sábado, 31 de mayo de 2014

Novedad Editorial: Pacto de lealtad de Gonzalo Giner



Poco antes del estallido de la Guerra Civil, la vida de Zoe Urgazi se desmorona: su marido muere en la revolución asturiana al tiempo que ella descubre su infidelidad; su padre es encarcelado; y ella, sin ningún tipo de ingresos ni patrimonio, es desahuciada del palacete madrileño donde reside. Añorando una existencia pasada, Zoe intenta sobrevivir en un país turbulento junto a Campeón, un perro sin estirpe, que le ayudará a sortear los peligros de una guerra injusta.
Una novela trepidante que recorre el periodo más dramático del siglo xx: la Guerra Civil y el auge del nazismo, y que narra, por vez primera, el papel de los canes en los conflictos armados. Espías, experimentos secretos para hallar un perro de guerra mitológico, traiciones, amor… atraviesan estas páginas que ilustran, gracias a su protagonista, el inquebrantable y ancestral pacto de lealtad entre el perro y el hombre.

jueves, 29 de mayo de 2014

Un millón de gotas de Víctor del Árbol

 SINOPSIS
Gonzalo Gil es un abogado metido en una vida que le resulta ajena, en una carrera malograda que trata de esquivar la constante manipulación de su omnipresente suegro, un personaje todopoderoso de sombra muy alargada. Pero algo va a sacudir esa monotonía. Tras años sin saber de ella, Gonzalo recibe la noticia de que su hermana Laura se ha suicidado en dramáticas circunstancias. Su muerte obliga a Gonzalo a tensar hasta límites insospechados el frágil hilo que sostiene el equilibrio de su vida como padre y esposo. Al involucrarse decididamente en la investigación de los pasos que han llevado a su hermana al suicidio, descubrirá que Laura es la sospechosa de haber torturado y asesinado a un mafioso ruso que tiempo atrás secuestró y mató a su hijo pequeño. Pero lo que parece una venganza es solo el principio de un tortuoso camino que va a arrastrar a Gonzalo a espacios inéditos de su propio pasado y del de su familia que tal vez hubiera preferido no afrontar. Tendrá que adentrarse de lleno en la fascinante historia de su padre, Elías Gil, el gran héroe de la resistencia contra el fascismo, el joven ingeniero asturiano que viajó a la URSS comprometido con los ideales de la revolución, que fue delatado, detenido y confinado en la pavorosa isla de Nazino, y que se convirtió en personaje clave, admirado y temido, de los años más oscuros de nuestro país.

¿Quieres saber más sobre la novela?


Una vez finalizada la lectura de Un millón de gotas me hice la siguiente pregunta: ¿Cuántos ejemplares se llegarían a vender de la novela y en cuántos países la llegarían a publicar si en vez de Víctor del Árbol la hubiera escrito algunos grandes vendedores de bestsellers?
Creo que Un millón de gotas, y todas las novelas de Víctor, merecen ser conocidas por el mayor número posible de lectores y vender millones de copias.
Está claro que con el salto del autor de la cantera Alrevés Editorial (que gran trabajo hace en post de la novela negra) a Destino, una de las grandes, Un millón de gotas será la rampa de lanzamiento de Víctor al gran público, y lo será porque la editorial puede invertir más en su publicidad y porque la novela lo vale, como lo valen sus anteriores novelas que están llegando a lugares inimaginables gracias al boca oreja, la mejor crítica posible, la de los lectores, que se sienten satisfechos con las historias de Víctor y que saben que compran un libro que no les defraudará, una novela que les devolverá lo invertido en ella, pues si una cosa tienen los textos de Víctor del Árbol es que una vez acabados perduran en la memoria.

«La primera gota que cae es la que empieza a quebrar la piedra.»

Después de hablarlo con Víctor, después de escuchárselo explicar en una presentación, no voy a discutir más sobre las etiquetas de las novelas del autor. Para los que no lo sepáis, el defiende que sus novelas no son novelas negras, y no lo dice en tono peyorativo con las novelas negras (es un amante del género, como no), lo dice porque sus novelas tienen muchos más matices, más colores, más sabores y el término novela negra le queda corto.
Me ha encantado la respuesta que Víctor dio en una de sus múltiples entrevistas: «Mezcla de novela histórica, de thriller, novela negra; una novela mestiza, un cruce de caminos.»
En otra entrevista la etiquetan como thriller literario, pero yo creo que es demasiado genérico y que no se ajusta a lo que nos propone Víctor en sus novelas.

«Le dije que no podía luchar ella sola contra toda la maldad del mundo, que sus esfuerzos solo eran una gota en un océano. Y ¿sabes lo que me respondió? ¿Qué es el océano, sino un millón de gotas?»

Víctor tiene claro lo que quiere explicar y cómo lo quiere explicar. Si nos pusiéramos a analizar sus novelas podríamos encontrar muchos puntos comunes, esos puntos que fidelizan a los lectores, y donde el más importante son esas dobles tramas presente-pasado que tanto gustan. También el dolor, el sufrimiento de las almas, pero con la diferencia que en cada una de sus novelas no nos ha golpeado, no nos ha noqueado de igual forma.

«Las esperanzas más frágiles se convierten en increíbles cuando no hay otra cosa a la que aferrarse.»

Os he de confesar que mientras leía la novela tuve la sensación que esos golpes de los que hablaba antes no eran tan contundentes como lo fueron en sus anteriores novelas. Iba pensando que la intensidad quizás me resultaba un tanto menor. Fue al finalizar su lectura cuando me di cuenta que estaban repartidos de diferente forma. Se podría decir que eran más pequeñas las dosis, pero que al final sumadas eran las mismas. ¿Cómo podía faltar a su palabra, cuando haya por el mes de noviembre cuando tomando un café me dijo: prepárate para la próxima?

«Me dijo que no puede amarse a quien no se conoce, que el verdadero amor es solo el resultado de la verdad, y que el silencio solo sirve como engaño.»

Sería injusto decir que la trama histórica, la de Elías Gil, tiene más fuerza que la presente, la de Gonzalo Gil; es lo que os he comentado con anterioridad, golpea de forma distinta. Con todo, tengo que deciros que no me he podido aguantar y mientras leía buscaba referencias históricas sobre lo que iba leyendo: me tenía fascinado y a la vez me he dado cuenta que la dureza de muchas de las escenas que describe Víctor en su novela son tal cual y quizás nos haya hecho el favor de no recrearse más con la realidad de los hechos.

«Mentir es más fácil cuando quien escucha la mentira está dispuesto a creerla.»

Me cuesta tanto pensar que esas cosas sucedieron así. Más que nunca Un millón de gotas debe servir como una canto a la Memoria, esa que nos tiene que recordar cómo fueron las cosas para que no vuelvan a suceder.
Me encanta que los escritores se mojen. No cabe duda, ninguna, que Víctor es de los que se mojan, de los que no se quedan mirando, es de los que actúan, es de los que le dan sentido a su literatura no solo para entretener sino que existe un compromiso, una intención.

«Las palabras son a veces como cristales rotos, y que no puedes empujar a alguien a caminar sobre ellas con los pies desnudos.»

Las novelas de Víctor son una mina de frases para reflexionar. Creo que sus novelas tienen el record de frases que me voy apuntando para después compartir con vosotros. Y no es que con Víctor esté más atento, lo estoy con todos por igual, pero vuelvo a esa intencionalidad, a ese estar porque toca estar, a ese compromiso con el mundo que le rodea.

«Las casualidades solo son una apariencia en la que se escudan los que no necesitan saber más.»

Muchos son los temas que se tratan en la novela, no os quiero aburrir con una lista mejor los descubrís vosotros, pero sí quisiera destacar de nuevo esa búsqueda de la identidad, o el amor, o en este caso la venganza, y como no, la memoria. Pero por encima de todos ellos el alma de la novela, la de un personaje omnipresente en forma etérea: el poeta Vladímir Mayakovski, que murió en 1930, tres años antes del inicio de la trama histórica y que será como una plancha de salvación de alguno de los personajes y que después seguirá resonando en la memoria del presente. También me he interesado por el poeta y os invito a que busquéis información, pues resulta muy interesante.


«Los recuerdos siempre salen derrotados ante la realidad desnuda.»

Se nota que Víctor es un gran lector. Seguro que nos diría que quisiera tener más tiempo para poder leer a los clásicos. Sus novelas, en Un millón de gotas también, las referencias a escritores es notable. Son esos los pequeños detalles que enriquecen una lectura y que gustan tanto a un lector inquieto. Podríamos decir que ese es otro de esos puntos comunes de su obra que genera anclajes con los lectores.

«no son las ideas las que nos traicionan, sino los hombres que las llevan a cabo.»

Ya casi estoy acabando, pero no quisiera dejar de explicar una pequeña preciosa anécdota.
Qué pequeño es el mundo y como se llegan a concatenar las cosas. Desde principio de curso teníamos programada una visita guiada por una escritora a la zona de Argelès y Colliure. La casualidad ha querido que justo cuando estaba acabando la lectura de Un millón de gotas mis alumnos realizaran esa excursión y dentro de ella se tocó el tema de la memoria. Pudieron pasear por la playa que acogió a tantos españoles y en ella hicieron un sentido homenaje a todos esos españoles que se dejaron la vida sobre aquella arena, a todos aquellos que la sufrieron en sus carnes, en sus almas y que nunca lo olvidarían. No sabéis como lo he vivido al estar leyendo la novela de Víctor. Son hemos momentos los que dan un valor añadido a las lecturas, a las visitas.
  
«La memoria es un paisaje que cada cual elige para añorar o detestar.»

Creo que Un millón de gotas estará entre mis mejores lecturas del 2014, al igual que lo estuvo su predecesora, Respirar por la herida en 2013, y su anterior novela, La tristeza del Samurái en 2011.
Víctor del Árbol es un valor seguro y en alza. No lo dudéis.

«Todo se convierte en polvo y en olvido si se tiene la paciencia de esperar.»

                                                                      Si te gustó, interesó o interesó


Te invito a formar parte de mi lista de correo: ¿Tienes ganas de saber más sobre el escritor que hay tras el blogavances de mi publicaciones, información puntual, material exclusivo,...,todo son ventajas. Pruébalo.

Simplemente tienes que introducir tu email y clicar en Subscribe.

Muchas gracias por adelantado.



El principio del fin, mi primera antología de relatos en solitario.

Disponible en Amazon (¡solo 0,99€!)

Puedes leer un avance gratuito 
En Amazon AQUÍ
En iTunes AQUÍ
EPUB, PDF,... AQUÍ

martes, 27 de mayo de 2014

Cuatro esquinitas tiene mi cama de Fernando Méndez

 SINOPSIS
¿Tú qué harías si de pronto un día se te aparece un tío muy atractivo diciendo que es un ángel y que quiere ayudarte a solucionar el mayor problema de tu vida? 

Lo que parece ser una día normal de trabajo en el cementerio se convierte para Lourdes —florista, separada y con una hija adolescente— en el comienzo de su nueva vida. Mientras se afana en colocar una corona de flores en una de las lápidas recibe la visita de Armand, un hombre que aparte de estar como un tren dice ser un ángel. Su misión: ofrecer a Lourdes la posibilidad de resarcirse de la mala gestión de sus vidas anteriores —principalmente de aquella en la que fue Cleopatra— y recuperar las cuatro esquinitas de su existencia, en especial, el amor de su hija. Comienza así un viaje astral de dos mil años que los llevará a Nueva York, al siglo I a.C., a Colonia, a la Ruta de la Seda, a Pompeya y a Egipto. Solo disponen de cuarenta y ocho horas para conseguirlo.


No es la primera vez que os comento que de vez en cuando me gusta leer novelas que en un principio parecen más relajadas, menos absorbentes como es el caso de Cuatro esquinitas tiene mi cama de Fernando Méndez.

Y sí, antes de que digáis nada, estoy de acuerdo que el título parece un tanto infantil y seguro que ha tirado a más de uno para atrás a la hora por decidirse a leer la novela, pero os he de decir que tiene una bonita explicación, y no, no me he puesto a pensar en un título alternativo.

Fue el año pasado cuando leí a David Safier y su Maldito Karma (prometo leer la siguiente en cuanto tenga un hueco) y recuerdo que me lo pasé pipa con la novela. Mientras leía la novela de Fernando he pensado en aquella lectura muchas veces. Para situaros os diría que sí, que algo se parecen, pero creo que Fernando no es tan mordaz, tan contundente en su humor. Tiene momentos buenos, pero se van descafeinando con la trama pseudohistórica (que oye, para lo que nos gustan los viajes en el tiempo tiene su gracia), pero como digo, no consigue, a mi entender, el mismo efecto que el alemán. No sé, he visto mucho más forzadas las situaciones en Cuatro esquinitas que en Maldito Karma y al final se me han hecho un tanto repetitivas, sin sorpresa.

La novela contiene bastantes momentos tipo moraleja, pero creo que el que más destaca es el de la reflexión sobre nuestros actos y las consecuencias que estos pueden acarrear ya no solo en el presente, sino en el futuro.

¿Por qué creo que merece la pena leer Cuatro esquinitas tiene mi cama después de los peros que le he puesto? Por su mensaje positivista (que tanta falta nos hace); por las risas que intenta provocarnos; por esos viajes en el tiempo; por su prosa ágil; por su letra grande (aunque podría ser más pequeña y el libro menos pesado (risas enlatadas)); por su promesa: «Lee este libro y sé feliz.»

domingo, 25 de mayo de 2014

Los recuerdos


MOMENTO #35

«Los recuerdos no son pinturas clásicas en marcos barrocos, y tampoco instantáneas que  decoran los estantes de un hogar. Los recuerdos son grandes espacios vacíos que a menudo se recorren en silencio.»

Un millón de gotas, Víctor del Árbol


sábado, 24 de mayo de 2014

Novedades editoriales: Infieles y adulterados de Juan José Millás



«No hay estadísticas fiables sobre el número de adulterios que se cometen en el mundo cada hora, cada minuto, cada segundo, pero son tantos que casi estamos a punto de afirmar que la base del matrimonio es el adulterio. Más aún: la base sobre la que se sostiene la realidad es el adulterio.»Juan José Millás

Este libro es una tremenda historia de poligamia: la de un escritor con catorce ilustradores. El adulterio está en todas partes. Como dice el propio Juan José Millás «hay adúlteros de tarde y de mañana y de noche y de madrugada, de fin de semana y de día laborable. Los sitios en los que se consuma la infidelidad son de lo más variado también, desde los apartamentos con olor a cebolla a hoteles de tercera, pasando por sótanos, automóviles, cuartuchos de fotocopiadoras o palacios.»

El arte del engaño y la infidelidad se despliega en estos cuentos, llenos de ironía y de imágenes cotidianas y surrealistas, en los que tienen voz los amantes, los esposos, los mentirosos y los engañados. El trabajo gráfico va como anillo al dedo a estas historias de amor, sexo y otras perversiones.

martes, 20 de mayo de 2014

La gota contra la primavera de Mario de los Santos

 SINOPSIS
Ésta es la novela de un pueblo, o de dos pueblos y una rivalidad y un día de mala leche. Los pueblos son Serín y Togus; el lugar, la Galicia de 1982, cuando la democracia no ha llegado del todo a esas aldeas, y cuando los niños no han crecido aún. Porque en esta novela coral e individual, un grupo de paisanos decide plantarle cara (y piedras, y palos) a la guardia civil cuando ésta irrumpe en el estadio de fútbol, mientras, Manuel, el protagonista, descubre la importancia de los lazos familiares, los primeros sacrificios y los primeros amores, una pasión que le condenará y salvará, a la vez, la vida… 

Escrita en primera persona muchos años después, con un estilo tan sencillo como cautivador, Mario de los Santos nos presenta en La gota contra la primavera una novela en torno a la ausencia, a los recuerdos y a los sentimientos; un canto contra la capacidad del ser humano para romper con los prejuicios y construir su libertad; un himno a la vida y al amor.


Me gustan las novelas cortas, las novelas que te hacen recordar cosas, novelas que tienen sabor a salón con chimenea, novelas que después de leerlas siguen retumbando en tu cabeza, novelas en blanco y negro con pinceladas de gris, novelas que parecen pequeños platos y que esconden un gran sabor, novelas de buen narrador, novelas con un punto de poesía en las palabras, sí, La gota contra la primavera de Mario de los Santos es de ese tipo de novelas.

«Se fue, expuso mi abuelo, porque las caras se agachan, los lomos se doblan, las tierras se trabajan, el hambre adelgaza, pero el desprecio, los muertos, no se pueden borrar de los ojos aunque éstos miren al suelo.»

Quizás no es suene el nombre de Mario de los Santos, pero creo que si estáis un poco al día de lo que se va publicando os debería sonar, como mínimo como el 50% de la pareja que forma juntos con otro gran escritor, Óscar Sipan, para formar el dúo, Galgo Cabanas, ganadores con Cuando estás en el baile, bailas del premio de novela negra de Getafe 2012.
Es por ello que tenía muchas ganas de leer esta novela, pues quería intentar dilucidar que parte de Galgo Cabanas era Mario y que parte Óscar, aunque quizás poco importe, pues la musicalidad del dueto es brutal, al igual que lo es Mario en solitario, y por descontado la Óscar, ya lo sabéis lo que me seguís.
Sí, me ha convencido por completo La gota contra la primavera y ver que Mario sabe llegar con su prosa, sabe tocar la fibra, sabe dejar huella con su pluma. No es de extrañar que el dueto funcione tan bien y del que esperamos nuevas emociones en un futuro no muy lejano.

«El odio es como los gatos, curioso y ágil.»

Que buenos recuerdos me ha traído esta lectura. Me he sentido muy identificado con alguno de los personajes y con algunas de las imágenes, ya sea por la batalla Campal o por esa presencia ácida de la Guardia Civil. No sé si Mario, casi coetáneo, ha vivido algunas de las cosas que se relatan en la novela, pero las cuenta como si las hubiera vivido, como si hubiera estado allí. ¿Qué joven no ha vivido una Campal? Quizás no de la magnitud de la de Mario con encierro incluido, pero sí esa rivalidad entre pueblos y porqué no, esa rivalidad de pensamiento que nos recuerda y nos traslada a tiempos pretéritos que todos quisiéramos borrar (que no olvidar, pues la memoria es el mejor antídoto para que no vuelvan a suceder).

«El pasado ya tampoco es pasado. Se ha convertido en una fe de erratas.»

La gota contra la primavera ganó el III Premio de Novela Corta Fundación César Navarro en, ojo al dato, 2010. Y yo me preguntó: ¿cómo una novela y un escritor de la calidad de Mario de los Santos gana un premio y tiene que esperar 4 años a que sea publicada? ¿Vosotros no os hacéis la misma pregunta?
¿Qué mal asola a los escritores de este país para que esto suceda? ¿Grandes contra pequeños? ¿David contra Goliat?
No sé, no tengo la respuesta, pero sí que el dato me ha dejado helado. Creo que casi le deberíamos dar las gracias a Edhasa por publicarla; quizás deberíamos consumir más novelas de editoriales pequeñas o medianas (mientras queden) para que no sucedan estas cosas; quizás se deberían dejar de publicar ciertas cosas para dejar sitio a gotas contra la primavera. No sé, es un largo debate y hoy no hemos venido a hablar de eso, hemos venido a hablar de mí libro, de La gota contra la primavera.

«Hablar es como buscar la combinación exacta de una caja fuerte: sólo hay una que la abre.»

La gota contra la primavera rezuma ausencia, recuerdos y sentimientos, amor y muerte frente a frente, pero creo que Mario le ha dado a todo un tono más bien positivista, constructivo y eso hace que el lector se sienta confortable en la lectura.

Me gustan las novelas que tienen diversas lecturas, diversas profundidades, y que además incorporan tramas que se entrelazan, idas y vueltas del pasado al futuro para ir viendo que aquello que sucedió repercutió al final y el cómo lo hizo. Me gusta que los escritores griten contra las injusticias, como los dictadores, y les canten a la libertad, al amor.
Me gusta La gota contra la primavera porque tiene todo esos y más. Ahora solo queda que vosotros lo descubráis.