viernes, 10 de abril de 2015

Reseña: Imperfecta Simetría - Darío Vilas, Rafa Rubio (Círculo Rojo)

 SINOPSIS
Simetría, una isla de decadencia, expulsada de la península a la que pertenecía por albergar toda clase de corrupción y horror humano. Sus historias, sus habitantes, sus inquietudes, o la carencia de ellas, se dan cita en este libro; una recopilación de relatos que van de lo absurdo a lo terrorífico, pero sin prescindir de cierta belleza morbosa, siempre unidos en imperfecta Simetría.









Ahora que Simetría vuelve a girar, ahora que se ha publicado Girando en Simetría, he reparado un daño histórico como era no haber leído Imperfecta Simetría la antología de relatos escritos por Darío Vilas y Rafa Rubio que en 2009 daban el banderazo de salida a lo que es una saga de publicaciones ubicadas en la isla Simetría, una decadente isla, expulsada de la península y en la que no encontraréis casi ni un ápice de bondad.

No me alargaré explicando que tuve la suerte de compartir la idea de Simetría  cuando formé parte de los trece intrépidos que intentaron encajar para publicar juntos una antología que tuviera como escenario dicha isla. La cosa no cuajó y Darío Vilas y Rafa Rubio se pusieron manos a la obra para conseguir que Imperfecta Simetría fuera la primera publicación que nos hablara de la isla y sus habitantes. Luego llegaron otras y llegarán otras que irán completando y haciendo crecer la idea de la isla como Piezas desequilibradas (23 escalones, 2011) de Darío Vilas y la genial novela del propio Darío Vilas, El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas (Tyrannosaurus Books, 2013)  que no podéis dejar de leer si tenéis oportunidad.

Imperfecta Simetría es una buena antología de relatos que consigue entretener al lector, estremecerlo en algunos momentos y, cómo no, presentarnos la estrella de la función: la isla Simetría.
Supongo que esa estrella brilla tanto que me ha dado por distinguir entre los relatos que besan las calles de Simetría y lo que, aún sucediendo en la isla no tuve la sensación de estar en ella, como si fueran relatos tuneados para suceder allí. Quizás me equivoque, pero es la sensación que he tenido o como mínimo no han logrado el efecto Simetría en mí y quizás por ello mi satisfacción haya sido un tanto menor, ya que me he dado cuenta que he disfrutado mucho más los primeros que los segundos.

Creo que el mejor logro de la antología es poder hablar de cosas horrorosas, angustiosas, deprimentes, asquerosas, pero sin perder un nivel literario, una belleza en la prosa que muchos quisieran para ellos. Está claro que aún y siendo la primera publicación de los dos autores no se podrán arrepentir del nivel literario de la misma. Otra cosa es la conexión de los relatos con el lector; consabido es que es casi imposible hacerlos con todos.

Y hablando de conexiones, mi conexión ha sido mayor con:

Infinito horizonte
¿Te puedes imaginar un geriátrico en Simetría? Relato que destila desidia y amor al prójimo por igual y aquello de que no todo está perdido, aunque lo parezca.

La rosa púrpura de Simetría
La búsqueda de inspiración en Simetría no podía ser de otra forma. Quizás el relato que más emana el perfume de la isla.

Calle de sentido único
Presentación en sociedad del que será el protagonista de El hombre que nunca sacrificaba las gallinas viejas, Marquitos Laguna. Me ha hecho mucha gracia verlo en acción. También un relato que posiciona la isla Simetría flotando de forma asimétrica a una península.

Resonancia
Claustrofobia y la posible entrada a un nuevo estado de conciencia. Volver a hacerse una resonancia no será igual.

Nací, crecí y ahora estoy aquí
Relato con mucho sabor a Simetría y de nuevo con Marquitos de por medio a modo de continuación de los anteriores y dándole ese toque de antología conectada con personajes que van apareciendo.

Ocho años y medio
El desamor en un relato a dos voces. Me ha gustado mucho la estructura literaria.

Gracias
Se podría casi decir que ligado a Infinito horizonte por su contenido final.

Mil doscientas trece celdas
Un buen guiño final para cerrar la antología.

El pinar
Esclavitud de por vida

No quisiera acabar la reseña sin pedir que Imperfecta Simetría se recupere en formato ebook para que todos los que quieran puedan disfrutar de esas primeras aventuras en la maldita y atrayente isla Simetría.

Y me he dado cuenta que en mi blog publiqué una magnífica reseña de la antología publicada en La Voz de Galicia por si queréis más información (solo por ver la cara de Darío Vilas vale la pena).
Publicar un comentario