miércoles, 24 de septiembre de 2014

Novedad Editorial: El patio inglés de Gonzalo Garrido



Como pasa el tiempo, pero que cercano es el recuerdo de una novela cuando tanto te ha gustado.
A mediados de 2012 irrumpió en el panorama nacional literario un hombre tranquilo, o como mínimo lo parece, con una novela de esas que dejan huella: Las flores de Baudelaire (Alrevés, 2012). Fue finalizar la lectura de la novela y atreverme a preguntarle a Gonzalo Garrido, su autor, si ya estaba trabajando en un nuevo proyecto o tenía escrito ya uno. Mi impaciencia por seguir leyendo era grande. Sí, he de reconocer que la novela me causó una fuerte impresión, tanta que fue una de mis elegidas a finales de ese 2012 en mi TOP de Lectura.
Y pasaron los meses y pude leer en el twitter de Gonzalo, muy recomendable, @GGarridoLB, que la siguiente novela iba a ser muy diferente.

Ya no tendremos que esperar mucho más. El 13 de octubre ya estará en las librerías la esperada nueva novela de Gonzalo Garrido, El patio inglés, de la que su editor dice:

«La nueva novela de Gonzalo Garrido es una historia íntima y universal sobre la vida, el desencanto y el dolor. El autor de Las flores de Baudelaire centra su atención en los conflictos familiares, en lo injusto de algunos planteamientos de nuestra sociedad, en la dificultad para afrontar nuestro propio destino. El protagonista, Pablo, es un joven de los años ochenta que ha comenzado Derecho y que vive con su familia en un piso que da a un patio inglés. Los fines de semana sale con sus amigos a emborracharse, ha tenido alguna novia y forma parte de un círculo literario que le ha permitido publicar un artículo bastante polémico en un periódico. Sus padres le notan distante, apático y a vueltas con el mundo, una actitud común en la gran mayoría de los adolescentes. Sin embargo, un día, ante el asombro e incomprensión de sus progenitores, abre la ventana del comedor y se lanza al vacío. El patio inglés combina dos monólogos interiores —padre e hijo– que relatan una dura historia familiar, mezclando pensamientos íntimos, reproches mutuos, crítica social y búsqueda de respuestas. Esta novela se suma a una larga tradición literaria –como Carta al padre, de Kafka, o Demian, de Hermann Hesse–, donde las relaciones paternofiliales son causa de incomprensión permanente.»

Yo no me la voy a perder. Os recomiendo que vosotros tampoco lo hagáis, pues sin leerla confío plenamente en la pluma de Gonzalo y en el buen hacer de Alrevés.
Publicar un comentario