miércoles, 16 de julio de 2014

El peso de los muertos de Víctor del Árbol


 SINOPSIS
Esta es una historia sobre la memoria y sobre el modo en que construimos el pasado según nos conviene.Noviembre 1945: Nahum Márquez va a morir en el patíbulo. Noviembre 1975: Lucía regresa a Barcelona desde el exilio con las cenizas de su padre y con los fantasmas que la esclavizan. Franco agoniza, y con él una España que encarna el comisario Ulises, dispuesto a una última batalla con su propia decrepitud, a manos de una España emergente, la de Gilda y sus amigos que nada le deben al pasado excepto, quizá, una pátina de romanticismo. El encuentro entre Lucía y el comisario, temido pero inevitable, enfrentará dos mundos, el de los vivos y el de los muertos que viven a lomos de estos.Durante treinta años cada personaje que tuvo que ver en la muerte de Nahum Márquez ha inventado sus propios recuerdos de cómo fue aquella historia de amor y tormento. Es una ficción que les permite vivir más allá de lo que realmente ocurrió y que les pone a salvo del dolor y de su propia responsabilidad.Galardonada con el VIII Premio Tiflos de Novela.


El peso de los muertos de Víctor del Árbol ha sido mi lectura escogida para que sea la reseña 300 que publique en el blog después de dos años de titubeos y cuatro donde las reseñas son la principal fuente de publicación en el blog, llegar a 300 reseñas me parece un buen hito.

La elección podría decir que ha sido medianamente fácil, pero primero quisiera agradecer a mis seguidores en twitter (@2davidgomez) las lecturas que me propusieron para que fuera la trescientos; las tengo todas apuntadas, pero quizás no cumplían con lo que buscaba: que tuviera algún significado más metafórico, además de ser buenas novelas. Y creo que El peso de los muertos tiene muchísimos significados, tantos que explicarlos podría constituir la propia reseña.

«Somos fotos en blanco y negro, retratos que amarillean en los libros antiguos, en los baúles de las casas viejas.»

Nunca es bueno empezar la casa por el tejado; nunca es bueno leer los autores en desorden, pero a veces no puedes hacer otra cosa y más con la historia que tiene detrás la publicación de El peso de los muertos. Víctor del Árbol ganó el VIII Premio Tiflos 2006 con la novela y fue su presentación en sociedad, pero no de la forma que él hubiera querido.
Resumiendo, por lo que parece, la novela no llegó dónde tendría que haber llegado siendo una ganadora de un premio que tenía un cierto renombre; se quedó cogiendo polvo en algún oscuro almacén hasta que el tesón del autor le lleva a publicar en 2011 la fabulosa La tristeza del samurai (Alrevés) con la que despegó y se dio a conocer sobre todo en Francia.
El resto de la historia ya la conocéis: Respirar por la herida (Alrevés, 2013) y Un millón de gotas (Destino, 2014) y ahora mismo, y haciéndose justicia, en boca de todos.

«Una muerte trae una vida, un final trae un principio.»

Os hablaba de los significados de la elección. Uno de los primeros el autor y lo explicado: ¿cuántos autores españoles están dándole duro y nunca llegan a una buen cuota de lectores? ¿Cuántos grandes autores son conocidos por una minoría por falto de dinero (promoción)? Escoger a Víctor del Árbol y su trabajo es un grito a seguir adelante, a luchar por lo que uno cree, a no rendirme por muy cuesta arriba que se ponga la cosa. Yo soy de los que piensa que a todos los buenos escritores les llega su oportunidad si persisten en el empeño y supongo que estaréis de acuerdo conmigo que ese sueño es publicar y llegar a un buen número de lectores, en definitiva, vivir de aquello que amas: la escritura.

«Llevo toda la vida pensando en el antes. No estoy acostumbrado a pensar en el después.»

El mismo título nos lleva a la siguiente metáfora de la elección y ese peso del pasado que siempre va con nosotros y del que es difícil desprenderse muchas veces dificultando el futuro. Creo que tiene que llegar un momento en que miremos atrás y seamos conscientes de que el pasado está ahí, de que el pasado me ha formado, de que tiene su peso, pero que no puede desequilibrar mis pasos futuros. Como dice Víctor, la memoria tiene un peso y el cómo cada uno recuerda su pasado, cómo se forma esa memoria, cómo nos protegemos de ella, hace que seamos ahora. El peso de los muertos trata de esos entre muchas otras cosas.

«Lo probable y lo increíble son cabos de la misma cuerda. Si lo juntas, resulta lo inevitable.»

Decía que no se tiene que empezar la casa por el tejado, pero lo que sí creo es que una vez tienes el tejado que mejor que bajar y conocer de dónde procede lo que ves (lees).
El peso de los muertos demuestra que Víctor del Árbol no es una seta que nació de forma espontánea y que ahora se ha puesto de moda. En la novela se reconocen los cimientos de sus siguientes novelas, si habéis leído alguna de sus siguientes novelas, como esas tramas enlazadas, o como ese viajar del presente (vaya el presente de la novela) al pasado, o ese mirar la España franquista y todas las injusticias que allí se produjeron, sin olvidarnos del amor (algunas veces enfermizo), o los maravillosos paseos por la Barcelona de la época...y podía seguir enumerando.

«Los cobardes mueren muchas veces antes de su propia muerte.»

Quizás sí en algún momento le falta la redondez que ahora mismo demuestran sus novelas (siempre existe una primera novela), pero lo que no echaréis en falta son esos personajes demoledores que nos hacen sufrir de esa manera a la que nos tiene acostumbrados el autor barcelonés, que te agarran por el pescuezo y te dejan sin aliento y dónde no todos son tan malos como se los pintan, ni tan buenos como deberían ser. Los grises, los matices, las contradicciones hacen crecer a esos personajes: ¿y qué es la vida sino una mezcla de grises?

«El límite que convierte a uno en un asesino y otro en un justiciero es el motivo para matar.»

No me preguntéis si es negra, ya sabéis que con Víctor del Árbol el género que se tiene que utilizar para referirse a sus novelas es mestizo.
El peso de los muertos vuelve a beber de muchos géneros entre ellos el histórico mediante la elección de los últimos días de vida de Franco para situar la trama y que hace que la historia fuera bastante difícil de situar, por suerte, en otro contexto y hacer que funcionara. Creo que el momento es todo un acierto y que lo contado enriquece la lectura, así como ese primer capítulo donde acompañaréis a un condenado a muerte por garrote.

«Vidas persiguiendo aire. Besar sombras, odiar fantasmas.»

300 reseñas y camino de los seis años de blog, que se dice pronto. No os voy a prometer 300 reseñas más, ni seis años más, pues es complicado mantener vivo y activo un blog, que os voy a contar, pero mientras haya lecturas como El peso de los muertos y escritores como Víctor del Árbol todo será un poco más fácil.


Publicar un comentario