sábado, 4 de enero de 2014

As de corazones de Antonia J.Corrales

 SINOPSIS
Un broker que sueña con ser escritor, una enfermera que, a pesar de adorar a los niños, se niega a ser madre y una editora que jamás quiso serlo. Atrapados por un secreto inconfesable que dominará sus vidas. Amor, rencor, traición, superación personal, crítica social y la realidad más cruda y más hermosa. Ayala, Samantha y él: Bastián. ¿Cuántas formas hay de amar? ¿Realmente el amor lo disculpa todo? ¿Es Dios el culpable de nuestras desgracias, o confundimos su nombre y en realidad es el Diablo? As de corazones: tres vidas paralelas contadas en primera persona que encogerán tu alma y se harán un hueco en tu corazón.

As de corazones de Antonia J.Corrales, así de primeras, no es una de esas novelas que acostumbro a leer por título, por portada y por sinopsis, pero soy un lector abierto a nuevas experiencias y por ello, leyendo que Pedro de El Búho entre libros decía de ella que era una de las mejores novelas que había leído en 2013, y viendo que organizaba un sorteo de la novela, no dudé en apuntarme para ver si tenía suerte y vivía esa nueva experiencia.

Y me tocó. Y ante todo se lo agradezco.

«Para sobrevivir en esta sociedad deshumanizada que nos ha tocado vivir hay que esperar poco de los demás, a veces nada.»

Me gustó mucho cuando Pedro definió la novela como una novela de sentimientos y no como una novela romántica o novela femenina. Estoy de acuerdo con él. No es una novela melosa; no es un culebrón. Es una novela muy intensa, gracias a su capítulos cortos, a su primera persona, y ese hablar de los protagonistas que lo hacen desde la entrañas. Y no es fácil mantenerse en esa línea sin dejarse llevar cosa que dice mucho en favor de la autora.

«La memoria es caprichosa como un adolescente enamorado, anárquica como un revolucionario y protectora como una madre. »

Me han gustado las imágenes que utiliza durante la narración: la jirafa blanca, las amapolas, la manta de parches, el as de corazones…Soy un enamorado, digamos, de las metáforas y me han parecido muy bonitas y adecuadas. No os las voy a explicar. Pienso que es mejor que cada uno las viva en primera persona.

Como habéis podido observar, es una novela plagada de buenas frases, de buenos párrafos, de esos que gustan apuntar, de los que te hacen parar y pensar. Tan solo he puesto algunos de los que apunté mientras leía para no saturar.

«Las casualidades no existen. Son parte de los hilos que el universo va tejiendo a nuestro alrededor para que el destino se cumpla.»

Antonia no desaprovecha la ocasión para hacer un poco de crítica social y aportar su punto de vista sobre algunos temas en boca de sus personajes, como por ejemplo el mundo literario y esa voraz relación escritor-editor, escritor-publicación. Me ha parecido muy interesante y creo que ha sido vivido en primera persona, esa lucha que ha tenido para conseguir que la publicaran, lo que le da mucho más valor testimonial.

Me he parado. He releído lo que había escrito hasta aquí y me he dado cuenta que no hay nada negativo, y os puedo asegurar que mi sensación al finalizar la lectura no ha sido tan positiva como lo está siendo la reseña. ¿Será que ha actuado algún misterioso maleficio que hacer que no se puedan escribir cosas malas sobre la novela? ¿Será como esos platos de lentejas que están más buenos de un día para el otro?

Tampoco es que tenga un interés especial por dejar mal a una novela, pero sí lo tengo en hacer llegar al lector de esta reseña (de todas las reseñas que publico) lo que he vivido para no tengan un engaño, para que no se sientan defraudados y puedan seguir confiando (aunque no siempre pensaremos, y sobre todo viviremos lo mismo leyendo; esa es parte de la gracia, pero algunas cosas en común tendremos, ¿no?).

Lo dicho, que tuve malas sensaciones sobre todo al principio de la lectura cuando no conseguí conectar con los tres personajes narradores. Llegó un punto que no sabía dónde estaba con tanto ir y venir, con el pasado, con el presente, con el futuro, y es que no es una novela lineal y quizás me faltó un punto de atención, no sé.

También veréis que existe alguna cosa oculta; ese hilo que liga a todas las historias y que no acaba de ser contado y que para ello se le va dando vueltas y más vueltas, cosa que me incomoda un poco por lo repetitivo del lo catarás pero no lo verás. Y llega el momento del descubrimiento y tienes la sensación de decir: lo sabía y pierdes la intensidad.

Eso es lo que he vivido y de ahí que mi valoración no sea tan sumamente positiva como en otros casos he leído.

Yo diría para acabar, que me ha gustado leer algo diferente, aunque no le haya sacado todo el partido; que me ha parecido una autora interesante y que si queréis diversificar lecturas y os topáis con ella, le deis una oportunidad.



Publicar un comentario