lunes, 10 de octubre de 2011

Un café con Javier Pellicer


Le he robado un poco de su tiempo a Javier Pellicer para que pudiera compartir un café conmigo, y es que Javier es un escritor embarcado en mil y un proyectos. Y sobre eso le quería preguntar.

David: Los que te seguimos sabemos que siempre estás muy activo, pero seguro que los que quieren conocerte querrán alguna pista sobre qué has hecho en los últimos tiempos y qué tienes pensado hacer en los siguientes meses.

Javier: En primer lugar, gracias por invitarme a esta charla frente a esta humeante taza de café.
En el mundo de la literatura, especialmente en lo referente a los escritores, uno no puede quedarse parado si tiene ambiciones. Eso nos obliga a estar constantemente pensando en proyectos. Hoy por hoy, mi prioridad es poner a punto algunas novelas, sin desdeñar la participación en antologías de relatos varias. Hace pocos meses salió a la venta el recopilatorio de relatos Crónicas de la Marca del Este, ambientado en un juego de rol, del que en unas semanas saldrá la segunda parte y donde también tendré el placer de participar. También hay otros proyectos a medio y largo plazo de los que aún no puedo hablar. Y mientras tanto, mi agente literario sigue moviendo mi novela histórica.
A todo estoy hay que añadir mis colaboraciones en la web H-Horror, a la que tú mismo te has incorporado hace poco. Seguro que te ha parecido una experiencia como poco interesante, ¿no?

David: Pues sí la verdad y lo digo aún llevando poco tiempo en el barco del terror. Me ha dado como más alas a la hora de escribir. Hacía tiempo que no sentía ese gusanillo por escribir y ahora mismo lo tengo. Incluso he vuelto a levantarme por las noches para escribir una idea que no dejaba de darme la vara. Parece mentira que lo diga como una cosa positiva cuando nos rompe el sueño, pero es así.
¿A ti te sucede eso de levantarte por la noches porqué tienes la necesidad de escribir algo que se te va repitiendo mientras estás en duerme vela?

Javier: Hombre, levantarme en plena noche no, porque haría falta un ataque nuclear para despertarme, jajaja. Pero lo que sí me ocurre muy a menudo es que me asalte una idea cuando estoy recién acostado y aún no me he dormido, momento en el que me levanto corriendo para anotarla. De hecho, los mejores soplos de inspiración me llegan cuando estoy haciendo cualquier otra cosa que no sea escribir. Algunas de mis mejores historias han nacido en el trabajo, o viendo una película en el cine, durante un trayecto en tren. Creo que es algo que nos pasa a muchos escritores, la inspiración se encuentra donde menos lo esperamos, y acude cuando le da la gana. No sé si tú eres de los autores que se dejan llevar por esos estallidos de creatividad o de los que lo planean todo hasta el último detalle y llevan un plan de ruta concreto. 

David: Yo me dejo llevar mucho por esos estallidos de creatividad, me gusta la descripción, jeje. Aunque luego, si la cosa tiene veo que va más haya de ser un pequeño relato, quizás sí me tengo que parar a pensar dónde voy a llegar. El cómo llegar se lo dejo un poco a los personajes y esa mesa redonda que a veces hacemos para debatir la trama, jejeje.

Me gustaría seguir indagando un poco más sobre la Crónica de la Marca del Este, pues según parece ha sido todo un éxito como lo demuestra el hecho de estar preparando una segunda entrega y que vaya a saltar el charco editorialmente hablando. ¿Cómo surgió el proyecto de Crónica de la Marca del Este? Y ya pidiendo mucho, si nos podías adelantar algo de tu participación en la segunda entrega.



Javier: Crónicas de la Marca del Este es un proyecto de Holocubierta Ediciones, que comercializa el juego de rol "Aventuras de la Marca del Este", coordinado por el escritor Rubén Serrano, autor ya curtido en el género fantástico. La intención de la editorial era reforzar el juego gracias a una línea literaria similar a cómo se ha hecho en el extranjero con franquicias como Dragonlance y Reinos Olvidados. Para ello, Rubén ha reunido a autores de cierto renombre con otros que aún somos promesas. Cada uno de nosotros hemos creado un relato ambientado en el universo del juego y que tuvieran ese saborcillo típico rolero.
Yo supe del proyecto a través de un aviso de Darío Vilas. Y aunque mi primera impresión fue que no sería capaz de crear un relato basado en un universo creado por otros, pronto vi las magníficas posibilidades que ello conllevaba. Al fin y al cabo, se trata de una tarea de documentación como puede serlo una novela histórica.
En mi caso, y como suele ser habitual, me decidí por una historia que, sin despreciar la acción y la aventura clásica de la fantasía épica, ahondaba en el componente emocional y dramático alrededor del personaje principal, Bainis, quien de pronto se encuentra con que ha perdido a su mujer durante el parto de su hijo. Un bebé que es muy especial, y al que ve como el culpable del fallecimiento de su esposa.
Y como bien dices, el libro ha tenido bastante éxito. En el segundo volumen volveré a participar con un relato que retoma uno de los personajes del primer relato, el gnomo erudito Papiro. Esta vez tendrá que visitar la región donde viven los bárbaros, bajo cuyo poblado se esconde un poder abrumador. Una vez más, habrá acción y emociones, conservando la importancia en los personajes.
Lo más interesante de esta segunda parte de Crónicas de la Marca del Este, es que habrá más interacción entre los autores y sus relatos. Por ejemplo, uno de mis personajes será utilizado por una de mis compañeras en la antología, Luisa Fernández, asimismo, en mi relato hay guiños a personajes, objetos y situaciones utilizadas por mis compañeros del primer volumen del libro. Es una manera de hacerle ver al lector que todos esos relatos ocurren en un mismo universo.

David: Pues me parece una gran idea esa de interactuar unos con otros y así ir tejiendo una invisible tela de araña que crea un todo.

No sé si alguna vez te han preguntado por tu pasión por Irlanda. Yo tengo ganas de que nos expliques esa pasión y lo que ha conllevado a nivel literario.

Javier: Mi pasión por Irlanda viene de muy lejos, y tiene un origen musical. Cuando estalló el boom de la mal llamada música celta comencé a interesarme por Irlanda, sus paisajes maravillosos, y sobre todo su mitología. Lo he plasmado en varios relatos ambientados en sus leyendas, e incluso en una novela fantástica que transcurre en una suerte de Irlanda ficticia. Aunque para serte sincero, últimamente me he ido alejando un poco de esa influencia, abarcando otros horizontes e incluso acercándome más a nuestras tierras. Por supuesto, mi simpatía por Irlanda jamás desaparecerá.

David: Antes me has comentado que tu agente literaria está intentando colocar una de tus novelas. ¿Me podrías explicar un poco más sobre ella?

Javier: Pues sí, mi representante, Mamen de Zulueta, está tratando de colocar una novela histórica ambientada en la época ibérica, concretamente en los años anteriores a la Segunda Guerra Púnica. Es una novela especial, porque transcurre mayoritariamente en tierras valencianas, aunque entonces, hace más de 2000 años, se dividían en otras regiones. Realmente con este trabajo he descubierto el placer de asomarse a nuestra propia historia. Ha sido una experiencia fantástica que recomiendo a todos los escritores, con la que además he tocado un género muy exigente y desconocido para mí hasta ese momento, ya que siempre me había movido en el fantástico, pero que me ha hecho aprender muchísimas cosas. Es mi novela más ambiciosa y creo que, hasta la fecha, la mejor.
No sé si tú alguna vez te has acercado como escritor a la Historia, o cuáles son tus géneros favoritos a la hora de escribir.

David: Como tú dices el género histórico es uno de los más exigentes por aquello de intentar ser fiel y novelar lo que se pueda novelar para que no le digan a uno que no se ha documentado bien.

En cuanto a lo que me preguntas, no tengo definido ningún tipo de género a la hora de escribir. He hecho mis pinitos en algunos de ellos, aunque siempre he querido escribir una novela negra. Ya veremos si algún día lo consigo.

Me gustaría entrar en el terreno más personal, espero que no te moleste. Eres amigo de Darío Vilas desde hace muchos años, además de compañero de redacción en H-Horror y prologuista de su nueva novela "Instinto de superviviente", entre otras cosas. ¿Cómo vives el dulce momento de Darío? ¿Ése momento te da ánimos y te impulsa a seguir escribiendo? Quizás creas que son extrañas estás preguntas, pero no es la primera vez que leo que existe una especie de celosísimo entre escritores. ¿Tú crees que realmente existe? y no lo digo por los dos, lo digo en general.

Javier: Existir, existe. Pero no por mi parte. Absolutamente no. Darío mismo lo puede corroborar, o Víctor Morata, o tantos otros con los que me codeo, son tantos, afortunadamente, que no puedo nombrarlos a todos. Sus éxitos no sólo me alegran como amigos, sino que me incentivan. He compartido mucho con toda esta gente: he coincidido en antologías, me han ayudado en mis trabajos dándome su valiosa opinión, incluso corrigiéndome como lo haría un corrector, y animado cuando las cosas iban mal dadas. Ante eso se crea un vínculo muy fuerte. El día que salga la novela de Darío, yo estaré casi tan contento como él, y no porque haya hecho el prólogo, todo un honor para mí, sino porque es mi amigo y me alegra que obtengo el éxito, tan merecido y tan trabajado.

David: Poco a poco vamos avanzando en la conversación y te voy metiendo en algún que otro compromiso.
Un joven como tú implicado con la sociedad actual y valenciano, ¿cómo está viviendo el berenjenal sobre la inmersión lingüística? Y lo digo a santo de la denuncia de 3 familias catalanas en Cataluña para que la lengua vehicular sea el castellano en las escuelas, por las 70000 firmas en la comunidad valenciana a favor de que lo sea la catalana. Parece ser que a las primeras se les ha escuchado y a las segundas no.

Javier: No sé a que te refieres. Pero sobre la problemática entre el catalán y el valenciano, te tengo que decir que estoy muy harto, porque está politizado de pies a cabeza. Es odioso como algunos, en ambos bandos, promueven enfrentamientos ligados más a la política y a un patriotismo obsoleto y mal entendido. Catalán o valenciano... ¡Qué más da cómo lo llamemos! Su origen debería ser una temática estrictamente histórica, alejado de la política. Ese tipo de enfrentamientos no van conmigo. Yo siempre lo he dicho: antes que valenciano, español, europeo u occidental, soy persona. En el fondo no son más que adjetivos para definir una territorialidad, no deberían utilizarse con ánimos de enfrentarse.

David: No quería que te enfadaras, jeje. Estamos llegando al final de la charla. Seguro que nos dejamos muchas cosas en el tintero. Espero que nos volvamos a encontrar, en un futuro no muy lejano, para tomar café y a ver si puede ser para promocionar tu nueva novela.

Quisiera acabar con tu reflexión sobre el panorama literario español. 

Javier: Te mentiría si te dijese que las cosas pintan bien en el panorama literario de nuestro país. La crisis no sólo afecta a trabajadores de profesiones comunes, sino también, y quizás con especial virulencia por tratarse de oficios considerados de segunda categoría en referencia a su productividad, a los escritores y editores. Todos estamos sufriendo: los asentados, incluso los superventas, han perdido ventas; los que aspiramos a hacernos un hueco, hemos visto multiplicados los obstáculos. Las editoriales, con todo el derecho, miran aún con más atención a quien publican, por algo se juegan su dinero. Todo es más difícil, pero la parte buena es que los que logren salir adelante, y espero ser de esos, podrán decir que han superado un reto titánico.

Antes de concluir esta magnífica y amena charla, me gustaría agradecerte la oportunidad brindada. Ha sido un placer. ¡Y el café estaba magnífico! Un saludo a todos los seguidores de tu blog.

David: Gracias a ti por el tiempo que me has dedicado. Creo que ha sido una charla muy rica, donde hemos tocado muchos temas con lo que podrán conocerte un poco mejor, y así, cuando escuchen que un tal Javier Pellicer saca nueva novela no le vendrá de nuevas.

Lo dicho, gracias, y espero tomar más cafés contigo.


Y tres maneras de seguir a este magnífico escritor:

Tierra de Bardos, el blog de Javier Pellicer
Javier Pellicer en Facebook
Javier Pellicer en Twitter
Publicar un comentario