sábado, 25 de junio de 2011

Apocalipsis Z: La ira de los justos de Manel Loureiro


Dije que iba a dejar un poco más de tiempo antes de afrontar la tercera parte de esta trilogía, pero no me he podido resistir. No me arrepiento. He disfrutado mucho. Casi tendría que decir que más que la primera, pero no lo diré, ya que en la primera está la esencia de todo y en esta el remate, un buen remate.

No me cansaré de decirlo, y más en esta tercera entrega, los zombis son unos meros espectadores que no molestaran a nadie no versado en la lectura de este género. Quizás eso sea una pega para los que gusten de sangre, tripas y desgarros, pero para mi es una ventaja.
En esta tercera parte encontraréis bastantes historias que irán confluyendo, irremediablemente, en el final. Todas ellas son adictivas, y ya desde el principio no puedes dejar de leer. La historia de amor gana en fuerza y es uno de los motores de la trama, así como la amistad.

Ya han pasado dos años desde el inicio de la Apocalipsis y el mundo parece en calma. Entramos en esa fase que se denomina post-apocalíptica y donde los supervivientes se tienen que hacer un hueco en el mundo. Tan sólo los más fuertes, o en algunos casos, los más listos han podido sobrevivir, aunque en casi todas partes han quedado pequeños grupos aislados que serán el germen de la recuperación global.

El tema racial se trata con dureza durante toda la novela. Algunos pasajes recuerdan al exterminio que llevaron a cabo los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Incluso el autor juega con los personajes cuando les hace recordar que uno de los trenes se asemeja a los que iban a los crematorios y que los negros, indianos, chicanos,…,viven en guetos como si aquello fuera Polonia.

Manuel Loureiro ha ido mejorando como el buen vino. Con el paso del tiempo su prosa ha ido mejorando enteros, o esa es la impresión que he tenido. Creo que en esta tercera parte el autor ha madurado literariamente, ya que todo el texto tiene un peso, un ritmo, una agilidad diferente que el los otras partes.
Estoy convencido que Manuel seguirá triunfando y ganando adeptos, aunque todo dependerá del camino que siga a la hora de presentarnos nuevas aventuras.

Creo que con esta tercera entrega la trilogía está cerrada, aunque no descarto que pueda hacer una cuarta, ya que existe un salto en el tiempo que podría ser narrado. Yo todavía no sé si quisiera saber lo que pasó durante esos años. De momento creo que no.
A mi me gustaría que el autor nos sorprendiera con nuevas aventuras, nuevos personajes, nuevas historias y que de esa forma se consolidara como un autor a seguir.

Publicar un comentario