sábado, 30 de mayo de 2015

Mi primera participación en una contraportada: La mujer de gris - Anna Maria Villalonga (Navona)



Me hace mucho ilusión compartir con vosotros esta primera vez en la que, para mi sorpresa, han escogido una frase de la reseña que publiqué en su día de la magnífica novela La dona gris (Llibres del Delicte) de Anna Maria Villalonga y que os conté que Navona publica ahora en castellano.

No sé a quién se lo tengo que agradecer, como digo fue por sorpresa al ver la fotografía en twitter, pero supongo que será un poco culpa de Anna Maria Villalonga o otro del editor de Navona; total da un poco igual: Gracias por ponerme a la altura de grandes como Jordi Cervera, Jordi Benavente o Empar Fernández, no lo merezco, pero me anima mucho a seguir leyendo y reseñando que no es fácil cuando se hace por hoobie.

Y bueno, aprovecho de nuevo para recomendaros la lectura de la novela.



viernes, 29 de mayo de 2015

Novedad Editorial: ¿Hay alguien hay? - Antonio Sánchez Vázquez (Dissident Tales)



Comentario del editor
Una historia de terror puro, o una historia de puro terror, que prologada por el siempre genial Joe Álamo, supone el esperado regreso de Antonio Sánchez Vázquez "Catástrofes" al mundo editorial.

Sinopsis
Un grupo de amigos, una "güija", y unos acontecimientos que os erizarán el espinazo a cada página. Ilustrada por el artista de cómic José Raúl Orte Crespo, la historia alcanza dimensiones insospechadas para el aguerrido lector que se pierda entre sus letras.


¿Hay alguien hay?
Dissident Tales
116 páginas
mayo 2015

jueves, 28 de mayo de 2015

Reseña: Siempre hay alguien a quien matar - Guillermo Orsi (Revólver)



Había sentido hablar de Guillermo Orsi y más después de ganar en 2010 el Premio Hammett que se otorga en la Semana Negra de Gijón, pero no se ha cruzado en mi camino hasta hace unas semanas cuando la Editorial Revólver anunció que publicaría su nueva novela Siempre hay alguien a quien matar.
Y me embarqué en su lectura sin saber muy bien que me iba a encontrar, pero con muchas ganas de saber sobre un país amigo como Argentina, y más sabiendo que Guillermo Orsi es uno de los estandartes de la literatura social negra y criminal argentina de los últimos años.

Un paréntesis en la reseña.
Seguro que tenéis la sensación como yo que hemos leído a pocos escritores argentinos y más si son negro-criminales. Pues es eso, una sensación. No hace falta buscar mucho para encontrar nombres famosos en el panorama actual. Además, si no fuera una sensación, mirar el palmarés del Premio Hammett de los últimos siete años y encontraréis cinco escritores argentinos que lo han ganado. ¿Coincidencia o alguna cosa querrá decir? Un mundo por explorar, un mundo por explotar y creo que la Editorial Revólver podría tener algo de ventaja.
Cierro paréntesis.

«No soy tan peligroso, escribo novelas, la realidad la escriben otros.»

No sé a vosotros, pero a mí siempre me ha gustado la figura del escritor que impulsado por algún tipo de circunstancia se ve abocado a la búsqueda y acaba inmerso en el mar de la inspiración. Me gusta que mediante novelas los propios escritores nos recreen su búsqueda interior que en definitiva es la búsqueda que cada uno de nosotros hacemos cuando nos paramos a pensar en la vida.

«El destino juega con cartas marcadas desde que decidimos abandonar el paraíso sin pagar la cuenta.»

Aunque parezca mentira, Siempre hay alguien a quien matar es una gran historia de amor. Será ese amor el resorte que hará que el escritor en cuestión inicie la búsqueda. Y lo que en principio será un puzle de cuatro piezas se irá complicado con rapidez hasta llegar al final, a la frase final, en la que creyendo que teníamos el puzle completo se nos caerá a tierra. Reconstrucción.

«Son piezas sueltas de un rompecabezas que no puede armar, que mejor lo deja como está.
-Si quiere jubilarse.
-Si quiere seguir vivo.»

A muchos nos les gusta que siempre se diga que la novela negrocriminal es un género social, pero es un hecho. Guillermo Orsi nos habla de la corrupción de algunos jueces en Argentina, de la influencia de las mafias (que no solo existen en Italia) y lo difícil que es romper la baraja.
Pero también nos habla de teatro y de Macbeth eje transversal de la novela, espejo de los acontecimientos, y nos habla de cadáveres de arena (título alternativo), pero como dice Guillermo Orsi, los cadáveres de arena se los lleva el viento.
«El problema de los ladrones que llegan al poder político es creer que la impunidad de la que gozan es para siempre.»

El ritmo de la novela es lento y pausado al principio para acelerarse un poquito al final. Y mientras lees van retumbando los vocablos argentinos que dan musicalidad a la novela y te transportan. No sería lo mismo hablar de Buenos Aires sin esos toques al lo que añadir la prosa-poética que en muchas ocasiones utiliza el autor para envolvernos aún más en la historia.

«Todo el mundo sabe que estamos en guerra, que la paz es siempre un simulacro.»

Ha sido una experiencia satisfactoria y lo mejor es saber que me quedan otras lecturas de Guillermo Orsi que explorar, además de investigar un poco más a esos narradores negrocriminales argentino que no tenía tan controlados.

miércoles, 27 de mayo de 2015

Novedad Editorial: En el cielo no hay cerveza - Carlos Salem (Navona)



Sinopsis
Un asesino en serie está eliminando a los más conocidos periodistas de tele-basura. El principal sospechoso es Diosito, un freak de efímera fama desaparecido hace tres años tras ser ridiculizado en directo por esos mismos periodistas. Diosito aseguraba ser el hijo pequeño de Dios, venido a la Tierra para superar la fama de su hermanastro Jesús, a quien detestaba por sumiso. Sólo un viejo amigo, al que llaman El Poe, cree en su inocencia y recorre las calles de Madrid para hallar al hijo pequeño de Dios antes que los policías corruptos que quieren matarlo. Cuenta con la ayuda de El Perro, un romántico y brutal policía enamorado de una puta virgen, y del detective Arregui, contratado por el Vaticano para evitar el escándalo. En su camino para demostrar que Diosito no es un asesino, el Poe se cruzará con sus antiguos "apóstoles" (antes fracasados músicos de rock y ahora prósperos empresarios); con su temible madre; con su padrastro el empresario de televisión George S. Atan; y con Magdalena, un transexual colombiano que fuera el gran amor del fugitivo. Tal vez logre salvar a Diosito, o tal vez no. Pero cumplirá con la promesa que le hiciera cuando eran inseparables: escribir, a partir de sus andanzas en busca de fama, un Evangelio de Cerveza-ficción.

En el cielo no hay cerveza
Navona
416 páginas
mayo 2015

martes, 26 de mayo de 2015

Novedad Editorial: Siempre pagan los mismos - Carlos Bassas del Rey (Alrevés)



Sinopsis
En la ciudad de Ofidia no hay dioses celosos de la fortuna de los hombres, seguramente porque ninguna de sus casi trescientas mil almas la tiene. Quien mejor lo sabe es Herodoto Corominas, un inspector de policía que nada —o casi— tiene que ver con el padre de la Historia, salvo por el hecho de que también desconfía de las apariencias y apela al sentido común ante los dos principales mecanismos que mueven el mundo: las pasiones y la injusticia. La ceguera, en fin, de la naturaleza humana.

En ella piensa Corominas cuando un día aparece el cadáver de un agente municipal al que han rajado el vientre en plena calle y al que nadie llora. A medida que tire del hilo, lo que descubra sobre un adolescente desesperado, una conjura y un librero de viejo cansado de perder, tal vez no sirva para escribir una epopeya, pero sí una trama intensa, aguda y sutil hecha con los pedazos que deja la vida cotidiana, esa en la que un trozo de verdad, aquí sí, es casi toda la verdad, y donde, pase lo que pase, siempre acaban pagando los mismos.

Siempre pagan los mismos
Alrevés
250 páginas
mayo 2015