martes, 29 de mayo de 2012

Micro de Michael Crichton y Richard Preston


En 2008, el rey de “El parque Jurásico” nos dejó víctima de un cáncer. Michael Crichton estaba trabajando en una novela que llevaría por título Micro. Años después, Richard Preston, escritor británico y de un corte parecido, recibió el encargo de terminarla. Según parece, Crichton escribió un tercio de la novela y Preston el resto. Éste último nunca ha querido desvelar que parte escribió él y qué parte el fallecido. Creo que a muchos nos hubiera gustado saberlo, aunque algunas veces se nota un cierto cambio en la prosa, pero es complicado saber quién es quién.

Después de leer su anterior novela, Next, tuve mis reparos al enfrentarme a Micro, pero pensé que, de vez en cuando, va bien leer una novela, digamos que, ligera, aunque Micro no lo es del todo por su trasfondo científico. Con esto no quiero decir que sea difícil seguir la argumentación, al contrario, los autores no ahondan demasiado para no entorpecer el ritmo narrativo.

Leyendo Micro me he transportado a una de mis últimas lecturas cifi, Cita con Rana. Al igual que esta, y como no, marca de la casa Crichton, en Micro encontramos la invención de un nuevo mundo, un micro mundo, donde los personajes vivirán las más terribles aventuras, y nos sorprenderán con aquello que no es perceptible por el ojo humano.

Creo que una de las partes buenas que tiene el libro es que en pocas páginas nos metemos de lleno en situación, así como el acierto de la complementación de capítulos dedicados al micro mundo, donde los personajes tendrán que iniciar una carrera contrarreloj para tener una oportunidad de salvarse y los capítulos dedicados a la investigación de la desaparición de dichos personajes, con un toque policiaco que no le sienta mal. En definitiva una buena mezcla de ciencia ficción, fantasía y realidad que hace volar la imaginación del lector en post de la posibilidad o no de que aquello que está leyendo pudiera ser una realidad futura.

Por poner alguna pega, quizás a mitad de novela las escenas se hacen repetitivas por el gran número de personajes y el constante: problema-solución-resolución. Tampoco existe mucha sorpresa en lo que podría serlo, y esa sería una segunda pega, lo previsible; y el comentado número de personajes que puede dejar a más de un lector con ganas de saber más de ellos. Quizás con la mitad la novela hubiera funcionado mucho mejor y hubieran podido profundizar en las historias personales de los personajes que tanto juego le dan a las novelas.

Creo que Crichton quiso hacer una versión moderna de Los viajes de Gulliver, y no le ha quedado mal, o mejor dicho, no le ha quedado mal a Preston.

Y como viene siendo habitual os dejo algunos tweets que fui publicando a medida que leía la novela (@2davidgomez):

En el micromundo, cuando acaba una vida esta se convierte en otra.

El suelo está vivo bajo nuestros pies

Cuando más observamos el mundo natural, más misterioso se vuelve y más nos damos cuenta de lo poco que sabemos

Los niños de hoy en día carecen de experiencia en el contacto de la natura [...] han aprendido a proteger algo que no conoce

lunes, 28 de mayo de 2012

Hamelín de Ángel Luis Sucasas



Hasta hoy no había leído nada de Ángel Luis Sucasas (Pontevedra, 1984), pero por lo que parece, la cosa viene de lejos y tiene camino para rato, pues Ángel Luis es un escritor que se arriesga con las formas como demuestra en su novela corta Hamelín, nominada en la categoría de novela corta en los premios Cultura Hache 2012 que próximamente se otorgarán, y eso hace que su lectura tenga un valor añadido que muchos sabrán agradecer, sobre todo los lectores habidos de nuevas formas, de nuevas experiencias.
Como decía, el autor se desmarca de esteriotipos y desde sus primeras páginas marca un estilo propio, aunque debo de confesar que me ha costado un poco meterme en la novela por lo diferente de su prosa, pero al final entras de lleno. Y he releído su inicio un par de veces por la imagen del escritor en la fantasmagórica ciudad Threshold, es una de las cosas que más me han gustado. Supongo que es un defecto profesional. Siempre me gustan las historias que hablan de escritores y la búsqueda de la inspiración, de las historias y como las llevan a cabo, o no.

Hamelín es su primera novela, pero antes había publicado centenares de artículos, reseñas y críticas en el conocido portal Scifiwold, del que es administrador, así como redactor y editor de la revista de cine fantástico que lleva el mismo nombre. También ha publicado relatos y cuentos bajo el seudónimo Manheor. Por todo ello, no es un desconocido para muchos y con Hamelín abre las puertas de su casa literaria para que muchos más lectores puedas saborear sus historias, de la mano de la editorial 23 Escalones.

“Algo empezó a palpitar tras el ojo pintado. La tersa tez se abombó. Laura chilló, pateó, retorció sus muñecas, tratando de liberarse. Pero sus muñecas estaban bien aseguradas con las esposas al cabezal de hierro. La combadura se rajó por la mitad. Hilillos de sangre resbalaron por su rostro. Laura se convulsionó brutalmente para arrancar el barrote al que se ceñían las esposas. Tenía que acabar aunque fuera a arañazos con aquella horrible sensación. Y, al fin, emergió.”

No podemos negar que en Hamelín encontramos retazos de otras novelas, o mejor dicho, imágenes que nos hacen trasladarnos a esas novelas. Creo que el propio autor ha hecho un viaje a su pasado, a esas imágenes que le marcaron: ratas, flautistas, sueños, pesadillas, King, Peter Pan, cazadores de fantasmas, niños perdidos, el hombre del saco, el conejo blanco, o la misma Alicia, todo ello mezclado cual Tapias para obtener un resultado sobrecogedor y sorprendente.
En palabras de mi compañero y escritor Víctor Morata:

“Hamelín es una melodía de terror psicológico y sobrenatural, que explica lo suficiente y deja intuir todo lo demás con sutileza y buen hacer.”

Ángel Luis Sucasas ha sido un buen y grato descubrimiento, un joven escritor a seguir y que seguro que nos dará más de una alegría literaria.


jueves, 24 de mayo de 2012

Momento #30: Sobre la evolución y el sobrevivir



Somos como cualquier otra especie, como cualquier organismo: hacemos lo que haga falta para sobrevivir. Tú y yo, el antílope de la sabana, el pez en el fondo del océano, el pobre, el rico, el negro o el blanco, todos corremos para sobrevivir, desde el principio. Sean cuales sean las tragedias que nos hagan caer al suelo, siempre volvemos a ponernos en pie y volvemos a correr para alcanzar ese paisaje que desfila demasiado deprisa. Y cuando finalmente recuperamos el retraso, ese maldito paisaje acelera de nuevo, obligándonos a adaptarnos y a correr aún más deprisa. Si uno no lo consigue, si nuestra mente no consigue azuzarnos para seguir corriendo, nuestra carrera armamentística se detiene y nos morimos, eliminados por la selección natural. Es así de sencillo.

Extraído de "Gátaca" de Franck Thilliez 


sábado, 19 de mayo de 2012

Ilusionaria 2. Antología benéfica


Hace ya unos meses que os hablé del proyecto benéfico Ilusionaria.
Lo que hoy os presento es la segunda edición del proyecto.

Como dice Alcorze en su blog "Creo que, en estos malos tiempos que corren, es precisamente cuando más tenemos que compartir lo poco que tengamos e intentar ayudar a los que están peor que nosotros."

Y ahora os dejo con la nota de prensa del proyecto para que tengáis toda la información y así animaros a participar.

"El proyecto Ilusionaria sigue su camino; si con el primer libro de cuentos su función era ayudar a la asociación Matrioska Fons Mellaria para traer niños bielorrusos afectados por la catástrofe de Chernóbil a nuestro país para su descontaminación, en esta segundo volumen el dinero recaudado irá íntegro para una causa igualmente noble: Ayudar a Abraham Presa Alba.
Hace casi año y medio que la familia de Abraham sufre una agonía a causa de que al pequeño, de seis años, se le diagnosticó Adrenoleucodistrofia (www.unmilagroparaabraham.com). La única manera de ayudarle es con una operación muy costosa de médula irrealizable en Europa, por lo que el niño debe ser operado en Estados Unidos. Estos gastos son inalcanzables para cualquier familia media.
Juan de Dios Garduño vuelve a coordinar de nuevo el proyecto, en esta ocasión al frente de otros veintidós grandes ilustradores y veintidós escritores, algunos de afamado prestigio, como el periodista y escritor Juan Gómez Jurado, Carlos Sisí o Iván Mourin (Por citar algunos de ellos).
.
El listado completo junto con sus biografías se puede visitar aquí: ILUSIONARIA 2, blog creado para la difusión, información sobre pedidos, presentaciones, etc., del libro.
.
La fecha de publicación está prevista para Junio de 2012. Desde Ilusionaria
queremos cumplir otro sueño más. Entre todos podemos conseguir que Abraham tenga
un poquito más cerca ese trasplante y hacer feliz a una familia que ya ha pasado
por demasiadas penurias. Esto es ilusión, esto es Ilusionaria. Para dudas,
cuestiones y sugerencias:ilusionaria2@gmail.com
.
Lista de escritores: Javier Pellicer – Carlos Sisí – Sergio R. Alarte – Pepa Mayo
- Iria G. Parente – Juan Gómez Jurado – Virginia Pérez de la Puente – Elena
Montagud – David Prieto – Laura Morales – Voro Luzzy – Ivan Mourin – Lucía
González Lavado – Macu Marrero – Diana Muñiz – Athman M Charles – Ángeles Mora -Cristina Puig – Raúl Lepe – Alfonso Fernández – Laura López Alfranca – Manel
Loureiro.
.
Lista de Ilustradores: Luisa Fernández – Carolina Bensler – Medusa – Guiomar
González – Barb Hernández – José Ángel Ares – Ester Salguero – Rafa Alonso -
Juan Díaz – Ariadna Herrera – Aina Albi – Gema García Ingelmo – Tam Álvarez -
José Gabriel Espinosa – Martha Theart – Jordi Bujante – Pandora Moondragon -
Álvaro Calvo – Nacho de Marcos – Ernesto Lovera – David Bucceta – Conrado
Martín.

Espero que esta entrada sirva para ayudar un poquito a Abraham

viernes, 18 de mayo de 2012

El país del olvido de Xavier-Marie Bonnot



El país del olvido de Xavier-Marie Bonnot es la nueva entrega de las aventuras y desventuras del detective Michel de Palma. Yo no he leído ninguna de las anteriores, pero según parece, no es obligatorio hacerlo, aunque después de acabar la lectura de ésta no sé si hubiera sido bueno leerlas.

Sabéis que soy un apasionado de la novela negra, y sobre todo si es de las que no necesita un policía/detective de por medio, lo que se denomina, negra-pura. También me gustan las negras-policiales, aunque creo que si la cosa se decanta mucho por lo policial pierde fuerza y gracia. Pero siempre he considerado que lo puramente policial no va lejos.
A mi entender, El país del olvido peca de eso, de decantarse demasiado por lo policial. Sí, podríamos discutir la frase, pero es lo que pienso y lo que he vivido, sobre todo porqué los personajes me han aportado muy poco; no me han emocionado; no he sentido interés por sus vidas; me ha dado un poco igual; he ido leyendo un poco por inercia. Un entendido diría que son personajes planos. Yo no voy a llegar a ese extremo.  Simplemente digo que a mí no me han llenado.
Creo que todo eso ha pesando mucho en mi satisfacción, y me sabe mal decirlo, ya que Bonnot ha sido galardonado con múltiples premios y he de suponer que ese reconocimiento se basa en algo. Quizás hubiera necesitado, como he comentado, leer libros anteriores para situarme mejor y ver si la historia entre de Palma y Eva (la panadera) estaba más desarrollado; para comprobar si las relaciones entre los personajes de la comisaría tenían una historia que seguir (como puede ser el caso de los novelas de Camilleri y su celebre Montalbano).
He llegado a pensar que el gran nivel y satisfacción de mis lecturas anteriores han negativizado ésta. Como veis he intentado reflexionar sobre lo que he leído para intentar sacar lo mejor de ella.

El país del olvido nos habla de etnología, del comercio del arte, de los grandes descubrimientos, de exploradores, de Papua Nueva Guinea, de Freud, de Lévi-Strauss, de diarios de a bordo, de barcos a vela, de Marsella... Como veis un buen surtido de cosas que os pueden interesar, y sin olvidarme de la investigación.

martes, 15 de mayo de 2012

Una forma de vida de Amélie Nothomb

Desde hace años sigo las andanzas literarias de Amélie Nothomb  y no entiendo como aún me puedo sorprender ante la sensación de querer saber más de la historia al acabar de leer sus novelas.
Me ha vuelto a suceder. Es la reina del dejar con la boca abierta y hacer que el público patalee pidiendo un tema más. Pero no la vamos a cambiar por mucho que se lo digáis. Tiene muy claro el número de páginas que quiere escribir y de ahí no se pasa ni una, y yo la aplaudo por eso. Siempre he dicho que es mucho mejor poco y concentrado que mucho y disperso. ¿Cómo sería una novela de Nothomb de 300 páginas? Creo que es una magnífica pregunta para abrir debate.

¿Y qué nos presenta Nothomb en su nueva novela? Pues creo que una pequeña pieza más del puzzle de si vida y que tanto nos gusta leer a sus seguidores. Esta vez descubriremos que se pasa bastantes horas al día leyendo las cartas de sus admiradores y que, la mayoría de las veces devuelve respuesta.
A mí me ha sorprendido un poco el tema, y no sé si dedica tanto tiempo a leerlas y más a contestarlas. Me está picando tanto la curiosidad que estoy por enviarle una para comprobarlo, pero casi prefiero creérmelo y disfrutar de la imagen que nos nuestra en la novela.

La novela tiene dos trasfondos importantes a mi entender. El primero, una crítica brutal a la sociedad americana por sus costumbres alimentarias y por no dejar de engordar, aunque también se podría aplicar al resto de la sociedad desarrollada; la segunda, a la política exterior americana en el caso de Irak. Pero no os asustéis; no entra en detalle, aunque deja ir algunas perlas.
Supongo que otro de los ejes podría ser el suyo propio, no ya desde la imagen epistolar, sino de la suya propia al enfrentarse a la obesidad, aunque ella sigue defendiendo que lo que escribe es una autobiografía ficticia.

“Yo tuve anorexia desde los 13 años hasta los 21. Es normal que dure mucho tiempo. Por suerte me curé completamente, y es el único mensaje de esperanza que puedo dar a la humanidad.”

Pero lo realmente importante en Una forma de vida, es eso mismo, no ya el criticar la forma de vida de algunos, sino aquello que provoca esa forma de vida y de la que muchos no pueden escapar.

“La literatura puede ayudar mucho a entender el sentido de la vida, aunque no sé si la mía lo hace. El humor, la pirueta, nos salva casi siempre”

En Un forma de vida nos volvemos a encontrar a esa Amélie grotesca, de humor irónico, crítica, políticamente incorrecta, directa, sincera, ácida, y con ese estilo inclasificable que es lo que más admiro de ella.
En definitiva, una recomendación de lectura para seguidores y, porqué no, para los que no la hayáis leído nunca. Quizás una forma más ligera de acercarse a una magnífica pluma. No os aconsejo hacerlo desde Cosmética del enemigo ya que sería vuestra perdición. Tendríais que buscar tiempo para comenzar a leer todo lo que ha escritor Amélie, como me pasó a mí.

Os dejo con algunos tweets que fui publicando bajo el hashtag #Nothomb mientras leía la novela (@2davidgomez). Creo que os pueden servir como acercamiento a ella:

Lo peor no es el esfuerzo de andar, es la mirada de los demás. La epidemia de obesidad aún no ha disuadido de mirarnos

Todo escritor lleva un estafador dentro. La estafa como el violín requiere perfección.

La mentira sólo me ofusca si perjudica a alguien

Detrás de toda obra se esconde una pretensión enorme, la de exponer tu visión del mundo.

Un artista que no duda es un individuo tan agobiante como un seductor que se cree en tierra conquistada

Estoy bastante orgulloso de mi última victoria: ya no quepo en los carros de combate. La puerta es demasiado estrecha para mí.

Dicen que hay que comer para vivir. Nosotros comemos para morir. Es el único suicidio que tenemos a mano

Nuestra gula puede llevarnos a hacer cualquier cosa. La comida es una droga y resulta más fácil traficar con donuts que con coca

¿Un cuerpo obeso está vivo? La única prueba de que no está muerto es que sigue engordando. Ésa es la lógica de la obesidad



jueves, 10 de mayo de 2012

Diablos de polvo de Roger Smith


Hace unas semanas me llegó un email donde se me invitaba a una lectura compartida de una novela de un autor desconocido para mí. Me enviaron las primeras veinte páginas para ver si me gustaba o no el inicio y la verdad, tuve mis dudas. Tenía un poco de reparo a la hora de enfrentarme a una novela negra ambientada en Sudáfrica. No me preguntéis porqué, quizás me sentía descolocado. Además, en aquellas primeras páginas la sangre salpicaba a borbotones, la acción era trepidante, casi mareante, cosa difícil de aguantar. ¿Sería un bombón envenenado?
Al final decidí, más por quién me había invitado que por otra cosa, que debía probar. Tampoco había participado en ninguna lectura conjunta y tenía ganas de probarlo. Al final fuimos nueve los bloggeros que a 1 de mayo iniciamos, conjuntamente, la lectura de Diablos de polvo de Roger Smith, bajo el hashtag #LecturaDiablos,  y os he de decir que la experiencia ha sido muy enriquecedora, por la gente que he conocido, pero sobre todo por su visión de la novela. Parece mentira que nueve personas lean los mismo, en el mismo momento y puedan encontrar frases tan dispares que les llamen la intención.
Perdonad. Quizás me he alargado un poco en la introducción, pero creo que merecía la pena hacer el apunte.

La novela está situada en la Sudáfrica post-Mandela. El país ha pasado de ser un espejo para el mundo a convertirse en un país donde los gobernantes cada vez más egoístas y corruptos quieren enriquecerse sin miramientos. El apartheid ha terminado, pero una nueva epidemia asola.
Roger Smith crea, bajo el marco de la novela negra, un grito acusatorio y reprobatorio hacia esas nuevas epidemias: crímenes violentos, pobreza, SIDA, tradiciones ancestrales que no dejan avanzar,… Creo que esa última epidemia es la que me ha calado más hondo. Ver como en los tiempo que corren algunos creen que teniendo relaciones con una virgen se puede curar el SIDA; o que quién tiene acceso a la propaganda para informar sobre el SIDA es maltratado; o la pasividad de los gobiernos que dan todo el poder a los señores de la guerra desentendiéndose de lo que acontece y de los que se habla tan poco.
Roger Smith, como sudafricano que es, consigue con Diablos de polvo, acercarnos un poco más a esa realidad, abrirnos los ojos ante ella y decirnos que, por mucho Mundial de fútbol que se haya celebrado, las cosas están mal, muy mal en Sudáfrica.

He encontrado fascinante la mezcla, el choque de culturas que Roger nos describe y como, de casi la nada, se crean unos odios que perduran en el tiempo generando cadenas de venganzas casi infinitas.
Veremos parte de ese conflicto a través de los ojos de Sunday, una adolescente zulú que quiere romper esas cadenas, pero a la que está atada fuertemente casi sin saberlo.
Otra de las miradas que utiliza el escritor es la de Dell, un hombre bien venido a menos y con una carga importante de su pasado y de su presente, que tendrá que dejar su tranquila vida para enfrentarse a sus peores sueños, prefiriendo, en algunos momentos, la muerte antes que el sufrimiento de la vida.
La mirada que no enojará será la del despiadado Inja, señor de la guerra y zulu, que nos podrá los pelos de punta con sus actos. ¿Cómo se puede tener tan pocos escrúpulos? Cuesta pensar que exista gente así, pero Roger Smith lo hace creíble y estoy convencido que existir, existen (por desgracia).
Y existen otras miradas, quizás más tímidas, pero imprescindibles para completar el cuadro, dándole cada una de ellas su pequeño matiz. La construcción de los personajes está muy lograda y cada uno de ellos absorbente a su manera: amor, odio, rencor.

Diablos de polvo es una novela de pura acción, con un ritmo brutal desde su inicio hasta su final; donde la violencia está a la orden del día; donde lo cotidiano es la violación, el asesinato, la mutilación; donde la mayoría de personajes se verán contra la espada y la pared, teniendo que tomar decisiones rápidas y quizás sin retorno; repleto de metáforas e imágenes difíciles de digerir; plagada de olores, en la mayoría de los casos de podredumbre; con un lenguaje llano, directo, sin descanso para el lector.
En definitiva, una novela dura, escalofriante, pero a la vez adictita y, por suerte, con algunos momentos para el humor.

martes, 8 de mayo de 2012

Por qué el mundo funciona perfectamente sin mí de Joost Vandecasteele


Joost Vandecasteele es algo más que un contador de cuentos. En su formación encontraremos el teatro y sobre todo centrado en la comedia, cosa que se percibe con mucha claridad en antología Por qué el mundo funciona perfectamente sin mí, traducida por Gonzalo Fernández para Tropo Editores. En ella encontraremos diez relatos, la mayoría premiados, y es que la antología recoge varios de sus mejores relatos publicados en diferentes revistas y medios, que en su día merecieron el beneplácito de los lectores. Creo que es una apuesta de futuro para Tropo Editores.

Todas y cada una de las historias tienen un eje central: cómo sobrevivir en un ambiente hostil como es la metrópolis. Los personajes intentan hacer un esfuerzo para seguir siendo humanos en un entorno cada vez más inhumano.
Los temas son variados, la violencia excesiva en la urbe, el consumo desenfrenado, la rebelión, las relaciones de pareja, las relaciones de ex novios, las relaciones familiares, el alcoholismo, las sectas y por encima de todo: el sexo. Y todo ello enmarcado en un alo futurista que no molesta para nada.

Con la lectura de sus tres primeros relatos creí entre ver un Bukowski a lo belga, pero un poco más refinado que el americano. Eso sí, duro, directo, visual y detallista como el gran Charles, pero sin tantos efluvios provocados por el alcohol.
Creo que me vine un poco abajo con el relato que da título al libro, o quizás no lo leí en el mejor momento, pues comenzó con muchísima fuerza y se fue complicando apagándose mi interés por la historia. Quizás lo encontré excesivamente largo y toda aquella fuerza que tenían los otros me reverberó y negativizo mi opinión.
Pero no os preocupéis que el resto de los relatos vuelven a tener esa inmensa frescura y fuerza del principio.

Lo que encontraréis a mansalva, a parte de sexo muy, pero que muy explicito, es humor. Me he reído bastante en varios momentos del libro. Por eso decía al principio que se nota su parte cómica y monologuista en la escritura. Aprovecha casi cualquier momento para dejar ir un gag.

Me ha gustado mucho la definición que da la editorial en su web: Joost se compromete a escribir libros como una bofetada en la cara y una patada en el estómago. Creo que lo he visto bastantes veces en mi lectura. Sin tapujos, sin miramientos, directo, imaginativo.
También estoy de acuerdo cuando se dice del libro que es una montaña rusa sensorial que intenta fusionar la ciencia ficción con personajes desencantados de la vida.


Os dejo con algunos de los tweets que publiqué (@2davidgomez) mientras lo leía:

La gente debería llevar una camiseta con su nombre y breve descripción de su problema y organizar talk shows en la calle

El número de canales es tan alto que se crean más famosos de los que se pueden sostener y se hacen actos benéficos para recaudar

Quien dijera que el arte es superficial y vacío, debería tener un monumento en un lugar público para que todo el mundo lo pueda apedrear

yo era un niño y mi opinión no tenía tanto peso específico como los orgasmos de que Rosanne le proporcionaba a mi padre

En vez de 12 apóstoles, había 12 retrasados, y en lugar de Jesús una polla erecta con pajarita debajo del capullo

Y con el video promocional de la novela:


jueves, 3 de mayo de 2012

El cuarto jinete de Víctor Blázquez



Quizás muchos de vosotros nunca hayáis oído hablar de Víctor Blázquez, pero creo que pocos, sin daros cuenta, os hayáis escapado de sus trabajos como segundo de dirección para televisión (y dejo ahí la cosa para que investiguéis).

El cuarto jinete es la primera novela de Víctor Blázquez y en ella se nota, desde su inicio, su gran pasión por la profesión que desempeña, a parte de la de escritor: la de director.
Víctor convierte Castle Hill, pequeña población donde se desarrolla toda la novela, en un gran plató de cine donde él es el director. De hecho no nos tendría que extraña, pues todos los escritores ejercen de directores en sus novelas, pero en el caso de El cuarto jinete es más plausible, ya que Víctor hace de narrador de todo lo que allí acontece. Y esa es una de las cosas que más me sorprendieron cuando inicié la lectura: el narrador. No es muy cotidiano encontrarse una forma así de explicar las historias. Bien es cierto que a medida que la novela avanza el narrador desaparece durante periodos más largos y darles el protagonismo a los múltiples personajes, para aparecer de nuevo al final y con el mazo y el gong redondear la construcción. Quizás sea un pequeño spoiler lo que voy a decir ahora, pero, ¿tendremos segunda parte?

Como he dicho, Víctor nos coge de la mano para darnos una visita turística por el plató en su primer capítulo. En él, conoceremos a casi todos los personajes que más tarde nos harán sufrir y en algún caso, nos creará una cierta repulsión por sus actos. Víctor aprovecha esos actos para hacernos reflexionar sobre lo que hubiéramos hecho nosotros en su caso. No sé yo, pero quizás todos actuáramos de igual forma en los casos límite.

En la mayoría de las novelas detectamos los personajes claves casi al inicio y nos enganchamos a ellos y sus historias. En El cuarto jinete no sucede así. Todos y cada uno de ellos son imprescindibles para explicar la historia, aunque al final pudiéramos vislumbrar que algunos resaltan un poco más sobre otros. Quizás sea porque simpatizamos más con ellos, pero no creo que la intención del escritor fuera que alguno se llevara el protagonismo.

Algunos serán asediados con pesadillas donde los muertos regresan a la vida. Pero la verdadera les espera al despertar

En la novela podremos encontrar mil y un guiños a películas y series, así como algunas canciones. Creo que la pasión por el cine de Víctor es tan grande que no ha podido resistir la tentación. Además, encontraremos esa pasión en los mismos nombres de los personajes. Fijaros, seguro que os harán recordar a alguien.

En la oscuridad, el ser humano es débil, una presa fácil, apenas un ratoncillo asustado delante de una pitón

El cuarto jinete tiene una parte central bastante gore y explicita para lo que he leído sobre el género. Creo que el autor no se ha cortado un pelo al escribir una historia zombi como se hacía en los inicios, haciendo su pequeño homenaje al director George A. Romero. Podemos decir que la novela es de corte clásico, sin que ello sea un menosprecio. Sin demasiadas sorpresas en la trama, pero con un punto en la salsa que la hace diferente.
Los ingredientes son varios, algunos ya los he comentado, pero lo que no he dicho es que tiene bastante momentos de humor negro y mucho, pero que mucho sexo, al estilo de las películas de terror de serie B, salpicadas con sangre.

Los rugidos de los muertos le asustan un poco, pero se asoma y levanta los brazos, como una estrella de rock ante su público.

Otra de las cosas que me han gustado es el título de la novela, cosa que encuentro fundamental en los días que corren para enganchar a los lectores. Creo que es la primera vez que un título hace referencia al virus que generará el Apocalipsis en la pequeña población. Lo he encontrado muy acertado.

El cuarto jinete aniquila al enemigo, lo convierte en otra cosa. Es algo que no entiende de amigos y que se volverá contra ti cuando no lo veas

Víctor tampoco se queda atrás en su crítica a la sociedad actual. A mi personalmente siempre me gustan las historias con mensaje, de esas que te hacen pensar un poquito. No os preocupéis, no habla del paro y de la crisis económica.
Creo que quedará claro con los siguientes párrafos extraídos de la novela:

Autodestrucción. Jamás dejaremos de inventar armas cada vez más poderosas para matarnos uno a otros en absurdas guerras

El planeta Tierra será devastado porque el ser humano es tan idiota como para mantener esa escalada de destrucción

En definitiva podríamos decir que es una novela que engancha por su narración, su construcción, su vitalidad, dinamismo, los toques de terror, el punto de humor negro y la picardía que tiene en las escenas de sexo.
http://www.amazon.es/gp/product/B00TZ9EX0A/ref=as_li_ss_tl?ie=UTF8&camp=3626&creative=24822&creativeASIN=B00TZ9EX0A&linkCode=as2&tag=crucdecami-21


¿Te gusta Cruce de Caminos? ¿Tienes ganas de saber más sobre el escritor que hay tras el blog?
Te invito a formar parte de mi lista de correo: avances de mi publicaciones, información puntual, material exclusivo,...,todo son ventajas. Pruébalo.


El principio del fin, mi primera antología de relatos en solitario.

Disponible en Amazon (¡solo 0,99€!)

Puedes leer un avance gratuito 
En Amazon AQUÍ

Otros formatos AQUÍ