lunes, 24 de octubre de 2011

Un café con Emilio "Alcorze"


Emilio Alcorze, zaragozano, administrador de uno de los blogs que más me cautivan, El Errante, del que más aprendo y con el que más me entretengo por si familiaridad, por su cotidianidad, por sus reseñas. Además, es moderador del foro Ka-tet-corp, dedicado a la figura de Stephen King, al cómic, a las películas de terror, entre otras cosas. Y no quisiera olvidarme que es padre de familia y tiene dos preciosos hijos.
En definitiva, un hombre sencillo con el que tenía muchas ganas de charlar en el café de Cruces de Caminos.



David: Buenos Emilio, me hacía mucho ilusión charlar contigo, pues creo que desde tu blog, El Errante, estás haciendo un gran trabajo como comunicador. Me tienes enganchado a tus entradas diarias. Pero ya hablaremos de sus contenidos.
La primera pregunta que te quería hacer es, ¿qué te hizo dar el paso para crear tu blog?

Emilio: Supongo que si leemos mi primera entrada del 25 de mayo de 2007, te podré contestar a la pregunta:

Bienvenida dubitativa
Bueno, es viernes 25 de mayo de 2007 y aquí ando, aburrido en el trabajo, trasteando con internet. Acabo de crear este blog no sé muy bien por qué ni para qué. El tiempo lo dirá.
Espero tener algo que contar y que resulte interesante para alguien más aparte de mí.
Esta tarde marchamos a Soria a ver a Mariano y familia. El lunes contaré cómo nos ha ido y voy a hacerme la promesa de intentar escribir todos los días algo.
Sed todos bienvenidos a este rinconcito mío en callanet.

David: Creo que han pasado los años y el blog respira ese mismo perfume, pero te quisiera preguntar si tú lo ves así. ¿Cuáles son tus objetivos con él, si los tienes? ¿Si han cambiado con el paso de los años?

Emilio: Sobre los objetivos, cuando lo abrí no tenía ningún objetivo concreto. Ahora, en realidad, tampoco. Escribo por que me gusta, me hace sentir bien y me permite conocer a gente por la que he llegado a sentir afinidad además de compartir algunos gustos.

Con el paso de los años, no han cambiado muchas cosas. Las entradas más personales siguen siendo mías, soy yo el que escribe y es mi forma de ser y de pensar. En ese aspecto necesito ser sincero, no puedo hacerlo de otra forma. He incorporado secciones como la de Caminando por Zaragoza que me gustan especialmente. Y, en particular, estoy contento con mis reseñas de libros. Son sencillas y no muy bien trabajadas, por un problema mío de capacidad de análisis y síntesis, pero reflejan, en esencia, lo que quiero contar y creo que, objetivamente, ahora son mucho mejores que cuando empecé. ¿No te pasa a ti también?

David: sí, me pasa un poco como a ti. Me gusta hacer reseñas sencillas, sobre todo basadas en aquello que he sentido o me ha transmitido la lectura del libro más que sobre argumentos. Yo también estaría contento con tus reseñas. A mi me han servido mucho para conocer escritores desconocidos para mi, y me gusta mucho tu estilo de reseñar.

Quisiera estirar un poco más del hilo de la construcción de un blog. ¿Qué esperas recibir con tus comunicaciones?

Emilio: A nivel personal el blog me ha permitido mejorarme interiormente. Creo que me ha ido bien realizar esos pequeños ejercicios de reflexión que supone el escribir una entrada. Por otro lado mentiría si dijera que no me gusta tener seguidores, aunque no sea especialmente proactivo en el hecho de buscarlo. Y por supuesto me gusta que la gente haga comentarios, del signo que sean, sobre algunas cosas que escribo. A mí el blog me da fundamentalmente alegrías, y eso es lo que espero recibir.

David: En tu blog existen muchas secciones aunque no estén descritas como tal. Nos podríamos ir centrando en ellas para seguir charlando.
Hace nada presentabas la sección de pintadas en la pared. ¿Qué te impulsa a hacer esas fotografías que pasarían para otros desapercibidas?

Emilio: Aunque puedo ser muy despistado suelo ir fijándome en cosas por la calle y, al incorporar los móviles cámaras de fotos decentes, puedo aprovechar para fotografiar en el momento aquello que llama mi atención.
Por otro lado soy un enamorado de mi ciudad y de su historia y rincones y eso ayuda a realizar esa sección de Caminando por Zaragoza.

David: Tengo que confesarte que es una de las que más me gustan. Supongo que el hecho de haber pasado muy buenos momentos en ella también hace que le tenga un especial cariño.

Eres un lector empedernido. ¿De dónde te viene esa pasión por la lectura? ¿Recuerdas tu primera lectura no obligatoria?

Emilio: La recuerdo. Fue cuando hice mi primera comunión. Me regalaron un lote de libros de los Cinco de Enid Blyton y algunos de Sandokan de Emilio Salgari. Desde ese momento, hasta ahora, ya no he dejado prácticamente de leer. He pasado por todo tipo de autores y estilos y a todos les encuentro algo.

Tenemos que hablar más de esos buenos momentos que pasaste en Zaragoza.

David: Jeje, quizás es un tema demasiado personal para hablarlo en una charla pública. Aunque sí te puedo contar que me enamoré de un café que está en, ahora me perdonarás si le llamo Rambla, que da a la Catedral de la Pilarica. No recuerdo el nombre. Quizás tú me puedas ayudar. Era así como bohemio, como antiguo, tan sólo se echaba de menos el olor a puro, jejeje.
Un padre de familia como tú, ¿de dónde saca tiempo para leer la cantidad de libros que tú lees y para llevar un blog con entradas casi diarias?

Emilio: Supongo que te refieres a la calle Alfonso y al Gran Café de Zaragoza, que era una antigua joyería con madera labrada y supieron respetar la mayor parte de mobiliario para adaptarlos como café.

Bueno en cuanto a tu pregunta el poco tiempo de que dispongo lo voy dedicando a una cosa u otra. Es decir que solo hago una cosa cada vez. La temporada que me da por leer no veo cine, ni series, ni juego a la consola ni nada de nada. También es cierto que duermo muy poco y suelo organizar bien mi tiempo, con lo cual me da tiempo para hacer unas cuantas cosas.

He de confesar, no obstante, que tengo un trabajo bastante monótono y, en algunos ratos libres, aprovecho por ejemplo para mantener el blog. En cuanto a leer, el formato ebook me supuso un gran avance ya que el poder leer en el ordenador hace que tenga más oportunidades de hacerlo que si sólo llevara el libro encima.

En cualquier caso, y aunque no lo parezca, soy un manojo de nervios que no puede estar quieto.

David: Eres un gran consumidor de novela de postapocalíptica, del género zombi, y seguidor acérrimo de King. ¿Cómo ves el mundo de la literatura?

Emilio: Me gustan todo tipo de lecturas y en especial la ciencia ficción, como puedes comprobar por mis reseñas. Y sí, King es uno de mis iconos literarios. A él lo puedo leer sin cansarme y sin embargo autores como Peter Straub o Clive Barker no me llaman especialmente.
En realidad supongo que soy un poco raro en cuanto a mis gustos.

Sobre el mundo de la literatura, creo que se publican muchos libros, hay muchísimos autores, pocos lectores y calidades de todo tipo, aunque pienso que abundan más los malos libros que los buenos.
Realmente me he leído libros de todo pelo y condición y hay novelas que me pregunto cómo pueden ver la luz y sólo me lo explico mediante el bajón en la calidad de escritores y lectores que vivimos.
En ese aspecto me resulta muy interesante leer novelas antiguas, especialmente de la segunda mitad del siglo XX, ya que creo que había más imaginación. De hecho casi todos los libros que me compro son antiguos y son escasas las novedades editoriales que compro.
Sin embargo hay géneros/autores que me interesan como son los japoneses o los nórdicos que creo que tú conoces bastante. ¿Cómo ves tú a esos autores que se alejan de los escritores en lengua inglesa o en castellano?

David: Sabes bien que tengo una especial predilección por los autores nórdicos, sobre todo de novela negra. Creo que Suecia, Islandia,..., son el escenario perfecto para una novela negra. Me siento atraído por el frío y ese mismo frío hace que me provoque tensión, pienso en la soledad, en la falta de luz, y me estoy poniendo demasiado poético y el café se puede quedar frío.
Sobre los autores japoneses, he leído algunos, pero sobre todo es Haruki Murakami el que me llena. Algunos pueden decir que están pervertido por lo inglés, pero creo que sus atmósferas son totalmente japonesas. Supongo que el hecho de que también me gusten las historias que se explican en el cine japonés, haga que sienta atracción por ellos.

Has apuntado un tema muy importante, que existen más libros malos que buenos. ¿Tú crees que a una editorial le da lo mismo? Es decir, qué sabiendo que un libro no funcionará lo saca a la venta. O por el contrario crees que ellos piensan que funcionará y es otra cosa la que falla. ¿Qué puede fallar según tú? ¿Qué puede hacer que un libro sea más o menos bueno para diferentes lectores?

Emilio: No sé si Murakami es más o menos japonés, lo que sé es que es de los pocos que consiguen que abra uno de sus libros y siempre caiga perdidamente atrapado por su forma de escribir.

En cuanto a las editoriales, como empresas que son, sólo les importa el vender y en mi opinión les da igual la calidad de lo que venden. Es algo totalmente lícito, así que por ese lado nada que objetar. Es cierto que hay editoriales que tienen el atrevimiento de apostar por géneros o autores menos conocidos, incluso algunas de esas editoriales son filiales del las grandes.

Sobre los diferentes criterios que manejamos los lectores, siempre quise decir aquello de "me encanta que me hagas esa pregunta”.
En ocasiones los lectores más empedernidos pecamos de snob o de mirarnos mucho al ombligo criticando ciertos libros. Yo por ejemplo no soporto todos estos best seller pseudohistóricos que ahora tienen tanto éxito. No tengo nada en contra de ese tipo de libros, los leo de vez en cuando de hecho, y si hay gente a la que les hace feliz leerlos, perfecto. De hecho es posible que gracias a que muchos compran a Dan Brown o Ildefonso Falcones, unos pocos podamos disfrutar de otros autores mucho menos reconocidos.

En cualquier caso detesto, con cierta cordialidad, todos estos libros con personajes superinteligentes, guapos, con vidas interesantes y capaces de salir con bien de cualquier situación, como los que nos venden cada verano. Sus historias pueden ser entretenidas pero creo que cuando te piden 25 euros por un libro te tienen que dar algo más.

David: El tiempo se nos está acabando y que quisiera pedir que nos recomendaras tres libros de King para aquellos que se quieren inicar en su lectura.

Emilio: Para empezar a leer a King recomendaría, La Cupula, uno de los últimos en ser publicados. Una novela trepidante de esas que atrapan al lector. Por otro lado recomendaría una de sus novelas antiguas, Cementerio de animales, el libro con el que más miedo he pasado. Y por último El pistolero (La hierba del diablo), la primera de las siete entregas de su obra magna La Torre Oscura. Es un libro alucinante que no dejará a nadie indiferente.
Tiene un montón más de libros escritos, y algunos muy buenos, pero estos tres formarían un buen conjunto para adentrarse en el mundo King.

David: Emilio, ha sido un placer conversar contigo. Seguro que nos hemos dejado muchas teclas sin tocar, como por ejemplo el género del cómic, pero supongo que tendremos otras ocasiones.

Emilio: Pues sí, probablemente se hayan quedado muchas cosas en el tintero o solamente las hemos tocado superficialmente. En cualquier caso ha sido una agradable experiencia.
Gracias David por tu interés y por este rico café, nos seguimos leyendo.

David: Gracias ti.
Publicar un comentario