martes, 12 de agosto de 2014

Invierno humano de Kiko Labiano

 SINOPSIS
¿Cuánto vale la vida humana? ¿Matarías por un trozo de carne? ¿Y por salvar a tus seres más queridos? 

En un mundo devastado por el hambre, solo, y rodeado de un bosque milenario, el joven Myka tratará de sobrevivir mientras piensa en cómo recuperar a su familia cautiva. 

 Un torrente de sucesos le llevará a descubrir que en la vida ya no hay sitio para la bondad y que los límites de lo humano desaparecen cuando la propia supervivencia está en juego. 






No sé vosotros, pero yo no había escuchado la palabra distópico tanto como en los últimos meses, supongo que en ese intento de marca, de colocar, de hacerle más fácil a lector situarse pronto dentro de una novela, o quizás, seguro, que me falta mucho recorrido lector y pudiera ser que la palabra estuviera ya algo usada.

Llegué a Invierno humano de la mano de uno de mis blogueros de cabecera: Emilio Alcorze. Su reseña me atrapó y no dudé ni un segundo en hacerle un hueco a la novela. También debo decir que después de leer tantísima novela negra siempre viene bien cuidar los otros géneros que me gustan y el de Invierno humano es uno de ellos con ese mundo apocalíptico que ha inventado Kiko Labiano para la ocasión.
Un mundo, coincido con Emilio, que recuerda a los de Comac McCarthy en La carretera, pero sobre todo me ha hecho recordar mi lectura de Esta noche arderá el cielo de Emilio Bueso, o El yermo de Sergi Llauger, y alguna que otra famosa novela, que mejor no nombrar para no generar spoiler con el final.

«Sólo había visto tres casas antes en toda mi vida.»

Kiko Labiano es otro de los autores que está publicando sus novelas en Amazon. El debate sigue al rojo vivo sobre las ventajas e inconvenientes de la publicación en dicho portal. No será aquí dónde las discutamos, pero podría ser el de Kiko uno de esos casos que salten a las editoriales convencionales por la buena historia que nos presenta y más viendo la aceptación que está teniendo la novela. 

La novela se inicia con una buen prólogo de Roberto López-Herrero que nos pone rápidamente en situación y que consigue acelerarnos el pulso y las ganas de iniciar la lectura. Cada vez soy más fan de este tipo de prólogos que son historias en sí mismos y que aportan algo a la historia.

Lo que más me ha gustado de la historia es el mundo que ha creado Kiko Labiano para la novela. Me encanta el frío, la nieve, el sentir ulular al viento,... El autor consigue que casi tengamos frío en verano. Se tiene que destacar por encima de todo eso, el lugar y los enclaves, pues existen varios escenarios de la novela y cada uno aporta lo suyo a la historia enriqueciéndola y con un punto de circo del horror en algún caso que personalmente me gusta mucho.

Otra de las cosas que me han gustado es ese ir cambiando de escenario a base de capítulos cortos y de dejarte con ganas de seguir leyendo la continuación, y sobre todo la duda que tienes desde el inicio de si estarán o no relacionados unos con otros, y de ser así, la forma de ese enlace.
También destacar la forma en que está contada la historia dando saltos en el tiempo y completando el puzle del presente como si estuviera contada al revés.

«¿Qué es eso?; Un libro; ¿Un qué?; Un libro, es algo que cuenta historias. Lo lees y te transporta a otros lugares.»

Quizás lo que menos me ha convencido es el final y por varias razones, algunas complicadas de explicar sin generar spoiler.
La primera: estaba tan metido en la historia de los diferentes personajes y sus enclaves que tenía ganas de que se solucionara allí y no que todo estallara por los aires y que la novela fuera otra. No sé si me he explicado. Estaba disfrutando mucho con el escenario creado y no necesitaba otro, pero entiendo que si el autor quería ir más allá debía explotar la situación hasta límites casi insospechados, y digo casi porqué ya hemos visto este tipo de finales en otras ocasiones, aunque no por ello os resultará sorprendente.
La segunda: es más complicado de explicar sin faltar al spoiler, pero tiene que ver con personajes que iréis conociendo a partir de la mitad del nudo y que me han resultado un tanto exagerados más que sorprendentes y que no cuadran con lo que descubriréis en el epílogo de la novela, esa segunda vuelta de tuerca que Kiko Labiano le da al texto.

Con todo, una novela que me ha reportado satisfacción y que os recomiendo a los que os gusten este tipo de historias apocalípticas.
También es justo reconocer que es una buena opera prima y que espero que vengan muchas más detrás de esta, pues se nota que hay intención en lo que nos explica y eso es lo más importante para un escritor.
Publicar un comentario