miércoles, 31 de agosto de 2011

Me incorporo como redactor en H-Horror


Ayer me comunicaron que formo parte del equipo de redactores de la Web H-Horror, donde principalmente me ocuparé de reseñar libros, aunque me he tirado a la piscina con la mente muy abierta y a torear todo lo que haga falta: entrevista, artículos literarios, comentarios de series,...
Me hace mucha ilusión embarcarme en este proyecto de colaboración, pues conozco (virtualmente) a algunos de sus redactores con los que he colaborado en otros proyectos y sé que será muy enriquecedor por ambas partes.

¿Qué espero?
Muy sencillo: divertirme y escribir mucho.
Creo que es la base principal de esta colaboración, además de poder aportar mis ideas, mi granito de arena, para hacer que la web sea un poquito más grande y ricas.

Ya os he hablado de H-Horror en otras ocasiones, y por tanto no soy sospechoso de peloteo ahora que formo para de ella.
Es una web seria, con buenos escritores, donde se miman los libros, donde se pretende fomentar la lectura, enriquecer el conocimiento de los escritores reseñados mediante entrevistas, fometar la escritura mediante concursos, y tantas otras cosas que me han hecho decidirme, sin pensármelo mucho, a formar parte de la familia H-Horror.

Una vez más, agradecerle a Darío Vilas la confianza depositada en mi y que espero devolverle con buenas reseñas y artículos.

Ah, espero veros por la web, Caminantes de Cruces de Caminos.

martes, 30 de agosto de 2011

Instinto de superviviente próximo libro de Darío Vilas

Hace unos días se publicó la portada y ahora la sinopsis de la próxima novela de Darío Vilas.

No hubo señales, no existían previsiones. El mundo no estaba preparado para hacer frente a una catástrofe como aquella. El caos se desató, arrasando con una civilización ignorante de lo que se avecinaba. Andrés sí lo vio venir, y por eso fue la única persona que pudo mantener con vida al pequeño Damián. Juntos tratarán de escapar de una ciudad tomada por legiones de muertos vivientes, en busca de otros supervivientes.
Sin embargo, hay una amenaza más aterradora que las hordas de zombis; un enemigo imbatible: el instinto humano.

El libro saldrá a la venta el próxima 30 de septiembre.
Seguro que desde Cruces de Caminos os tendremos informados de lo que acontezca y, como no, seguiremos apoyando al novel escritor que recientemente se hizo con el Premio Nosferatu de Calabazas en el Trasteroes con su relato "Orgullo de padre"

No digáis que no os he avisado.

Suerte Darío con el lanzamiento.

lunes, 29 de agosto de 2011

De vuelta

Punta de Sao Lorenzo
Nordeste de la Isla de Madeira

Ya hace unos días que volvimos de la isla de Madeira con las pilas bien cargadas, aunque quizás hubiéramos necesitado unos días más, y es que dicen que a lo bueno uno se acostumbra rápido. Y que razón tienen.

He querido ir cogiendo el ritmo poco a poco para no perder todo lo bueno que tienen las vacaciones, y no lo acabo de llevar mal del todo, aunque el inicio fue durillo, pues fue aterrizar, con casi dos horas de retraso, y liarse la cosa de mala manera.
Después de varias conexiones para llegar a la estación de trenes, en autobús, ya que el tren también está en obras como todo está en obras en verano, perdimos el último tren que nos llevaba a casa por tan sólo cinco minutos.
¿Qué podíamos hacer? Quedarnos a dormir en la ciudad o coger un tren que se aproximara lo máximo al pueblo donde tenía aparcado el coche para volver a casa.
Nos decidimos por la segunda de las opciones. El tren nos dejaría a unos escasos 15 km de donde tenía aparcado el coche.
Al llegar a la estación, era la primera vez que nos bajábamos en ella, pudimos comprobar que era una de esas estaciones donde se ruedan películas de terror. Vías a un lado y otro, trenes en silencio, sin luces, dormitando, y a lo lejos un fluorescente que no deja de parpadear. Nos acercamos a él. Son unas escaleras que te llevan a un pasillo blanco recién pintado. No vemos ninguna indicación, y sí más de diez escaleras que vuelven a subir y que suponemos que comunican con las otras vías. Decidimos que la última tiene que ser la buena, la que te lleva a la salida. Y así es, pero la salida era un campo. Da un poco de respeto.
¿Cómo salir de allí? La mejor manera que se nos ocurre es llamar a un amigo. Y sí, tuvimos suerte de que nos pudo venir a buscar, pues ya nos veíamos caminando toda la noche hasta el coche.
Dejarme ponerme sentimentaloide. Que grande es tener amigos, y que bueno es saber que yo hubiera hecho lo mismo por él. Gracias, amigo.

Total, que llegamos a casa alrededor de las doce de la noche, sin merendar, sin cenar, y con alguna que otra cana de más por aquello de la tensión acumulada.

Y de aquí a tres días comienza una nueva temporada. No lo quiero ni pensar, pero lo bueno se tenía que acabar en algún momento si no es que te ha tocado la primitiva, que no es el caso.


lunes, 15 de agosto de 2011

Un pequeño descanso


Me voy a tomar unas pequeñas vacaciones bloggeras. No serán muchos días, pero quería que lo supierais.
Seguro que me perderé muchas historias, aunque el verano no está siendo muy prolífico en los blogs, pero siempre hay una píldora que te alegra el día.
En cuanto vuelve me pongo al día, poco a poco y sin prisa.

Os podría dejar entradas preparadas, pero no me gusta publicar y no poder responder. Así que mejor no dejo nada preparado y lo que tengo avanzado lo iré publicando a mi vuelta al blog.

Como anticipo, y no sé en que orden lo publicaré, tengo:

-Un Momento sobre la pena de amor extraído del libro “La delicadeza” de David Foenkinos.
-Reseña de “La delicadeza” de David Foenkinos.
-Reseña de “Ordeno y mando” de Amélie Nothomb.
-Unas reflexiones sobre “El mentalista” ahora que la he visto completa y del tirón.

Y seguro que alguna reseña más como:

-“Los caminantes” de Carlos Sisi.

Y no prometo nada, pero alguna posible historia gráfica.

Pues nada. Nos vemos pronto.
No seáis muy malos.

jueves, 11 de agosto de 2011

Piezas desequilibradas de Darío Vilas


Darío Vilas no es un desconocido para mí. No tengo la suerte de conocerlo en persona, pero sí su trayectoria literaria cuando, rondando 2007, me topé con sus relatos en la web tusrelatos.com (Darío en tusrelatos), donde yo también participaba, y con el que compartir incluso relatos a dos manos. Más tarde llegaron otros proyectos, pero nos desviaríamos muchos del tema.
Lo que os quiero decir es que eso no va ha ser un impedimento para que sea igual de sincero con la reseña que ahora os presento, aunque si noto un cierto cosquilleo en la manos cuando la tecleo. Pero no es nerviosismo ni responsabilidad, es la emoción de poder reseñar el libro de un amigo.

No es tarea sencilla ponerle nombre a una antología. Creo que ha sido un acierto total el escoger Piezas desequilibradas para ésta, pues son las dos palabras que hacen encajar a la perfección el puzzle de historias desgarradoras y al borde del abismo escritas por la pluma de Darío.

En Piezas desequilibradas, Darío demuestra que es un gran relatista. Domina el arte del inicio, nudo y desenlace. Sabe encontrar las palabras adecuadas para enganchar la atención del lector en las primeras líneas de los relatos; sabe combinar las frases para explicar la trama si que nada sobre, sin que nada falte, y sobre todo, es un maestro en los acabados, donde la mayoría de los relatistas fallan, él te deja con la boca abierta y una extraña sensación que te hace pensar, y eso a mí me encanta.

Se nota que es una antología trabajada, artesanal, y desde el primer momento, pues me ha encantado la dedicatoria que les hace a su mujer y su hijo; un juego de palabras preciso, la primera pieza del puzzle.

La lectura de Piezas desequilibradas no es fácil, y no por su lenguaje, sino por la dureza de algunos pasajes, por el tono directo, desnudo, sin tapujos, sin subterfugios. Estoy convencido que ha muchos os sorprenderá esa fuerza ya desde el primer relato. Os aconsejo que cojáis aire antes de comenzar su lectura.

“¿Cómo podría yo negar nada a esos ojos color miel que te violan el celebro cuando embisten con furia sus súplicas, como descomunales penes que salen proyectados de sus pupilas?”

Esa es una de las grandes virtudes de esta antología. Existen pocos libros hoy en día escritos como éste está escrito. El propio autor, de forma casi sutil, nos hace adoptar una postura nada fácil delante de lo que sucede; nos vemos casi forzados a juzgar a los personajes, y creo que ninguno de ellos es culpable de nada, y si lo es, será de ser un perdedor.
Darío consigue todo esto hablándonos en primera persona, provocando que el lector se sienta el personaje y que lo trate como real.

Mientras leía Piezas desequilibradas me han venido imágenes fugaces y un recuerdo. Esos sucesos me dan pie a escribir que Darío es como el Tarantino de la literatura. Recuerdo perfectamente la sensación que me generó ver Pulp Fiction, de estreno y en versión original. Después de leer Piezas desequilibradas puedo decir que la sensación ha sido muy parecida.

No quiero escoger entre ninguno de los relatos. Está claro que tengo mis favoritos, pero sería hacerle un flaco favor a la antología y a ese puzzle tan bien pensado que nos ha regalado Darío con su escritura.

He estado buscando en Wikipedia si Darío tenía una entrada, y, o no tiene, o no la he sabido buscar. Desde aquí quiero animarle a hacerla, pues creo que su futuro literario va a ser muy bastó y productivo. Estaría bien ir recopilando en esa entrada sus publicaciones, sus participaciones en otros libros, sus entrevistas, sus reseñas. Sinceramente, creo que la merece. Espero que nos informe si lo lleva a cabo.

Y no me quiero extender más. Os dejo con dos enlaces. El primero por si queréis comprar el libro on-line ; el segundo por si queréis formar parte de la familia de Facebook del libro.


Y para acabar, no he podido dejar de copiar este párrafo en la reseña escrito por Javier Cosnava en el periódico asturiano Cuencas Mineras Alto Nalón:

“Dicen que Umberto Eco va a reescribir “El nombre de la rosa” para hacerla accesible a ese nuevo lector al que asustan las frases subordinadas y que cuando lee una metáfora cierra el libro pensando que Proust se ha reencarnado y está metiéndole una de sus viejas magdalenas por los ojos. Por suerte para nosotros, todavía quedan por ahí algunos Darío Vilas dispuestos a demostrarnos que escribir es un arte y no un parodia repetitiva que se puede comprar en un Todo a 1 Euro.”

Corred la voz.


domingo, 7 de agosto de 2011

Piratas

Piratas es un proyecto para Facebook y que ahora quiero compartir con mis amigos boggeros de forma integra.
El proyecto consistía en que, a partir de fotografías mías realizadas durante este verano, explicar una historia.
Ya sé que un proyecto así no tiene mucho éxito en Facebook, como diría mi querido Guillermo: “eso es predicar en el desierto”, pero creo que era una forma entretenida de publicar fotografías y darle un poco de contenido a la cosa.
Y no me enrollo más. Os dejo con Piratas, espero que os guste.



Oteando el horizonte desde lo alto del castillo de Begur, esperando la llegada de las carabelas piratas escondidas tras las islas Medes.


Teníamos los cañones cargados con polvora y hierro ante el inminente ataque de los piratas. No teníamos miedo, pero sí un cierto nerviosismo y respeto por lo que podía suceder.

 



 Los piratas comenzaron a desembarcar. Los cañones a retumbar, pero eran rápidos y escurridizos. No sería fácil acabar con ellos. La gente que estaba fuera murallas comenzó a correr de un lado a otro. El cielo tampoco ayudó a calmar los ánimos. Se sentían murmullos: "ese el Camino hacía el cielo"; otros comenzaron a gritar: "estamos perdidos"; la psicósis se fue apoderando de ellos poco a poco. Buscaban el mejor refugio; se comenzaron a abalanzar sobre las puertas del Castillo.


Algunos decidieron recluirse en una pequeña ermita que se encontraba a mitad de camino del castillo, con tan mala suerte que una de las bolas de acero pirata impactó en el techo e hizo que se viniera abajo. No hubo supervivientes. Desde las murallas se sentían los vítores sedientos de sangre de los piratas celebrando el objetivo alcanzado y se mezclaba con las lágrimas de los que habían presenciado la escena.



La gaviota miraba impasible como los piratas iban entrando casa por casa intentando raptar a una bella dama con la que saciar sus más primitivos instintos y luego pedir un rescate. Ella era la única que parecía tranquila y sosegada.


"El hombre piedra" ya les advirtió dos días atrás: "los piratas llegarán y al cabecilla deberéis capturar para ganar". No quedaba otra solución. Alguien tendría que sacrificarse para que, en una misión casi suicida aunque protegido por la noche y los efluvios del ron consumido por los piratas, poder capturarlo y de esa forma forzar su rendición por el momento y ganar unos meses de paz.


No habría podido salir mejor. En una rápida maniobra, el jefe de los piratas fue capturado y puesto entre rejas. La peligro había pasado; por el momento. Pero lo piratas nunca se rinden y seguirían al acecho.

viernes, 5 de agosto de 2011

Ojos de agua de Domingo Villar


El inspector Leo Caldas es el protagonista de esta novela policíaca escrita por el vigués Domingo Villar.
Leo no está solo. Hace pocos meses que ha llegado un rudo zaragozano, Rafael Estévez, personaje al cuál no le gusta que los demás tengan la última palabra y que generará más de una escena por ese motivo.

Los dos se ven inmersos en un curioso asesinato (mejor no contar nada y vivirlo), que de una forma bastante deductiva llegarán a resolver, no sin sorpresas de esas que al lector le gustan.

Es una novela corta y no existe casi espacio para conocer a los personajes. Eso podría ser un hándicap para según que lectores, pero creo que se compensa bien con la trama argumental.

Su lectura es curiosa, y no sé si en el extranjero entenderán según que escenas. El escritor, creo que exagerando un poco, utiliza todos los tópicos que se les atribuyen a los gallegos, incluso en los interrogatorios, y eso vuelve loco y de paso un tanto agresivo a Rafael que no entiende nada y al cuál le gustan las cosas por su nombre.

También encontraremos las típicas escenas de restauran que tan de moda puso Montalbán, pero he echado de menos algún pulpo o unos grelos.

Para ser su primera novela me ha parecido interesante y fresca. Veremos que más aporta en la segunda La playa de los ahogados.

Y para acabar, decir que descubrí al autor gracias a una reseña en el blog de Carmina que os invito a leer aquí

martes, 2 de agosto de 2011

Muertos a los 27


La lista de músicos muertos a los 27 años crece con el paso del tiempo y muchos creen que existe algún tipo de razón misteriosa para que así sea.
La última en añadirse a dicha lista fue la cantante Amy Whinehouse.

He estado haciendo una búsqueda por Internet para ver que se cuenta y poderos hacer un resumen del tema, pues a mi también me da que pensar.

Existe un Club llamado “El Club de los 27” creado en Reino Unido. No he encontrado el año de fundación del club, pero quiero suponer que después de la muerte de Kurt Cobain, cantante de Nirvana, la cosa se empezó a tejer al ver que ilustres cantantes habían muerto con esa misma edad.
Entre los más famosos se encuentran:

-Brian Jones, guitarrista de los Rolling que murió ahogado en una piscina en 1969.
-Jimi Hendrix, que se ahogó en su propio vomito mientras dormía, tras combinar vino con somníferos en 1970
-Janis Joplin, por sobredosis de heroína en 1971
-Jim Morrison, se supuso que fue un súbito fallo cardíaco, aunque nunca se realizo la autopsia en 1971.
-Kurt Cobain, el que más dolió para los de mi generación, muerte que aún sigue siendo un misterio, aunque muchos creen que fue un suicidio, en 1994.


El mismo Club apuesta por una teoría: que estos músicos tenían una deuda pendiente con el diablo, que les habría ayudado a alcanzar su fama e influencia.
Posiblemente esta leyenda surge debido al cantante y guitarrista de blues Robert Johnson, muerto en 1938, del cual dicen que hizo un pacto en el cruce de la autopista 61 con la 49 en Clarksdale (Misisipi) y que, según algunos, recrea en canciones como Crossroads o Me and Devil Blues.

Pero la lista de cantantes o músicos muertos a los 27 años es mucho más larga. He podido contar 33 más (y los 7 que he comentado). Total: 40 desde 1892, la mayoría de ellos, muertos en extrañas circunstancias.

¿Son los 27 un límite? Todo me hace pensar que podría ser así. Pero como siempre digo, se tendrían que hacer más comparaciones estadísticas para ver cuántos cantantes o músicos han muerto con 28, por poner un ejemplo, y ver si la cifra de 40 es significativa o no, aunque sin hacer el estudio, no creo que podamos encontrar muertos de tanto peso como los que engloban el Club de los 27.