lunes, 26 de agosto de 2013

Blancanieves debe morir de Nele Neuhaus

Un sombrío día de noviembre unos obreros encuentran un esqueleto humano en un antiguo aeródromo del Ejército norteamericano en un pueblo cerca de Frankfurt. Poco después alguien empuja a una mujer desde un puente. La investigación lleva a los comisarios Pia Kirchhoff y Oliver von Bodenstein al pasado: hace muchos años, en la pequeña localidad de Altenhain, desaparecieron dos muchachas sin dejar rastro. Un proceso judicial basado en pruebas circunstanciales hizo que el presunto autor Tobias acabara entre rejas. Ahora este ha vuelto a su pueblo. La desaparición de otra chica desatará una auténtica caza de brujas.






Aún recuerdo cuando en abril del 2012, Blancanieves debe morir de Nele Neuhaus me entró por los ojos por su portada, pero sobre todo por su título. No la dejaba de ver en todas y cada una de las paradas que se montan por Sant Jordi y pensé: «este será un éxito de ventas este año.». Y así fue y por ello, que raro soy, me separé un poco y pasé de largo su lectura cuando todo el mundo la hacía. Luego fueron llegando las reseñas y la mayoría eran positivas.
Y es hoy, un año y medio después cuando he tenido ganas de afrontar su lectura y ver si aquella atracción que noté tenía una base relevante, y os puedo adelantar que una vez descubierto el motivo del título me he desinflado un tanto, pues me había hecho muchas películas alrededor de él. Pero bueno, ese es un problema mío, aunque debo reconocer que los autores y editores saben lo que se hacen al poner un título con gancho.

Merece una mención especial el tesón que puso Nele para que sus libros vieran la luz. Se autoedito su primer libro del que hizo 500 copias y las fue vendiendo desde su garaje. De su segunda hizo 1000; de su tercera 5000 y llegó a una cuarta con la que acumuló unas ventas de 45000 ejemplares. Fue entonces, en 2009, cuando un librero local la pone en contacto con la editorial Ullstein y a partir de ahí se convierte en una superventas internacional.
Yo siempre que leo historias como estas me animo un montón. Seré un soñador seguro.

Pero dejemos a un lado mis sueños y volvamos a la novela que, se debe decir, es la cuarta entrega de una saga negra y policial (esa manía española de no comenzar por el principio), y que nos retrata, creo que uno de los mejores puntos de la novela, una población donde el mal aflora por cada uno de sus rincones. He tenido la sensación que todo el mundo estaba al tanto de lo que sucedía menos quién lo tenía que estar; de que todo el mundo callaba por miedo o por obtener alguna compensación; todo ello me ha dado muy mal rollo y puedo decir que  la atmosfera creada por la autora es genial, de diez.

Por el contrario, será el sol de la tumbona la que me afectó, no he conectado con los detectives que llevan sobre sus espaldas el peso de la saga, y diría, que me ha aburrido un tanto lo que les sucedía. Es una cosa muy extraña, pues yo siempre pido que se explique algo más de los personajes, pero creo que en este caso no me ha interesado en absoluto (puede ser que siendo la 4t entrega nos hayamos perdido cosas con las que conectar).
Por otro lado, si que me ha interesado lo que les sucedía a los demás personajes, digamos que los segundos protagonistas y por ahí se aguantaba mi interés, y sobre todo por el misterio de saber que había pasado realmente.

Otra pega que le pondría es su tiempo medio. Lo he encontrado un poco lento y repetitivo sucediéndose la investigación de forma ABC y repitiendo el ABC llevando al lector de unos sospechosos a otros, pero sin mucha más emoción y convirtiendo la novela en una más, aunque debo reconocer que la resolución me ha gustado, no ya por su complejidad, sino por tener algo más de lo que yo me imaginaba en la página 30.

En definitiva, que me ha gustado, pero menos de lo que me pensé al principio (de nuevo con las expectativas) y veré si afronto la nueva entrega que se ha publicado en España (la segunda de la saga).
Y que os diría a vosotros, si todavía sois de los pocos que no la habéis leído: que si os gustan las novelas con tramas complejas como si fuera telas de araña que se han de tejer muy poquito a poco, Blancanieves debe morir os encantará; que si os gustan las historias centradas en pueblos cerrados con un halo de misterio: os gustará.
Publicar un comentario