miércoles, 27 de junio de 2012

Los espejos turbios de Rafael Marín


Se nota a una legua que Rafael Marín es gaditano, pues inyecta en sus personajes, sobre todo a su protagonista, Torre, de esa gracia, ese deje, de ese salero que, por lo general, son propios de los nacidos al lado de la Tacita de plata.

Quienes se acerque a Los espejos turbios que lo hagan con la intención de descubrir una novela negra diferente. No sé si decir al estilo cañí, aunque en algunos momentos me ha hecho recordar al famoso Torrente de Santiago Segura.
Por el lado literaria, y centrándome en la historia, en la forma de contarla o en lo que acontece, en varios momentos me ha recordado el perfume de Lo mejor que lo puede suceder a un cruasán de Pablo Tusset. Y si buscamos fuera de nuestras fronteras, a mi me ha recordado en su forma a Una noche de perros de Hugh Laurie (el famoso Dr.House).
Y explico todo esto para que, rápidamente, os pongáis en situación de lo que podéis encontrar en la lectura de Los espejos turbios.

En todos los casos anteriores me ha sucedido un poco lo mismo que con la novela de Rafael. Sí, me he reído durante bastantes pasajes de la novela, pero a medida que pasaba la novela tenía más ganas de que sucedieran cosas. Creo que en eso puede pecar el texto: su ritmo es un poco lento. Demasiado detalles, demasiada preparación de los gags (aunque casi siempre efectivos).
No es fácil hacer reír. Incluso no lo es hacer sonreír, y mucho menos cuando se trata de una novela negra. Rafael Marín lo consigue en esta nueva entrega de las aventuras del exboxeador convertido en detective: Torre.
Por ello considero que la serie de Torre es un riesgo para un escritor y de ahí que lo aplauda, ya que pocos autores, laureados como él, se pondrían en esa tesitura de reescribir el género negro.

El lenguaje de la novela es fresco, coloquial, lleno de gaditanísmos, con bastantes referencias a la cultura pop, al mundo del cómic o incluso al frikismo en general.
Torre es el perfecto antihéroe, como ya he apuntado anteriormente en las referencias a libros y películas, de esos que cuesta encontrar. Podíamos decir que el estilo del autor es del todo inconfundible, y eso es un valor.

Si queréis seguir indagando sobre el autor os contaré que, Rafael Marín es mucho más conocido en el mundillo cifi que en el del género negro. Su novela Lágrimas de luz es considerada uno de los referentes a nivel nacional del género cifi. Ahí queda apuntado por si queréis seguir el camino.

El Grupo editorial Ajec ha apostado muy fuerte por el autor. Tiene previsto reeditar las anteriores aventuras de Torre pasa así cerrar el círculo.
Así que no tenéis excusa para no leer Los espejos turbios si os he despertado la curiosidad.

jueves, 21 de junio de 2012

Una tumba acogedora de Michael Koryta



Después de leer El lamento de las sirenas, su anterior novela, supe que Michael Koryta era un escritor a tener muy en cuenta en el panorama de la novela negra internacional. Y no me equivocaba, pues Una tumba acogedora, la tercera novela protagonizada por el detective Lincoln Perry,  me ha gustado incluso más que la anterior.
Creo que puedo decir que con la publicación de Una tumba acogedora, Michael Koryta ha dejado de ser una promesa para convertirse en un referente de la novela negra, o quizás sea demasiado pronto para asegurarlo, o demasiado atrevido por mi parte. El tiempo lo dirá.

Si en la anterior comentaba que Koryta hacía excavar a los personajes en lo más profundo de sus sentimientos, en esta nueva entrega sigue esa línea que tanto gustó a sus lectores.
Algunas veces se ha criticado a algunos escritores por no hacer crecer a sus personajes y que las novelas, aun siendo protagonizadas por los mismos personajes, son como islas. Pues aquí no se da ese caso.
Michael le da continuidad a las historias comenzando donde acabó la anterior y hurgando en el pasado de Lincoln Perry, buscando una nueva vuelta de tuerca cuando parece imposible darla, en una trama muy trabajada de esas que hacen vibrar a los amantes de la negra con continuos giros, aunque siempre apuntando a un mismo culpable: Lincoln Perry.

«Cuando vas encontrando una mentira encima de otras, al final todo carece de sentido»

Quizás la argumentación no sea muy novedosa (¿pero qué argumentación lo es hoy en día?), aunque sí considero que la trama, la forma de enfocar la novela, los personajes, su escritura, hacen que la novela se pueda distinguir claramente de las demás.

«Nada es lo que parece. O de la distinción del ‘ser’ y del ‘parecer ser’. O de la falsa culpabilidad del inocente »

Una tumba acogedora se podría leer como una exploración de los caminos que se ve obligado a seguir un ser humano para poder limpiar su nombre y más cuando todo le ha llegado sin buscarlo. ¿Haríamos nosotros lo mismo en su caso? ¿Es lícito? ¿Es bueno decir que no por mucho que nos duela?

«Para salvarme tuvo que matar a otro, pero cuando tu sales vivo no te preocupan las variables de la ecuación»

Por lo que parece, las novelas de Koryta tienen un hilo común: el camino de expiación, de salvación, de búsqueda del perdón. En esta continua explotándola.

Creo que la aportación de Joe, la sombra de Lincoln Perry, es decisiva en la construcción de la novela y le da aire fresco a la misma y al personaje del detective tan traumatizado por su pasado y con tanta carga de negatividad.

«Debería dejar de preocuparme por lo que podría salir mal y averiguar lo que podría salir bien. »

También es interesante la aparición de Amy y el remover de sentimiento que provocará, siendo una buena trama paralela al caso. Y como no, el protagonismo de Karen, antiguo amor del investigador, y los demás secundarios, incluido Thor.

En definitiva, Una tumba acogedora es una novela emocionante, adictiva, que hará las delicias de los amantes de la novela negra y sobre todo, de lo que hayan leído la anterior.

viernes, 15 de junio de 2012

Legendarium de VV.AA.


En mayo de 2012 Ediciones Nowtilus presentó un nuevo sello editorial, Ediciones Tombooktu, dedicado a la edición de libros electrónicos y con un precio económico (no superior a 5 €).
Legendarium I es una de sus primeras cinco apuestas editoriales y he tenido el placer de ser uno de los primeros en poder leerla y como no, escribir su reseña.

Legendarium es una antología de relatos (26 en total) que será presentada en cuatro volúmenes. El primero de ellos, Legendarium I, lleva por subtítulo: Cuentos de fantasmas, asesinos y sacamantecas, con lo que os podéis hacer una clara idea de lo que os encontraréis.
Pero Legendarium va más haya de una mera recopilación de relatos, y como bien cuentan los coordinadores de la antología, Javier Pellicer ( triunfando con su nueva novela, El espíritu del lince) y Rubén Serrano (conocido coordinador de antologías de éxito como Crónicas de la Marca del Este, o Antología Z), en un magnifico prólogo: «Legendarium es un compendio de leyendas, un repertorio de esas historias fantásticas o imaginarias que se cuentan como si hubieran ocurrido de verdad y forman parte de la cultura popular»; para más tarde añadir: «en el presente trabajo ofrecemos nuestras propias versiones —y visiones— de diversas historias pertenecientes a diferentes regiones de España».
Y es ahí donde radica uno de los puntos fuerte de esta antología, esa visión especial de las leyendas y sobre todo, la recopilación de ellas construyendo un mapa legendario de España.
Para que os hagáis una idea, en esta primera entrega encontraréis leyendas situadas en: Barcelona, Zaragoza, Madrid, Arenys de Mar (Barcelona), Molló (Girona) y Málaga. Salta a la vista que el recopilatorio tiene vocación de reunir leyendas urbanas y rurales haciendo que la antología tenga aún más fuerza si cabe.

La mezcla de conocidos y laureados escritores con otros no tan conocidos, pero de gran proyección, es otro de los puntos fuertes del recopilatorio.
Siempre he pensado que un buen relato en una buena antología es una gran carta de presentación en el mundo literario y creo que muchos de ellos han sabido aprovechar su ocasión en esta publicación.
En este primer volumen participan: Iván Mourin, David Jasso, Ángel Villán, Pedro L. López, Nuria C. Botey, Tony Jiménez y Anna Morgana Alabau y nos explican leyendas sobre Sacamantecas, un misterioso teléfono, un asesino invisible, una casa encantada, una imagen mística o un fantasma en la montaña. Una buena mezcla.

Siempre intento destacar los relatos que más me han atraído o enganchado, pero no por ello se pueden considerar a los otros flojos. Simplemente es mi visión, mi sensación y estoy convencido que otro lector hará una elección diferente, pero quisiera añadir que, la antología en su conjunto consigue su propósito: entretener, disfrutar, atraer, contar, intrigar y dejar una sensación de querer saber más.

Pues me voy a mojar y para empezar quiero destacar el relato que más me ha llegado o con el que más he conectado:

Mariquilla de Tony Jiménez, curiosamente el más largo de la serie. Atrayente desde la primera página y con una constante intensidad. Genial en la utilización de vocablos propios del hablar andaluz que lo hace más cercano al lector, que realza los diálogos y le da fuerza a los personajes.
Tony consigue engrandecer la leyenda con su final, generando la duda de la propia leyenda y haciendo entendedora su misma existencia. Genial el personaje protagonista, Mariquilla.

En un segundo grupo estaría:

La estaca de Anna Morgana Alabau, creo que la proximidad de la historia a mi lugar de nacimiento y el haber pisado las montañas donde se desarrolla la acción ha jugado a su favor, pero no sólo eso. Al igual que Tony, Anna, con su final crea la duda al lector generando un estado de intenso terror. Puedes llegar a sentir lo que siente la protagonista y eso es un logro. También me ha atraído la sencillez de sus personajes y la suave escritura de su autora que sin darte cuenta te va envolviendo.

¿Quién duerme bajo tu cama? de Iván Mourin, uno de los más conocidos escritores de la antología. Con su relato se inicia la serie, y no me extraña. Un relato lleno de fuerza, de tensión, de locura. Con una imagen impagable en su final, y como no, consiguiendo crear de nuevo dudas en el lector sobre lo que ha sido o lo que fue.

La virgen de la paloma de Núria C.Botey, interesantísima leyenda y más cuando lees la nota final. Son de aquellas historias que siempre gustan leer y donde casi no puedes creer que sea así como llegaron a suceder. Intrigante.

Y como he dicho antes, lo otros completan a la perfección la antología no quedando muy por debajo en sensaciones de estos y creo que creando las mismas dudas en el lector sobre la leyenda. Espero que esto tenga continuidad en los siguientes volúmenes, pues la enriquece.

Y casi para finalizar apuntar que a mi entender, uno de los mayores aciertos de la compilación es que cada leyenda está acompañada, al final de ella, de una pequeña explicación del motivo inspiratorio del relato y lo redondea.

No me quiero olvidar de decir, que si bien la editorial apuesta por el libro electrónico, también os podréis hacer con la edición en papel si así lo preferís.

Y para acabar os dejo con un enlace donde podréis leer algunas de las páginas de la antología para ver si os animáis:  bit.ly/Ntf4kR

miércoles, 13 de junio de 2012

Novedad literaria: Usura de Pedro Asensio Romero

A partir de hoy tengo la intención de ir publicando algunas novedades literarías, sobre todo aquellas que tengo la intención de leer y reseñar para el blog y de esa forma poneros en antecedentes de lo que vendrá.
Además creo que servirá de promoción de dichas publicaciones, que nunca viene mal. 

Espero que sea de vuestro agrado la nueva iniciativa.










MEDIDAS: 15 x 23 cm
TÍTULO: Usura
AUTOR: Pedro Asensio Romero
ISBN: 978-84-15098-38-6
PÁG: 364
PVP: 18€
PUBLICA: EDITORIAL ALREVÉS







Turpe Lucrum (vergonzosa ganancia) era la nota que guardaba en la mano Arístides Berjón al ser asesinado en su oficina de la caja de ahorros. Muy pronto, los inspectores Antoni Rivas y Aurora Quirantes de la Brigada Judicial de Almería, desvelan que la víctima había fundado la Hermandad del Lucro Cesante como pretexto para criticar el protagonismo de algunos canónigos en el Consejo de Administración de la caja donde trabajaba. Además, era el autor de un blog que narraba la historia de un estudiante enfrentado a las nuevas corrientes financieras surgidas en el seno de la Universidad de Salamanca, allá por el siglo XVI.

A través de la investigación, Rivas y Quirantes nos sumergen dentro del mundo de las cajas de ahorro, las finanzas y las estrategias comerciales llevadas a cabo durante el boom inmobiliario que nos ha llevado al borde del precipicio financiero.

Según Gregori Dolz, director de Alrevés

“Usura es una obra de ficción escrita con precisión y ritmo, pero que además esconde entre sus líneas una clase magistral de economía que nos desvela por qué y cómo las cajas de ahorro llegaron a la situación en que se encuentran actualmente”.

El lector abordará las páginas de Usura atraído por una original trama que expone con acierto las grandes cuestiones que azotan la actualidad informativa mundial, y particularmente la de España.

EL AUTOR
Pedro Asensio Romero es economista y escritor. Ha desempeñado diversos cargos de responsabilidad política y directiva en el ámbito de las Corporaciones Locales. Durante año y medio vivió en Oriente Medio, donde trabajó como administrador de los Institutos Cervantes de Beirut, Amman y Damasco. Apasionado de la literatura, la comunicación, los ayuntamientos y la gestión pública, imparte cursos y seminarios por España e Iberoamérica. Ha publicado los ensayos El libro de la gestión municipal (Díaz de Santos, 2006) y Marketing municipal (Díaz de Santos, 2008), así como la novela Un economista de letras (Antoni Bosch Editor, 2009), una singular apuesta que se enmarca en el género de la narrativa sobre economía.

Editorial Alrevés: http://www.alreveseditorial.com

lunes, 11 de junio de 2012

Las flores de Baudelaire de Gonzalo Garrido



Hace años me dijo mi librero de cabecera: «Yo ya estoy pasado de todo en literatura. Yo ya no busco historias. Busco, valor añadido.» Por aquellos entonces yo sí era un lector que buscaba buenas historias; entendía el concepto de valor añadido, pero para mí pesaba más la trama que el valor.
Con el paso de los años, las lecturas y mi maduración literaria, creo que me encuentro en un punto parecido al de mi librero. Sí, busco buenas tramas, nuevos escritores, nuevas formas de contar las cosas, pero sobre todo busco: valor añadido.
Cuando cae en tus manos una novela que cumple con lo expuesto anteriormente y además es de corte negro, no puedo dejar de sentir que cuando la leo soy el hombre más feliz del mundo.
Y eso es lo que me ha sucedido con Las flores de Baudelaire de Gonzalo Garrido y publicada en Alrevés Editorial.

Su valor añadido es muy grande. Desde la elección de la ciudad donde pasa la acción, Bilbao; el año, 1917 y esa proximidad con el conflicto bélico de la Primera Guerra Mundial; el protagonista, un tipo nada usual y su historia personal (totalmente negra); los secundarios que son geniales; el entramado de las diversas historias que se explican sin que se pierda el hilo de ninguna y su importancia dentro del resultado final; la presentación de los demás personajes adyacentes a la historia y mediante los cuales el autor nos pondrá en antecedentes de la historia de Bilbao en ese 1917 donde la población está sumida en una profunda transformación industrial; como también de la historia de España en ese mismo año y sus vicisitudes políticas al intentar ser neutral en el conflicto mundial y, como no, sacar beneficio por ello; el vivir el primer vuelo experimental; las primeras manifestaciones sindicales; y no me quiero olvidar de la elección del título en clara referencia al poemario de Baudelaire Las flores del mal, donde se trata la mezquindad humana y las ambiciones, claves según el autor a la hora de entender la novela.
Quizás mucho de vosotros podríais llegar a pensar que en el mundo no pasó nada entre 1914 y 1917 a parte, claro está de la Guerra. Gonzalo Garrido nos demuestra que no es así y cuan importante fue 1917 para la ciudad de Bilbao y su crecimiento posterior. Y del cómo lo que sucedió aún nos afecta, o quizás el más claro, que la historia es un bucle circular y siempre se repite.

Como podéis comprobar, la novela tiene todos los ingredientes para ser recomendada, para que el boca a boca genere la magia de la venta, de la lectura, del conocimiento de una nueva pluma, pues parece extraño que esta sea su primera novela, ya que demuestra una gran soltura al hilvanar la historia, con un ritmo trepidante, donde nada sobra, sin cansar al lector en las conocidas páginas de relleno, un trabajo de escuadra y cartabón.

Creo que cuando te lees una novela y te quedas con la sensación de querer más (y no por estar mal finalizada, sino por seguir la evolución de los personajes) es que el libro ha funcionado. Yo creo en la continuidad de estos personajes, en vivir nuevas historias con ellos, pero por lo que comenta el autor en una entrevista publicada en su blog: «Podría tener una continuación, pero a día de hoy no está contemplado.» Espero que se lo replantee. Creo que el autor ha dado con un buen filón que explotar para su beneficio y para el del lector.

Y para finalizar, y siguiendo con el tema del valor añadido, creo que lo mejor que me he llevado con esta lectura, es el conocer y seguir a un escritor comprometido con el mundo. 

«Creo que la vengaza poética. El mundo es demasiado injusto como para que el escritor no quiera intervenir»

Sus dos o tres tweets diarios son muy enriquecedores. Creo que merece la pena seguirlo (@GGarridoLB) y como no, leer su novela.

Y como va siendo habitual, os dejo con algunos tweets (que no todos) que fui publicando bajo el hashtag #LasFloresdeBaudelaire a medida que avanzaba en la lectura (@2davidgomez):

Mi pasión por asesinatos y toros, provocó la afirmación de que la sangre me excitaba, y no les faltaba razón

Yo necesitaba el cadáver como los peces necesitan el agua para nadar. La muerte era un pago a plazo indeterminado.

Me chocó el olor que desprendía ese cuarto con el cuerpo sin alma, un olor pegajoso, que se interiorizaba..

El caso tenía suficientes incógnitas para entrar en el mundo del crimen, de donde es más difícil salir que entrar.

Todo valía [...] las líneas entre el bien y el mal estaban delimitadas por los caprichos de unos pocos

Era una demostración social más que de caridad. A pocos benefactores les interesaba cambiar la injusticia hiriente

Cuanto más importante era la persona, más fuera de la ley se encontraba

Sociedad corrompida por el dinero fácil que llegaba a un país neutral en uno de los conflictos más de degenerados.



CONSÍGUELA EN AMAZON


miércoles, 6 de junio de 2012

La ciudad y la ciudad de China Miéville

Cuando tengo entre mis manos una novela que ha sido galardonada con los premios Hugo, Locus, Arthur C.Clarke y World Fantasy, me entrar con un cierto respeto a no llegar a ver sus bondades, a no ser un buen lector. ¿Y quién ha dicho que me tuviera que gustar? Pero seamos realistas. Quizás sí que un premio pueda llegar por arte de birlibirloque, pero sería extraño que le cayeran cuatro y que nadie dijera nada.
Así, con ese temor, inicié la lectura de La ciudad y la ciudad de China Miéville y editada por La Factoría de ideas. Aunque os tengo que decir que, muy pronto me di cuenta que me iba a gustar.

Son muchos los factores que han hecho que tenga una buena opinión de la novela. El primero de todo, el tema policiaco; el segundo los tintes de negra; el tercero la posible mezcla con lo fantástico; el cuarto, el punto de realismo que el autor le da a su enfoque sin renunciar a lo imaginativo, dejando pequeños huecos para que el lector pueda completarlo según su percepción.
El propio autor, en una interesante entrevista (totalmente recomendable, después de su lectura) incluida en el libro  cuenta que:

 «no es una novela fantástica al uso. Todo dependerá del tipo de lectura que se haga, y de lo que la gente saque de ella»

Y añade:  

«podría ser una novela realista, incluso psicológica, pero defiendo su inclusión en lo fantástico por la amplitud del género»

Y yo estoy totalmente de acuerdo con sus afirmaciones, y es más, creo que es uno de los puntos fuertes de su lectura, esa amalgama de géneros mezclados que realza una literatura de vivos colores.

Por lo que parece, Miéville tiene el tema de la ciudades recurrente en su literatura, y por lo que se dice, está es una de sus mejores novelas. Así que puede ser buena cosa comenzar con ella para conocer al autor, aunque en algunos foros señalan a Perdido Street Station (2000) como la mejor (os pongo y me pongo deberes).

En La ciudad y la ciudad encontraréis detectives duros, de los que no se amedrentan por nada, asesinatos, conspiraciones, secretos, ciudades perdidas, ciudades dentro de ciudades, mucha acción y una palabra que se irá repitiendo: desver.
Cuando la leí por primera vez me quedé como parado. ¿Qué significaba? ¿Cómo se podía hacer eso? Luego comprobé que también se podía desoír, y flipé en colores. Sería complicado explicarlo sin crear spoiler. Creo que es mucho mejor que lo descubráis con su lectura.

Y ya casi para finalizar. Lo que más me ha gustado de la entrevista final con el autor es su defensa de la literatura como el arte creador. El entrevistador le preguntaba si creía que la novela podía ser leída como una metáfora de lo que sucede en algunas ciudades que están divididas (como el caso de Jerusalén). Él decía que podía ser posible, pero que lo que realmente importa es la creación de un nuevo escenario donde las ciudades de Beszel y Ul Qoma son su epicentro. Y seguía comentando: 

«si de verdad se escribe una historia para querer decir otra cosa, ¿porqué no se dice de forma directa? […] No es lo mismo decir que no existe el significado, sino que existe algo más que esos significados»

En definitiva, creo que es una atrayente lectura y que no os dejará indiferentes, además de haceros pensar en varios momentos, sin que ello conlleve dificultad de lectura.

Y ahora sí. Os dejo como casi siempre con los tweets de seguimiento que fui haciendo bajo el hashtag #La Ciudad y #Miéville (@2davidgomez):

«Existen árboles entramados, donde los niños ulqomanos y los beszelies trepan cada uno por un lado y se desven»

«Orciny, una colonia secreta. Una ciudad entre ciudades. Viven en ella sin ser vistos fuera del alcance de la Brecha»

«La Brecha es un poder extranjero al que le entregamos nuestra soberanía. Es una sombra sobre la que no tenemos control. »

«Os imagináis que para entrar a una ciudad vecina tuvierais que hacer un cursillo para obtener un visado»

«Tirar migas de pan desde la ventana de una de las ciudades a la otra es una brecha.  Pero pasar un arma nuclear por la Cámara Conjuntiva de una ciudad a la otra no provoca una brecha»

«En la intersección estaban a un palmo de las autoridades extranjera, una pornografía de separación»

«La superstición y la cobardía del populacho hace que crean en dos cuando sólo existe una»





viernes, 1 de junio de 2012

El cazador de striges de Soizik Stiwell


Darío Vilas compagina su trabajo como escritor con el de coordinador de varias colecciones, entre ellas la Colección Pulp Ficcion de la editorial 23 escalones.
El cazador de Striges de Soizik Stiwell (pseudónimo) es el tercer número de la colección y pretende llenar ese hueco que dejaron las novelas de bolsillo pulp de antaño.
Personalmente creo que es una buena apuesta editorial, sobre todo por su cuidado formato y como no, por su atrayente precio: 3,50 €. Además, puede ser una buena plataforma para desconocidos escritores que quieren darse a conocer, aunque el de la reseña de hoy es un poco especial al ser un pseudónimo. Pero, ¿cuántos escritores no se ganaron sus primeras pesetas con libros de bolsillo? Por poner un ejemplo, el de Alberto Vázquez-Figueroa, que bajo el nombre de Kimberlye publicó varias novelas entre 1981 y 1988.
No he podido dejar de indagar sobre “el autor” del libro y, casi por casualidad, me he encontrado con una web que habla de Soizik, como una gran apasionada por el folclore y la mitología, sobre todo si tiene un comportamiento siniestro. Por lo que parece, quién lo escribe es la persona que hizo de enlace entre la escritora y Darío para que la novela viera la luz. Y para darle un poco más de romanticismo a la cosa, parece ser que dicha persona y la escritora, con raíces españolas, se conocieron en Normandía. Como veis, una bonita historia que llegó a buen puerto.

Y he continuado indagando, esta vez me he querido informar de los orígenes de la palabra striges (espero que me perdonen los lingüistas por mi rápida búsqueda, pero creo que puede resultar interesante).
Por lo que parece, es sus inicios significó búho. En el folklore se consideró al búho como un ave de mal agüero que se alimentaban de carne y sangre humana.
Luego pasó a ser el nombre de un ser imaginario femenino que se asociaba con las brujas. También se transformó en Strigoi (vampiro en rumano), o Strega (bruja italiana).
Creo que os podéis hacer una perfecta imagen de lo que encontraréis en las 99 páginas de esta novela corta, nominada a la premio Cultura Hache 2012.

Y si no habéis tenido suficiente explicación, he extraído un pequeño fragmento de la novela que os puede abrir un poco más los ojos:

«Al igual que las ratas llevan consigo la plaga, los Stripes tienen en su sangre ponzoña suficiente para convertir el mundo en un osario. Pero a diferencia de aquellas, […] las sugginas no tienen barreras naturales que acoten su maldición.
Son cadáveres poseídos por una sustancia demoníaca que no permite el descanso eterno.»

Una de las cosas que más me han gustado de la novela es su ambientación inicial en esa España profunda, rural, aislada, donde las leyendas van de boca en boca, donde los miedos se hacen perpetuos, donde la superstición está en la calle, donde los monstruos se cuelan por las chimeneas. Y es allí donde un cazador de striges tiene terreno abonado para actuar.

Una historia de vampiros,  y cazadores de vampiros; de maestro y alumno, como es el caso de Lorien, que perderá a su familia por culpa de los striges y que será acogido bajo el manto de Gorgonio, el cazador. Muy entretenidas las lección que le da éste al alumno y cómo irá aprendiendo con casos reales.

Su lectura no es fácil, sobre todo pasada la mitad de la novela cuando lo onírico se hace más presente y el lector tiene que poner sus cinco sentidos para no perder detalle. Quizás esa parte sea la más oscura a mí entender.