jueves, 21 de mayo de 2015

Reseña: La sonrisa del León - Roberto Malo (Dissident Tales)

 SINOPSIS
'La sonrisa del león'' es un compendio de micro relatos y relatos cortos que con sutil maestría el autor Roberto Malo ha ido creando a lo largo de estos últimos años. Estamos pues ante una obra de autor en estado puro, una fabulosa estructura léxica que nos sumerge en el imaginario surrealista del autor zaragozano. Terror, humor, sexo y vida que ilustra el magnífico Javi Hernández, ilustrador con una vasta experiencia y conocimiento del medio, en donde, con maestría, se mueve. Esta obra será el primer título de la Colección Maldoror, que se centrará en esos textos alejados del puro género terrorífico y que abrazan la fantasía y la locura entre sus líneas. Surrealismo y mundos "diferentes" nos esperan de la mano del señor Maldoror.




No es nada usual que se publiquen libros compuestos en su mayoría por microrrelatos y si a eso le añadimos ilustraciones estamos ante un rara avis. De ahí la importancia de editoriales como Dissident Tales que intenta publicar un producto diferente y de calidad con esos parámetros.
Y si hablamos de calidad a la hora de escribir cuentos creo que a todos nos podría venir el nombre de Roberto Malo que publicación a publicación va dejando más claro que es un gran cuentista.
En La sonrisa del León no hace un excepción y muy bien acompañado por las ilustraciones de Javi Hernández nos hace disfrutar de nuevo con el pequeño formato, con pocas palabras, con pocas imágenes.

Ya lo he dicho en otras reseñas del autor aragonés que sabe manejar el humor y creo que en esta antología ha utilizado su parte más ácida en muchos momentos. Como bien comentaba El Errante Roberto Malo nos provoca una media sonrisa, una sonrisa o directamente una carcajada, incluso nos deja parados, teniendo que mirar al lado para asimilar el impacto de lo pequeño que se hace grande y explota.
Lo que no hace Roberto Malo es dejarnos indiferentes. Seguro que al acabar uno de sus relatos ha conseguido lo que antes os he explicado y sino, como mínimo os habéis movido incómodos en el sofá al que os adosáis para disfrutar de la lectura.

La colección tiene momentos experimentales donde el autor deconstruye (como diría Ferran Adrià) para luego construir. Al principio, sobre todo las primeras veces me ha dejado un poco fuera de juego, pero a medida que he ido leyendo algunas otras deconstrucciones dicha sensación se ha pasando para dar paso al  disfrute del texto. Con ello, Roberto Malo demuestra que sale de su zona de confort e intenta ir un poco más allá. Es de agradecer.

La antología es muy notable y la lista de los relatos que más me han gustado podría ser larga. Debo confesar que dejé de tomar apuntes al ver que cada vez, o casi en cada momento, tenía que ir apuntando cosas al ser relatos muy cortos y preferí disfrutarlos sin la presión de luego contaros cuáles me han gustado más.

Eso sí, un consejo os quiero dar. Leerlos a poquitos, uno o dos cada vez. Creo que así los podréis degustar mucho mejor.

Os dejo de nuevo con una muestra. Es la perfecta locución de David Jasso de uno de los relatos presentes en la antología, No robes las flores de mi tumba.
Publicar un comentario