martes, 11 de junio de 2013

El precio del castigo de Toni Soler



La lealtad de los delincuentes, Delincuentes y venganzas y El precio del castigo forman la trilogía llamada La lealtad de los delincuentes que recientemente ha recibido un emotivo homenaje, con una exposición fotográfica, en la primera edición del evento Valencia Negra que se celebró el pasado mes de mayo. Además, no sé si estaba planeado de antemano o no, pero se ha publicado una edición especial muy limitada de la trilogía con las tres novelas en una para celebrar su éxito pasado.

¿Y cuál es el secreto del éxito de la trilogía? Creo que Toni Soler ha sabido contactar con su público gracias al realismo argumental de las tres novelas tocando temas que nos afectan en grado sumo como los trapichenos bancarios o los chanchullos inmobiliarios que tanto daño han hecho y hacen, y más en la región de Valencia de donde es el escritor. Pero también ha sabido aderezarlo con su crítica particular contra el consumo de drogas, el abuso del alcohol, las falsas lealtades, los falsos amigos, las traiciones; y como no, con su toque personal de sexo que ha ido creciendo a medida que crecía la trilogía. Seguro que detectáis que falta algo. Está claro: lo negro. En la trilogía encontraréis todos los elementos y más que hacen que una novela sea etiquetada como negra y además con el añadido de la emoción de la trama que Toni ha sabido llevar con mucha elegancia, cosa que no era fácil al ir extendiéndose las ramificaciones y tener que cerrarla argumentalmente.
Una vez finalizada su lectura me ha hecho recordar, en lo que a ritmo se refiere, a la aplaudida en algunos casos, defenestrada en otros, trilogía de Millenium de Stieg Larsson (yo soy de los que la aplaudieron), con una primera entrega de presentación de personajes y situaciones con un ritmo rápido, que engancha desde su inicio y que te deja con ganas de saber más; con una segunda entrega donde la acción, la sangre y los disparos, se multiplica por cien, y donde la trama se retuerce para complicarse aún más; y una tercera entrega, la que hoy comento, con un ritmo más pausado en su inicio, un tanto menos negra que las anteriores, pero que a medida que avanza vuelve a perder ese gris para ir convirtiéndose de nueva en negro a un ritmo crescendo para terminar con un final redondo donde los cabos están todos bien atados.


Edición especial de la trilogía
Como se suele decir, cada una de las entregas tiene vida propia y se pueden leer por separado, pero yo recomiendo no hacerlo en este caso para que la satisfacción del conjunto de la trilogía sea máximo ya que no se puede explicar todo de nuevo en cada entrega y existen detalles que son importantes para la trama general.

Pero entremos un poco más en detalle con El precio del castigo que la teníamos un tanto abandonada, aunque ya os he ido contando generalidades sobre ella.
Han pasado seis meses desde los terribles sucesos explicados en Delincuentes y venganzas y la posición de nuestros protagonistas, aún no siendo complicada, pende del hilo de la vida de un agente de la INTERPOL. Si este abre de nuevo los ojos y puede hablar, la suerte de Antonio Bataller, nuestro protagonista, y Fran, su mejor amigo, se puede ir al garete.
También nos encontramos ante una situación diferente: Antonio y Fran han pasado de ser unos simples amigos a ser unos delincuentes amigos, y algunas veces los remordimientos son fuertes.
Y no nos podemos olvidar del otro motor que en las anteriores entregas nos tuvo con el alma en vilo, la relación de Antonio y Marta: ¿dónde acabará todo?

Como he comentado, en su primer tercio, la novela se centra más en situar al lector seis meses después de lo acontecido, que en explicar cosas nuevas, y sobre todo se centra en los personajes dejando de lado la trama negra. A mí me ha sorprendido un poco después de leer las anteriores entregas donde se aceleraba desde la primera página, incluso en la segunda de las novelas critiqué que el autor tardara en situar al lector. Está claro que nunca estaremos contentos.
Con el paso de las páginas me he dado cuenta que era más que necesario tomarse su tiempo, pues habían sucedido tantas cosas con anterioridad, eran tantos los cabos sueltos que se debían separar con mimo para poder enlazarlos de nuevo al final sin producir un corto circuito.

Pasada esa primera parte volvemos a encontrarnos con el Toni Soler directo, rápido, con ritmo endiablado y con cadáveres de por medio que no hacen más que complicar las cosas para nuestros protagonistas llevándolos a un callejón sin salida. Las páginas van pasado vivamente y nos acercamos al final, pero antes tendremos alguna que otra sorpresa, algún que otro traspiés de nuestro protagonista al que la suerte le comienza a ser esquiva en todos los terrenos. ¿Cómo acabará todo? Creo que Toni ha sabido cerrar la trilogía de forma perfecta dejando al lector tranquilo, satisfecho y con la sensación que el sufrimiento de los personajes, por bien o por mal, se ha acabado. Es como un: descanse en paz.

Yo creo que tenéis la oportunidad de acercaros a uno de esos autores que no salen en todos los periódicos, que no habla en todas las radios, del que no hablan todos en twitter, un autor noble, tranquilo, pero muy enamorado de las novela negra, muy enamorado de la escritura y que como buen lector sabe lo que le gustaría leer y lo plasma en la perfección sobre el papel. Creo que Toni Soler merece la oportunidad de entrar en vuestras bibliotecas, en papel o virtuales, y comenzando desde el principio. Estoy seguro que no os defraudará.

Y para ir acabando. Estamos de enhorabuena los seguidores de Toni Soler, pues hace unos días anunció en twitter (@Tonelo1000) que se había puesto el mono de trabajo que tenía colgado desde hace dos años y que se ha puesto manos a la obra con una nueva novela negra. Yo estoy seguro que haré todo lo posible por leerla (incluso antes de su publicación, si puedo) pues me siento cercano e identificado con el autor y tengo ganas de aportar mi granito de arena para que siga expandiéndose su buen hacer.



Publicar un comentario