miércoles, 6 de marzo de 2013

Polvo en el neón de Carlos Castán y Dominique Leyva


Ya os comenté en anteriores reseñas de libros de la editorial Tropo Editores que estaban haciendo un minucioso trabajo a la hora de editar sus publicaciones, y después de leer Polvo en el neón de Carlos Castán y Dominique Leyva, me mantengo en lo dicho.
También creo que Tropo Editores son de aquellas editoriales que se niegan a rendirse ante el formato digital y que intentan darle un valor añadido a sus publicaciones dotándolas de una belleza formal y un contenido cuidado y de calidad. ¿David versus Goliath?

Polvo en el neón es una novela corta atípica, ya que combina literatura y fotografía. Carlos Castán le pone la voz; Dominique Leyva la imagen, y entre los dos han creado un mundo muy atrayente.

La historia trascurre en la mítica Ruta 66. Allí nos encontraremos con Quinn que está intentando escapar de su presente, y vuela hacia un futuro más que incierto. Es un viaje con exceso de equipaje, donde deberá decidir de que prescindir y en que momento hacerlo. «Conducir por cualquier carretera sin excesivas ganas de llegar a puerto puede ser en sí todo un destino.»
 El tema de la soledad, sobre todo remarcado por las magníficas fotografías, y el amor y el desamor, son los ejes centrales de esta narración. Llegaréis a leer que «dudar a cierta edad, ya es amar.» Llega la madurez, llegan los miedos, se cruzan personas en nuestro camino. ¿Queremos de la misma forma a la persona con la que hemos convivido durante los últimos años? Polvo en el neón habla de cómo ese amor va cambiando con el paso del tiempo, de lo que se debería y no se debería hacer para que la llama siga quemando.
 ¿Puede alguien escapar de su presente sin generar daño alguno? ¿Nos da miedo mirar hacia delante? ¿Nos dan miedo los cambios? ¿Somos justos al pedir amor cuando nosotros no lo estamos dando? Como veis, una novela que hace reflexionar y que da para reflexionar.

Polvo en el neón es una novela sencilla, pero con un trasfondo muy grande y escrita con mucho tacto. Creo que Carlos ha tenido que elegir bien las palabras para generar ese colorido literario.
Pero me ha dado por pensar: fue primero la historia o la imagen.
Quizás no sea importante, pues Polvo en el neón me ha gustado, me ha llegado, me ha hecho desconectar del mundo en que vivimos, me ha hecho disfrutar como lector.

¿Te atreves a iniciar el viaje?


Publicar un comentario