lunes, 29 de septiembre de 2014

La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker

 SINOPSIS
Quién mató a Nola Kellergan es la gran incógnita a desvelar en este thriller incomparable cuya experiencia de lectura escapa a cualquier tentativa de descripción. Intentémoslo: una gran novela policiaca y romántica a tres tiempos −1975, 1998 y 2008− acerca del asesinato de una joven de quince años en la pequeña ciudad de Aurora, en New Hampshire. En 2008, Marcus Goldman, un joven escritor, visita a su mentor −Harry Quebert, autor de una aclamada novela−, y descubre que éste tuvo una relación secreta con Nola Kellergan. Poco después, Harry es arrestado, acusado de asesinato, al encontrarse el cadáver de Nola enterrado en su jardín. Marcus comienza a investigar y a escribir un libro sobre el caso. Mientras intenta demostrar la inocencia de Harry, una trama de secretos sale a la luz. La verdad sólo llega al final de un largo, intrincado y apasionante recorrido.


Este verano me he dedicado, como casi todos los veranos, a sacarle el polvo a novelas que tenía aparcadas en la estantería. El año pasado lo hice de forma más oficial al organizar El mes de las no-novedades, pero este año lo he hecho en silencio, tanto, que estamos en octubre y todavía estoy escribiendo algunas de las reseñas de esas lecturas como la de hoy.

«El paraíso de los escritores: es cuando el poder de escribir se vuelve contra uno. Ya no sabes si tus personajes existen sólo en tu cabeza o viven de verdad.»

La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker fue la triunfadora, en ventas, del verano pasado tras una gran campaña de marketing; no había lugar en España dónde se vendieran libros que no tuviera la novela en el aparador, incluso en sitios dónde no se vendían la tenían al lado de un pote de suavizante: «cómprela señora y verá que buen rato pasa lavando la ropa», parecía decir el vendedor. Su visualización fue brutal y su posicionamiento en internet más. No había publicación digital que no hablara de ella; al principio todos bien, dejándola por las nubes (nadie la había leído y se basaban en la nota editorial) y luego, poco a poco, comenzó la guerra.

«La responsabilidad del escritor es decir la verdad. Incluso si es difícil.»

Yo intenté quedarme al margen de ese fuego cruzado. Ya os he explicado muchas veces que cuando un libro tiene tanto detrás me gusta dejarle tiempo para leerlo sin la tormenta encima y así poder sentirlo más.
Y digo intenté porqué no resistí la tentación de leer muchas, muchísimas reseñas de la novela, tantas positivas como negativas. Hoy ya casi no recuerdo la argumentación de unos y de otros; de eso se trataba al dejar margen. Pero fue comenzar a leerla, dejar caer una de esas frases que me gustan en la red e iniciarse las hostilidades.
Entiendo que en el mundo editorial o mejor dicho entre los escritores y muchos lectores exista el rechazo o la oposición contra novelas como la de Dicker por el simple hecho de pensar que sin la cortina de humo del marketing ellas solas poco hubieran hecho. Y seguro que tienen razón. Son muy pocas las novelas que sin un aparato mediático detrás llegan a vender una burrada de libros (cada vez hablamos más de miles y no de millones como antaño). Pero también es cierto que son esas pequeñas, por su bajo apoyo mediático, genialidades la que más alegrías nos dan a los lectores, y por ellas nos convertimos en buscadores de tesoros, pero con ello, no deberíamos apartar novelas como La verdad del caso Harry Quebert, ya que ellas no tienen la culpa de venderse como se venden, o como mínimo deberíamos no hablar, sobre todo mal de ellas sin antes leerlas.

«La vida es como una carrera a pie. Siempre habrá gente más rápida o más lenta que usted. Todo lo que cuenta al final es la voluntad que ha puesto en recorrer el camino.»

Se puede criticar a la novela desde muchos puntos de vista como por ejemplo los continuos engaños que el escritor le va colando al lector rompiendo con la regla sagrada que el narrador debe saber lo mismo que el lector y por ello la etiqueten de novela mentirosa; quizás sí. También se podría decir que Harry Quebert es un personaje un tanto ñoño y que la novela está cuajada de ñoñería y miel; quizás sí. Y que la relación entre el escritor y la adolescente no es creíble; quizás sí. Y sobre todo que le sobran muchas páginas, que con la mitad la cosa se podría resolver de la misma forma y que cuando lees tienes la sensación de comenzar de nuevo (los engaños de los que hablaba antes); pues, quizás sí.
Y podría seguir con la lista.

«Escribir un libro es como amar a alguien: puede ser muy doloroso»

Entonces, ¿en qué quedamos?
Quedamos en que con todo, entiendo el porqué de las ventas, como entiendo que fuera número uno durante tanto tiempo y como lo son muchas novelas.
Tengo que reconocer que a mí me enganchó rápido. Supongo que provocado por esa fijación que tengo con las historias sobre escritores y más si sufren el síndrome de la página en blanco (creo que conozco a alguien que lo sufre). No sé, me gusta leer sobre el tema y de eso hay mucho en la novela de Dicker. También me gusta que me hagan reflexionar y en la novela existe varios momentos, pero en concreto un capítulo que habla de: «La importancia de saber caer» .
Ese capítulo nos regala una bonita reflexión sobre el valor de aceptar las críticas, sobre el valor de ser golpeado por lo seres queridos que tan solo buscan los mejor de uno; y es en ese caer, en ese aceptar donde se obra el milagro de la mejorar.
No todos sabemos caer; no todos caemos de la misma forma, incluso algunos buscan la forma de no caer.

«No se escribe un libro por escribir. Se escribe un libro para darle sentido a la vida»

Reconozco que si no me hubieran regalado el libro casi seguro que no lo hubiera leído por todo lo expuesto al principio, pero que una vez leído no considero que mi tiempo se haya perdido y que con bastante probabilidad volvería a leer otra novela de Joël Dicker.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Novedad Editorial: Masa de Joost Vandecasteele




Una de las nueva apuesta de Tropo Editores es la novela de Joost Vandecasteele titulada Masa, nombre muy inquietante para una novela que ya os puedo decir es muchos más inquietante que su título.

Después del buen sabor de boca que me dejó la antología del belga, Por qué el mundo funciona perfectamente sin mí , tenía ganas de leer al autor en formato largo y os puedo avanzar que me está gustando mucho.



De momento os dejo con la sinopsis:

¿Cómo ganas una guerra si no sabes quién es el enemigo?

Masa intenta contestar a esa pregunta. Porque es una novela visionaria, de máxima actualidad. El título alude por un lado a los medios de comunicación de masas, y por otro a la masificación del mundo tal y como lo conocemos, la cual alcanza proporciones grotescas en las distopías salidas de la mente de Joost Vandecasteele. Es una crónica sobre las fuerzas invisibles que manejan el mundo. La guerra informática que imagina Vandecasteele tiene lugar en un futuro tecnológico, pero el contexto político y social es el presente. El autor incluye en su relato referencias a Julian Assange, Anonymous, Facebook, Apple, el movimiento Occupy Wall Street, los indignados españoles, la primavera árabe y otros muchos acontecimientos recientes, en un intento por tomarle el pulso a la actualidad y pintar un fresco del momento actual de la historia.


jueves, 25 de septiembre de 2014

Fundido en negro de VV.AA.

 SINOPSIS
Fundido en negro: antología de relatos del mejor calibre criminal femenino reúne por primera vez a las heroínas más representativas de la novela criminal femenina española contemporánea. A través de los nueve relatos que componen esta antología, los aficionados a lo negro criminal tendrán la oportunidad de seguirles la pista a las detectives y subinspectoras de las series criminales más populares en España. Creadas por algunas de las mejores escritoras del género negro español (Maria Antònia Oliver, Alicia Giménez Bartlett, Rosa Ribas, Isabel Franc, Susana Hernández, Cristina Fallarás, Clara Asunción García, Berna González Harbour y Carolina Solé), las investigadoras que dirigen y resuelven cada uno de los casos de Fundido en negro se presentan ante nosotros sin lugar a dudas con el mismo calibre de astucia investigativa y policial que exhiben en sus series.
¿Quieres saber más sobre el libro?


Sabéis que soy un firme defensor de las antologías personales o grupales, pues a partir de ellas podemos descubrir muchos nuevos autores de una manera sencilla y directa.
Lo que también tengo claro es que las antologías son una arma de doble filo: no todos los escritores se defienden por igual en el tempo corto que el largo; no todos los autores saben exprimir un relato. El mismo Haruki Murakami decía de si mismo que no era un buen contador de cuentos. Quizás sea una falsa vanidad, aunque bien es cierto que en el mundo Murakami del relato existe de todo.

Fundido en negro de la editorial Alrevés es otra nueva apuesta para reivindicar a la mujer como contadora de historias negras y criminales. Se está poniendo muy de moda este tipo de formato formado exclusivamente por mujeres (por poner un ejemplo: Elles també maten (Llibres del Delicte, 2014) que va por su tercera edición).
No sé si lo dije, pero lo vuelvo a repetir: las mujeres no deberían necesitar este tipo de reivindicaciones, aunque leyendo el prólogo de Inmaculada Pertusa Seva se podría decir que todo es tan reciente que es lógico que la espuma tenga que salir por algún sitio.
Las mujeres llevan muchos años matando, investigando, escribiendo en negro, pero es a partir del 2010 cuando todo se hace más normal, cuando compiten codo a codo con los hombres  e incluso les superan. Creo que estamos en un punto de normalidad y por ellos nos tenemos que alegrar y más los lectores habidos de buenas historias: ahora tenemos el doble de escritores/as negros y criminales.

Alrevés ha hecho un buen esfuerzo para juntar Maria Antònia Oliver,  Alicia Giménez Bartlett, Rosa Ribas, Isabel Franc, Susana Hernández, Cristina Fallarás, Clara Asunción García, Berna González Harbour y Carolina Solé en un mismo volumen. Las expectativas eran muy altas con respecto a algunas de las escritoras. Yo no las había leído a todas y de ahí que me guste tanto el formato para así, quizás, descubrir alguna buena pluma que he dejado pasar.

Había leído algunas reseñas antes de leer la antología y todas ellas coincidían en los mismo: altos y bajos. Yo me reafirmo en lo que se dice. Esperaba mucho más de algunas y no esperaba nada de otras. El conjunto antológico es bastante irregular, pero no por ello despreciable, ya que algunas de las historias están muy bien hilvanadas.

Lo mejor que puedo decir es que vale la pena leer la antología por su prólogo. Lo he encontrado genial, un muy buen resumen de lo que ha sido y es el mundo negro criminal femenino.
Luego, me ha servido para recordar algunas de mis lecturas pasadas y me ha motivado a seguir la serie, aunque quizás no por la grandeza del relato, sí por el perfume que dejó en mi la novela (estaríamos ante una buena novelista y normal relatista).
Me ha reafirmado en no conectar con las que ya no conectaba.
Me ha permitido disfrutar de nuevo de Susana Hernández a la espera de su tercera entrega viendo como ella misma participa siendo una personaje más del relato.
Me ha recordado que tengo pendiente leer a Rosa Ribas y sobre todo a Cristina Fallarás que siendo el relato más corto, más diferente, más divergente, más extremo, es el que más me ha seducido.

Si te gustó o interesó
http://www.amazon.es/gp/product/8415900503/ref=as_li_ss_tl?ie=UTF8&camp=3626&creative=24822&creativeASIN=8415900503&linkCode=as2&tag=crucdecami-21


 ¿Te interesaría formar parte de mi Lista de correo?

Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Novedad Editorial: El patio inglés de Gonzalo Garrido



Como pasa el tiempo, pero que cercano es el recuerdo de una novela cuando tanto te ha gustado.
A mediados de 2012 irrumpió en el panorama nacional literario un hombre tranquilo, o como mínimo lo parece, con una novela de esas que dejan huella: Las flores de Baudelaire (Alrevés, 2012). Fue finalizar la lectura de la novela y atreverme a preguntarle a Gonzalo Garrido, su autor, si ya estaba trabajando en un nuevo proyecto o tenía escrito ya uno. Mi impaciencia por seguir leyendo era grande. Sí, he de reconocer que la novela me causó una fuerte impresión, tanta que fue una de mis elegidas a finales de ese 2012 en mi TOP de Lectura.
Y pasaron los meses y pude leer en el twitter de Gonzalo, muy recomendable, @GGarridoLB, que la siguiente novela iba a ser muy diferente.

Ya no tendremos que esperar mucho más. El 13 de octubre ya estará en las librerías la esperada nueva novela de Gonzalo Garrido, El patio inglés, de la que su editor dice:

«La nueva novela de Gonzalo Garrido es una historia íntima y universal sobre la vida, el desencanto y el dolor. El autor de Las flores de Baudelaire centra su atención en los conflictos familiares, en lo injusto de algunos planteamientos de nuestra sociedad, en la dificultad para afrontar nuestro propio destino. El protagonista, Pablo, es un joven de los años ochenta que ha comenzado Derecho y que vive con su familia en un piso que da a un patio inglés. Los fines de semana sale con sus amigos a emborracharse, ha tenido alguna novia y forma parte de un círculo literario que le ha permitido publicar un artículo bastante polémico en un periódico. Sus padres le notan distante, apático y a vueltas con el mundo, una actitud común en la gran mayoría de los adolescentes. Sin embargo, un día, ante el asombro e incomprensión de sus progenitores, abre la ventana del comedor y se lanza al vacío. El patio inglés combina dos monólogos interiores —padre e hijo– que relatan una dura historia familiar, mezclando pensamientos íntimos, reproches mutuos, crítica social y búsqueda de respuestas. Esta novela se suma a una larga tradición literaria –como Carta al padre, de Kafka, o Demian, de Hermann Hesse–, donde las relaciones paternofiliales son causa de incomprensión permanente.»

Yo no me la voy a perder. Os recomiendo que vosotros tampoco lo hagáis, pues sin leerla confío plenamente en la pluma de Gonzalo y en el buen hacer de Alrevés.