martes, 2 de abril de 2013

La estrategia del pequinés de Alexis Ravelo


Alexis Ravelo es un autor conocido en los círculos de lectores de novela negra por su exitoso personaje de Eladio Monroy del que ha publicado cuatro novelas hasta el momento, pero quizás le faltaba llegar de forma más clara al gran público. De ahí que a mediados del año pasado anunciara su fichaje por la editorial Alrevés y de esa manera poder tener una presencia más pausible en la península y hacerse un hueco más grande si cabe entre el elenco de autores en novela negra.

Es por tanto La estrategia del pequinés el comienzo de una nueva etapa para el autor de la que el propio escritor dice: «el día de mañana la veré como un punto de inflexión en mi biografía.»

Siento no poder decir nada al respecto al no poder compararla con sus anteriores publicaciones, ya que no he leído ninguna de sus anteriores novelas, cosa que tendré que solucionar después de leer esta.



La novela se inicia de forma abrupta para luego quedarse en las ascuas durante bastantes capítulos y volver a encenderse pasada la mitad de la lectura para no parar hasta el final. Es claramente una novela que va de menos a más en ritmo, en intensidad, en interés, donde se va empatizando con algunos de los personajes a medida que se van conociendo, sobre todo con su personaje central apodado El Palmera y su noble cometido: ganar algo de dinero para abrir una cafetería.

Y es que la mayoría de los personajes que encontramos en la novela dieron un cambio en su vida y por unos u otros motivos se tendrán que enfangar de nuevo las manos. Ellos piensan que tan solo será un golpe y que podrán volver a mirarse de nuevo al espejo. Pero la realidad es mucho más difícil de preveer y a más de uno le costará salir de la maraña donde se deberán meter.

Creo que en este punto el autor, conocedor de su entorno al ser canario y estar la novela enclavada en canarias, intenta hacernos ver lo difíciles que son las cosas en las islas para poder ganarse la vida de forma honrada, por el propio momento de crisis que estamos pasando, pero sobre todo por ser una isla, donde por ejemplo, se puede constatar como los jóvenes tienen menos oportunidades para emprender negocios por la limitación del territorio y a veces la desesperación puede llevarlos por el mal camino, aunque estoy convencido que no los justifica en ningún momento, simplemente hace de observador.



También nos habla claramente del tráfico de drogas, pero sobre todo, del menudeo, de esos pequeños camellos a las órdenes de otros que ni siquiera son de la isla, ni viven en las islas, utilizándolas como un trapo viejo para hacer dinero sin ningún tipo de escrúpulos.



Alexis Ravelo nos hace pasar un rato muy agradable cuando paseamos por las calles de Las Palmas, pues La estrategia del pequinés es un gran aparador turístico que intenta abrir los ojos de aquellos que no las han visitado, poniéndoles los dientes largos.

También es un acercamiento a sus gentes mediante la utilización de un léxico con bastantes coloquialismos propios de canarias que enriquecen el texto y le dan un sentido de estar. Así mismo es un acercamiento a la realidad de la calle en el sentido que Alexis confiesa al final de la novela que, ha utilizado personajes reales, así como escenas extraídas de la realidad a los que le ha introducido detalles para darles más verosimilitud. Creo que toda una sorpresa al estar acostumbrados a la típica frase: «los hechos y los personajes son totalmente ficticio.»



El amor es otro de los temas que se tratan en la novela escenificados en dos de las mujeres que encontraréis en su lectura. A dos de los personajes se les abre delante de sus narices un nuevo mundo de oportunidades donde vivir mejor, donde ser más felices, pero no tienen los recursos para llevarlos a cabo y se tendrán que manchar las manos para poder soñar con él. ¿Qué estaríais dispuestos a hacer vosotros por amor? Eso es uno de los dilemas que plantea la novela. ¿Seríais capaces de sacrificaros por otros? Difícil decisión.



La estrategia del pequinés también es una novela que trata de la amistad, de la lealtad, de la confianza, del respeto hasta límites insospechados. Encontraréis varias parejas de personajes que así lo atestiguan y que de una forma u otra nos harán sufrir e incluso reflexionar sobre los límites de esas amistades y todo ello acompañado en muchos casos de un tanguillo dándole un toque muy especial a la narración.



Desde que conocí la publicación de la novela me sentí intrigado por su título. Sí, en la contraportada se dice algo, pero no se cuenta de la misma forma que se hace en la novela y de ahí, por lo que me ha gustado, que no quiera destriparlo para que lo podáis disfrutar. Os diré que es como una especie de mantra que puede ayudar a los pequeños (pequineses) a enfrentarse a los grandes (rottweilers). Me ha parecido un elección genial por parte del autor, pues cuando realmente sabes de que va te das cuenta que toda la novela navega sobre él. Un acierto total.



Todo lo malo sucede de la forma más inesperada y eso es lo que les sucederá a todos y cada uno de los personajes que se verán envuelto en una espiral de violencia sin fin salpicados por la sangre de otros cuando no estaban preparados para ello. Pero una vez iniciada, cual péndulo, es imposible pararla. ¿Se podrá salvar alguien de tanta atrocidad?
http://www.amazon.es/gp/product/B00TZ9EX0A/ref=as_li_ss_tl?ie=UTF8&camp=3626&creative=24822&creativeASIN=B00TZ9EX0A&linkCode=as2&tag=crucdecami-21

Otros títulos:

Las flores no sangran



Publicar un comentario