jueves, 22 de diciembre de 2011

El juego de los cuatro días de JMNCescritor


Creo que esta, la 45, va a ser mi última reseña del año. En todo caso, como seguro que cae alguna más de aquí a final de año, la publicaré con la entrada de éste.
Lo que sí publicaré en los próximos días, será mi Top de entre las novelas que he reseñado para hacer un poco de memoria del año.
Pero entremos en materia.

“El juego de los cuatro días” es la segunda novela de JMNCescritor (José Miguel Núñez Clavijo), curioso y sorprendente nombre. Su primera novela “La intuición de Díaz” fue autoeditada, como muchos hemos hecho, y con esta a dado el paso de publicar con la editorial Círculo Rojo.

La novela tiene, para mí, dos partes muy diferenciadas, o quizás no lo sean en realidad, pero su lectura me ha causado sensaciones encontradas entre las dos y de ahí que las quiera diferenciar.
La primera englobaría los tres primeros capítulos (87 páginas) y la segunda el cuatro capítulo y el epílogo (188 páginas).

El primer capítulo nos explica la historia de César y Sonia. Me ha recordado mucho al estilo de “Sin noticias de Gurb” de Eduardo Mendoza, pues es como un diario, hora por hora de lo que le va aconteciendo al personaje. No se puede explicar mucho sobre la historia para no generar spoiler, pero os diré que trata sobre el amor, el amor con mayúsculas y las difíciles decisiones que en algunos momentos debemos tomar para apostarlo todo por él. Nadie nos puede asegurar que no nos equivoquemos, y de ahí su fuerza. Lo que más me ha gustado es la sorpresa final que nos desvelará César.

El segundo capítulo está protagonizado por Susi, la hermana de César, de apellido Clavijo (como el propio César y el autor del libro), de Álex, un chaval con síndrome de Down y por Raúl, la pareja de Susi.
El amor también es el eje central de la historia, pero desde otro punto de vista diferente de la primera. Aquí la pareja está en crisis y serán los recuerdos que aportará Álex, así como la idea para una terapia psicológica, la que puede hacer que las cosas se solucionen.
Me ha parecido la parte más tierna del libro. Aquí las imperfecciones de la vida nos mostrarán una historia de superación, de ser lo que uno quiere ser, le pese a quién le pese.

En el tercer capítulo volvemos a encontrar a Susi y Raúl. Allí descubriremos que César es un gran escritor de cuentos, siendo uno de ellos el protagonista del capítulo.

Y llegamos a la parte más larga del libro. Quizás llamarla larga sea peyorativo, pero ha sido la sensación que he tenido.
Aquí podréis encontrar escena de sexo por doquier que no le harían ascos a un premio “La sonrisa vertical”, pero la reiterada repetición de algunos clichés me han hecho perder un poco el interés en algunas parte. Luego se ha recuperado con la entrada en acción de la policía y la investigación, un poco torpe, de un pequeño asuntillo.

En definitiva, una novela con partes divertidas, con otras tiernas, algún toque dramático, un poco de crítica de la religión, alguna sorpresa, mucho sexo, momentos de liberación de tabúes y que invita a lector a participar en los juegos de los personajes, y sobre todo mucho amor.
Publicar un comentario