lunes, 2 de mayo de 2011

El hombre del lago de Arnaldur Indridason


Está es la cuarta entrega de la aventuras del inspector Erlendur y sus compañeros y tengo que decir que me he aburrido soberanamente. Y me sabe mal decirlo, pues no tengo costumbre de publicar reseñas de libros que no me gustan, pero después de leerme los tres primeros y dejarme tan buen sabor de boca me veía en la obligación de publicar esta reseña.

¿Y cuáles son a mí entender las razones por las que esta novela no me ha atraído?
Creo que son claras y son las que comenté positivamente en las otras reseñas y que esta vez no han fluido.

La primera es que la historia del caso en si, el pasado del caso, se come a la historia principal. Deciros que la cosa va de espías dentro de la guerra fría y que me ha resultado muy lenta su exposición.

La segunda, la historia personal del inspector que creo que en esta entrega se ha visto frenada y repetitiva. El personaje no lo he visto crecer.

La tercera, la desaparición casi por completo de su hija que fue un valuarte muy importante en las otras novelas, y que no se ve compensada por la aparición testimonial de su hijo.

La cuarta, la poca importancia de la historia paralela de su compañera de trabajo que saca un libro de cocina a la luz y como no en varias ocasiones hace alarde de su cocina cansando al lector.

La quinta, la historia de su compañero tampoco avanza.

En total, creo que es un libro prescindible en la historia del inspector y por eso me ha defraudado tanto. Uno espera que le expliquen cosas nuevas y no ha sido el caso.

Con todo, no os sintáis en mala predispoción hacia su lectura. Es mi opinión personal. La vuestra puede ser totalmente diferente.

Yo esperaré a la quinta entrega para ver si el ave fénix renace y si no es así me quedaré con sus tres primeras novelas.

Os dejo el enlace a sus tres primeras novelas reseñadas en este blog:

Las Marismas
Las Mujer de Verde
La Voz
Publicar un comentario