miércoles, 8 de abril de 2015

Novedad Editorial: Yo soy la locura - Andrés Ortiz Tafur (Huerga y Fierro)




Hoy os traigo una antología de relatos. Sabéis que me gustan mucho las antologías y más si vienen de la mano de un autor como Andrés Ortiz Tafur un amante de la literatura que intenta dejar su pequeño sello, su huella en cada relato.
Quizás algunos los conoceréis por su anterior publicación Caminos que conducen a esto. Si es así ya conoceréis en buen hacer del autor, aunque os advierto que me ha comentado que en Yo soy la locura le ha dado una nueva vuelta de tuerca.

Reseña del editor
Los relatos de Andrés Ortiz Tafur se suceden como un ritual de las emociones, donde los sentimientos humanos se desplazan a través de una especie de locura que no es tal, pues todos y cada uno de los protagonistas de estos cuentos solo atesoran las debilidades y pasiones del ser humano. A partir de un cuadro de Emilio Maldomado titulado, Yo soy la locura, el narrador traza un universo literario único, a modo de territorio que él explora desde la incredulidad o la sorpresa que le transmiten sus personajes, siempre prisioneros de sus bajas pasiones, pues el sexo, el amor, la lujuria, el egoísmo o la infidelidad se nos muestran como enfermedades incurables. Aquí, el narrador juega a mostrarnos el mundo de la pareja como un solar devastado por el día a día y las necesidades irreconciliables del ser humano. Y lo hace muy al estilo de Raymond Carver (bajo el signo de un realismo sucio que, a veces, es muy cruel), pues en cada relato, finalmente, nada es lo que parece, y bajo esa sencillez de las situaciones cotidianas, que solo nos dejan ver una pequeña parte del iceberg (aplicando la teoría de Hermingway) se encuentra todo un largo y complicado tratado sobre el comportamiento humano, el del hombre y la mujer que, como dos antagonistas, en demasiadas ocasiones se obstinan en no darse una nueva oportunidad.

Andrés Ortiz Tafur, de esta forma tan sobresaliente, se erige en el gran hallazgo del año en el panorama literario español, pues su voz es potente, muy potente, y personalísima, y distinta a cualquier otra, y propia, tan propia, que se convierte en mágica, pues cual mago, nos toca con su varita cargada de palabras el resorte de nuestra imaginación y de los deseos más ocultos, mostrándonos con una sencillez y una fuerza apabullantes, las rendijas por donde se escapan las rendijas de los sueños, dejándonos con la necesidad de ir en su busca y no parar hasta encontrar ese espacio infinito donde siempre tiene cabida el deseo de soñar; y esa es una cualidad que poseen muy pocos en su verbo y en su prosa, y Andrés Ortiz Tafur en este libro las posee ambas, es más, yo diría que todas. 


Yo soy la locura
Huerga y Fierro
10 de abril
Publicar un comentario