viernes, 5 de agosto de 2011

Ojos de agua de Domingo Villar


El inspector Leo Caldas es el protagonista de esta novela policíaca escrita por el vigués Domingo Villar.
Leo no está solo. Hace pocos meses que ha llegado un rudo zaragozano, Rafael Estévez, personaje al cuál no le gusta que los demás tengan la última palabra y que generará más de una escena por ese motivo.

Los dos se ven inmersos en un curioso asesinato (mejor no contar nada y vivirlo), que de una forma bastante deductiva llegarán a resolver, no sin sorpresas de esas que al lector le gustan.

Es una novela corta y no existe casi espacio para conocer a los personajes. Eso podría ser un hándicap para según que lectores, pero creo que se compensa bien con la trama argumental.

Su lectura es curiosa, y no sé si en el extranjero entenderán según que escenas. El escritor, creo que exagerando un poco, utiliza todos los tópicos que se les atribuyen a los gallegos, incluso en los interrogatorios, y eso vuelve loco y de paso un tanto agresivo a Rafael que no entiende nada y al cuál le gustan las cosas por su nombre.

También encontraremos las típicas escenas de restauran que tan de moda puso Montalbán, pero he echado de menos algún pulpo o unos grelos.

Para ser su primera novela me ha parecido interesante y fresca. Veremos que más aporta en la segunda La playa de los ahogados.

Y para acabar, decir que descubrí al autor gracias a una reseña en el blog de Carmina que os invito a leer aquí
Publicar un comentario