martes, 6 de mayo de 2014

La tablet mágica de Luis Campo Vidal

 SINOPSIS
Mike Makula, un apuesto americano, aterriza en Barcelona para contratar los servicios de Alexia Hurtado, detective privado y ex Inspectora Jefe de Investigación de la policía catalana. La necesita para que le ayude a encontrar la pieza que le falta para completar un puzzle. La Tablet Mágica refleja las tensiones que se ejercen entre sí los grandes fabricantes de tecnología móvil, ávidos por dominar, a cualquier precio, un mercado en el que solo vale ser líder. Ocupar la segunda posición es considerado como una derrota. La aparición de un nuevo material, el grafeno, más fino que un cabello, flexible como el plástico y duro como el diamante, demuestra ser tan revolucionario como lo fueron en su momento el oro y el silicio para el mercado de la electrónica. 

Una novela negra, un thriller empresarial que viaja por Israel, visita Petra (Jordania) y vive las aventuras de Alexia acompañada por su ayudante, Antonio Vargas.


La tablet mágica de Luis Campo Vidal y Éride Ediciones me ha recordado en cierta forma a Coltan (Ediciones B, 2008) de Alberto Vázquez-Figueroa al presentarnos algo tan poco conocido como es el grafeno o como lo fue en su día lo hiciera Alberto con el coltan. ¿Quién hoy en día no ha oído hablar del coltan? Yo creo que muchos de los que os pasáis por aquí sabéis algo sobre ese mineral bañado en sangre de inocentes niños y del que casi nadie decía nada hasta que la novela del canario abrió muchos ojos. Quizás el grafeno no pase a la historia por los mismos motivos que el coltan, vaya, eso espero, pero si os dais una vuelta por internet comprobaréis en pocos minutos que muchas universidades y centros de investigación están detrás de él invirtiendo mucho capital para sacarle las máximas prestaciones. Por eso no es de extrañar que Luis lo utilizara en la trama de su novela.
Como tampoco es de extrañar que Luis escriba lo que podríamos denominar thrillers empresariales al tener una sólida formación y experiencia en el campo tecnológico y en el de las comunicaciones. No será la primera vez que os diga que uno escribe sobre lo que conoce, aunque también os cuento que muchos se arriesgan mucho más al escribir, y con acierto, sobre mundo desconocidos (pero ese es otro tema).

La tablet mágica es la cuarta novela protagonizada por la detective Alexia Hurtado y yo como mínimo no he notado que me faltaran datos de su pasado, de sus anteriores novelas. No sé si eso es bueno o malo. Quizás bueno para los lectores que como yo se acercan al personaje en esta novela, pero tal vez malo para los seguidores de la serie que quizás vean que el personaje no crece. Por lo que he leído yo en la novela, crecer, crece poco, pues tiene poco tiempo para recrearse en mirar atrás. Sí que he de decir, ya que hablamos del que sería el personaje principal, que en muchos momentos de la novela la he encontrado a faltar, como si estuviera en la nevera esperando a salir. No sé, esa ha sido mi sensación. Me hubiera gustado que estuviera más presente.

Y el anterior comentario ligaría con el papel que ejerce el narrador en la novela. Para mi gusto su voz en muchos momentos es demasiado documentada y un tanto fría. Sí, entiendo que se tienen que dar datos y más cuando hablamos de cuestiones tecnológicas y de materiales que pocos conocemos, pero creo que podrían existir maneras más atractivas de presentarse y no minar, en cierta forma, el ritmo y el calor de la novela.
Sigo pensando que llevamos bastante tiempo leyendo híbridos de novela negra o criminal o policial donde se ha abierto un gran abanico y se hace caber incluso la novela de viajes, la novela gastronómica, la novela seudocientífica. Los que leéis mis reseñas sabéis que cuando en el plato tenemos muchos ingredientes siempre os digo que se corre un riesgo de perder el sabor fundamental y creo que La tablet mágica en algunos momentos lo pierde por ese abarcar demasiado. Cuando la ciudad de Petra (Jordania) ensombrece la trama principal, y más en un thriller, para mí se está perdiendo algo de esencia (es un ejemplo y como no, una opinión personal. Seguro que a muchos les chifa que les expliquen las grandezas de la majestuosa ciudad, pero a mí personalmente no en un thriller).

Si habéis llegado hasta aquí pensaréis que la novela no me ha gustado nada y que no vale la pena acercarse a ella.
No puede decir que no me ha gustado. Creo que tiene muy buenos momentos, que sobre todo me ha gustado el que me expliquen que se cuece entre bastidores en el mundo tecnológico y conocer el grafeno. Todo lo demás que cuento quizás para vosotros no tenga la misma importancia y aún la disfrutéis más que yo. Por eso os diría que si tenéis ganar de leer un thriller empresarial-tecnológico le deis una oportunidad a La tablet mágica de Luis Campo Vidal.
Publicar un comentario