martes, 22 de noviembre de 2011

El lamento de las sirenas de Michael Koryta


“El lamento de las sirenas” es la segunda novela de la serie del detective Lincoln Perry escrita por Michael Koryta.
Dicen que desde muy pequeño se empapó con la literatura de Raymond Chandler o Dashiell Hammett y casi todos intentan ver en su escritura paralelismo con esos autores. A mi no me gustan mucho las comparaciones, pero os comentaré, para aquellos que no conozcáis al autor, que se escribió que su temprano debut, a los 22 años, fue de primera. Estaban hablando de “Esta noche te digo adiós” la primera novela de la serie. Otros la catalogaron de inmadura y de tener personajes planos. Yo no he tenido el placer de leerla, pero sí que os diré, que la tengo apuntada en las pendientes, pues “El lamento de las sirenas” me ha cautivado desde sus primeras páginas por su dinamismo, por su frescura, por lo rápido que te metes en la novela, y lo pronto que empiezas a sentir que debes ayudar al protagonista. Creo que el hecho de que el lector se sienta protagonista de la novela, refuerza todo el conjunto literario. Y además, si el final te reconforta y no te defrauda, dejas el libro sobre la mesa y respiras con profundidad. Y Michael Koryta lo ha conseguido conmigo.

“El lamento de las sirenas” no es sólo una novela policiaca; Koryta hace excavar a los personajes en lo más profundo de los sentimientos, personajes a su vez castigado por vivir donde viven (barrios marginales y pobres de Cleveland). Las emociones están a flor de piel y cualquier pequeño detalle puede hacerlos estallar. Eso es lo que sucede con la muerte de Ed, buen amigo del detective Lincoln Perry. Es a partir de ese momento donde comienza toda la investigación, llevada por la amistad sincera, y en algunas ocasiones más con el corazón que con la cabeza; una amistad que se creía perdida en el tiempo a raíz de unos desagradables sucesos que Koryta nos hará conocer mediante flashbacks. Aquí también me gustaría detenerme. El escritor sabe utilizarlos de la manera justa. He leído muchas novelas que abusan de ellos y rompen con el ritmo de la narración. Koryta sabe cual es la justa medida, casi siempre a final de los primeros capítulos, para luego cambiar y ser los propios personajes, en el presente, los que expliquen los sucesos del pasado.

Lincoln Perry buscará un perdón casi imposible por lo que todo el barrio consideró una traición. Luchará durante toda la novela para conseguirlo y a veces, fruto de la desesperación, buscará una simple redención con la esperanza de mitigar su profundo sentimiento de culpa al limpiar el nombre de su amigo Ed.
Será un camino complicado y donde el autor podría haber abusado del sentimentalismo barato, pero Koryta consigue de nuevo el equilibrio justo mediante los personajes de Amy (periodista y amiga de Lincoln) y Joe (su compañero de trabajo y antiguo policía con él). Ellos dos le darán el contrapunto a Lincoln Perry para que las lágrimas no acaben de florecer en la narrativa del escritor.


En “El lamento de las sirenas” además encontraremos asesinatos, incendios, estraperlo, negocios tapadera, recuerdos del pasado sin perdonar, sin olvidar, se descubrirán oscuros y profundos secretos que harán flaquear al fuerte Lincoln Perry, reencuentros con amigos del pasado, riñas entre los actuales, una chispa de amor y sobre todo una investigación a la antigua usanza, paso a paso, testigo a testigo, pista a pista, donde el lector puede participar de la investigación, ya que no encontraréis subterfugios, ni conejos sacados de chistera.

No me extrañaría que se hiciera una película con esta novela. El guión es perfecto para llevarla a cabo y las imágenes descritas son del todo cinematográficas, donde un ritmo suave, pero en constante aceleración, atrapará al lector entre sus páginas, y al final de todo, se dará cuenta que la novela quiere hablar de algo más que un caso policial. E aquí otro punto fuerte de la novela. El fondo de ella, lo que no se cuenta, la subtrama.

La serie del detective Lincoln Perry continuará en Roja&Negra, ya que sé de muy buena tinta que están preparando la tercera entrega que llevará por título “Una tumba acogedora” y de la que podréis leer el primer capítulo en la misma “El lamento de las sirenas”.
Os adelanto que también existe una cuarta parte, ya publicada en Reino Unido, y que el autor cuenta con cuatro novelas más, pero que no tienen al detective como protagonista.
Yo creo, que para aquellos que nos gustan las buenas historias, esto es un filón literario y más contando que tan sólo tiene 29 años.

En definitiva, si os queréis adentrar en el mundo Koryta, os recomiendo la lectura de “El lamento de las sirenas”. No creo que defraude a los amantes de lo negro y policial.

También la podéis leer en Cultura Hache
Publicar un comentario