jueves, 12 de febrero de 2015

Reseña: La hipótesis del mal - Donato Carrisi (Planeta)

 SINOPSIS
No conoces el miedo hasta que no oyes a alguien tosiendo debajo de tu cama. Mila Vázquez sabe ver donde otros no suelen prestar atención. Por eso, dentro del cuerpo de policía, escogió como destino el Limbo: la oficina de personas desaparecidas. Todo empieza con un asesinato. Un hombre mata a toda la familia de un conocido empresario, excepto a su hijo menor: Roger Valin, quien desapareció una mañana sin dejar rastro y ahora, diecisiete años después, todo parece indicar que ha regresado convertido en un asesino en masa. Pero no es el único: él es el primero de una serie de antiguos desaparecidos que están volviendo para cometer crímenes atroces. ¿Por qué están regresando? ¿Hay alguna lógica tras los asesinatos? Una historia donde nada es lo que parece y el peligro no deja de acechar en la oscuridad. 


Creo que debo comenzar esta reseña advirtiendo al lector que no se asuste con el arranque de la novela, pues yo mismo me asusté y eso que iba avisado vía twitter de lo que me iba a encontrar. Con todo, me parece un inicio un poco extraño, turbio diría yo.
Lo dicho, pasar esas primeras treinta páginas de situación y acomodaros en el sofá para leer un entretenido thriller escrito por un italiano, pero ambientado en un lugar incierto de América al estilo americano.

«En los libros podía ser cualquiera. Lo que equivalía a no ser nadie.»

Donato Carrisi recupera a Mila Vasquez que protagonizó su primera novela, Lobos, con la que saltó a la fama, sobre todo en su país. Y es en esa primera en dónde se fomenta parte de la argumentación o mejor diría de los sufrimientos y pesares de Mila. Si que he tenido la sensación que se me escapaba algo, que me faltaba algo para completar la imagen y quizás es eso, haber leído antes Lobos, aunque lo dice alguien que intenta siempre completar las imágenes. Pero una vez leída La hipótesis del mal, entiendo que no es absolutamente necesario leer Lobos para entenderla, pero sí que ayuda a completar y por tanto es recomendable.

Me gusta que los autores se impliquen en sus obras. Hay varias formas de implicarse en ellas y por lo visto Donato Carrisi lo hizo desapareciendo unas semanas para experimentar la oscuridad mientras escribía la novela, pues si de una cosa habla La hipótesis del mal es de desaparecer, forzosa o voluntariamente y de la posibilidad de hacerlo sin dejar rastro; y lo más inquietante: el retorno de los desaparecidos.
De la experiencia el autor dijo: «desaparecer no siempre es una liberación: al principio la oscuridad te sacude, después te captura, y te deja ir sólo bajo sus condiciones.»

«En el Limbo no vamos a la caza de ladrones o asesinos; nuestro enemigo es el vacío y está hecho de aire y de sombra.»

Me ha gustado mucho la ambientación de toda la novela. Tienes la sensación de estar en un thriller americano sin necesidad de saber muy bien dónde estás.
Creo que es genial la aportación de la sala de los pasos perdidos, una gran sala con la fotografía de todos los desaparecidos de los que se tienen constancia y que, en muchos casos, ya nadie busca. Debe impresionar.
Y como no, genial la aportación del Limbo, el departamento que se ocupa de dichos desaparecidos y que según el autor se inspiró en una visita que hizo a la morgue de New York a la sala de los cadáveres sin identificar dónde recibió un fuerte impacto.

«Limbo: vivos que no saben que están vivos. Y muertos que no pueden morir.»

Donato Carrisi sabe plasmar en su novela el miedo psicológico, ese que tanto gusta y que tanto nos hace disfrutar a los amantes de los thriller. La novela tiene pocos momentos para darse un respiro en sus casi quinientas páginas. Mientras leía pensé en la tijera y en dónde la aplicaría y no encontré muchos lugares dónde hacerlo, aunque como ya sabéis todo es subjetivo. Sí, quizás en algún momento tienes ganas de que la trama vaya mucho más rápido, pero son más las ganas de saber que el aburrimiento que pueda generar la lectura (que no lo tiene).

«Los libros constituían un antídoto para el silencio porque llenaban su mente con las palabras necesarias para colmar el vacío dejado por las víctimas.»

No me ha desagradado el concepto de hipótesis del mal que podía haberse ido por otros derroteros y creo que el autor ha controlado bien para no banalizarlo como se ha hecho en múltiples ocasiones con temas religiosos o sectarios.
Como veo que no se cuenta nada en la contra de la novela me abstendré de decir nada al respecto esperando que lo descubráis al leer la novela.


Una trama trabajada con una resolución un tanto complicada y creo que bastante imprevisible, aunque los que llevamos muchos años leyendo novela criminal hubiéramos podido apostar en algún momento por el culpable, pero sin tener una certeza absoluto, más bien una intuición lectora.

La hipótesis del mal es una novela de la que no esperaba tanto y que me ha dejado un buen sabor de boca.
Publicar un comentario