viernes, 18 de septiembre de 2015

Reseña: El bibliótafo - Leon H. Vincent (Periférica)

 SINOPSIS
Un bibliótafo entierra libros; no literalmente, pero a veces con el mismo efecto que si los hubiera metido bajo tierra. Uno de ellos acumuló sus libros durante años en el enorme desván. Cuando aquella biblioteca ya no cupo en el desván la trasladó a un gran almacén del pueblo. Era la atracción del lugar. Los aldeanos aplastaban la nariz contra las ventanas e intentaban curiosear en la penumbra a través de las persianas medio bajadas… Pero por extraño que parezca, las conversaciones de este gran coleccionista (de un humor inteligente y ácido las que aquí se narran) giraban menos en torno a los libros acumulados que a los hombres que había tras ellos, o a los que conocía a partir de ellos. Una creencia popular respecto a los coleccionistas de libros dice que sus vicios son muchos, sus cualidades negativas y sus costumbres completamente imposibles de averiguar [...]

¿Quieres saber más sobre la novela?

Dicen que un buen bibliótafo tiene que tener tres copias del mismo libro: una para exhibir, para guardar, para que siempre esté presentable, inmaculado, desprendiendo la misma luz; una para leer, el libro de trabajo, el que olerá hasta absorber por completo el perfume del papel; y uno para prestar, pues no se puede dejar el libro que se lee, ¿quién sabe cómo lo podrían tratar?

Un buen bibliótafo intenta siempre comprar la mejor y más cara edición de todos los libros, y cuando no puede, ante la imposibilidad de contenerse, comprar una edición cualquiera a la espera de tiempos mejores para poderse comprar la edición de lujo.

Un buen bibliótafo es compulsivo a la hora de comprar libros, pero es muy importante que sepa con exactitud qué libro quiere, y no sólo eso, quizás es más importante aún saber reconocer un libro como el libro que quiere cuando lo ve. El bibliótafo tiene que ir al libro y no el libro a él.

«Normalmente se supone que una biblioteca es suficiente para un hombre. Heber sólo se sentía satisfecho con ocho bibliotecas»

Richard Heber (1773-1833) fue un coleccionista y editor inglés. Se calcula que no tenía menos de 150.ooo libros en sus bibliotecas, aunque otro bibliótafo calculó que posiblemente la cifra sería el doble. Para eso contaba con ocho casas, cuatro en Inglaterra y otras cuatro en París, Bruselas, Gante y Amberes.

No sé cuántos libros tenéis vosotros en vuestras casas. Yo muchos, aunque en los últimos años me he ido deshaciendo de algunos, con todo el dolor de mi corazón, para poder tener sitio en casa. Eso sí, no se lo regalo a cualquiera. Tengo que estar convencido que lo disfrutarán, que lo cuidarán. De algunos no me podré desprender nunca.

No me considero un bibliótafo, pero debo reconocer que he pasado época que me podía sentir como uno de ellos. Los jueves era el día de la caza. Me iba a la ciudad, me paseaba por diferentes librerías y escogía dos o tres presas que leer durante la semana. Y así todas las semanas del año.
Los tiempos han cambiado y más con la irrupción del libro digital. Nunca pensé que me podría adaptar tan bien a su lectura. Ahora, casi la mitad de lo que leo es digital con lo que los viajes a las librerías son menos, pero igual de satisfactorios o diría que casi más, pues pasa más tiempo entre visita y visita.


Un libro siempre es un genial regalo para los que nos gusta leer; siempre digo que no se rompan la cabeza si me quieren dar una sorpresa, que con un libro soy el hombre más feliz del mundo. Por eso, cuando me regalaron El bibliótafo, y otros más para mi cumpleaños, me sentí congratulado. Considero que El bibliótafo es un muy buen regalo para un apasionado de los libros y es que la novela corta de Leon H. Vincent ha envejecido muy bien, diría que son de esas lecturas intemporales, aunque quizás, como comentaba, la palabra bibliótafo no tendrá el mismo significado si pasamos de coleccionar libros en papel a coleccionar libros digitales.

 Si te gustó, interesó o quieres saber más


Lista de correo
Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo: SUSCRÍBETE
Publicar un comentario