lunes, 19 de septiembre de 2011

Un café con Darío Vilas

 Darío Vilas llega puntual a su cita en el Café de Cruces de Caminos. Nos damos la mano y nos pedimos dos cafés con leche.
Darío Vilas está de moda. Hace no mucho publicó una antología de relatos titulada "Piezas desequilibradas"; ha ganado el premio honorífico de relato Premio Nosferatu 2011 de la antología Calabazas en el trastero, y en breve saldrá su primera novela "Instinto de superviviente”

David: Se te ve contento. Por lo que he podido comprobar todo va viento en popa. Ahora con la perspectiva del tiempo pasado: ¿Ha sido duro llegar hasta el día de hoy?

Darío: Yo no diría que ha sido duro, pero sí un camino largo por el que me perdí en un par de ocasiones. Hay que tener las cosas muy claras para no tirar la toalla, porque es fácil desanimarse. Últimamente me dicen mucho que no paro, que acabo de sacar una antología de relatos y ya tengo a punto una novela. Pero no es así. No paré en los últimos cinco o seis años, y es ahora cuando empieza a dar frutos el trabajo realizado en ese tiempo. De hecho, estoy en un momento poco productivo, aunque la percepción desde fuera sea otra. Supongo que me entiendes.
Nos perdimos la pista hace casi tres años, cuando acabábamos de llevarnos la desilusión de que se cancelara la venta de "11" (antología de relatos colectiva que iba a lanzar El País Literario). Desde entonces redoblé esfuerzos para compensar el bajón que supuso. ¿Cómo encajaste aquello?

David: Pues no muy bien, y más con la incendiaria crítica que se hizo de mi relato “Luna de hiel”. Quizás sí, no sea el mejor relato que he escrito, pero creo que no lo entendieron. Soy consciente que cuando te pones delante del público tienes que estar preparado para lo bueno y para lo malo, pero fue muy duro recibir aquel golpe. Por suerte, a los pocos meses publiqué mi primera novela “Bajo el eucalipto” y el calor de la gente que la leyó me ayudó mucho.

Durante la lectura de “Piezas desequilibradas”, que como sabes me gustó mucho, pude disfrutar una vez más de las calles de Simetría. Quizás muchos de los que te siguen no sepan cómo surgió Simetría, qué la inspiró, en que otros relatos la podemos encontrar, si aparece en tu nueva novela o si tienes pensado seguir escribiendo sobre ella.

Darío: Simetría surgió, como sabes, de la mente de los mismos autores que participamos en "11", y algunos que se unieron después. Entre todos creamos la isla de Simetría para reunirnos en un nuevo proyecto. Pero, por las diferentes obligaciones de cada uno (y creo que también por la decepción que supuso la cancelación de "11"), fuimos tomando rumbos distintos. Rafa Rubio y yo enviamos un correo un año después, para intentar impulsar de nuevo el proyecto, pero no obtuvimos respuesta. Como ya teníamos suficientes textos como para hacerlo por nuestra cuenta, finalmente sacamos a la luz "Imperfecta Simetría", una colección pequeñita de relatos (anárquicos, imperfectos) ambientados en aquella isla que creamos entre todos.

Desde entonces sigo sin poder abandonarla, me persigue. Apareció nuevamente en "Piezas desequilibradas" y se menciona en "Instinto de superviviente". Incluso planeo una secuela en la que los personajes de esta primera novela y los de la segunda parte (en la que trabajo ahora mismo) se encontrarán en la isla, que es donde acaba todo.

David: Antes de que hablemos de tu nueva novela me gustaría preguntar por "Piezas desequilibradas", no quisiera enterrarla por culpa de la otra.
Tus textos son duros, directos, al corazón del lector ¿De dónde sacas esa fuerza a la hora de escribir? ¿Tienes algún escritor de cabecera que te hizo ver la luz? ¿Algún secreto?

Darío: Esa fuerza de la que hablas nace de los propios personajes, por eso casi siempre escribo en primera persona. Creo que este es mi punto fuerte como autor, al menos es lo que me dicen.
A la hora de sentarme a escribir no tengo en mente ningún referente, si te soy sincero, aunque al terminar y releer siempre encuentro que me fui un poco hacia un estilo, que una película o canción me dejó un poso que se refleja...
Claro que tengo autores de cabecera, y muy diferentes entre sí: Matheson, Poe, Kundera, Pío Baroja, Bukowski, Ira Levin... Últimamente me estoy centrando en el terror español contemporáneo, y estoy entusiasmado con Ismael Martínez Biurrun, que me parece el mayor talento que surgió en muchos años. Y no me refiero solo al género fantástico, que para él es solo un pretexto, sino en general. Y pronto se publicará la primera novela de otro diamante en bruto, Ignacio Cid Hermoso. Va a sorprender mucho, ya lo verás.
¿Cómo ves tú el panorama de terror actual en España?

David: Creo que liga un poco con lo que tú dices. Estamos en un momento de auge tanto en creación como en publicación del género de terror en general. Y lo mejor de todo son los nuevos valores, la cantera, que se está dando a conocer. No es oro todo lo que reluce, pero lo que reluce lo es. Espero que las editoriales sigan apostando por ellos y que el público les apoye para que puedan asentarse y hacernos pasar un buen rato, como tú lo has hecho.
Si te parece nos centramos un poco en tu nueva novela.
¿Qué podemos esperar al leer "Instinto de superviviente"? ¿Qué nos vamos a encontrar? ¿Por qué recomendarías su lectura?

Darío: Uf, siempre me cuesta mucho decir por qué debería alguien leer una obra mía. "Instinto de superviviente" es una historia de personajes en una situación límite que se desata de manera inesperada, pero no se acaba ahí. Hay algunos guiños al aficionado a la temática zombi, pero tampoco puedo engañar a nadie, las criaturas son una excusa para contar otra cosa. En la superficie, es un survival horror típico, con zombis y acción, pero creo que los lectores se sorprenderán al ver que no se limita a esos dos personajes intentando sobrevivir. Tanto el título como la portada juegan un poco al despiste. Lo entenderás cuando la leas. Ya me contarás si lo conseguí.

David: Seguro que sí, pero creo que nos has dado suficientes pistas. Si le sumamos la sinopsis se hace una novela atrayente.
Eres de Vigo y por lo que he podido ver, existe como un boom de escritores gallegos de terror. Tú que estás al pie del cañón, nos podías contar si eso es cierto y a que se puede deber esa inclinación hacia el terror. Y ya puesto, algunas pistas de escritores a seguir, claro está, a parte de ti.

Darío: Pues no creas que en Galicia pegó especialmente el boom del terror. De hecho, aquí se lee mucha más novela histórica o fantasía épica, que son los géneros que encuentras como más vendidos en las librerías. Lo que pasa es que Manel Loureiro, que es el buque insignia del fenómeno Z en España, es de Pontevedra, y puede ser por eso que se asocie con la comunidad. En nuestra tierra hay una tradición fantástica muy arraigada, multitud de leyendas populares, pero no sé hasta qué punto es representativa de la situación que vive el género.
Por supuesto, hay muy buenos autores aquí. Destacaría a Miguel Puente Molins y Francisco Narla, que creo que a medio plazo estarán entre los consagrados del panorama nacional.
¿Qué me dices de Girona? ¿Se palpa el cambio que parece que está habiendo con respecto al terror patrio?

David: Pues la verdad no mucho. Te pasas por las librerías y cuesta encontrar libros sobre el género. Diría que casi cuesta encontrar una librería (supongo que exagero un poco). Lo digo de memoria, pero creo que el primer libro Z de Manel lo vi hace un mes en una de las librerías. Del resto no tenemos noticias. Así que te tienes que buscar un poco la vida.
Y ya casi para acabar, me gustaría que nos hablara de tu faceta como editor y como no de H-Horror.

Darío: La experiencia con DH Ediciones, aunque corta, fue muy gratificante. Conocí a un puñado de buenos autores con los que ya he colaborado o lo haré en el futuro, y me permitió ver la literatura desde otro punto de vista. Ahora entiendo la visión de las editoriales, puedo empatizar, pero también sé que hay cosas que se pueden hacer mejor y malas prácticas que se pueden evitar.
H-Horror sigue ahí, con un público muy fiel, y nos encaminamos hacia el tercer año de vida de la página. Sin pretenderlo, se ha formado un pequeño grupo de autores que se apoya entre sí, se embarcan en proyectos en común y se buscan la vida para abrirse camino en este mundillo tan complicado. Y es algo ajeno a mí, ha cobrado vida propia. Es maravilloso, la verdad. Estoy muy orgulloso de esa página, aunque también creo que hay que darle una vuelta de tuerca para mantener la fidelidad de los lectores que a diario se dejan caer. Estamos en ello.
Un placer compartir este café contigo, y espero que sea el primero de muchos. Nos vemos por el camino, compañero.

David: El placer ha sido muy y más sabiendo que estás tan ocupado. Seguro que en un futuro no muy lejano nos tomamos otro café. Utreya, compañero.
Publicar un comentario en la entrada