sábado, 16 de mayo de 2015

Novedad Editorial: El tiempo como enemigo - Darío Vilas (Editorial Base)



El tiempo como enemigo es la nueva novela de Darío Vilas

Creo que todos los que tenemos la pasión por la lectura tenemos algunos autores fetiche. Los que pasáis por aquí a menudo sabréis que Darío Vilas es uno de ellos. Por eso estoy tan contento al anunciar que muy pronto, en nada, tendremos la oportunidad de volverlo a leer en formato novela.
Además, la noticia también es que publicará por la Editorial Base, un paso más en su carrera literaria esperando que sean muchos más los lectores que se puedan acercar a las historias del vigués.

La novela lleva por título El tiempo como enemigo y esta es la sinopsis que aparecerá en la contraportada:

Sinopsis
Un mensaje recibido en su teléfono móvil empuja a Carlos a un duelo contra el tiempo. Desde la desaparición de su novia, dos años antes, ha estado esperando que una pista apareciera en su horizonte y por fin ha sucedido. Tirando de ese hilo invisible llega hasta Vigo, donde se reunirá con su mejor amigo y socio en un turbio negocio. También conocerá a Dena, la enigmática chica portuguesa que le alquila el piso en el que se alojará durante su estancia en Galicia, y en el que el fantasma de una niña y su misterio lo aguardan, interfiriendo su búsqueda personal y mostrándole que a veces a la verdad le gusta hacer ejercicios de funambulismo, arriesgándose a caer por su propio peso.

Comentario del autor (publicado en su página web)
Como viene siendo habitual en mí, es complicado etiquetar la novela por género. Si tuviera que escoger, diría que se trata de una historia de misterio, aunque con tintes de terror (contiene un elemento clave que es claramente fantástico) y tiene bastante de drama.
La premisa inicial nació, como tantas otras veces me ha pasado, de una canción. En concreto, de “So long sin city”, de Slash & Mark Lanegan. Pero no de lo que la canción en sí misma me transmitía, sino de una estrofa concreta que no conseguía quitarme de la cabeza cuando la escuché por primera vez:

Somebody said there's nothing waiting,
except the ghost and its mystery
and time as the enemy.

Con esto en mente, empecé a preguntarme cuál sería el misterio que ocultaba ese fantasma, qué hacía que el tiempo se percibiera como un enemigo. Y el fantasma cobró la forma menuda de una niña de la que escuché hablar muchas veces cuando era pequeño, una especie de leyenda urbana local que, en teoría, partió de un suceso real que se fue distorsionando con el paso del tiempo y el condimento que cada cual añadía.
El misterio estaba servido en una historia transmitida por el boca a boca en el barrio en que crecí, pero no quise indagar más. La bola de nieve había empezado a rodar colina abajo y se hacía enorme en su avance. Corría el riesgo de que la realidad interfiriera en la ficción que ya había empezado a tejer mentalmente.

Al margen de esto, en EL TIEMPO COMO ENEMIGO engarcé tres historias que nada tenían que ver entre sí, y que llevaba tiempo queriendo abordar. También introduje un elemento y varios personajes de uno de mis relatos que mejor acogida tuvieron hasta la fecha: “La bruja lusa”. Pero ojo, que hay muchos cambios con respecto a lo que conté ahí. En fin, que no quiero ni debo desvelar




El tiempo como enemigo
Editorial Base
168 páginas
Junio 2015

http://www.amazon.es/gp/product/8415706499/ref=as_li_ss_tl?ie=UTF8&camp=3626&creative=24822&creativeASIN=8415706499&linkCode=as2&tag=crucdecami-21
Publicar un comentario