martes, 18 de octubre de 2011

Los Caminantes de Carlos Sisi


Última de la reseña que tenía pendiente de publicar de mis lecturas de verano. Como habéis podido comprobar la cosa ha ido de zombis.

Que un autor consiga el éxito que ha cosechado Carlos Sisi con su primera novela no puede ser fruto de la casualidad. Supongo que el hecho de publicarse en el momento justo (el género zombi está de moda) y un argumento con algunos toques distintos, que después comentaré, han hecho de “Los Caminantes” una novela de culto en el género al mismo nivel que el “Apocalipsi Z” de Manel Loureiro.

Los tres toques que hacen que “Los Caminantes” sea diferente a las demás podrían ser: El primero, que el padre Isidro un mortal pueda controlar los Ejércitos del Señor (Los Caminantes, los zombis) a su antojo. Un hecho que me ha parecido más que curioso y me ha dado mucho que pensar; el segundo, situarla en la ciudad de Málaga en medio de un Apocalipsis mundial y hacerla una historia tan local sin conexión con el exterior con el riesgo que podría conllevar; y el tercero, la existencia de zombis corredores que pueden alcanzar altas velocidades y de los que es difícil de escapar.

Es una novela que va claramente de menos a más. Las primeras 90-100 páginas me ha costado meterme en la historia, pero después la cosa se caldea y engancha, tanto que de casi dejarla he pasado a sospesar la lectura de la segunda parte. Pues existe una segunda y una tercera que está a punto de salir al mercado.

Carlos Sisi ha sabido crear la tensión adecuada donde los zombis no son el mayor peligro, si no el enajenado Padre Isidro cegado por lo que cree la cólera de Dios y su plan para limpiar el mundo.

Y por poner algún pero, creo que el autor abusa de las metáforas para las descripciones y en algunos casos me han resultado pesadas, y me han provocado un cierto corte en el ritmo de la historia.
Y sobre los personajes, creo que le ha faltado profundizar en algunos de los personajes para crear esa red invisible de complicidad con el lector; y por el contrario, creo que le ha dedicado demasiadas páginas a personajes sin un peso específico a mi entender. Quizás sea yo que les he cogido más cariño a unos que a otros.

En definitiva, una novela muy correcta y recomendada a todos aquellos que estén inmersos en la lectura zombi.
Publicar un comentario