martes, 29 de septiembre de 2015

Reseña: A tumba abierta - Raúl Argemí (Navona)

 SINOPSIS
Juan Hiram, Carles Ripoll o Enrique Meléndez, según le vaya interesando al mismo protagonista, nos desgrana el motivo de su vuelta a Buenos Aires, tras haber vivido en España durante años. Tiempo atrás, como militante en un grupo de jóvenes de izquierdas, sufrió la persecución de los militares argentinos. De forma involuntaria mató a su novia y eso puso a los milicos tras su pista, lo que provocó que tuviera que huir y fuera acogido por el resto del grupo, que vivía en permanente angustia de ser apresados. El jefe decidió que una importante suma de dinero, que habían conseguido entre todos con extorsiones y robos, fuera depositada en la sucursal de un banco suizo. Los términos del depósito indicaban que si pasado un tiempo no aparecían todos juntos para retirar el dinero, con la firma de tres de ellos ya sería suficiente. Así se abre la ópera.


«Uno, a veces, no mide las consecuencias de sus elecciones.[...] Hay momentos en que no se puede retroceder, ni un paso. Hay que lanzarse a todo o nada. A tumba abierta.»

Raúl Argemí, argentino, pero afincado durante doce años en España, era un desconocido para mí y eso que es uno de los ganadores del Premio Hammett en 2005 por su novela Penúltimo nombre de guerra, y sin ánimo de aburrir, ganador de muchos otros premios dentro del género negrocriminal.
Por eso, cuando vi la novedad que publicaba en setiembre para abrir temporada la editorial Navona dentro de su colección Navona Negra no me lo pensé. Me pudieron las ganas de leer un autor de raza, como anunciaba Alexis Ravelo; me pudo, como no, el buen hacer de su editor que siempre dejaba ir una frase que te hacía pensar: tengo que leerlo; me pudieron las ganas de sumergirme en una lectura que suponía con gran empaque, de esas que calan, de esas que mientras las lees, como la cerveza negra, las masticas. Y así ha sido.
Acabada la lectura me he dicho: que buena compra, que buen descubrimiento, que razón llevaban los maestros Camarasa, Salem y Ravelo con sus apuntes en la contraportada. Gran acierto, lo que dicen se cumple, y sabéis que eso no siempre es así.

«Con la muerte mirándote a los ojos la vida es acelerada. Y lo único que puedes con la muerte, con la sensación de muerte inminente, es el sexo.»

Me han gustado muchas cosas de la novela, incluso el tango de palabras que Raúl Argemí no esconde y que nos da de bruces de nuevo con la riqueza de la lengua. Pero quizás lo que más me ha gustado y por ello recomiendo su lectura, es por la visión que nos da el autor de la España de la transición, destrozando muchos arquetipos y poniendo las cosas sobre la mesa. Podría poner decenas de buenas frases que describirían lo que digo. Al final sólo apunté una enganchado como estaba a la lectura. Es un botón, un pequeño botón:

«los españoles de mi generación eran hippies tardíos, subdesarrollados hippies fuera de tiempo. [...] España era un circo.»

El autor decía en una entrevista que uno de los temas que más le preocupaban es la identidad. En A tumba abierta ese tema se desarrolla con holgura siendo casi un tema principal. Nos podría hacer sonreír, aunque es un tema serio, pero en un momento de la novela el protagonista nos comenta que ya no sabe ni quién es, pues como veréis llega a utilizar tres o cuatro nombres diferentes teniendo conocidos en Argentina, conocidos en España, conocidos en otros países y cada cual lo conoce con un nombre haciendo que esa identidad pueda quedar difuminada.

El personaje protagonista tiene una fuerza desmesurada y quizás en mucho momento incluso no lo entendáis cuando dice que: «el único día feliz en España fue cuando supe que habían tirado abajo las Torres Gemelas.». ¿Qué perra vida tendría que tener alguien que dice eso? Da para pararse a pensar.
Dice Alexis Ravelo que Raúl Argemí es como los boxeadores que son buenos fajadores que de vez en cuando saca un puño y le rompe los morros al contrincante. La frase anterior sería uno de esos puñetazos que te llevas en el estomago el leer A tumba abierta.

«prefiero antes los enemigos inteligentes que los amigos estúpidos.»

Me gustan las historias sencillas que se van complicando poco a poco y A tumba abierta comienza con un pequeño conflicto que se irá haciendo más y más grande, pero no en el presente. La grandeza de la novela es que se irá haciendo grande en el pasado y en el presente a la vez. Todo tiene un por qué, una explicación y Raúl Argemí sabe jugar muy bien los dos tiempos de la novela dándole el ritmo justa para que una no supere a la otra, todo muy medido.

«Cuando el torturador se pone caprichoso a veces se le va la mano y la muerte te rescata del demonio.»

Y si de la España de la transición nos habla la novela, también por supuesto de la Argentina de la misma época en el que el autor no se esconde al decir lo que piensa en boca de sus personajes.

Una novela dura en muchos momentos, una novela de verdad, de verdades como puños, de esas que te abren los ojos, como cuando se dice que quizás el mismo Rey estaba de acuerdo con el golpe de estado del 23 de febrero de 1981.
Ya veis que os voy dejando pista, no demasiadas para que las sorpresas os cojan bien sentados.

«A veces el exilio, o jugar en un escenario donde nadie nos conoce, saca a la luz nuestras peores mugres.»

El amor, o quizás mejor dicho el desamor tiene un papel importante en la novela y no sólo por el que concierne a dos personas, sino también por el apego a la tierra a la patria, a la vida.


Lo mejor de todo, que si la novela te gusta como a mí, Navona ha anunciado que irá recuperando las anteriores novelas del autor. Otro filón del que ir tirando. Cuatro vidas, cuatro vidas no serían suficientes para leer todo lo que quisiéramos leer. Hazle un hueco a A tumba abierta.

Si te gustó, interesó o quieres saber más





Te invito a formar parte de mi lista de correo: ¿Tienes ganas de saber más sobre el escritor que hay tras el blogavances de mi publicaciones, información puntual, material exclusivo,...,todo son ventajas. Pruébalo.


El principio del fin, mi primera antología de relatos en solitario.

Disponible en Amazon (¡solo 0,99€!)

Puedes leer un avance gratuito 
En Amazon AQUÍ

Otros formatos AQUÍ


Publicar un comentario