viernes, 8 de noviembre de 2013

Mala hostia de Luis Gutiérrez Maluenda

 SINOPSIS
Un sudamericano es matado a palos nada más haber contratado al detective Atila para que localizara a una chica del Este que estaba comprometida con él, entonces la hermana recontrata a Atila para que averigüe qué ha pasado y siga con la investigación de localizar a la chica, pues cree que ha sido ella la causante de la muerte, ya que su hermano había cambiado el testamento a su favor unos días antes. Un reportaje de fotos encontrado en el bolso que dejó la chica del Este en la casa de la hermana del muerto, será el hilo conductor que llevará a Atila a tratar con gente de la alta sociedad de Barcelona, que parece ser está implicada en ésta muerte y en la desaparición de varias inmigrantes, sucediéndose una serie de situaciones rocambolescas, comprometidas y difíciles que llevarán al protagonista a la solución del caso, no sin antes dejar el camino sembrado de cadáveres.




Hacía tiempo que tenía pendiente leer a Luis Gutiérrez Maluenda, y más leyendo estupendas reseñas de sus novelas.
Quiso la diosa fortuna que me encontrara con él en una feria editorial y que después de charlar me regalara y me dedicara la primera novela de la serie del detective Atila, Mala hostia, publicada en 2011 por Alrevés Editorial.
Vaya por delante mi agradecimiento a los dos.

Y reza la dedicatoria:
«Para David con el deseo de que pase un rato divertido»
Y así ha sido. Objetivo cumplido.

Creo que Luis se quedó corto con el objetivo, o quizás no quiso enseñarme los otros. Os estoy hablando de la razón de ser de la novela, la intención, pues sin intención no debería existir novela.
Pero no hace falta buscar mucho. El propio autor nos lo deja claro en la dedicatoria que hay al principio del libro y que se podría resumir con una frase que encontramos una vez iniciada la novela:

«la nacionalidad sin papeles es la etnia más numerosa que hoy en día se puede encontrar en Barcelona»

Sabemos que la novela negra debe ser crítica, social, y luego le añadimos lo policial. Mala hostia es una novela negra y policial que pone el dedo en la llaga de la inmigración y que grita con voz muy alta que lo peor son las mafias, integradas por los mismos inmigrantes, que explotan a compatriotas que han tenido menos suerte. Todo ello hace que se vea el futuro de un color negro y que muchos, llevados por la desesperación se vean obligados a salirse de la ley.

«En  nuestros barrios, esperar tiempos mejores es el deporte que más se practica. Creo que los burócratas del Ayuntamiento están pensando en organizar un campeonato.»

Pero Mala hostia no es solo una novela negra, es además una novela llena de humor, pues Atila lo reparte a manos llenas, un par de chispazos en cada página. Podría decir que me ha recordado a Lo mejor que le puede pasar a un croissant, pero creo que el humor se asemeja más a Torrente por el tipo de frases, que no por el aspecto, pues Atila está muy lejos de ser un Torrente, aunque sea machista, alcohólico y mujeriego, pero al contrario que el protagonista de la gran pantalla, Atila sí tiene éxito con las mujeres, a parte de pagar por otras.
Mala hostia es una novela cargada de sexo, de deseo, de refregones, pero casi ninguno de ellos excepto de amor, pues Atila es un tipo legal.

Decía Aramys en su blog, De mayor yo quiero se Luis Gutiérrez, en referencia a que es un tanto gamberro, un espíritu joven (o lo aparente en su escritura y al hablar con él), y yo lo firmo, me gustaría tener esa vitalidad al estilo Camilleri para escribir sin parar y reírme de las penas con la gracia que lo hace Luis.
Publicar un comentario