jueves, 24 de abril de 2014

El último tuareg de Alberto Vázquez-Figueroa

 SINOPSIS
La trama se desarrolla en la inmensa soledad del desierto del norte de Mali, donde la barbarie de los extremistas que intentan crear un Estado islamista radical está salpicando de sangre el buen nombre de los tuaregs. 
Contra su voluntad, Gacel Mugtar, un pacífico camionero gran conocedor del desierto, es uno de los encargados de hacer cumplir el código de honor de su raza ejecutando sin piedad y dondequiera que se encuentren a todos aquellos renegados o mercenarios que no renuncien a la violencia. 
Pero la peor batalla que se verá obligado a librar no será contra los fanáticos, sino contra su propia conciencia. 





En 1980 Alberto Vázquez-Figueroa publicó Tuareg la novela que lo hizo conocido en el mundo entero y que a día de hoy a vendido más de cuatro millones de copias. Aún recuerdo cuando mi madre me la trajo a casa y como la devoré en su día y el gran recuerdo que siempre tendré de aquella lectura.
En el año 2000, Alberto publicó Los ojos del Tuareg, segunda novela que ahondaba en un mundo que conoce como la palma de su mano, y en la que nos explicaba el mal que hacía el París-Dakar en África y al mundo Tuareg, y que  según el propio autor, gracias a esa novela, la famosa carrera dejó de correrse en África para pasar a América.
Ahora, en 2014, se publica El último Tuareg, la tercera novela centrada en los nómadas del desierto.
Pocas personas saben tanto sobre los tuareg como Alberto Vázquez-Figueroa, pues vivió con ellos los primeros 16 años de su vida. Por eso es normal que el autor vuelva a escribir sobre ese mundo que conoce, respeta y venera.
No se puede considerar El último Tuareg una continuación de la primera, pero sí una continuación de la vida de los señores del desierto.

«Un tuareg nunca debe enfrentarse a los débiles, porque derrotarlos constituye un deshonor; tampoco debe enfrentarse a sus iguales porque el resultado de la lucha solo dependerá de la suerte; únicamente debe enfrentarse a quienes son más fuertes, porque el hecho de vencerlos trae aparejada la auténtica gloria.»

Los que conocemos la obra de Vázquez-Figueroa sabemos lo que nos vamos a encontrar en sus novela y más sabiendo que está ambientada en África y en el mundo Tuareg.
En esta novela Alberto ha querido dejar muy claro que la guerra abierta que existe en un triangulo al norte del desierto de Mali no es una guerra tuareg. Algunos extremistas están intentado crear un país, en ese triángulo, bajo el nombre de los tuareg cuando entre ellos casi no existe ninguno de ellos, sino que son los antiguos guardaespaldas de Gadafi.
¿Y qué importancia puede tener ese triángulo en uno de los parajes más inhóspitos del mundo? Mucho. Y eso es lo que nos quiere hacer ver el escritor. Y es que a 30 km de ese triángulo se encuentra el 50% de las reservas de uranio del mundo; a 40 km al norte las reservas de gas y petróleo de Argelia del que depende la mayoría de Europa; al sur todo el petróleo y gas de Nigeria y Chad, y al oeste todo el hierro de Mauritania. Como veis, es un triangulo básico para el futuro de África y en definitiva del mundo. Alberto, al ver que todo ello estaba pasando desapercibido para el mundo ha querido mostrárnoslo de la mejor forma que sabe: escribiendo una novela.  

«Si dices lo que piensas de los demás, te llaman sincero, pero, si dices lo que piensa de Dios, te llaman blasfemo.»

Alberto también pone el dedo en la llaga sobre la interpretación del Corán según los diferentes individuos. Cada cual lo hace como le viene en gana y de ahí todas las aberraciones que podemos leer. No hay entre ellos nadie que haga rectificar a esos personajes que le diga que no pueden seguir hablando sobre sus púlpitos reales.

«Saber por saber de nada sirve, si no sabes para qué sirve lo que sabes.»

El último Tuareg no tiene ni mucho menos el empaque que Tuareg, ni tiene la misma pegada que algunas de sus últimas publicaciones como por ejemplo La bella bestia, pero sigue despertando el interés de lectores como yo que lo llevamos siguiendo desde casi niños y que lo seguiremos leyendo porqué nos gustan las historias que nos cuentan, tengan más o menos chispa, pues Alberto es un gran contador de historias y sobre todo, un gran maestro.

http://www.amazon.es/gp/product/B00IGZ6F0A/ref=as_li_ss_tl?ie=UTF8&camp=3626&creative=24822&creativeASIN=B00IGZ6F0A&linkCode=as2&tag=crucdecami-21
Publicar un comentario