miércoles, 20 de julio de 2011

Ritos de muerte de Alicia Giménez Bartlett


Le llegó el momento a Alicia Giménez Bartlett, después de verla por televisión en infinidad de entrevistas hablando de su inspectora Petra Delicado y después de dejarme siempre una buena onda en esas entrevistas.
Ya sabéis, lo que me seguís, que me gusta empezar por el principio de las sagas y con Petra no he hecho ninguna excepción.

Ritos de muerte (1996) es la primera novela de la serie dedicada a la inspectora Petra Delicado, pero no es la primera novela de la autora, tiene seis más publicadas con anterioridad.

Petra es una inspectora que no ejerce como tal. Está enclaustrada en el servicio de documentación de la policía. Pero un buen día, más por falta de efectivos que por la confianza que ésta les da, le ofrecen un caso de violación junto con un viejo subinspector procedente de Salamanca y que hace pocos meses aterrizó en Barcelona. Es una buena combinación para las críticas de un programa de televisión por ser una pareja sin mucha experiencia, pues de eso también trata el libro, sobre el daño que hacen según que programas especulando sobre los sucesos y su intromisión sin escrúpulos en las investigaciones policiales.

A mí siempre me han gustado las parejas hombre-mujer en las investigaciones, como en el caso de Lorenzo Silva. Esa dualidad y los problemas domésticos que se derivan hacen que la novela gane en solidez y diversión.
Como casi siempre digo, el caso es lo de menos. Lo más interesante es lo que le sucede a los personajes, conocer sus miedos, conocer su pasado, conocer su futuro y si esto va ligado al caso, mejor que mejor.

En Ritos de muerte encontraréis todo eso. Petra tiene un difícil pasado lleno de dudas, las mismas que le han hecho casarse y divorciarse en dos ocasiones, las mismas que hacen que sus exmaridos estén continuamente presentes en su vida actual.
En el momento del inicio de la novela, Petra está intentando dar un cambio radical a su vida y eso se cruza con su primer caso. No será fácil para ella llevarlo a cabo y sus dudas volverán a florecer hasta el punto de querer dejar el caso y volver a la paz de su habitación de documentación.

Garzón, el subinspector, tampoco se queda corto en su trama personal, pero lo que más me ha gustado es el contrapunto que le da a Petra en todo momento. Es un hombre solitario, fiel a las reglas, fiel a las costumbres, y muy falto de cariño.

Como si de Vázquez-Montalbán se tratara, muchos de los pasajes de la novela se desarrollan en restaurantes, en bares; no se deja casi nunca de hablar de comida, en algunos casos una comida muy especial, como unas habas con yogurt griego de plato único que los personajes repetirán para saciar su hambre.

Estoy convencido que leeré la segunda novela de la saga Día de perros (1997) y espero que la pareja Delicado-Garzón siga unida y dando juego.

Y para acabar decir que, Alicia Giménez Bartlett ganó este 2011 el Premio Nadal con su novela Donde nadie te encuentre que no está encuadrado en la serie de Petra.
También ha recibido el premio Raymond Chandler por la Serie Petra Delicado en 2008. Alicia es muy conocida en Italia donde también ha recibido diversos premios.
Publicar un comentario