miércoles, 29 de junio de 2011

Momento #18: sobre el talento y el ser novelista


El Momento de hoy es un poco diferente a los que he ido publicando.

Creo que viene muy bien la reflexión que hace Haruki Murakami en De qué hablo cuando hablo de correr para entender el porqué muchos escritores tarda tanto en publicar una nueva novela, o el porqué existen autores que pueden llegar a publicar dos novelas al año.

También puede servir de motivación para todos aquellos que nos peleamos con el folio en blanco.
Lo que más me ha gustado de este Momento son las metáforas que utiliza para hacer la explicación más claro y así poder llegar a todos los lectores.
Espero que os guste.

 "Ni que decir tiene que la cualidad indispensable para un novelista es, sin duda, el talento. Si no se tiene absolutamente nada de talento literario, por más que uno se esfuerce, nunca llegará a ser novelista. Más que de una cualidad necesaria, se trata de una premisa. Por muy bueno que sea un coche, si no tiene ni una gota de combustible, no arranca.
Pero el principal problema del talento radica en que, en la mayoría de los casos, quienes lo poseen no son capaces de controlar bien ni su cantidad ni su calidad. Si consideran que no tienen demasiado talento, aunque pretendan aumentarlo algo o intenten estirarlo a base de ir racionándolo, no lo conseguirán fácilmente. El talento no tiene nada que ver con la voluntad. Brota libremente, cuando quiere y en la cantidad que quiere, y, cuando se seca, no hay nada que hacer. Las vidas de músicos como Schubert o Mozart, o de ciertos poetas o cantantes de rock, que derrocharon talento en poco tiempo para morir luego de forma dramática a muy temprana edad, convirtiéndose de ese modo en hermosas leyendas, son fascinantes, pero a la mayoría de nosotros no nos sirven de referencia.
Si me preguntaran cuál es, después del talento, la siguiente cualidad que necesita un novelista, contestaría sin dudarlo que la capacidad de concentración. La capacidad para concentrar esa cantidad limitada de talento que uno posee en el punto preciso y verterla en él. Sin esa concentración, no se alcanzan grandes logros. Además, si se usa con eficacia, con esta habilidad se pueden suplir en cierta medida las carencias y desequilibrios del talento. Yo, por lo general, trabajo tres o cuatro horas al día, por la mañana. Me siento frente al escritorio, dirijo mi atención únicamente a lo que escribo. No pienso en nada más. No miro nada más. Es sólo mi opinión, pero, por mucho talento que tenga un autor y por muy llena que tenga la cabeza de ideas para escribir novelas, si, por ejemplo, le duelen mucho las muelas, seguramente no será capaz de escribir nada. Y es que un dolor fuerte inhibe la capacidad de concentración. A esto me refiero cuando digo que, sin ella, no se puede lograr nada."

lunes, 27 de junio de 2011

Filthy Sally: Blue



Que mejor para empezar la semana que una gran canción.

Os dejo con un enlace al relato que escribí en su día basado en la canción.

Clicar aquí para leerlo

sábado, 25 de junio de 2011

Apocalipsis Z: La ira de los justos de Manel Loureiro


Dije que iba a dejar un poco más de tiempo antes de afrontar la tercera parte de esta trilogía, pero no me he podido resistir. No me arrepiento. He disfrutado mucho. Casi tendría que decir que más que la primera, pero no lo diré, ya que en la primera está la esencia de todo y en esta el remate, un buen remate.

No me cansaré de decirlo, y más en esta tercera entrega, los zombis son unos meros espectadores que no molestaran a nadie no versado en la lectura de este género. Quizás eso sea una pega para los que gusten de sangre, tripas y desgarros, pero para mi es una ventaja.
En esta tercera parte encontraréis bastantes historias que irán confluyendo, irremediablemente, en el final. Todas ellas son adictivas, y ya desde el principio no puedes dejar de leer. La historia de amor gana en fuerza y es uno de los motores de la trama, así como la amistad.

Ya han pasado dos años desde el inicio de la Apocalipsis y el mundo parece en calma. Entramos en esa fase que se denomina post-apocalíptica y donde los supervivientes se tienen que hacer un hueco en el mundo. Tan sólo los más fuertes, o en algunos casos, los más listos han podido sobrevivir, aunque en casi todas partes han quedado pequeños grupos aislados que serán el germen de la recuperación global.

El tema racial se trata con dureza durante toda la novela. Algunos pasajes recuerdan al exterminio que llevaron a cabo los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Incluso el autor juega con los personajes cuando les hace recordar que uno de los trenes se asemeja a los que iban a los crematorios y que los negros, indianos, chicanos,…,viven en guetos como si aquello fuera Polonia.

Manuel Loureiro ha ido mejorando como el buen vino. Con el paso del tiempo su prosa ha ido mejorando enteros, o esa es la impresión que he tenido. Creo que en esta tercera parte el autor ha madurado literariamente, ya que todo el texto tiene un peso, un ritmo, una agilidad diferente que el los otras partes.
Estoy convencido que Manuel seguirá triunfando y ganando adeptos, aunque todo dependerá del camino que siga a la hora de presentarnos nuevas aventuras.

Creo que con esta tercera entrega la trilogía está cerrada, aunque no descarto que pueda hacer una cuarta, ya que existe un salto en el tiempo que podría ser narrado. Yo todavía no sé si quisiera saber lo que pasó durante esos años. De momento creo que no.
A mi me gustaría que el autor nos sorprendiera con nuevas aventuras, nuevos personajes, nuevas historias y que de esa forma se consolidara como un autor a seguir.

lunes, 20 de junio de 2011

Momento #17: sobre el legado

 "Cuando muere, todo el mundo debe dejar algo detrás, decía mi abuelo. Un hijo, un libro, un cuadro, una casa, una pared levantada o un par de zapatos. O un jardín plantado. Algo que tu mano tocará de un modo especial, de modo que tu alma tenga algún sitio a donde ir cuando tú mueras, y cuando la gente mire ese árbol, o esa flor, que tú plantaste, tú estarás allí. 
No importa lo que hagas -decía-, en tanto que cambies algo respecto a como era antes de tocarlo, convirtiéndolo en algo que sea como tú después de que separes de ellos tus manos. La diferencia entre el hombre que se limita a cortar el césped y un auténtico jardinero está en el tacto. El cortador de césped igual podría no haber estado allí, el jardinero estará allí para siempre."

Momento extraído de Fahrenheit 451

jueves, 16 de junio de 2011

Fahrenheit 451 de Ray Bradbury


Lo primero que me llamó la atención de este libro es su argumento. Tenía ganas de saber como se imaginaba un escritor de prestigio un mundo sin libros, o mejor dicho, un mundo donde tener libros es casi peor que asesinar a alguien.

El cuerpo de bomberos se convierte en la secreta, en las SS del mundo imaginado por Bradbury. Ellos son los investigadores y ejecutores. Si alguien tiene un libro le queman la casa e incluso queman al propietario dentro. Se puede decir que han cambiado la manguera por un lanzallamas.

"-Tú no estabas allí, tú no la viste -insistió él-. Tiene que haber algo en los libros, cosas que no podemos imaginar para hacer que una mujer permanezca en una casa que arde. Ahí tiene que haber algo. Uno no se sacrifica por nada."

El gobierno quiere acabar con los libros para que la gente no piense y así poder dominarlos a su antojo. Para ello también idean formas de tenerlos siempre entretenidos como las paredes que hablan y donde continuamente se están dando folletines haciendo que la gente crea que esas personas, las de la TV, que ven a tamaño real se conviertan en uno más de la familia. Nunca estás solo.
A nadie se le escapa que el libro se encuadra en una temática de ciencia ficción.

"Les llaman campamentos ambulantes, Y si anda usted el tiempo suficiente y se mantiene ojo avizor, dicen que quedan muchos antiguos graduados de Harvard en el territorio que se extiende entre aquí y Los Ángeles. La mayoría de ellos son buscados y perseguidos en las ciudades. Supongo que se limitan a vegetar. No quedan muchos, y me figuro que el Gobierno nunca los ha considerado un peligro lo suficientemente grande como para ir en busca de ellos."

Quisiera reseñar que me costó entrar en el libro. Fui durante algunas páginas un poco perdido hasta que la acción comienza a desarrollarse, aunque en el final también me volví a venir un poco abajo al ralentizarse en demasía.

El prólogo del libro, escrito por el mismo Bradbury, no tiene desperdicio y creo que es casi mejor que la novela en sí. Allí nos cuenta las peripecias que tuvo que pasar para escribir el libro y para poder publicarlo después. Os recomiendo que no os lo saltéis.

Quizás veamos lejos el Apocalipsis de los libros, sobre todo tal y como lo explica Bradbury, pero creo que en cierta forma hemos llegado a un inicio. Los jóvenes de hoy en día leen cada vez menos; algunos confiesan que nunca se han leído un libro o que nunca lo harán, y de eso también trata Fahrenheit 451, de lo que sucede cuando la gente no se cultiva, de lo que se siente cuando se lee un libro (y también sabéis lo que me leéis), y el como proteger ese patrimonio de la humanidad.

Leamos, leamos, no dejemos de leer.

martes, 14 de junio de 2011

Momento #16: sobre un mundo sin libros



¿Cómo sería un mundo sin libros? Eso es lo que se planteó Ray Bradbury en su novela Fahrenheit 451 que en los próximos días reseñaré.
Os dejo con un fragmento que he considerado un Momento, pues me hizo sonreír, luego me preocupó mucho y sobre todo me hizo reflexionar.


-La gente no habla de nada.

-¡Oh, de algo hablarán!

-No, de nada. Citan una serie de automóviles, de ropa o de piscinas, y dicen que es estupendo. Pero todos dicen lo mismo y nadie tiene una idea original. los cafés, la mayoría de las veces funcionan las máquinas de chistes, siempre los mismos, o la pared musical encendida y todas las combinaciones coloreadas y bajan, pero sólo se trata de colores y de dibujo abstracto. Y en los museos... ¿Ha estado en ellos? Todo es abstracto. Es lo único que hay ahora. Mi tío dice antes era distinto. Mucho tiempo atrás, los cuadros algunas veces, decían algo o incluso representaban personas.

domingo, 12 de junio de 2011

Haruki Murakami premio internacional Cataluña 2011


El pasado miércoles Haruki Murakami estuvo en Barcelona para recoger el Premio Internacional Cataluña 2011.
Murakami fue el elegido entre las 196 candidaturas de 56 países diferentes.
El jurado le otorgó el premio por mayoría absoluta "por saber unir en sus obras dos géneros literarios diferentes como es el del best seller y las obras de culto, que gustan a todos y por crear un universo personal, que dibuja un mundo de oscilaciones permanentes, entre el real y onírico, el humor y la oscuridad y por ser puente entre Oriente y Occidente, capaz de unir dos mundos: la ligereza taoista y la absorción de tendencias y tradiciones culturales foráneas"

El autor al conocer la noticia hace dos meses dijo: "lamento decir que no puedo sentirme completamente feliz con esta distinción, porque mis compatriotas están pasando tiempos muy difíciles, sufriendo por el feroz terremoto y sus efectos"


A la hora de recoger el premio el escritor y traductor japonés ha recordado que los escritores tienen una gran responsabilidad y que deben crear historias para compartir, para animar a la gente y alentarlos a "conectar con la nueva ética" a partir de nuevas palabras.
El escritor japonés ha hecho estas declaraciones tras criticar duramente a su país por haberse dejado convencer de que la energía nuclear era un mal menor y una tecnología necesaria para poder disfrutar de comodidades como el aire acondicionado en verano: "Los japoneses deberíamos haber continuado diciendo no a la energía nuclear. Esa es mi opinión".

También tuvo un momento para la broma cuando dijo que no podía creerse que haya recibido el mismo premio que el año pasado recibió el ex presidente norteamericano Jimmy Carter. "¿Quiere eso decir que me estoy haciendo viejo?", se preguntó.

El premio fue creado en 1989 por la Generalitat, el galardón reconoce anualmente aquellas personas que han contribuido decisivamente con su trabajo creador a desarrollar los valores culturales, científicos o humanos alrededor del mundo.



Artículo donde se recopila información de diversas fuentes.

jueves, 9 de junio de 2011

De qué hablo cuando hablo de correr de Haruki Murakami


Aún recuerdo el día que se puso a la venta en España el libro que hoy os reseño.
Dio la casualidad que estábamos en Barcelona y que nos dimos una vuelta por el FNAC. Yo enamorado de la prosa de Murakami, nunca me pierdo uno. Recuerdo perfectamente que fue verlo y saltar, como si me hubieran dado un susto; no me lo esperaba. Lo cogí, leí la contraportada y me dije: “uff, se acabó”.
Tengo que decir que aquel día no me lo compré. Decidí esperar a ver que sucedía con él.
Pasaron los meses y comencé a leer reseñas del libro donde no lo acababan de dejar del todo bien. Eso me desanimó un poco. Así que dejé pasar unos meses más. Hasta hace unas semanas donde decidí que ya era hora de enfrentarse a él.

Os tengo que decir que me ha encantado. Supongo que pensaréis que a un fan de Murakami le llega a gustar hasta los dibujitos que pudiera hacer en una servilleta de papel, pero sabéis que no es así, que soy crítico y más con lo que más me gustan.

¿Qué os encontraréis en De qué hablo cuando hablo de correr? Murakami no lo acaba de decir con todas las palabras, diría que no quiso que así fuera para que el correr tuviera toda la importancia, pero yo pienso que es una pequeña biografía por algunos de los pasajes de su vida. Y es eso lo que me ha parecido maravilloso: el como comenzó trabajando en un bar (aún no escribía); el cómo decidió ponerse a escribir y llevar el bar al mismo tiempo; el qué le llevó a correr; el porqué escribe; qué es lo que nos quiere contar, y tantas otras cosas.
Está claro que a mi me ha interesado y mucho conocer un poco más la vida del escritor, pero estoy convencido que a vosotros, los que camináis por este blog también os puede gustar.

Si tuviera que poner una pega, diría que, en cierta manera, se repite un poco en el pasaje de la preparación del triatlón de Murakami (curioso, pero la ciudad se llama igual que él) después de explicar como preparó la maratón de NY, o como corrió de Atenas a la ciudad de Maratón, pero es una pega mínima.

Y para acabar os dejo con el epitafio que él mismo propone para su tumba:

“Escritor (y corredor). Al menos no caminó nunca”

Y con un párrafo del libro:

¨En mi interior siempre ha ansiado el deseo de permanecer completamente solo. Por eso, el simple hecho de correr una hora todos los días, asegurándome con ello un tiempo de silencio solo para mí, se convirtió en un hábito decisivo para mi salud mental. Al menos cuando corría no tenía que hablar con nadie ni que escuchar a nadie. Bastaba con contemplar el paisaje que me rodeaba y mirar hacia mi interior, Eran momentos preciosos e insustituibles.¨

Y algún que otro Momento que llegará.

martes, 7 de junio de 2011

Momento #15: sobre la educación



El Momento de hoy está extraído de la novela pseudo biográfica, De qué hablo cuando hablo de correr de mi queridísimo Haruki Murakami.
Y os avanzo que tengo dos o tres Momentos extraídos del libro, así como su reseña. Pero eso será otro día.

El Momento de hoy me toca especialmente la fibra, y si bien, creo que Murakami tiene razón en el contenido, creo que se olvida del tiempo que los educadores (que no profesores y maestros) pueden dedicar a sus alumnos a diario.
Una simple cuenta creo que puede ayudarnos a entender lo que digo.
Si tenemos 30 alumnos en la clase y una hora de clase…Pues no queda más que dos minutos para cada alumno.
Así es complicado poder estudiar a los alumnos como dice Murakami, aunque eso no debe servir de excusa para no hacerlo.
Creo que lo primero que se tiene que hacer es invertir más en educación y dejarse de recortes. De esa forma, estoy convencido que los alumnos estarán mejor preparados para la vida real y en definitiva el mundo irá mejor, pues la clave de todo está en la educación.

Sin más os dejo con el Momento. Espero que os guste.

“Sin duda hay profesores que explican determinadas materias, siguiendo determinados procedimientos y transmitiéndolos con determinadas palabras, pero creo que muy pocos serían capaces de observar al alumno, de estudiarlo, para explicarle la materia con sus propias palabras, adecuando su explicación a la capacidad y las inclinaciones de ese alumno. Tal vez debería decir que prácticamente no hay ninguno.”

lunes, 6 de junio de 2011

Piezas desequilibradas: nueva publicación amiga


Estamos de enhorabuena estos días. Si hace cuatro días comenté el éxito que está teniendo el libro “Crónica de la Marca del Este” donde participa Javier Pellicer, hoy os tengo que anunciar que otro compañero, Darío Vilas, acaba de publicar su nuevo libro: Piezas desequilibradas.

Para los interesados ir a la web de la editorial 23escalones y allí tenéis dos opciones, epub por 3,5 € o libro en papel por 14 €.
Estoy convencido, conociendo como escribe Darío, que el libro valdrá y mucho la pena.

Os dejo con un extracto del mismo:

«Es de noche, estoy muy borracho y aúllo en medio de un callejón que huele a meados y a la humedad propia de esta urbe. Es una advertencia, se avecina la lucha. Mi voz atronadora causa el deseado efecto sorpresa en esta pandilla de inútiles que rodean a una chica a la que llevaban un buen rato intimidando.
Se acabó, ya he llegado.

Ella, un mujerón de unos treinta años, atractiva, con un cuerpo de auténtico escándalo y una mirada que destroza voluntades. Ellos, unos niñatos de poco más de veinte que querrían catar a una mujer de verdad por primera vez en su vida. No será esta noche ni será ella. Es mía.

Percibo su miedo en cuanto se vuelven hacia mí. Su miedo y también la satisfacción en el rostro de la chica, que al encontrarse con mi imagen dibuja un rubor salvaje en sus mejillas.»

Suerte con la publicación y felicidades compañero.

sábado, 4 de junio de 2011

Las catilinarias de Amélie Nothomb


Me puse a buscar los libros que me faltaban por leer de Amélie Nothomb (supongo que no debo repetir, y lo estoy haciendo, que es una autora que me gusta mucho) y vi que me faltaba el segundo que escribió.
Esta semana Santa estuve en Madrid y me acerqué a una librería y me topé con él (mira que lo busqué en mi provincia, pero no estaba por ningún lado). No me lo pensé dos veces, y más después de leer la contraportada. Tenía que ser bueno.

Cual ha sido mi desilusión, y es la segunda consecutiva con Amélie, después de finalizar su lectura.

Os diré que Émilie y Juliette son un matrimonio de jubilados que se retiran al lugar más tranquilo que pueden encontrar, pero tienen la mala fortuna de compartir el barrio con un vecino un poco peculiar.
El vecino, día a tras día, invade la casa del matrimonio que ya no sabe que hacer para deshacerse de él.

Esto me llevó a pensar en mil y una posibilidades, y si bien la novela se lee con fluidez, creo que Amélie se pasa un poco con la utilización de según que apelativos despectivos con el vecino (y lo digo en voz baja, la vecina). Se pasa de soez y de grosera y eso enturbió mucho mi paz a la hora de la lectura.
Seguro que alguno estará pensando: “que señorito se ha vuelto”, o algún otro pensará: “joder, y le gusta leer sobre zombis”.
Pues sí, me silbaba la cabeza en algunos momentos de la lectura.

Supongo que alguna cosa tengo que decir sobre el título, que no me veas con él. Yo iba leyendo y pensando como la cosa podía ligar (un poco tonto si que soy pues no tenía ni idea de lo que significaba, y tampoco me preocupe por buscarlo). Total, que casi acabando la novela, la autora lo utiliza y yo me quedé igual. Demasiado rebuscado.

Así qué, tan sólo se la recomiendo a aquellos fans de Amélie Nothomb que no se quieren perder ni una de sus palabras escritas, aunque como siempre digo, soy libres de seguir mi modesto consejo.

jueves, 2 de junio de 2011

Éxito de las Crónicas de la Marca del Este


Siempre me alegro de publicar estas noticias en mi blog y de apoyar los proyectos de escritores amigos como es el caso de Javier Pellicer.

Javier Pellicer participa con un relato en el libro de reciente impresión Crónica de la Marca del Este. Es el primero y como dice él en su blog: “me siento orgulloso de ser el primer relato".
Hoy publicaba en su Facebook un enlace de prensa. Os dejo con un resumen. Estoy seguro que muchos de los caminantes que os pasáis por este blog estaréis interesados en el libro.

Extraido del diario digital La Quincena.es en su edición del 1 de junio.

“La 70ª edición de la Feria del Libro de Madrid, que se celebra desde el 27 de mayo y hasta el 12 de junio el Parque del Retiro […]

En ella hay obras de insignes escritores y hasta de premios Nobel. [..]
Pero el libro que despierta más interés no es el último Premio Planeta. Es una antología de relatos de fantasía épica titulada Crónicas de la Marca del Este, con historias basadas en el exitoso juego de rol Aventuras en La Marca del Este (de manufactura española y que lleva vendidas miles de copias).

La antología, compilada y dirigida por el escritor de narrativa fantástica Rubén Serrano, tiene la peculiaridad de haber sido creada tanto por escritores profesionales como por aficionados a los juegos de rol.
De este modo, las catorce historias que componen la antología se desarrollan siguiendo el canon de ese mundo ficticio, de esas tierras de la Marca del Este y de todo el universo construido a su alrededor por los creadores del juego.

El libro consta de más de 300 páginas y cuenta con las ilustraciones de los dibujantes Iván Gil, A.J. Manzanedo y Jose María Campoy. La cubierta exhibe una impresionante ilustración de Víctor Bravo.
Todo ello, unido al hecho de que el libro se ha promocionado intensamente a través de Internet (especialmente en los foros y blogs del mundillo del rol), ha suscitado el interés de los lectores.

Asimismo, casi tres semanas antes de salir a la venta el libro, el público tuvo la oportunidad de adquirir en primicia los dos primeros relatos en formato digital, a un precio de dos euros, gracias a una iniciativa de su editora, Holocubierta Ediciones, que ha destinado lo recaudado de este modo a ayudar a los damnificados por el reciente terremoto de Lorca.

La solidaridad es un buen marketing. Y puede que también ahí resida parte del éxito de este libro”


Felicidades Javier y ánimo que sé que las cosas no son siempre fáciles.

miércoles, 1 de junio de 2011

Momento #14: sobre el vacío interior


Hacía días que no publicaba un Momento y no es que no haya, pero en los últimos libros me ha costado encontrarlos, como el que hoy quiero compartir con vosotros.
Me sorprende a mi mismo no encontrar más Momentos, o mejores Momentos después de la lectura de una novela de Amélie Nothomb.
Este Momento está extraído de su segunda novela, Las catilinarias (vaya nombrecito).

“…se puede vivir sin amor, y, para convencerse, basta considerar el destino común de los hombres.
Sin embargo, los hombres que viven de espaldas al amor cuentan con algún sustitutivo: las apuestas, el póquer, el fútbol, la reforma ortográfica, cualquier cosa, sea lo que sea, no importa si les sirve como recurso.
El señor Bernardin no tenía nada. Estaba preso en sí mismo. En su prisión no disponía ni de una ventana….
De repente comprendí su obsesión por los relojes…bendecía la huida del tiempo…Y los veinticinco relojes de su casa acompasaban el ritmo lento y certero que le conducía al irremediable final. Después del tránsito, ya no sería testigo de su propia ausencia, carecería de carne para contener su vacío.”


Como veis estoy espaciando un poco más las entradas, y es que el tiempo me falta, el trabajo aprieta y muchos días llego a casa con la única aspiración de descansar, sin más.
Pero sigo en la brecha y leyendo, aunque a un ritmo un poco más lento.