lunes, 23 de diciembre de 2013

El asesinato de Pitágores Marcos Chicot

 SINOPSIS
El anciano filósofo Pitágoras, uno de los personajes con más poder de su época, está a punto de elegir un sucesor entre los grandes maestros cuando en su comunidad se inicia una serie de asesinatos. Tras los crímenes se atisba una mente oscura y poderosa que parece superar al mismísimo Pitágoras. La enigmática Ariadna y el investigador egipcio Akenón tratarán de descubrir quién es el asesino a la vez que resuelven sus propios sentimientos. Un reto en el que los fantasmas del pasado se unen a las oscuras amenazas del presente.




El asesinato de Pitágoras de Marcos Chicot es de esas novelas que tienen una rica historia detrás de ella, y no ya en su construcción, sino en el como nos ha llegado a nosotros lectores.
Son de esas historias que se cuentan una y otra vez como si de una leyenda se tratara, pero no es un leyenda, es una realidad.
No quisiera extenderme en la historia ya que hace tiempo que la novela está en circulación, pero sí quiero compartir algunos detalles, a modo de pinceladas para alimentar vuestra curiosidad y dejar en vuestras manos seguir investigando. Será como empezar la casa por el tejado, pues desde ya os quiero decir que los dos puntales básicos para optar por leer la novela son: Pitágoras y la carta al lector que nos regala Marcos Chicot al final de la novela. Y es en esa carta cuando nos descubrirá el cómo se construye la novela, de dónde surge y cómo será el propio Marcos el que inventará algo totalmente novedoso en el mundo de las matemáticas y bastante crucial para el desarrollo de la novela. Yo, como matemático que soy, me quito el sombrero ante ese mal alumno, eso dice él, aunque yo no lo creo, que un buen día aburriéndose en una clase de matemáticas gestó lo que sería El asesinato de Pitágoras.
Pero también cuenta la leyenda-realidad, que El asesinato de Pitágoras fue finalista del premio Planeta 2012 y que, aún y siendo finalista de dicho premio, no encontró quién lo publicara. Marcos decidió que no lo dejaría así y se autopublicó en Amazon. Tal fue el éxito de la novela que la editorial Duomo no se lo pensó dos veces, ahora no, y la acaba de publicar en versión papel.

Y después de las pinceladas de obertura tocaría hablar de la novela y os tengo que decir que tengo sentimientos encontrados. Por un lado, he disfrutado mucho con su personaje central, el gran Pitágoras. Sabía muchas cosas de él antes de la lecturas, pues siempre me ha interesado la historia de la matemática, pero eso de pasear con él, de escucharle hablar al consejo, de verlo como un padrazo, de sentirlo pensar, de ver su representación divina y el poder que ostentaba,…, eso ha sido muy gratificante y creo que Marcos consigue todos esos efectos con gran soltura.
Pero por otro lado está la carga de las páginas. Creo que la tijera se podría haber pasado y que eso hubiera hecho la novela mucho más dinámica. Os pongo dos ejemplos (hay más) donde sustento lo anteriormente dicho. El primero, una batalla que sucede en la novela y que creo que pasa de las cien páginas. ¿Son necesarias tantas páginas no siendo una novela bélica? A mí personalmente no me han aportado nada. Y luego, algunas de las escenas amorosas de la novela; recuerdo alguna que se explica con demasiado detalle, cuando tú, lector, estás deseando que la trama continúe.

Otra cosa que me ha molestado, vamos a decirlo así, un poco, es el título, pues da a entender cosas que no son tal cual. Quizás es mi mala relación con las sinopsis y ese leer las cosas por la portada, por el título. Yo considero que el título es una de las cosas más importantes de la novela y creo que este evoca cosas que no encuentras como te las imaginas.

El asesinato de Pitágoras es una buena novela histórica; es una novela correcta como thriller por sobrarle páginas y eso comprometer el ritmo; en lo policial va justa y en lo negro, poco. Se había leído que era una novela negra histórica, pero para mí no lo es. Y volvemos a lo mismo, a las etiquetas. Malditas etiquetas que destrozan ilusiones e imaginaciones.

Ya se ha dicho por activa y por pasiva en las distintas reseñas, pero no está de más alabar el trabajo de documentación que ha llevado a cabo Marcos y de ahí que mi valoración como novela histórica sea muy buena.

Y ya para acabar y creo que para ser algo original, la novela me ha recordado a una saga que leí hace muchos años y que me encantó, pues mezcla los mismos elementos que El asesinato de Pitágoras: historia, policial, thriller,… Os estoy hablando de la trilogía de El juez de Egipto escritas por Christian Jacq.
Publicar un comentario