nombre original: Silencio sepulcral, pero no tuvo mucha resonancia entre los lectores. Supongo que el efecto Larsson hizo que se lo volvieran a pensar y la volvieron a publicar, ahora bajo el extraño título de: La mujer de verde, y la cosa le ha ido mucho mejor como lo demuestra el hecho que hasta el momento se han publicado las primera cuatro novelas del autor.
A mi personalmente me gusta mucho más el primer título que el segundo, y más después de leer la novela. Esa mujer de verde tampoco es tan crucial en la trama y sí el silencio sepulcral.


El inicio de la novela me ha parecido genial. Una fiesta de cumpleaños llena de niños y dónde sucede esto:

Vio que se trataba de un hueso humano en cuanto se lo quitó a la niña, que estaba sentada en el suelo jugueteando con él. […]
Se dio cuenta de que la niña tenía en la mano una especie de juguete que se puso a chupar y mordisquear con gran dedicación dejándose caer sobre el trasero. Era como si le dolieran las encías, y el joven pensó que le estarían saliendo los dientes. […]
El joven no tardó mucho en darse cuenta de que lo que tenía en la mano era un hueso humano, el extremo de una costilla, de unos diez centímetros de largo. Era de color amarillento, sometida a tantos años de erosión que los bordes ya no eran afilados, y en el corte había unas manchitas como de tierra.

A partir de aquí el autor construye cuatro líneas argumentales que se van solapando unas con otros, dándole un buen ritmo a la novela.
El siguiente párrafo casi las podría resumir todas (sólo faltaría una):

—Estabas diciéndome que mañana llegaréis al esqueleto.
—Sí, a lo largo de la tarde, espero. No hemos encontrado nada que indique cómo llegó el cadáver ahí dentro. A lo mejor encontramos algo debajo de los huesos.
—Nos vemos mañana.
—Hasta mañana.
Erlendur colgó. No estaba aún completamente despierto. Pensó en Eva Lind y en si percibiría algo de lo que le decía. Y pensó en Halldóra y en el odio que alimentaba después de todos aquellos años. Y pensó por millonésima vez cómo habría sido su propia vida, y la de todos, si no se hubiera marchado. Nunca llegaba a conclusión alguna.

Como se puede comprobar, la primera es la de la investigación de los restos humanos encontrados. En esta trama nos trasladaremos a los años de la Segunda Guerra Mundial, donde la isla de Islandia fue “colonizada”, primero por los ingleses y poco después por los americanos. Me ha parecido muy interesante, como documento histórico, lo que nos cuenta, ya que pocas veces nos han mostrado lo que sucedía en el día a día en tierras tan lejanas. No penséis que nos hablará de la guerra, si no del día a día de los soldados y su relación con los paisanos de la isla.

La segunda trama se centra en la investigación paralela de la desaparición de una chica durante esa época, la Segunda Guerra Mundial, y de la que se sospecha, podrían ser los huesos. Es una buena historia.

La tercera se adentra en la vida personal del inseparable compañero del inspector Erlendur, Sigurdur Óli y su relación de pareja. En la primera novela sale de refilón, pero en ésta tiene importancia de trama final de capítulos. Me ha parecido interesante ya que hace que la novela vaya creciendo, que los personajes vayan creciendo.

Y la cuarta y más importante, la relación de Erlendur con su hija. Ya había comentado que en la primera novela tenía una importancia capital. Pues en esta lo es aún más si cabe. Vemos a un inspector contra las cuerdas y perseguido por todos y cada uno de sus fantasmas:

Durante toda mi vida he sentido que era culpa mía, aunque sé perfectamente, y lo sé desde hace tiempo, que era demasiado pequeño para tener culpa alguna. Sin embargo, los remordimientos me torturan como un cáncer que acaba por llevarle a uno a la muerte.
«Porque el chico cuya mano se me escapó no era un chico normal y corriente.
«Porque el chico de la tormenta...
»... era mi hermano.

En definitiva, una buena novela negra, que te deja un gran regusto de boca, sobre todo por su trepidante final, con una buena continuación de la primera Las marismas, que si bien no es imprescindible leerla, creo que todo amante de la novela negra que quiera seguir a este autor, debería leer.
Yo me tomo un descanso, me pongo con otra, y creo que después atacaré la tercera parte, pues me gusta el estilo del escritor islandés.

Club de Lectura 2011
- 1 - Ojos Azules - Arturo Pérez Reverte
- 2 - Se lo que estás pensando - John Verdon
- 3 - El mar en llamas - Alberto Vázquez-Figueroa
- 4 - La herencia de Wilt - Tom Sharpe
- 5 - 1Q84 - Haruki Murakami
- 6 - Las marismas - Arnaldur Indridason
- 7 - Higiene del asesino - Amélie Nothomb
- 8 - La mujer de verde - Arnaldur Indridason
Publicar un comentario