viernes, 24 de julio de 2015

Reseña: Jazz letal (Distrito de Starkhell Volumen 2) - Eugenio Prados (Amazon)

 SINOPSIS
Kit Porter, un músico de jazz residente en Starkhell, vive obsesionado con la figura de su abuelo, un trompetista llamado Eddie "el Diablo", desaparecido en el distrito a comienzos de los años 20. Deseoso de encontrar las claves de su vida, buscará todo lo relacionado con la época en la que vivió, sin ser consciente de que se adentrará en un camino lleno de peligros, en el que para entender el pasado tendrá que poner en juego su presente. 

"Jazz Letal" es la continuación de "Los Crímenes Mudos". Una historia que empieza de manera independiente, pero que poco a poco se va uniendo con lo ocurrido en la primera parte, ampliando el mundo del distrito de Starkhell y adentrándose en su lado más misterioso. Bienvenido de nuevo a sus calles... 



Hace semanas que tuve la suerte de leer Jazz letal cuando Eugenio Prados me ofreció la oportunidad de ser uno de sus lectores beta. Era la segunda vez que lo hacía y si ya me siento responsable con cualquier lectura que hago, mucho más si luego tengo que pasarle un parte al autor. Como no, quisiera agradecerle su confianza, pero también decirle que con eso no gana mi favor de reseñador (sonrisa).

Conocí el trabajo de Eugenio Prados el verano de 2013 cuando publicó Los crímenes mudos y me llevé una grata sorpresa. Recuerdo que me sentó muy bien su lectura y el mundo que el autor había creado alrededor del suburbio de una gran ciudad llamado Distrito Starkhell que nos podría recordar a lo que quisieron hacer en Madrid, una ciudad del juego (Las Vegas quizás sería demasiado grande en comparación), pero realmente la idea del distrito le surgió al autor al conocer la existencia de Storyville, distrito creado en 1897 en Nueva Orleans, construido para controlar la prostitución de la ciudad y que en 1917 fue cerrado. Un lugar que, casualmente, fue una de las cunas del jazz y que ahora se unen en una sola en Jazz letal.


Podríamos decir que Jazz letal es la continuación de Los crímenes mudos, pero más bien diría que es la continuación del mundo Starkhell, ya que los que no habéis leído la primera entrega, os perderéis una entretenida novela, pero no tendréis dificultad para seguir los acontecimientos de esta segunda entrega.

«Todo lo que conseguido ha sido gracias al jazz. Esa música del Diablo...la cual solo debería recibir ese nombre por el modo en el que yo la he utilizado.»

E iniciamos la lectura de la novela en versión digital con un enlace a todas las canciones que salen en la novela, pues llamándose Jazz letal supongo que entenderéis que el jazz es una pieza fundamental de la novela. Creo que esa iniciativa enriquece por sí sola la lectura y que nos hace descubrir muy buenas piezas del jazz de todos los tiempos.

Y la novela comienza trepidante con el mejor capítulo de la novela, el primero. Me ha parecido un capítulo de cinco estrellas, pues sienta las bases de todo lo que sucederá a posteriori y crea el suficiente interés para seguir leyendo.
A partir de ahí se suceden diversas tramas que van despertando el interés del lector y como supondréis se irán cruzando para acabar convergiendo en un buen final de novela.

La novela tiene tres momentos diferenciados. Se lo explicaba a Eugenio Prados, que a mí como lector me ha gustado mucho la primera parte de la novela hasta que se sabe en qué consiste un poder que el protagonista conseguirá; después llegará una segunda parte, la que a mí como lector menos me interesa, y como le decía, que no deja de tener interés y ser necesaria, pero yo quiero ir por otra cosa, y es cuando llega el final que redondea la novela.

El autor se trabaja muy bien la ambientación de todo lo que tiene que ver con la banda de jazz protagonista de la novela desde los antros en los que tocan, hasta las conversaciones entre ellos y como no, el misterio principal de la publicación. Todo ello tiene un perfume muy negro.

Jazz letal me ha vuelto a convencer. El autor amenaza con escribir una tercera parte y yo le amenazo a él con leerla.


Publicar un comentario