viernes, 30 de septiembre de 2011

Momento #21: sobre el miedo


[...]La única regla que entendí alguna vez, la aprendí de un profesor de historia en Wharton, no de uno de economía. “El miedo,” decía, “el miedo es el producto más valiosos de todo el universo.” Eso me cambió la vida. “Sólo enciende la televisión,” decía el. “¿Qué ves? ¿Gente vendiéndote productos? No. Esa gente está vendiéndote el miedo de tener que vivir sin sus productos.” El maldito loco tenía razón. Miedo de envejecer, miedo a estar solo, miedo a la pobreza, miedo a fracasar. El miedo es la emoción más simple que tenemos. El miedo es primitivo. El miedo vende. Ese era mi lema: “El miedo vende.”

Extraído de la novela de Max Brooks: Guerra Mundial Z.

jueves, 29 de septiembre de 2011

The booth at the end


 Las cosas están cambiando a un ritmo frenético. Hoy más que nunca, se habla de los lanzamientos rápidos, del no tener que esperar, de las promociones agresivas. Y lo podemos comprobar en todos los ámbitos culturales; en la música, con las descargas gratuitas de singles de canciones para promocionar un grupo o un disco; en la literatura con el lanzamiento de ebook a bajo coste, o las descargas de medias novelas con la opción de la compra del total a un precio reducido. Cada día más, los encargados de marketing se inventan nuevas y sofisticas maneras de vender un productor.
La TV no podía quedarse atrás. The Booth at the end no es la primera experiencia de una producción de una serie en exclusiva para internet, pero quizás sí, es una de las que mayor repercusión mediática está obteniendo.

Una serie de bajo coste, aunque la FOX está detrás de ella, donde tan sólo existe un escenario, una cafetería en algún lugar de los EEUU, y donde los continuos cambios de planos, así como el intercalar una imagen del exterior después de cada corta escena, genera la sensación de paso del tiempo y del continuo ir y venir de los personajes.
La primera temporada de la serie tan sólo consta de diez episodios de una duración aproximada de diez minutos lo que denota la clara vocación de la serie por ser difundida por internet. Por lo que parece, la serie total tendrá 62 capítulos, pero supongo que eso dependerá un poco de cómo vaya todo.

Xander Berkeley, actor que ha intervenido en infinidad de series de renombre así como en diversas películas, encarna a The Men. Él es el nexo de unión de todas las historias que allí acontecen.
¿Hasta dónde serías capaz de llegar por cumplir un deseo? Esa es la premisa de la serie y su desarrollo es bastante sencillo a priori. Todos los días podemos encontrar a The Men sentado en la cafetería con su bolígrafo y su libreta esperando que llegue alguien y le pida un deseo. Él abrirá la libreta y le asignará una tarea a realizar para cumplirlo. Aparentemente ninguna tarea guarda relación con el deseo, pero la gracia de la serie es la amalgama de historias que se van entrelazando y como se van resolviendo las tareas y cumpliendo o no los deseos.

Capítulo a capítulo el suspense y la intriga generada te vez enganchado. Seguro que tienes alguna historia que te gustan más que otras, yo no sabría cual elegir, y te recomiendo no hacerlo, pues todas están muy bien trabajadas y son necesarias para cerrar el círculo.
Y cuando la estés viendo evalúa la siguiente pregunta: ¿Quieres hacer un trato? A la que le seguirán las siguientes: ¿Cuál es tu límite? ¿Qué ingeniaras para cumplirlo?

Supongo que os gustaría saber algo más de los personajes que van desfilando por la mesa de la cafetería, pero no tengo costumbre de generar spoiler. Prefiero que seáis vosotros mismos lo que comprobéis que rica es la serie y sus personajes; que ricos sus diálogos; que inquietante es The Men, y que os devanéis los sesos pensando en quién es, que representa: el bien, el mal,…; y que os fijéis en el personaje de Dory, para mi uno de los mejores y que le da la salsa a la serie por su transversalidad, y sobre todo, que os fijéis en la escena final del último capítulo.

The Booth at the men es el ejemplo claro que no se necesitan altos presupuestos para hacer una buena serie. Lo que se necesitan son buenas historias, que sean bien contadas, y bien interpretadas.



También podréis encontrar el artículo en H-Horror

martes, 27 de septiembre de 2011

Carne Muerta de David Mateo


Creo que con David Mateo cierro el triángulo de escritores españoles del género zombi que formaría con Manel Loureiro y Carlos Sisi.

David Mateo es un joven escritor (Valencia, 1976) que comenzó su carrera literaria bajo el pseudónimo de Tobias Grumm y con el que publicó varios libros de temática fantástica-épica. Es a partir de 2008 cuando decide cambiar de registro y escribir bajo su verdadero nombre y por lo que he podido ver y comprobar con Carne Muerta, la cosa le va muy bien. Este mismo año ha publicado dos libros con dos editoriales diferentes, el que os reseño hoy bajo el sello de Dolmen, y Noches de Sal bajo el sello de Ajec.
Además, David Mateo lleva, y de forma muy activa, su propio blog: La sombra de Grumm, cosa que le agradecemos ya que es una puerta abierta para conocer mucho mejor a un escritor.
Pero entremos en materia.

Los hombres han sido erradicados del planeta Tierra y muchos de ellos se han convertido en involucionados, palabra que utiliza el autor para referirse a los zombis y que me ha gustado especialmente. Las mujeres se las deberán apañar solas para levantar un mundo devastado y agonizante. ¿Caerán en los mismos errores que llevaron al mundo al Día del Olvido? ¿Habrá menos violencia? ¿Interesará a alguien que se haya producido un Apocalipsis zombi? ¿Existirán intereses para crear hombres genéticamente manipulados?
Esos son los puntos de partida de Carne Muerta.
Ahora intentaré comentar los temas más capitales a mi entender para que os hagáis una mejor idea de lo que he vivido-sentido con su lectura, más que explicar tramas o argumentos que podéis encontrar por internet.

Lo primero que salta a la vista cuando tienes Carne Muerta en las manos es su magnífica portada. Creo que es fundamental que una portada ayude al libro a funcionar; le da un plus para que tenga más posibilidades de caer en manos de un lector y que pueda ojearlo para después llevárselo a casa. En el caso de Carne Muerta es así.

Lo segundo que te llega directamente al corazón, a los pocos minutos de comenzar su lectura, es su brutal y sorprendente primer capítulo. Yo tuve que coger el punto de libro, ponerlo, cerrar el libro y fumarme un cigarrillo para poder digerir tanta carga emocional y psicológica. Esa es una buena forma de enganchar a lector.
Al rato continué leyendo intentando seguirle los pasos a Nuria, lo protagonista de ese primer capítulo. Y seguí pasando las páginas con la esperanza de toparme con ella. Pero no aparecía. Con ese artilugio, en el buen sentido de la palabra, David Mateo ha conseguido crear un clima de búsqueda que te hace devorar las páginas con una cierta tensión. Y sí, al final encontraremos a Nuria, para mi gusto, demasiado tarde, y en ese encuentro sabremos alguna cosa más de ese primer capítulo.

Podríamos decir que la novela está dividida en dos importantes escenarios. Por un lado el eje Valencia-Madrid y por el otro, la provincia de León y sus valles, boques y montañas, que tanto me han gustado y por lo que he caminado al hacer mi primer Camino de Santiago haya por el 2003. Supongo que por ello me he sentido más cómodo con ese segundo escenario y cuando he pasado al otro, he notado que se me hacía un poco largo y que quería más del segundo.
Ese segundo escenario me ha parecido mágico y el toque diferenciador con otras novelas de la misma temática. Quizás no le guste al autor lo que diré a continuación, pero toda esa parte me traía los efluvios de Ken Follett y su Mundo sin Fin. De la mano de María nos embarcamos en una historia con todos los tintes medievales a los que David Mateo ha añadido los involucionados. Es el escenario perfecto para que la religión haga lo que conocemos que hacía: amedrentar a las masas con lo desconocido.

Os he comentado que son dos escenarios, pero existe un tercero: palestina, que me ha parecido el más interesante, pero al que le ha faltado continuidad, y que le sirve al autor para explicar el desmorone de la sociedad. Esa construcción me ha hecho recordar a Max Brooks y su Guerra Mundial Z.

Antes he comentado que la religión tenía un papel muy importante en el segundo escenario, pero no es exclusivo de él. La religión es un eje transversal que David Mateo mantiene durante toda su novela.
Siempre que leo novelas donde la religión tiene tanto poder me hago la siguiente pregunta: ¿Qué sería del mundo sin religiones? No sé si se ha escrito algo sobre el tema, pero lo dejo ahí: Apocalipsis religioso.

A mi me hubiera gustado que los capítulos hubieran sido un poco más cortos para así ir combinando los escenarios y crear de nuevo ese clima de ir viviendo las historias al mismo momento y con esas ganas que tiene un lector de pasar de una a otra. De esa forma se le podría haber dado más hilo a la historia de palestina y se hubiera evitado, a mi entender, el sofoco de la escena en Madrid, que me ha parecido excesivamente larga.
Es en ese escenario es donde encontramos a Joana, un personaje que supongo tendrá una importancia vital en el futuro, pero que en esta se ha ido paseando sin más. Creo que le ha faltado algo más de sentido a su viaje a Madrid y el riesgo que ello suponía para ella, ya que poco podía aportar a la acción que allí tiene lugar.

Creo que David hubiera tenido que cuidar un poco más el final. En mi opinión, el final es demasiado abierto y deja al lector con un poco de vacío, sí, como queriendo más, pero demasiado más. Siempre me ha gustado más un final donde no ponga continuará en letras mayúsculas y que sea yo, lector, el que imagine si existe una segunda parte o no.

Está claro que si tengo la oportunidad de leer la segunda para, lo haré sin ningún problema.
Ahora os toca decidir a vosotros si os queréis adentrar en el apocalíptico mundo que nos presenta David Mateo.
Yo os aconsejo que lo hagáis y dejéis de leer reseñas sobre el tema y construyáis la vuestra propia.

También podréis encontrar el artículo en H-Horror

lunes, 26 de septiembre de 2011

Un café con Jaime Rodríguez (Cuatroriano + Combustible)


Definir a Jaime Rodríguez en tres palabras es harto complicado. Éste onubense afincado en Girona desde hace algo más de diez años, se ajusta a la perfección a la definición de la palabra polifacético, en su segunda entrada en el diccionario de la RAE: “[Persona] que se dedica a actividades muy distintas y tiene múltiples aptitudes: artista polifacético”.
Necesitaríamos más de un café para poder hablar con él de todos sus proyectos. Por eso hoy nos centraremos en su faceta como dibujante de cómic y sus proyectos en ese campo.

David: Buenas Jaime. Falta muy poco para el lanzamiento del nuevo número de Combustible. ¿Nos podrías explicar en que consiste el proyecto y de dónde surgió la idea?

Jaime: Hola David. Encantado de poder tomar un café contigo. No sé si sabes que soy adicto a la cafeína, quiero decir, me das la oportunidad de hacer dos de las cosas que más me gustan, saciar mi adicción y hablar de mí mismo, (je je).
Bueno, la idea del fanzine ha sido algo que siempre he tenido en la cabeza, siempre he trabajado la idea con distintas personas. La cosa es que conocí a Alex hace casi 8 años, y hablamos de nuestra afición por los cómics e ilustración, pero no ha sido hasta ahora, cosas del destino, cuando hemos podido hacer realidad Combustible. En el proyecto trabajan dos personas más a parte de nosotros. ¿Por qué no nos mandas algo, tu escribes, no? ¡Va!"

David: Gracias por el ofrecimiento. Me lo voy a pensar, aunque últimamente no estoy muy creativo. Sí, voy escribiendo en el blog, pero no lo que quisiera escribir como escritor.
¿Qué tal fue la aceptación del número 0 de Combustible? ¿Qué podemos encontrar en él que no está en otras publicaciones?

Jaime: Bueno, digamos que la aceptación fue buena, yo diría que es, ya que el número0 aún está en venta en Llibreria 22 de Girona y aún queda un poco para poder tener listo el nº 1. Yo diría que lo más remarcable de Combustible es que es una publicación totalmente independiente y sin ningún tipo de censura. Normalmente, muchas publicaciones oficiales o con subvenciones tienen que pasar por algún tipo de filtro protocolario. Nosotros al auto gestionarnos podemos hacer un trabajo totalmente libre, censurando a los escritores y dibujantes no por lo atrevido de su contenido, sino por lo malos que puedan ser (je,je). Y me explico: si tú nos mandas un escrito y no nos gusta, por mucha entrevista que haya me hayas hecho, no saldrá publicado.

David: Me gusta eso que comentas y es más, si por hacerte una entrevista pudiera publicar en tu fanzine, ten claro que no existiría tal charla.
Me gustaría hablar de tu creación Cuatroriano. ¿Cómo surgió el personaje? ¿Tiene algún significado reivindicativo? ¿Tienes algún tema recurrente en tus viñetas?, en definitiva, que nos hablaras de él.

Jaime: Bueno, ante todo me gusta eso que dices de Cuatroriano-personaje, porque es lo que es. Muchos creen que soy yo, pero simplemente es un personaje. Podría resumirlo diciendo que Cuatroriano es un cómic en formato de tiras cómicas donde remarco una parte de mi personalidad en dicho, repito, personaje. Emociones o aspectos como la inseguridad, la melancolía, la falta de autoestima y amor propio para darles la vuelta y hacer un chiste. No es nada nuevo, Charles Schulz lo hizo durante 50 años en Peanuts (Snoopy, Carlitos...). Empezó como una especie de garabato en mis diarios hasta ser lo que es ahora, ¡¡casi el dueño del mundo!!
Por cierto David, ¿consideras los cómics como literatura?

David: Seguro que la pregunta es para nota en la universidad, jajajaj. Lo primero que nos tendríamos que preguntar es: ¿qué es literatura? Y eso es un tema arduo complicado, ya que nos podríamos encontrar con infinidad de matices.
No creo que todo lo que se escribe sea literatura. ¿Cómo distinguir lo que es literatura de lo que no lo es? ¿Tienes una opinión al respecto?

Jaime: Bueno, sin parecer pedante, supongo que es como todo lo creativo o ligado al mundo del arte, no hay límites, no hay nada escrito ni una ética que dicte que tiene el beneplácito de tal etiqueta. Supongo que un conjunto de palabras, caracteres, símbolos o signos ya es literatura, ¿Acaso los Incas no hacían literatura o los egipcios? No sé. Me pierdo con estas cosas, ¿o tú no?

David: Por eso te decía que tu pregunta era para nota y que me costaba responderla.
Creo que el cómic tiene mucho de literario en cuanto a las historias que se cuentan, pero a mi me gusta que todo esté en su sitio y que el cómic se pueda engrandecer por separado ya sea por la categoría del dibujo, por los diálogos, por el ritmo de las viñetas, y tantas otras cosas que se me escapan al no ser un experto en el tema.
Me ha dicho un pajarito que quizás se edite Cuatroriano en un formato un poco más, digamos, profesional. ¿Puedes avanzar algo respecto a eso?

Jaime: Con respecto a los del cómic, yo siempre he creído que el cómic es una forma de arte al nivel de la pintura o la literatura, e incluso, para mí, por encima de la fotografía o el cine, pero es, repito, una opinión personal. Respecto a la edición de Cuatroriano, llevo tiempo intentando "colar" mi obra en alguna pequeña editorial sin mucho éxito. Ya sabemos como está el patio, normalmente las editoriales cuando ven tu trabajo ni siquiera te responden. Pero yo sigo luchando. Tengo contacto con pequeñas editoriales que con acuerdos propios de narcotraficantes puede que vea algo la luz, pero tan pequeño que no merece más atención.

David: Lo de narcotraficante ha quedado muy rompedor. Sí, el patio está sin arena, sin piedrecillas, sin columpios, sin nada. Difícil, la cosa está difícil en todos los ámbitos.

Y ya casi para acabar con el café, y sabiendo que tenemos uno más pendiente para hablar de música y tus numerosos proyectos musicales, te quisiera preguntar, ¿En qué te inspiras para hacer una tira? ¿Cuánto puedes tardar en hacerla? ¿Con qué elementos trabajas?

Jaime: Pues yo mismo me sorprendo de la inspiración o la idea inicial para hacer una tira. Son momentos de lucidez metafísicos. En la mayoría de los casos cuando comienzo a dibujar no sé muy bien como la acabaré, pero finalmente sale alguna idea, es decir, raramente tengo un guión en mi cabeza. Sobre la duración, es gracioso, el otro día hablaba con una persona que le dije que para hacer una tira doble (2 hojas A4) puedo tardar 3 horas entre una cosa y otra, y lo vio exagerado.
Respecto a los materiales, es bien sencillo. Lápiz, pilot negro, folio y folio de apoyar.

No sé hasta cuando haré Cuatroriano pero siempre mantendré ese carácter lo-fi en todas mis obras.
Pues nada David, gracias por tu tiempo y por interesarte por mis proyectos. De aquí a media hora iré por más cafeína, la adicción, ya sabes.

David: Gracias a ti, y suerte con el nuevo lanzamiento de Combustible. Ya sabes que sigo tus tiras cuatrorianas desde Factbook y me hacen pasar un buen rato. Sigue con ello.

Cuatroriano en Facebook
El blog de Cuatroriano
Combustible en Facebook

viernes, 23 de septiembre de 2011

Recitando Momentos



Había estado en algún que otro recital literario, pero siempre como público. No sé lo que se me pasó por la cabeza ayer por la tarde, pero me senté frente al ordenador, escogí cinco de los Momentos que he publicado en el blog y me los imprimí por si las moscas.

Llegamos tarde. El evento ya había comenzado, pero aún escuchamos a un buen grupo de recitadores. Unos mejores que otros, pero todos con una gran ilusión. Al finalizar todas las rondas, el presentador preguntó si alguien más quería recitar.
¡Maldito brazo! Se levantó como un resorte y puso muy contento al del micro. La gente comenzó a aplaudir y yo me fui poniendo más nervioso. ¿Qué cojones hacía yo allí? A mí, que no me gusta ser centro de nada. Pero ya no había vuelta atrás.

Lo primero que dije era si podía recitar sin micro, ya que me dan pánico, y además, con el chorro de voz que tengo no me es necesario.
Las manos me temblaban. Tienes la sensación que todo el mundo se está dando cuenta, y más cuando tu voz se debilita y crees que te dejará. Pero nadie lo percibe. Tú vas pasando tu mal momento y ellos aplauden cada final de texto.
Tienes ganas de que llegue el final, de sentarte, de dejar de sudar, y por fin llega.

No sé si volveré a recitar en público. Lo mío con el pánico escénico no tiene remedio, aunque luego tengo las narices de ponerme cada día delante de treinta alumnos y hacerlos reír, o delante de sesenta padres y madres y hacerlo reír también. ¿Qué cosas, no? Supongo que cuando uno no tiene guión se siente mucho más seguro de lo que dice.

Os dejo los enlaces a los Momentos que leí y los que tenía preparados y no leí por si los queréis leer vosotros desde vuestras casas con calma. Creo que el que más gustó fue el 4 Momento, aunque quizás por ser el último me aplaudieron más porqué ya me iba.

Las que leí y en su orden:
>Sobre la muerte
>Sobre la muerte
>Sobre las autopsias sexuales
>Sobre el legado

Los que tenía preparados y no leí:
>Sobre la pena de amor
>Sobre las Sombras murakanianas

jueves, 22 de septiembre de 2011

La delicadeza de David Foenkinos


¿Cómo superar la muerte de un marido? ¿Cómo afrontar ese duelo? ¿Conocer a una persona muy diferente a él sería posible?
Esos son los puntos de partida de La delicadeza de David Foenkinos, una novela multipremiada y que hace meses llegó a España sin hacer mucho ruido, pero que se está haciendo un sitio en muchos de los corazones de los lectores.

La palabra delicadeza puede tener diferentes significados. En esta novela podremos comprobar que es así, tanto en lo positivo como en lo negativo. También tendremos que tener presente que lo que para unos es delicadeza para otros no lo será, y ahí está el juego.

No son novelas que así de primeras me atraigan, aunque el título sí. Creo que estamos en un momento donde nos falta mucha delicadeza, calor, esperanza. Y eso último es lo que pretende David Foenkinos en su novela. Algunos la definen como una comedia cargada de esperanza. Yo creo que no se equivocan mucho. La leí en dos tirones y me dejó un gran sabor de boca, tanto que comencé a buscar más libro del autor, sin suerte, ya que no se han traducido más y mi francés deja un poco que desear.

Una lectura sin complicaciones, sin subtramas, de avance directo, sin nada que sobresalga, sencilla, con un toque de humor que nos hace sonreír, pero con un conjunto genial. Hacía tiempo que no leía algo tan redondo.

El personaje de Nathalie es el que lleva todo el peso de la novela, y es entrañable. Desde la primera página la cogeremos de la mano y la acompañaremos en ese viaje tan especial. Creo que el escritor ha sabido captar en Nathalie todo aquello que alguien puede sentir en la situación que se nos narra.

Creo que uno de sus puntos flacos es el final. Después del buen ritmo de toda la novela nos encontramos con una desaceleración no conclusiva. ¿Habrá una segunda parte con en el caso de “Como el viento del norte”? Yo espero que no, ya que aún siendo un final no conclusivo, Nathalie abre los ojos.

Están claro que con esta novela David Foenkinos ha demostrado que está en la ola de la literatura francesa. Su prosa tiene ese perfume francés tan característico.
También podríamos decir que pretende meterse en la ola del cine francés, pues se está preparando una versión cinematográfica, donde Audrey Tatou hará de Nathalie, cosa que le sienta como anillo al dedo, y donde, además, David y su hermano son los guionistas.

Os dejo con un enlace a un Momento basado en la novela y que hace días publiqué: Momento 20: Sobre la pena de amor.

Y con dos frases más que podrían generar un Momento:

"La lluvia caía sobre el rostro de Nathalie, de modo que no se podía distinguir qué eran gotas y qué eran lágrimas. Pero Markus sí las distinguía. Sabía leer las lágrimas. Las de Nathalie"

"Hay gente fantástica a la que se conoce en mal momento. Y hay gente que es fantástica porque se la conoce en el momento adecuado"

lunes, 19 de septiembre de 2011

Un café con Darío Vilas

 Darío Vilas llega puntual a su cita en el Café de Cruces de Caminos. Nos damos la mano y nos pedimos dos cafés con leche.
Darío Vilas está de moda. Hace no mucho publicó una antología de relatos titulada "Piezas desequilibradas"; ha ganado el premio honorífico de relato Premio Nosferatu 2011 de la antología Calabazas en el trastero, y en breve saldrá su primera novela "Instinto de superviviente”

David: Se te ve contento. Por lo que he podido comprobar todo va viento en popa. Ahora con la perspectiva del tiempo pasado: ¿Ha sido duro llegar hasta el día de hoy?

Darío: Yo no diría que ha sido duro, pero sí un camino largo por el que me perdí en un par de ocasiones. Hay que tener las cosas muy claras para no tirar la toalla, porque es fácil desanimarse. Últimamente me dicen mucho que no paro, que acabo de sacar una antología de relatos y ya tengo a punto una novela. Pero no es así. No paré en los últimos cinco o seis años, y es ahora cuando empieza a dar frutos el trabajo realizado en ese tiempo. De hecho, estoy en un momento poco productivo, aunque la percepción desde fuera sea otra. Supongo que me entiendes.
Nos perdimos la pista hace casi tres años, cuando acabábamos de llevarnos la desilusión de que se cancelara la venta de "11" (antología de relatos colectiva que iba a lanzar El País Literario). Desde entonces redoblé esfuerzos para compensar el bajón que supuso. ¿Cómo encajaste aquello?

David: Pues no muy bien, y más con la incendiaria crítica que se hizo de mi relato “Luna de hiel”. Quizás sí, no sea el mejor relato que he escrito, pero creo que no lo entendieron. Soy consciente que cuando te pones delante del público tienes que estar preparado para lo bueno y para lo malo, pero fue muy duro recibir aquel golpe. Por suerte, a los pocos meses publiqué mi primera novela “Bajo el eucalipto” y el calor de la gente que la leyó me ayudó mucho.

Durante la lectura de “Piezas desequilibradas”, que como sabes me gustó mucho, pude disfrutar una vez más de las calles de Simetría. Quizás muchos de los que te siguen no sepan cómo surgió Simetría, qué la inspiró, en que otros relatos la podemos encontrar, si aparece en tu nueva novela o si tienes pensado seguir escribiendo sobre ella.

Darío: Simetría surgió, como sabes, de la mente de los mismos autores que participamos en "11", y algunos que se unieron después. Entre todos creamos la isla de Simetría para reunirnos en un nuevo proyecto. Pero, por las diferentes obligaciones de cada uno (y creo que también por la decepción que supuso la cancelación de "11"), fuimos tomando rumbos distintos. Rafa Rubio y yo enviamos un correo un año después, para intentar impulsar de nuevo el proyecto, pero no obtuvimos respuesta. Como ya teníamos suficientes textos como para hacerlo por nuestra cuenta, finalmente sacamos a la luz "Imperfecta Simetría", una colección pequeñita de relatos (anárquicos, imperfectos) ambientados en aquella isla que creamos entre todos.

Desde entonces sigo sin poder abandonarla, me persigue. Apareció nuevamente en "Piezas desequilibradas" y se menciona en "Instinto de superviviente". Incluso planeo una secuela en la que los personajes de esta primera novela y los de la segunda parte (en la que trabajo ahora mismo) se encontrarán en la isla, que es donde acaba todo.

David: Antes de que hablemos de tu nueva novela me gustaría preguntar por "Piezas desequilibradas", no quisiera enterrarla por culpa de la otra.
Tus textos son duros, directos, al corazón del lector ¿De dónde sacas esa fuerza a la hora de escribir? ¿Tienes algún escritor de cabecera que te hizo ver la luz? ¿Algún secreto?

Darío: Esa fuerza de la que hablas nace de los propios personajes, por eso casi siempre escribo en primera persona. Creo que este es mi punto fuerte como autor, al menos es lo que me dicen.
A la hora de sentarme a escribir no tengo en mente ningún referente, si te soy sincero, aunque al terminar y releer siempre encuentro que me fui un poco hacia un estilo, que una película o canción me dejó un poso que se refleja...
Claro que tengo autores de cabecera, y muy diferentes entre sí: Matheson, Poe, Kundera, Pío Baroja, Bukowski, Ira Levin... Últimamente me estoy centrando en el terror español contemporáneo, y estoy entusiasmado con Ismael Martínez Biurrun, que me parece el mayor talento que surgió en muchos años. Y no me refiero solo al género fantástico, que para él es solo un pretexto, sino en general. Y pronto se publicará la primera novela de otro diamante en bruto, Ignacio Cid Hermoso. Va a sorprender mucho, ya lo verás.
¿Cómo ves tú el panorama de terror actual en España?

David: Creo que liga un poco con lo que tú dices. Estamos en un momento de auge tanto en creación como en publicación del género de terror en general. Y lo mejor de todo son los nuevos valores, la cantera, que se está dando a conocer. No es oro todo lo que reluce, pero lo que reluce lo es. Espero que las editoriales sigan apostando por ellos y que el público les apoye para que puedan asentarse y hacernos pasar un buen rato, como tú lo has hecho.
Si te parece nos centramos un poco en tu nueva novela.
¿Qué podemos esperar al leer "Instinto de superviviente"? ¿Qué nos vamos a encontrar? ¿Por qué recomendarías su lectura?

Darío: Uf, siempre me cuesta mucho decir por qué debería alguien leer una obra mía. "Instinto de superviviente" es una historia de personajes en una situación límite que se desata de manera inesperada, pero no se acaba ahí. Hay algunos guiños al aficionado a la temática zombi, pero tampoco puedo engañar a nadie, las criaturas son una excusa para contar otra cosa. En la superficie, es un survival horror típico, con zombis y acción, pero creo que los lectores se sorprenderán al ver que no se limita a esos dos personajes intentando sobrevivir. Tanto el título como la portada juegan un poco al despiste. Lo entenderás cuando la leas. Ya me contarás si lo conseguí.

David: Seguro que sí, pero creo que nos has dado suficientes pistas. Si le sumamos la sinopsis se hace una novela atrayente.
Eres de Vigo y por lo que he podido ver, existe como un boom de escritores gallegos de terror. Tú que estás al pie del cañón, nos podías contar si eso es cierto y a que se puede deber esa inclinación hacia el terror. Y ya puesto, algunas pistas de escritores a seguir, claro está, a parte de ti.

Darío: Pues no creas que en Galicia pegó especialmente el boom del terror. De hecho, aquí se lee mucha más novela histórica o fantasía épica, que son los géneros que encuentras como más vendidos en las librerías. Lo que pasa es que Manel Loureiro, que es el buque insignia del fenómeno Z en España, es de Pontevedra, y puede ser por eso que se asocie con la comunidad. En nuestra tierra hay una tradición fantástica muy arraigada, multitud de leyendas populares, pero no sé hasta qué punto es representativa de la situación que vive el género.
Por supuesto, hay muy buenos autores aquí. Destacaría a Miguel Puente Molins y Francisco Narla, que creo que a medio plazo estarán entre los consagrados del panorama nacional.
¿Qué me dices de Girona? ¿Se palpa el cambio que parece que está habiendo con respecto al terror patrio?

David: Pues la verdad no mucho. Te pasas por las librerías y cuesta encontrar libros sobre el género. Diría que casi cuesta encontrar una librería (supongo que exagero un poco). Lo digo de memoria, pero creo que el primer libro Z de Manel lo vi hace un mes en una de las librerías. Del resto no tenemos noticias. Así que te tienes que buscar un poco la vida.
Y ya casi para acabar, me gustaría que nos hablara de tu faceta como editor y como no de H-Horror.

Darío: La experiencia con DH Ediciones, aunque corta, fue muy gratificante. Conocí a un puñado de buenos autores con los que ya he colaborado o lo haré en el futuro, y me permitió ver la literatura desde otro punto de vista. Ahora entiendo la visión de las editoriales, puedo empatizar, pero también sé que hay cosas que se pueden hacer mejor y malas prácticas que se pueden evitar.
H-Horror sigue ahí, con un público muy fiel, y nos encaminamos hacia el tercer año de vida de la página. Sin pretenderlo, se ha formado un pequeño grupo de autores que se apoya entre sí, se embarcan en proyectos en común y se buscan la vida para abrirse camino en este mundillo tan complicado. Y es algo ajeno a mí, ha cobrado vida propia. Es maravilloso, la verdad. Estoy muy orgulloso de esa página, aunque también creo que hay que darle una vuelta de tuerca para mantener la fidelidad de los lectores que a diario se dejan caer. Estamos en ello.
Un placer compartir este café contigo, y espero que sea el primero de muchos. Nos vemos por el camino, compañero.

David: El placer ha sido muy y más sabiendo que estás tan ocupado. Seguro que en un futuro no muy lejano nos tomamos otro café. Utreya, compañero.

viernes, 16 de septiembre de 2011

¡Indignaos! de Stéphane Hessel


Siempre me lo quise leer, pero nunca llegaba el día. Otros libros se colaban antes, hasta que una mañana me cruce con el noventagenario Hermano Guillermo del que celebramos aquí su 90 cumpleaños.
La conversación fue sencilla y no tenía ninguna pretensión de hablar del libro. Pero ya avanzada el diálogo, Guillermo me dijo:
-Si algunos de nuestros alumnos se mostraran indignados con el comportamiento de alguno de sus compañeros, las cosas nos irían mucho mejor. Tenemos que educar en la indignación bien entendida y utilizarla cuando sea necesaria y no como un recurso fácil.
Sus palabras me llegaron a lo más hondo. Cuanta razón tenía. Cada día nos encontramos más alumnos sin ningún tipo de motivación que no sea narcisista. Y así, queridos caminantes, las cosas no pueden ir bien de ninguna manera.
Después de eso me contó que se había leído ¡Indignaos! de Stéphane Hessel y me lo ofreció para que lo leyera.

Y así fue como llegó a mis manos lo que yo definiría como una manual de la indignación; las primeras piedras para motivar al pueblo a levantarse e indignarse y sobre todo, para que sea la juventud la que se levante de forma pacífica y reclame sus derechos, como decía Guillermo.
Yo me hago la siguiente pregunta: ¿Sabemos cuáles son nuestros derechos? ¿Sabemos cuáles nuestros deberes?
La respuesta a estas dos preguntas es de suma importancia para indignarse correctamente. Lo demás podría caer en el yoismo y no serviría de nada.

Lo que más me ha gustado del libro, y sé que ahora me pueden crucificar por ello, es el magnífico prólogo de José Luís Sampedro. Creo, y otra vez me estoy arriesgando mucho, que con leer el prólogo tenemos suficiente para saber que es indignarse y como indignarse.

También creo que el libro de Hessel se me queda corto en muchos aspectos. Como he dicho, es un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica, pero muy general.
Si todos miramos durante unos segundos a nuestros alrededor nos daríamos cuenta que tenemos muchos motivos para indignarnos y casi ninguno está contemplado en la regla. Pero esto no le quita mérito. Las pruebas: el levantamiento del 15-M.

Os dejo con algunos Momentos del libro:

“[…] el poder del dinero, tan combatido por la Resistencia, nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos[…]”

“La peor actitud es la indiferencia, decir “paso de todo, ya me las apaño”. Si os comportáis así, perdéis uno de los componentes esenciales que forman a un hombre”

“Está claro que, para ser eficaz hoy en día, se debe actuar en red, aprovechar los medios modernos de comunicación”

“Ya es hora de que la preocupación por la ética, por la justicia, por el equilibrio duradero prevalezcan. Puesto que los más graves riesgos nos amenazan. Y pueden llevar a su término la aventura del humana en el planeta que podría volverse inhabitable para el hombre.”

“Crear es resistir”

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Cita con Rama de Arthur C.Clarke


Mi amigo y ahora compañero de redacción en H-Horror Javier Pellicer me incitó a adentrarme en las páginas de Cita con Rama. Y se lo agradezco. He disfrutado mucho.
Hacía mucho tiempo que no leía nada del género. Antes tampoco es que leyera demasiado, pero sí me quedé fascinado con los libros de la Fundación de Isaac Asimov.

Cita con Rama, escrita por Arthur C. Clarke en 1972, es una de las obras más premiadas del género (Nébula 1973, Hugo 1974, entre otros).
Después de leerla no me ha extrañado nada, pues la desbordante imaginación de Clarke no introduce en un nuevo mundo donde casi cualquier cosa es posible.
Muchos achacan que la falta de diálogos y el exceso en las descripciones podría ser un hándicap a la hora de catalogarla como gran novela, pero yo creo que no le queda otra, sobre todo al inicio de ella. Un nuevo mundo por descubrir necesita de las descripciones para hacernos a la idea de dónde están los personajes, y más en un mundo con el de Rama. Bien es cierto que a partir de la segunda mitad de la novela la acción se hace más trepidante. Además, los nuevos descubrimientos nos mantienen en vilo y con ganas de descubrir quiénes son los ramanes y qué pretenden.

Rama es un extraño asteroide, que para que os hagáis una idea rápida, lo podríais asemejar al de Armageddon (Bruce Willis), aunque en este caso se aterrizaba en él, en Rama se debe entrar dentro del cilindro de metal que la conforma de más de cincuenta kilómetros de longitud. Todo un monstruo volador.
Lo más interesante son los habitantes que se irán encontrando y que ayudan a que Rama siga en perfecto estado, además de crear cierta tensión entre los aventureros que se desplazan a Rama.
También me ha parecido interesante las tensiones que existen entre los mandatarios de los diferentes planetas habitados. Y es que la Tierra ya no es el planeta más habitado del Sistema Solar. ¿Será así en 2130, fecha escogida por Clarke para su novela?

El que le quiera buscar tres pies al gato lo tendrá difícil, pues Clarke como Asimov, son grandes escritores de ideas y esas ideas las basan sobre su propio mundo creado y de ahí que sean ellos los que impongan las leyes. Un gran mérito a mi entender.

Os debo avisar que no todas las cuestiones se resuelven en la novela y que no sé si se resolverán en las siguientes, pues Cita con Rama tiene continuación en cuatro novelas más: Rama II, El jardín de Rama y Rama revelada, que supongo algún día leeré, pues me ha quedado el gusanillo de saber algo más sobre los ramanes.

La novela también tenía un proyecto para llevarla a la gran pantalla con la productora Morgan Freeman Revelations Entertainment, pero el proyecto decayó, aunque aún se pueden encontrar los trailer de dicho proyecto en Youtube.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Un café con Luís Bermer


Luís Bermer es zaragozano y lo podéis encontrar habitualmente en su blog. Se define como escritor de relatos de terror, aunque últimamente tiene un proyecto de novela, su primera novela. Hace pocos días publicó el último capítulo de su relato por entregas "Lluvia de castigo" que ha tenido enganchado a más de uno a la pantalla del ordenador.
Ha sido una charla sin ningún tipo de desperdicio y que os recomiendo leer de principio a fin, y más las palabras de Luís que las mías, pues Luís habla desde las entrañas, sin tapujos, sin miedo, claro.
Espero que sea de vuestro agrado. Los dos esperamos vuestros comentarios o preguntas al respecto de la charla para seguir hablando cuando se apagan las luces.

David: Buenas Luís y gracias por aceptar la invitación de tomarte un café conmigo mientras charlamos.
Estás publicando un relato por entregas en tu blog que lleva por título "Lluvia de castigo". ¿Qué tal aceptación a tenido la publicación?

Luís: Hola David. "Lluvia de castigo" ha sido, aparte de un pasatiempo estival, un entrenamiento para el salto al formato novela. Está teniendo unos buenos cientos de lecturas por diversos foros pero, si te digo la verdad, sólo conozco la opinión de aquellos que tenéis el detalle de comentar (los menos) y, basándome en éstas, podría decir que la aceptación ha sido muy buena. La intriga y el misterio están ahí, y apetece seguir leyendo. Yo como lector es lo que busco y, como escritor, no puedo pedir más.
¿Qué piensas del terror que se cultiva hoy en día? ¿Cómo ves su futuro más inmediato?

David: Creo que tenemos un gran plantel de jóvenes escritores que están dando mucha guerra, y sobre todo, pequeñas editoriales que les están la oportunidad de ser leídos, de tener una mayor difusión, pero lo que más me interesa es tú opinión al respecto.

Luís: Desde luego, cualquiera, bueno, casi cualquiera que se dedique a la quijosteca tarea de escribir o intentar vender libros cuenta ya con mi simpatía. Te confieso que estoy bastante desconectado de lo que se esté haciendo ahora mismo; pero mi intuición me dice que no me estoy perdiendo -para mi personal gusto- ninguna obra fundamental. La última vez que eché un ojo fuera, todo eran zombis, vampiros y refritos clónicos de todo pelaje, como si el Terror fuesen estas tres autopistas y, todo lo que se salga de ahí, estuviera condenado al ostracismo y la incomprensión. No sé cómo lo verás tú, pero para mí el género necesita una reformulación total, que lo vuelva tan transgresor como lo fue en sus orígenes.

David: Quizás sí haya una saturación del tema zombi y vampírico, pero te puedo decir que he leído buenas obras en este género. No creo que tenga el tipo de terror que buscamos en las páginas de Lovecraft o Hodgson, por poner un ejemplo, o el tipo de terror que podemos encontrar en tus relatos. Quizás la sangre haga que disminuya su intensidad.
¿Tienes pensado pasar a papel o ebook “Lluvia de castigo” acompañada de las ilustraciones de tu amigo y, en palabras tuyas, dibujante de cabecera, Azramari?

Luís: Sí, esos arquetipos del terror van a estar siempre ahí, no me quejo de ello, pero sí del abuso oportunista, a impulso de tendencias y modas, y la saturación vergonzante que de estos se hace, hasta el punto que todo parece reducirse a "¿Cuál es la última "zombada" que se ha publicado? Y apuntas la presencia de la sangre como reductor de intensidad. El problema es que la sangre, a veces, se usa como pura incitación al morbo, sin más, y no como parte, detalle secundario, de la historia que se está contando. Antes, el terror era más sugerente, atmosférico ¿Cuánta "sangre" utilizó Lovecraft, o Hodgson? Bien poca, por lo que recuerdo y ahora, nuestra sociedad parece necesitar auténticos baños de sangre para movernos el corazón.

"Lluvia de castigo" saldrá en Pdf de descarga gratuita con ilustraciones de algunos monstruos que ya conocéis. En el futuro, saldrá integrado también en alguna recopilación de relatos en papel (para aquellos que, como yo, sigan odiando las pantallas para leer). Y hablando de ilustradores ¿Qué te parece la importancia que se le concede a este arte en el ámbito del terror?

David: Antes de contestarte te quiero hacer reír. Ayer mismo acabé un relato. Y sabes de qué va el relato, pues de zombis, aunque creo que le he dado un punto más profundo en su final, vaya eso espero, pues lo quiero presentar a un concurso.
En lo referente a las ilustraciones en el mundo del terror tengo bastantes conocidos metidos en el mundo del cómic y he visto muy buenas viñetas y algunas de ellas producen escalofríos. A mi me gusta la idea de acompañar los escritos con ilustraciones como se hacía antaño, pero creo que, o se lo hace uno, o las editoriales no están por la labor.
Tienes una sección en tu blog sobre música y te quería preguntar si la música te inspira a la hora de tus creaciones, si tienes algún grupo fetiche en ese aspecto y cuál ha sido tus últimos descubrimientos musicales.

Luís: Jeje, si tú lo dices, como conocedor del género que eres, tu relato aportará algo-que tampoco digo que todo lo zombí-vampírico no merezca la pena por el mero hecho, de serlo, ojo-.Ya nos lo darás a conocer. Y mucha suerte con ese concurso.
Tú lo apuntas: las editoriales no están por la labor, por no ser una tendencia o valor seguro. No les culpo: son un negocio, ante todo, y tienen que velar por él, pero es una lástima que el mundo de la ilustración esté tan minusvalorado. Eso fue lo que me llevó a poner ese espacio en mi web ("Galería del horror") para ilustradores que quisieran ver ahí sus trabajos. Y gracias a eso he conocido a grandes artistas –ahora también amigos-. Es muy emocionante ver la expresión gráfica de una idea propia a través de las manos de otra persona; y muy enriquecedor también. Yo con esto estoy encantado, porque me aporta la motivación que tantas veces me falta para seguir escribiendo.

Fíjate, a lo mejor te sorprende y todo, pero te diré que jamás me pongo a escribir con música de fondo. Bueno, con algunos "Haikus oscuros" sí lo hice, con el "Octuber rust" de Type 0´negative. Por diversas razones, esas canciones son "míticas" para mí, o me parecen especialmente buenas. Y digamos que comparto afinidad artística y conceptual respecto al mundo con muchos de esos grupos. Quiero decir que, si tuviese talento musical, haría canciones como las de Kreator o Paradise Lost (y si supiese dibujar, lo haría como Azramari fijo). Y, tal vez, si ellos escribiesen relatos, se pareciesen a los mios.
Últimamente he descubierto una banda finlandesa llamada "Ajattara" -del cantante de los imprescindibles "Amorphis". Muy buenos.

David: Los dos últimos grupos que me comentas no los conozco y estoy seguro que tengo que escucharlos, pues me tira lo nórdico, y no por los suecos y la novela negra sueca, si no porqué me sienta mejor el frío que el calor.
Al principio de esta conversación dijiste que “Lluvia de castigo” era como un pequeño entreno para lanzarte a la novela. ¿Tienes ya la idea? ¿Has comenzado a escribirla? Y otra cuestión que me interesa. Cuando acabas de escribir un relato y antes de publicarlo, ¿lo lee alguien más como si fuera la prueba del nueve?

Luís: Creo que te gustarán. Y del calor opino igual; se lo regalo a quien lo quiera, por algo el infierno se representa entre llamas y no helado ¿no?

Sí, David. Estoy demasiado habituado al relato corto y apetece explorar otros terrenos. "Lluvia de castigo" ha sido una pequeña práctica y, la verdad, me ha resultado más sencilla que algunos relatos en apariencia más simples. No recuerdo quién dijo aquello de que "el relato es un ejercicio de músculo, mientras la novela es una prueba de resistencia", pero estoy bastante de acuerdo. Lo he visto bastante claro. En el relato fallas en una línea y todo se resiente. Tienes que ser preciso como un francotirador. En la novela, sin embargo, puedes hincharte a meter de todo: paja, banalidades, errores...-estamos hartos de sufrirlos como lectores ¿verdad? y puede que hasta la historia en términos generales se salve. Creo que esto explica también el inmenso número de novelistas que existen en el mundo. Por otro lado, siempre he pensado que cada historia, si se la sabe escuchar con atención, "dicta" su esencia, hasta dónde da de sí y, por la tanto, su extensión. Por eso me revienta la abundancia de tipos que se dicen escritores, abusando del tiempo de sus lectores a base de hinchar simples ideas -cuentos en esencia- y transformarlas en monstruosos tochos de incontables páginas, con plena consciencia de todo lo que sobra en ellos. Debería haber una ley que les obligase a comerse todas las páginas de relleno. Menos es más, a ver si os enteráis de una puñetera vez.
Tengo toda la historia de la novela en la cabeza, desde hace más de tres años. Empecé a escribirla -tendré unas veinte páginas o así-, y la dejé abandonada por completo. A ver si ahora, después de que publiquemos el "Horrores del mañana", la retomo en serio. Creo que merecerá la pena.

Respecto al pre-release de los relatos, te diré que no; nadie los lee antes de que los saqué a la luz. Te confieso que pocas cosas me resultan más odiosas que tener que leerme a mí mismo. Con la corrección de los libros lo tuve que hacer varias veces, y fue una pesadilla. Además, te lo sabes tanto que te vuelves ciego a los errores, por lo que a veces la corrección tiene más de tortura gratuita que de propia corrección.
Por cierto ¿Por qué dedicas tu tiempo a la escritura? ¿Qué te aporta ésta más que, pongamos, el alpinismo?

David: El alpinismo me gusta, jajajaja, aunque lo practico menos que la escritura.
Si te soy sincero, en mi juventud me llamaban el rojo por la pila de faltas que cometía y eso no me animaba mucho a escribir. Tampoco leía, pero fue acabar la carrera, liberarme de los estudios y ponerme a leer como un cosaco. La escritura vino después. Supongo que escribo por una mezcla de cosas: terapia, me relaja mucho escribir, aunque como tú dices, no corregir, jajaja; decir algo, explicar algo, que tengo ganas de compartir, pero a mi manera; buscar un poco de asombro en el lector, aunque realmente no lo vea, pero imaginármelos leyendo mis textos y asombrándose me anima a seguir; hacer pasar un rato agradable y no en el sentido de risa, si no de confort; y supongo que muchas más cosas, dependiendo del momento que se vive. No escribo igual ahora que hace unos años, y soy consciente que tengo que pulir muchas, muchísimas cosas.

Perdona que no sepa de que va "Horrores del mañana", quizás me he perdido alguna entrada en tu blog o quizás no hayan informado del tema, sería una primicia que nos explicaras de que va el proyecto, y puesto que le contaras a la gente que otros proyectos has realizado, en definitiva este café sirve para que te conozcan mejor, ¿no?

Luís: Bueno, he dicho alpinismo por no decir tenis, pero con el ojo que tengo seguro que también te encanta.
Sí, escribir tiene mucho de eso que explicas, aunque luego cada cual tenga sus motivaciones primarias, a veces no del todo confesables. De tus palabras se deduce algo interesante: lo mal que se nos animó a leer a los de nuestra generación. Aún recuerdo aquellas lecturas "obligatorias". ¿Con cuántos lectores potenciales acabarían? Parece que algo se ha mejorado desde entonces, pero ahora la sociedad también es otra y el rol del libro en un futuro lejano está por ver. De todas formas, cambiarán los formatos, pero nunca el deseo de contar y escuchar historias. Eso va con nosotros, por fortuna.

Jeje, no sabes nada de "Horrores del mañana" porque soy un autor de culto; me leen cuatro y doy gracias! Se trata de mi próximo libro recopilatorio de relatos, esta vez todos aquellos que tienen su fundamento en la ciencia-ficción, bermeriana, por supuesto. Incluiré algunos inéditos también y, sobre todo, lo que más contento me tiene del tema, porque no espero vender una boina, como siempre, es la brutalísima portada que está preparando Azramari, que no sólo capta al vuelo las ideas que le propongo para plasmarlas en ilustración, sino que además el las potencia de forma increíble; es un artistazo como la copa de un pino, y espero que algún día los tipejos que manejan pasta en los estudios gordos lo conozcan y lo pongan en un sitio a su altura -aunque eso signifique que me quede sin sus portadas e ilustraciones. Puedes ver algunos de sus diseños para esta portada en el blog. Ah, y el prólogo es de Andreu Romero ¿Te suena? 
 
David: Pues tendrás que disculparme por mi falta de memoria, pero entrando en tu blog y mirando lo que enlaza Horrores del Mañana, he recordado los bocetos de Azramari y los que hizo Andreu para uno de los relatos. No hacemos viejos.

Ya casi para ir acabando, has comentado que cambiará el rol del libro en los próximos años, ¿qué prevees tú que pasará?

Luís: Es cierto amigo: nos hacemos viejos. Yo a veces ni me acuerdo de cómo me llamo.
Creo que el libro es un concepto que irá cambiándose de traje, vistiéndose con los formatos que en cada momento vayan siendo de uso común. El e-book es ya una realidad en progreso y una prueba del lo que digo. Yo no soy muy talibán con esto de "el libro en papel o muerte", pero crecí leyéndolos así y es como más disfruto de la lectura. Tanto es así que por eso opté por lo de publicar en Lulu.com. Esta opción me asegura, aparte de ajustar yo el precio, que los lectores de mi estilo puedan tener mis obras en papel siempre que quieran, y que no acabarán descatalogadas a la semana de publicarse. Sin embargo, los chavales que están naciendo hoy ya integrarán la lectura en tabletas y pantallas varias desde el principio, y el libro clásico les parecerá una vetusta opción abuelense. Al tiempo.

No me queda más que darte las gracias por invitarme a este café virtualoide; es una gran idea para tu blog que seguro tendrá mucho éxito. Me lo he pasado genial charlando contigo, así que... ¡hasta el próximo!

David: Pues gracias a ti. Se han quedado muchas cosas en el tintero, pero tomaremos más café, seguro, en el futuro.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Momento #20: sobre la pena de amor





“Nuestro reloj biológico no es racional. Es exactamente como la pena de amores: no sabes cuándo se te pasará. En el momento más crudo del dolor, piensas que la herida siempre estará abierta. Y, de pronto, una mañana te extrañas de no sentir ya ese peso terrible. Qué sorpresa darse cuenta de que el dolor ya no está. ¿Por qué ese día? ¿Por qué no más tarde, o antes? Es la decisión totalitaria de nuestro cuerpo.”

Extraído de “La delicadeza” de David Foenkinos

jueves, 8 de septiembre de 2011

Un café con...Todas las entrevistas

Entrevistas realizadas en el blog:

18.07.2015 Un café con Eugenio Prados (escritor)
21.03.2014 Un café con Esther García Llovet (Escritora)
23.01.2013 Un café con Víctor Del Árbol (Escritor)
14.11.2011 Un café con Gervasio López (Escritor)
07.11.2011 Un café con Filthy Sally (Música, Cantautora)
24.10.2011 Un café con Emilio "Alcorze" (Bloggero)
10.10.2011 Un café con Javier Pellicer (Escritor)
26.09.2011 Un café con Jaime Rodríguez (Cuatroriano)(Dibujante)
19.09.2011 Un café con Darío Vilas (Escritor)
12.09.2011 Un café con Luis Bermer (Escritor)

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Un café con.....Próximamente nueva sección


Después de la buena acogida que está teniendo la sección MOMENTOS me he animado a crear una nueva.
Llevará por título: UN CAFÉ CON ….

¿De qué se tratará?
Sencillo, me pondré en contacto con personas conocidas, no siempre las conoceré de forma presencial, y las invitaré a un café, casi siempre virtual.
Intentaremos mantener una charla, que no una entrevista, amistosa y animada, siempre procurando dar alguna información relevante del invitado y que, espero, tengáis ganas de conocer.
He dicho charla que no entrevista, pues siempre le indicaré a mis invitados que tendrán libertad absoluta para preguntarme lo que quieran. De esa forma iremos hilvanando una pequeña historia que deseo sea de vuestro interés.

Y no sólo quiero presentar la sección, si no que también dar los nombres de mis primeros invitados que serán:

Darío Vilas, escritor de Vigo y del que últimamente he hablado mucho en mi blog ya que tiene libro a la vista, ha ganado concurso de relatos, publicó hace nada, entre muchísimas otras cosas.

Luís Bermer, escritor de Zaragoza y como él se define: escritor de terror. Un hombre que no se muerde la lengua y dice las cosas como son. Además de ser el blog que más me tiene enganchado los domingos con su relato por entregas “Lluvia de castigo”.

Filthy Sally, cantautora de Girona y una de esas voces que se hacen querer, con unas letras muy trabajadas, que te llegan y en preparación de un nuevo trabajo.

Jaime Rodríguez, cantautor y dibujante de Huelva, pero afincado en Girona. El primer café con Jaime será para hablar de su “alter ego” : Cuatroriano y de su proyecto de fanzine “Combustible.

Y los que llegaran, pues tengo muchas ganas de hablar con muchos de vosotros. Quizás algunos penséis que no tenéis nada que aportar, pero recibiréis la visita del “Cobrador de Cruces de Caminos” antes de lo que os pensáis.

Y si alguien se quiere ofrecer a tomar un café, yo encantado de tomarlo. O si alguien conoce a alguien que cree que sería bueno tomar un café, tan sólo tenéis que enviarme un correo en los dos casos. No seáis tímidos.

martes, 6 de septiembre de 2011

Reflexiones sobre el Mentalista

Como ya os anuncié me he incorporado al equipo de redactores de H-Horror y la que hoy os presento es mi primera aportación a la web. Espero que sea de vuestro agrado y que ayude a enriquecer tanto mi blog como dicha web.
También podréis encontrar el artículo en H-Horror y aprovechar para leer muchos otros artículos, que estoy convencido serán de vuestro interés. Cada día un nuevo artículo en H-Horror.


El verano pasado vi por tercera vez la serie completa de Perdidos, bueno, la 6t temporada no la había visto para poder compartirla.
Este verano le ha tocado a El Mentalista.

Cuando ves una serie del tirón te das cuenta de cosas, que semana a semana, se hacen casi imperceptibles. Por poner un ejemplo: ¿Os habéis fijado en las voces de los secundarios? Ha mi me ha hecho mucho gracia. Cada capítulo buscaba detectar quién era la voz secundaria 1, 2 o 3. A la que llamo 1 es la misma que dice el título de cada capítulo y suele ser un personaje importante en el capítulo; la mayoría de las veces es el asesino. Pero también están las de Brad Pitt, Bruce Willis, y otros, aunque estos son personajes bastante más de relleno, sin implicación directa con el caso, de relleno.

Otras de las cosas que me han sorprendido es la cantidad de policías corruptos que hay en la serie. Capítulo sí, capítulo no, el asesino era un policía. ¿Qué confianza podemos tener en ellos después de la imagen que nos muestran? Además, casi el 100% de los casos resueltos lo son por El Mentalista y sus fantásticas artimañas. ¿En qué lugar dejan a los investigadores policiales? Incluso hay capítulos dónde lo echan en falta y dicen: “lo hemos resuelto sin ti”, sin ser verdad; El Mentalista secuestrado y todo hace de los suyas.

[Si no habéis visto la 3r temporada, es mucho mejor que dejéis de leer, ya que las siguientes líneas contienen importantes spoiler]


Es una serie que me gusta, pero sobre la que tengo dudas en el futuro. Eliminado el gran leitmotiv de la serie, ¿hacia dónde irá la trama ahora? Supongo que se centrarán más en los personajes o explorarán la relación Patrick-Lisbon, aunque no sé si me convence, y si la Lisbon está por la labor. Yo creo que el Patrick sí que podría estar dispuesto después de dejar su alma en calma. Casi prefiero que no se líen para que no nos engañen como en House.
He de admitir que los capítulos donde no se trata el tema de “John el Rojo” son un poco más flojos de intensidad, y de ahí mis dudas. La serie se puede convertir en rutinaria, caso tras caso, sin más. Poca vida le podríamos augurar.
Según parece, y en palabras del propio Simon Baker, en la 4t temporada tendremos un asesino de sangre muy fría. ¿Necesita El Mentalista un asesino así? Yo creo que eso es alargar la serie sin ningún sentido; es como poner un nuevo personaje en Barrio Sesamo e ir alargando. Mis dudas son cada vez mayores.
He llegado a leer que un articulista decía que viendo el episodio piloto y los dos últimos tenías más que suficiente para ver la serie, que con eso bastaba. Quizás sí, pues los guionistas tampoco se lo han currado mucho para dejarnos pista sobre el topo o sobre la identidad del “Rojo”. No ha habido interconexión entre el espectador y la serie, y creo que a partir de ahora menos.

Habrá que esperar a que se emita la 4t temporada para despejar todas las dudas y para comprobar si la vuelvo a ver por inercia o por gusto, aunque no está la cosa para ir perdiendo el tiempo.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Ordeno y mando de Amélie Nothomb


Después de dos lecturas, digamos que insatisfactorias, he vuelto a confiar en la autora, pues su estilo me atrapa y no siempre las cosas pueden salir al gusto del lector.

Ordeno y mando fue publicada en España en 2010, y es la decimoséptima novela de la autora, a la que le siguió Viaje de invierno, ya reseña en este blog y la aún no traducida al castellano “Una forma de vida”.

Todo el mundo busca una segunda oportunidad; una forma de escapar de su aburrida vida y poder comenzar de nuevo y a ser posible en una posición aventajada con respecto a la anterior. Esto es en definitiva lo que nos cuenta Nothomb Ordeno y mando.

El inicio de la novela es casi lo mejor:

—Si un invitado muere repentinamente en su casa, sobre todo no avise a la policía. Llame a un taxi y pídale que les lleve, a usted y a ese amigo que se siente indispuesto, al hospital. El fallecimiento no será certificado hasta llegar a urgencias y de ese modo podrá demostrar, con la ayuda de testigos, que el individuo en cuestión murió por el camino. Gracias a lo cual, le dejarán en paz.
[…]
—Usted no es inocente. Alguien ha muerto en su casa.

—En algún sitio hay que morir.

—En su casa, no en el cine, ni en el banco, ni en su cama. Ese fulano ha esperado a estar en su casa para irse al otro barrio. Las casualidades no existen. Si ha muerto en su domicilio significa que usted ha tenido algo que ver en el asunto.
[…]
—¿No está llevando la paranoia un poco lejos?

—Desde Kafka, está demostrado: si no eres paranoico, eres culpable.

—En ese caso, mejor no invitar a nadie.

Las casualidades de la vida hacen que Baptiste Bordave se encuentre en esa misma situación y siga, en un principio, los consejos de su amigo.
Más tarde se da cuenta que todo es una locura, pero la cosa está tan enmarañada que decide seguir adelante.
Y poco cosa más puedo contar de la historia para no hacer demasiado spoiler.
Sí diré que creo que tiene un pequeño problema argumental, ya que se me hace poco creíble que, en los días que corren, una persona se pueda hacer pasar por otra sin que nadie se de cuenta, pero…lo consideraremos una licencia literaria, aunque también se podría considerar un Deus ex machina.

Algunos han considerado la novela como negra, pero nada más lejos de la realidad. Que haya un cadáver no significa que sea negra, tienen que existir otros elementos para poder catalogarse como tal.

El final de la novela es un tanto precipitado. Creo, como lo creen muchos, que Nothomb tiene un número estipulado de páginas y cuando llega a ese tope acaba sin más, sin mirar atrás. Éste sería otro de los peros que le podría a la novela, pero creo que lo positivo gana a lo negativo y recomiendo su lectura.

Si queréis leer otra opinión os invito a leer la reseña de Carmina en su blog, Aquí

viernes, 2 de septiembre de 2011

"Dueños del destino", próximo libro de Guillem López


Hoy os traigo una nueva novedad editorial de un conocido bloggero: Guillem López.
Tras el éxito de "Leyenda de una era: La guerra por el norte", llegá la segunda parte de la novela. Saldrá a la venta el 19 de septiembre según informó el propio escritor en su facebook.

La primera parte fue todo un éxito de ventas y durante muchos meses estuvo situado entre las más vendidas en diversas webs, como por ejemplo, Cyberdark

Desde aquí desearle lo mejor a Guillem y su novela. Os mantendremos informados.
Os dejo con la sinopsis para hacer boca y el enlace a un artículo publicado hace unos días por el escritor en su blog que no tiene desperdicio.

"La guerra galopa libre en los reinos del norte y deja muerte, fuego y sufrimiento, a su paso. Se trazan los planes, se murmuran las traiciones, pero nadie puede adivinar lo que los dioses sueñan cuando tienden su cabeza en la almohada de la tierra.

En la oscuridad de la noche, los hombres se aferran a la cruda realidad en espera de un nuevo despertar -cueste lo que cueste, pese a quien pese-, detenidos en la encrucijada de la vida, frente a las decisiones y lo violento de dar un paso hacia el precipicio o la salvación.

Una fe moribunda, dos adolescentes en busca de su poder interior, tres ejércitos en lucha y el retorno de un enemigo mucho más antiguo que el mundo. ¿Quién luchará contra lo escrito desde el parto? ¿Quién será dueño del destino?"


Artículo: Guía del novelista fantástico
Extracto del artículo:

"Y es que construir una saga es como cruzar un campo minado a la carrera. Si llegas al otro lado sano y salvo, debes dar la vuelta, sin recordar dónde pisaste la primera vez, y repetir la proeza, rezando para que no vuele todo por los aires al menor descuido. "

jueves, 1 de septiembre de 2011

De vuelta al tajo


Dicen que los lunes son el peor día de la semana. Hoy no es lunes, pero es como si lo fuera.

Suena mal decirlo, pero estoy contento de volver al trabajo. No son buenos momentos para un gran número de personas que no pueden quejarse de volver al trabajo; seguro que quisieran quejarse de que es lunes, o hablar del síndrome post-vacacional, y es por eso que me siento contento, por tener trabajo y por trabajar en aquello que me gusta.

Una nueva campaña y aunque parezca mentira, nuevos retos que generan nuevas ilusiones y que hacen que nos podamos regenerar mentalmente. Quizás de aquí a diez meses no diré lo mismo, pues casi no tendré fuerza mental para poder regenerarme, las pilas estarán tan desgastadas de nuevo que ya no será suficiente un fin de semana para poder tenerlas decentemente a punto para trabajar y necesitaré una nueva parada técnica un poco más larga para poder sentir esa ilusión de los inicios.

Hoy es el día en que todos nos miramos, en que se dicen las típicas frases, como si de una entrevista de fútbol se tratara; dónde nos fijamos si estamos más o menos morenos, más o menos gorditos; dónde se preguntan por los lugares de destino de las vacaciones, y se queda en ver las fotografías juntos; dónde se hacen corrillos invariables en el tiempo; dónde el novato busca su lugar, algunas veces con dificultad si no conoce a nadie y tiene poco don de gentes.

 Hoy es el día que menos se trabaja del año, casi no queda tiempo para ello con tanto hablar, y curiosamente, cuando llegas a casa te sientes tan cansado que crees que las vacaciones se te han hecho cortas. Pero lo peor está por llegar.

El peor día es mañana, ése es el verdadero día que genera el síndrome post-vacacional; el que te hace sudar sin tener calor; el que te hace bufar y sentir que te falta el aire. La maquinaria tiene que comenzar a funcionar a buen ritmo, de ello depende el éxito de la temporada; en deporte se llama pretemporada. Todos los trabajos la tienen, unos más larga que otros, pero necesaria. Los nuevos equipos tienen que comenzar a conocerse, a debatir la estrategia, a tener los primeros roces por discrepancias en ella, pero todo es por el bien de la empresa y en definitiva por el propio bien.

Y llega la noche. Ahora si que estás cansado, y con razón, y todavía no has salido a torear.


Os deseo a todos los que hoy comencéis de nuevo a trabajar que tengáis una buena reentré, como se dice en francés.