miércoles, 1 de junio de 2011

Momento #14: sobre el vacío interior


Hacía días que no publicaba un Momento y no es que no haya, pero en los últimos libros me ha costado encontrarlos, como el que hoy quiero compartir con vosotros.
Me sorprende a mi mismo no encontrar más Momentos, o mejores Momentos después de la lectura de una novela de Amélie Nothomb.
Este Momento está extraído de su segunda novela, Las catilinarias (vaya nombrecito).

“…se puede vivir sin amor, y, para convencerse, basta considerar el destino común de los hombres.
Sin embargo, los hombres que viven de espaldas al amor cuentan con algún sustitutivo: las apuestas, el póquer, el fútbol, la reforma ortográfica, cualquier cosa, sea lo que sea, no importa si les sirve como recurso.
El señor Bernardin no tenía nada. Estaba preso en sí mismo. En su prisión no disponía ni de una ventana….
De repente comprendí su obsesión por los relojes…bendecía la huida del tiempo…Y los veinticinco relojes de su casa acompasaban el ritmo lento y certero que le conducía al irremediable final. Después del tránsito, ya no sería testigo de su propia ausencia, carecería de carne para contener su vacío.”


Como veis estoy espaciando un poco más las entradas, y es que el tiempo me falta, el trabajo aprieta y muchos días llego a casa con la única aspiración de descansar, sin más.
Pero sigo en la brecha y leyendo, aunque a un ritmo un poco más lento.
Publicar un comentario