miércoles, 20 de abril de 2011

La Voz, Arnaldur Indridason


La voz es la tercera novela de la saga que el autor islandés Arnaldur Indridason le dedica al inspector Enlunder y no deja de sorprenderme y de gustarme.
Cada una de ellas me ha gustado por igual y no sabría con cual quedarme, aunque tengo claro que el conjunto es consistente, sólido y que continuaré leyéndolo.

En esta nueva entrega el escritor nos sigue descubriendo pequeños detalles de la vida pasada del inspector, ese pasado que tanto le atormenta y que necesita superar, y ese es un punto a remarcar, ya que muchas sagas no hacen crecer a sus personajes.
Esta vez sus compañeros de profesión quedan en un segundo plano, no como en la segunda de las novelas donde tenían un cierto protagonismo, y es que quedan pocos días para Navidad y el inspector no tiene ninguna gana de compartirla con nadie. Es como si le hubiera venido bien que el asesinato sucediera en un hotel. Nada más llegar a él pide una habitación con la excusa de tener que investigar de cerca el caso, pero detrás de esa petición se esconde el deseo de alejarse de su casa y de aquellos que continuamente le están invitando a pasar las Navidades en familia.
El inspector tiene muy menospreciado el concepto de familia por lo sucedido en su pasado, pero en esta novela se puede ver como él intenta hacer algo, con la inestimable ayuda de su hija Eva, para superar ese trauma.
Entre lo remedios conoceremos a una chica del laboratorio con la que el inspector hará buenas migas y quién sabe si llegarán a alguna cosa (la tendréis que leer) y los celos que ella provoca en su hija por la necesidad que tiene de tener cerca a su padre en los malos momentos que está pasando (y no puedo explicar más para no destripar el argumento de la segunda novela).

El caso tiene continuas subidas y bajadas en su investigación muy bien compensadas, como siempre lo hace el islandés, con los detalles de la vida y vivencias del inspector. Muchos y variados son los sospechosos y eso hace que el lector se sienta participe de la investigación a la hora de adelantarse a los acontecimientos. Pero como siempre, no será hasta las últimas páginas, cuando suponiendo que tenemos al culpable la novela da un giro emocionante.

También quisiera destacar los toques de humor, que no había encontrado en las otras novelas del autor, y que te sacan una sonrisa. Creo que consigue una complicidad muy alta con el lector en algunos pasajes.

La voz trata sobre niños prodigio que no son dejados crecer como tales bajo el mando de unos padres con delirios de grandeza; trata sobre la compra-venta de objetos que tan sólo tienen un valor para los coleccionista y de sus chanchullos para subir su precio; trata sobre la prostitución inducida en algunos hoteles; sobre el concepto de familia y la vivencia de la Navidad y sobre tantas otras cosas que poco a poco nos provocan reflexión.

Arnaldur Indridason es un autor que no debéis dejar de leer. Creo que ahora mismo es de lo mejor que se puede leer en el género de novela negra. Lástima que tan sólo me quede una de sus novelas traducidas por leer (El hombre de lago) y que, como no, reseñaré en este blog.

Os dejo el enlace a sus dos primeros novelas reseñadas en este blog:



Club de Lectura 2011
- 1 - Ojos Azules - Arturo Pérez Reverte
- 2 - Se lo que estás pensando - John Verdon
- 3 - El mar en llamas - Alberto Vázquez-Figueroa
- 4 - La herencia de Wilt - Tom Sharpe
- 5 - 1Q84 - Haruki Murakami
- 6 - Las marismas - Arnaldur Indridason
- 7 - Higiene del asesino - Amélie Nothomb
- 8 - La mujer de verde - Arnaldur Indridason
- 9 - La hora de las sombras - Johan Theorin
- 10 - La voz - Arnaldur Indridason
Publicar un comentario