miércoles, 30 de septiembre de 2015

Novedad Editorial: Ciencia Ficción. Nueva guía de lectura -Miquel Barceló (Ediciones B)


Ciencia ficción. Nueva guía de lectura es la versión actualizada y ampliada de un libro clásico, y hoy casi mítico, de la ciencia ficción española, publicado en 1990 en esta misma colección. Su objetivo es ofrecer un estudio interesante y ameno sobre este género, su temática, su his­to­ria y el curioso mundillo que lo rodea, de la mano del reconocido especialista Miquel Barceló, quien ha des­tacado en su actividad como crítico y editor especializado, divulgador y autor premiado.

Veinticinco años después de esa primera guía, Barceló comparte su canon sobre las obras especialmente relevantes de la ciencia ficción, que él mismo reseña y comenta, al tiempo que dirige la mirada hacia otras manifestaciones como el cine, la televisión, el teatro, la poesía y los juegos de tablero.

También nos brinda dos interesantes apéndices con su visión sobre el uso del género para la divulgación científica y sus valiosos consejos sobre cómo escribir ciencia ficción. El resultado es un libro tan esperado como imprescindible para todos los lectores que buscan iniciarse o profundizar en uno de los géneros literarios más en auge en los últimos tiempos.

Todo lo que usted siempre quiso saber sobre la ciencia ficcón y, desgraciadamente, nunca se atrevió a preguntar...

Ciencia ficción. Nueva guía de lectura
Ediciones B
480 páginas
16 de septiembre 2015


Si te gustó, interesó o interesó



¿Te interesaría formar parte de mi Lista de correo?
Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo: 

martes, 29 de septiembre de 2015

Reseña: A tumba abierta - Raúl Argemí (Navona)

 SINOPSIS
Juan Hiram, Carles Ripoll o Enrique Meléndez, según le vaya interesando al mismo protagonista, nos desgrana el motivo de su vuelta a Buenos Aires, tras haber vivido en España durante años. Tiempo atrás, como militante en un grupo de jóvenes de izquierdas, sufrió la persecución de los militares argentinos. De forma involuntaria mató a su novia y eso puso a los milicos tras su pista, lo que provocó que tuviera que huir y fuera acogido por el resto del grupo, que vivía en permanente angustia de ser apresados. El jefe decidió que una importante suma de dinero, que habían conseguido entre todos con extorsiones y robos, fuera depositada en la sucursal de un banco suizo. Los términos del depósito indicaban que si pasado un tiempo no aparecían todos juntos para retirar el dinero, con la firma de tres de ellos ya sería suficiente. Así se abre la ópera.


«Uno, a veces, no mide las consecuencias de sus elecciones.[...] Hay momentos en que no se puede retroceder, ni un paso. Hay que lanzarse a todo o nada. A tumba abierta.»

Raúl Argemí, argentino, pero afincado durante doce años en España, era un desconocido para mí y eso que es uno de los ganadores del Premio Hammett en 2005 por su novela Penúltimo nombre de guerra, y sin ánimo de aburrir, ganador de muchos otros premios dentro del género negrocriminal.
Por eso, cuando vi la novedad que publicaba en setiembre para abrir temporada la editorial Navona dentro de su colección Navona Negra no me lo pensé. Me pudieron las ganas de leer un autor de raza, como anunciaba Alexis Ravelo; me pudo, como no, el buen hacer de su editor que siempre dejaba ir una frase que te hacía pensar: tengo que leerlo; me pudieron las ganas de sumergirme en una lectura que suponía con gran empaque, de esas que calan, de esas que mientras las lees, como la cerveza negra, las masticas. Y así ha sido.
Acabada la lectura me he dicho: que buena compra, que buen descubrimiento, que razón llevaban los maestros Camarasa, Salem y Ravelo con sus apuntes en la contraportada. Gran acierto, lo que dicen se cumple, y sabéis que eso no siempre es así.

«Con la muerte mirándote a los ojos la vida es acelerada. Y lo único que puedes con la muerte, con la sensación de muerte inminente, es el sexo.»

Me han gustado muchas cosas de la novela, incluso el tango de palabras que Raúl Argemí no esconde y que nos da de bruces de nuevo con la riqueza de la lengua. Pero quizás lo que más me ha gustado y por ello recomiendo su lectura, es por la visión que nos da el autor de la España de la transición, destrozando muchos arquetipos y poniendo las cosas sobre la mesa. Podría poner decenas de buenas frases que describirían lo que digo. Al final sólo apunté una enganchado como estaba a la lectura. Es un botón, un pequeño botón:

«los españoles de mi generación eran hippies tardíos, subdesarrollados hippies fuera de tiempo. [...] España era un circo.»

El autor decía en una entrevista que uno de los temas que más le preocupaban es la identidad. En A tumba abierta ese tema se desarrolla con holgura siendo casi un tema principal. Nos podría hacer sonreír, aunque es un tema serio, pero en un momento de la novela el protagonista nos comenta que ya no sabe ni quién es, pues como veréis llega a utilizar tres o cuatro nombres diferentes teniendo conocidos en Argentina, conocidos en España, conocidos en otros países y cada cual lo conoce con un nombre haciendo que esa identidad pueda quedar difuminada.

El personaje protagonista tiene una fuerza desmesurada y quizás en mucho momento incluso no lo entendáis cuando dice que: «el único día feliz en España fue cuando supe que habían tirado abajo las Torres Gemelas.». ¿Qué perra vida tendría que tener alguien que dice eso? Da para pararse a pensar.
Dice Alexis Ravelo que Raúl Argemí es como los boxeadores que son buenos fajadores que de vez en cuando saca un puño y le rompe los morros al contrincante. La frase anterior sería uno de esos puñetazos que te llevas en el estomago el leer A tumba abierta.

«prefiero antes los enemigos inteligentes que los amigos estúpidos.»

Me gustan las historias sencillas que se van complicando poco a poco y A tumba abierta comienza con un pequeño conflicto que se irá haciendo más y más grande, pero no en el presente. La grandeza de la novela es que se irá haciendo grande en el pasado y en el presente a la vez. Todo tiene un por qué, una explicación y Raúl Argemí sabe jugar muy bien los dos tiempos de la novela dándole el ritmo justa para que una no supere a la otra, todo muy medido.

«Cuando el torturador se pone caprichoso a veces se le va la mano y la muerte te rescata del demonio.»

Y si de la España de la transición nos habla la novela, también por supuesto de la Argentina de la misma época en el que el autor no se esconde al decir lo que piensa en boca de sus personajes.

Una novela dura en muchos momentos, una novela de verdad, de verdades como puños, de esas que te abren los ojos, como cuando se dice que quizás el mismo Rey estaba de acuerdo con el golpe de estado del 23 de febrero de 1981.
Ya veis que os voy dejando pista, no demasiadas para que las sorpresas os cojan bien sentados.

«A veces el exilio, o jugar en un escenario donde nadie nos conoce, saca a la luz nuestras peores mugres.»

El amor, o quizás mejor dicho el desamor tiene un papel importante en la novela y no sólo por el que concierne a dos personas, sino también por el apego a la tierra a la patria, a la vida.


Lo mejor de todo, que si la novela te gusta como a mí, Navona ha anunciado que irá recuperando las anteriores novelas del autor. Otro filón del que ir tirando. Cuatro vidas, cuatro vidas no serían suficientes para leer todo lo que quisiéramos leer. Hazle un hueco a A tumba abierta.

Si te gustó, interesó o quieres saber más





Te invito a formar parte de mi lista de correo: ¿Tienes ganas de saber más sobre el escritor que hay tras el blogavances de mi publicaciones, información puntual, material exclusivo,...,todo son ventajas. Pruébalo.


El principio del fin, mi primera antología de relatos en solitario.

Disponible en Amazon (¡solo 0,99€!)

Puedes leer un avance gratuito 
En Amazon AQUÍ

Otros formatos AQUÍ


lunes, 28 de septiembre de 2015

10 novelas clásicas para pasar la semana

Esta semana quiero compartir con vosotros 10 novelas clásicas que he leído y que me gustaron, por aquello de refrescar la memoria y un poco porque creo que leer un clásico es siempre un placer para el buen lector.

¿Cuántas de ellas habéis leído? Seguro que muchas, por no decir todas.
¿Qué otros clásicos recomendaríais vosotros, que hayáis leído y os hayan gustado?

Un pequeño detalle, no hay ningún orden estipulado y quizás no sean las 10 mejores que he leído, son aquellas que me han venido a la cabeza con más celeridad.

(Recuerda hacer clic sobre los títulos si quieres saber más)











































































































¿Te interesaría forma parte de mi Lista de correo?
Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo

domingo, 27 de septiembre de 2015

El reconocimiento nos viene de fuera. Víctor del Árbol embajador del NOIR español

Víctor del Árbol ganador del Grand Prix de Littérature Policière 2015

¿Por qué tenemos que esperar a que nos digan de fuera que lo que tenemos aquí es bueno? ¿Es una falta de autoestima? ¿Somos demasiado críticos con nuestros productos? y miles de preguntas más que me vienen a la cabeza como disparos a bocajarro.

Pensaba los mismo en 2012 cuando un casi desconocido Víctor del Árbol ganó Le Prix du Polar Européen, premio a la mejor novela negra europea que entrega cada año la prestigiosa revista francesa Le Point especializada en dicho género. Era la primera vez que un español ganaba dicho premio e hizo que las ventas en Francia de La tristeza del Samurai se multiplicaran llegando a considerarse un bestseller en el país vecino y que el nombre del autor comenzara a sonar en muchas tertulias de café.
¿Y aquí?
Aquí, bien, gracias.

La Editorial Alrevés, que fue la que le dio la oportunidad a Víctor del Árbol de publicar La tristeza del Samurai, se sentía contenta de tener unas dignas ventas, pero tan dignas que no le abrieron casi ninguna puerta al autor barcelonés. Podríamos decir que Víctor del Árbol continuaba siendo un desconocido para el gran público en el país que lo vio nacer.
Algo se tenía que hacer.
Y se hizo.

Respirar por la herida fue la siguiente novela de Víctor del Árbol y tanto el autor como la editorial confiaban que sería el lanzamiento definitivo del autor hacia su reconocimiento nacional.
Se multiplicó la tirada, la promoción, la ganas; además, la novela era brutal. Nada podía fallar.
Pero no cuajó.
La palabra más repetida con Respirar por la herida fue: finalista.
De nuevo Víctor del Árbol se quedó a la puerta del gran reconocimiento, pero sí que viajó algo más y pudimos disfrutar de sus magníficas presentaciones.
Pero las ventas no fueron lo suficiente generosas para que editorial y autor estuvieran contentos. Víctor del Árbol necesitaba crecer, necesitaba algo más, un autor de semejante tamaño tenía que buscar nuevos horizontes.

Un paréntesis quería hacer, y no es la primera vez que lo hago, para reconocer el magnífico trabajo que pequeñas editoriales están haciendo con nuestros escritores y en particular el trabajo de la editorial Alrevés que conozco de primera mano al ser lector de casi todas sus novedades. Sin editoriales como Alrevés aún costaría más tener a un Víctor del Árbol.
Sigamos apoyando a esas pequeñas editoriales con nuestras compras, pues son la cantera de nuestro futuro literario.
Cierro paréntesis.

Y fichó por Destino y publicó Un millón de gotas, otra genial novela que se vería apoyada por una editorial mayor. Ahora la voz del autor podría llegar más lejos y el boca oreja que tanto bien hace lo encumbrarían. Y sí, ganó algunos premios aquí en España, pero quizás, y hablo por mí, me hubiera gustado que se llevara el de la Semana Negra de Gijón, el que más prestigio tiene en España dentro del género y de esa forma reafirmar lo que los franceses nos habían dicho en 2012: que Víctor del Árbol era un escritor pata negra.

Con todo, algo había cambiado. Si con sus anteriores novelas no se detectaba un movimiento espontáneo de lectores en las redes, con Un millón de gotas no hay día, un año y medio después de su publicación, que no se publique un tweet halagando la novela. Cada día nuevos lectores se apuntan al carro del autor y deciden seguir conociendo sus novelas.
Está claro que, ahora sí, Víctor del Árbol tiene el cariño de miles de lectores, tiene las puertas abiertas de cualquier festival noir que se celebre en España, Francia e incluso Sudamérica. Su reconocimiento ha iniciado un viaje de no retorno y todos y todas estamos deseosos de volver a leerle. Y no es por poner presión, pero creo que su próxima novela será la más importante, la que marcará en la retina de los lectores su nombre para no dejarlo más. Y yo me alegro por eso.

Y mucho más me alegré, muchísimo, el miércoles al saber que Víctor del Árbol y Un millón de gotas había ganado el más prestigioso premio noir que se otorga en Francia Grand Prix de Littérature Policière. Si su nombre ya era conocido en el país vecino, ahora quedará grabado para siempre.

El premio se otorga desde 1948 y tiene dos categorías: mejor novela policial francesa y mejor novela policial internacional.
Alguno de los ganadores internacionales, para que os hagáis una idea de la magnitud del premio han sido: Patricia Highsmith, Chester Himes, Mary Higgins Clark, Frederick Forsyth, Elmore Leonard, P.D.James, Michael Connelly, Deon Meyer, John Katzenbach, Ian Rankin, Ken Bruen, Arnaldur Indridason, Donald Ray Pollock, James Sallis y dos españoles, Manuel Vázquez Moltalbán en 1979 por Los mares del sur y Arturo Pérez-Reverte en 1993 por La tabla de flandes.
Desde ahora Víctor del Árbol comparte mesa con estos y otros muchos monstruos de las letras negras.

Y un dato más, competía, en la última fase, con 17 novelas más entre las publicadas en España destacar: Perfidia de James Ellroy, La verdad y otras mentiras de Sascha Arango, Linda de Leif GW.Persson , El asesinato de la pedrera de Aro Sainz de la Maza o Missing: New York de Don Winslow.

¿Cuándo seremos nosotros los primeros en encumbran a nuestros escritores? Quizás nunca, quizás siempre estaremos a remolque de lo que digan los demás.
Quizás sí, seguro, faltan lectores, falta más sentimiento lector aquel que sentimos los que abrimos un libro y nos perdemos entre sus páginas, de ése que hace que queramos tener un pequeño momento para leer una página más, aunque sólo sea una más.

Que se sigan derramando las gotas.

Las novelas del autor
La tristeza del Samurai
Respirar por la herida
Un millón de gotas


¿Te interesaría formar parte de mi Lista de correo?

Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo

sábado, 26 de septiembre de 2015

Novedad Editorial: Mañana, si Dios y el Diablo quieren - Julio César Cano (Maeva)


Después de recuperar Asesinato en la plaza de la farola, el primer caso del inspector Monfort, Maeva sigue apostando por Julio César Cano al publicar la siguiente historia del insigne inspector, Mañana, si Dios y el Diablo quieren.

Sinopsis
La tranquila vida de la ciudad de Castellón se ve alterada por un macabro asesinato, el de un hombre cuyo cuerpo aparece brutalmente mutilado en un piso del centro. Para resolver el caso, el comisario Romales pide ayuda al inspector Bartolomé Monfort, con quien ya colaboró en el pasado, como se narra en Asesinato en la plaza de la Farola. Juntos reconstruirán la historia de la víctima, el director de una oficina de empleo con fama de mujeriego. El caso se complica cuando hallan un segundo cadáver que no parece tener relación alguna con el primero. Afortunadamente, el intuitivo y eficaz inspector Monfort no tardará en dar con las pistas necesarias para avanzar en la investigación.

Maeva
360 páginas
27 de agosto 2015

Si te gustó, interesó o interesó





¿Te interesaría formar parte de mi Lista de correo?

Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo

viernes, 25 de septiembre de 2015

Reseña: Cuentas pendientes - Susana Hernández (Alrevés)

 SINOPSIS
La vida de la subinspectora Rebeca Santana quizá no difiera tanto de la de cualquiera de nosotros. De vez en cuando surgen problemas con la pareja y algunas amistades y, cómo no, tiene algunos conflictos laborales. Pero Santana, que se crió en el popular barrio del Carmelo, en Barcelona, tiene un pasado doloroso que no puede —y no quiere— olvidar y que se ha cobrado un alto precio en la relación con sus padres y entorno más próximo. 
Mientras Santana y su compañera Miriam Vázquez intentan desmantelar una red de tráfico de menores, que a la postre reabrirá antiguos casos que se creían ya cerrados, los demonios del pasado y del presente perturbarán sus vidas. Por si fuera poco, un asesino que consiguió huir de Santana tiempo atrás parece haber regresado a Barcelona, y su madre, recién salida de la cárcel, es secuestrada. Entretanto, su pareja, Malena, lleva un caso muy delicado y con trasfondos personales en su nueva condición de fiscal.

Recuerdo casi como si fuera hoy la gran sensación que me dejó leer Contra las cuerdas la anterior entrega de Santana y Vázquez. Era finales de 2012 y fue una lectura que me dejó un buen poso, diría que un gran poso.
No tenemos que olvidar que su personaje Rebeca Santana ganó aquel año el premio LeerMisterio al mejor personaje femenino de novela negra, y eso significa que dejó su huella en muchos más lectores.
Contra las cuerdas catapultó a Susana Hernández y la hizo un poco más conocida. No es de extrañar que muchos como yo nos estuviéramos tirando de los pelos al ver que no se publicaba la tercera entrega. Y es que los lectores somos demasiado impacientes y creemos que las novelas crecen en los árboles. También es verdad que muchos autores nos tienen acostumbrados a novela por año, pero no es el caso de Susana Hernández.
Tampoco se puede decir que haya estado parada. Hemos podido disfrutar de su prosa al reeditarse La casa roja ; al participar en antologías criminales con éxito como Elles també maten o Fundido en Negro.

Hemos tenido que esperar hasta 2015 para poder leer Cuentas pendientes y la primera frase que me viene a la cabeza es que es una novela más pensada, más construida, de mayor calado.
La segunda frase que para mí la podría definir es que es una novela que va de menos a más; la razón es sencilla y está en la propia construcción. Durante la primera parte el peso de la novela lo llevan los personajes y eso hace que lectores ávidos de acción pudieran encallarse un poco, pero por el contrario, los lectores que gustan de las historias transversales se lo pasarán en grande, pues el universo de Santana y Vázquez crece mucho en esta entrega. Y eso es bueno, que los personajes crezcan, que a los personajes les pasen cosas, que las podamos vivir e incluso sentir. No tendría sentido escribir una serie en la que sus protagonista fueran como muñecos de cera (y sabéis que existen casos famosos y sonados; no seré yo quien los señale con el dedo).

Susana Hernández sigue destilando mucha elegancia a la hora de tratar el tema lésbico (tengo ganas de no tener que remarcar esto, que la normalidad se instaure, que cada cual quiera a quien quiera), y digo esto porque lo escribe con mucha naturalidad haciendo que podamos empatizar con los personajes.
Creo que la autora conoce muy bien su profesión y uno de los puntos claves, que no el único, por el que se produce el acto de escribir: explicar a los demás, desde sus ojos, aquello que le rodea, aquello que le preocupa,... Y si luego lo puede unir a algo más entretenido, divertido, ameno, como la novela criminal, mucho mejor.

Si antes comentaba que va de menos a más es porque lo he vivido así. Quizás las ganas de que sucedieran cosas me ha podido (y los casi tres años de espera).
Ligado con eso creo que mientras leía pensaba en el equilibrio de la novela con respecto a personaje-historia. A mí me ha parecido un poco descompensada en algunos momentos, cosa que no noté tanto en Contra las cuerdas (o quizás es ese gran recuerdo que tengo de su lectura la que me nubla). Sea como fuere así lo he vivido. Me ha faltado algo más en la primera parte y quizás algo menos en la segunda de trama personal, aunque entiendo que la construcción de la novela hace que prime Santana y Vázquez por encima de lo que suceda. Y esto no es extraño, pues suele pasar en muchas novelas criminales que el peso de los personajes casi se comen el caso. Que se lo digan a Mankell.


No me gusta decir si una es mejor que la otra, los momentos son diferentes, el factor sorpresa también. Lo que sí volveré a decir es que Susana Hernández ha crecido como escritora y espero y deseo que Santana y Vázquez tengan continuidad para seguir viviendo sus historias, pues no os equivoquéis al pensar que el desequilibrio ha ganado la partida; Santana y Vázquez, por descontado, han ganado la batalla y consiguen que Cuentas pendientes sea una lectura recomendable, como sus predecesoras que recomiendo leer antes para empaparse de los personajes.

Si te gustó, interesó o quieres saber más


Otras propuestas de la autora en ebook



¿Te interesaría forma parte de mi Lista de correo?
Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo

jueves, 24 de septiembre de 2015

Novedad Editorial: Asesinato en la plaza de la farola - Julio César Cano (Maeva)


El primer caso del inspector Monfort

Estamos ante otro de esos maravillosos casos en el que la magia hace que un libro se publique en papel por una editorial de renombre.

Fue la recomendación de un librero de Castellón el que puso en alerta a los comerciales de Maeva. Lo leyeron y vieron que tenía potencial y así fue como decidieron que Asesinato en la plaza de la farola llegó de una librería para colarse en el catálogo de Maeva.

Asesinato en la plaza de la farola fue publicado inicialmente por la editorial Hiria y ahora es novedad en el catálogo de Maeva que la reedita justo antes de publicar la que será la segunda entrega: Mañana, si Dios y el Diablo quieren.

Sinopsis
Castellón de la Plana. Un vagabundo aparece brutalmente asesinado en el cajero de una oficina bancaria de la céntrica Plaza de la Independencia, conocida popularmente como la Plaza de la Farola. El inspector Bartolomé Monfort se traslada desde Barcelona para trabajar en el caso, a petición del jefe de la policía de Castellón. Monfort, de padres castellonenses y con un pasado tan triste como turbio, investiga este extraño caso en el que se mezclan la codicia, las drogas, la envidia, la venganza y otras miserias poco aireadas de una pequeña ciudad provinciana acomodada y donde aparentemente nunca pasa nada. El inspector Bartolomé Monfort echará mano de su poco apego a la vida para desenmascarar uno de los más extraños casos de asesinato acaecidos en esta confortable y burguesa ciudad.

Asesinato en la plaza de la farola
Maeva
328 páginas
16 de septiembre 2015

Si te gustó, interesó o interesó





¿Te interesaría formar parte de mi Lista de correo?

Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Novedad Editorial - El cártel - Don Winslow (RBA)


Del autor internacionalmente más vendido por su aclamada novela El poder del perro llega el último premio RBA de Novela Negra 2015:  El Cártel, una epopeya fiel a la vida, arrancada de los titulares, del poder, la corrupción, la venganza y la justicia que abarca la última década del mexicano y las guerras de drogas estadounidenses.

Sinopsis
El cártel es una colosal narración que se mueve entre los áridos escenarios mexicanos y los despachos de los poderosos en Washington, y que se extiende hasta ciudades europeas como Berlín y Barcelona. El absorbente trabajo de documentación de Winslow (libros, prensa, fotos, vídeos, encuentros personales...) le ocupó cinco años, y marcó su vida personal por las implicaciones que acarrea adentrarse en un mundo tan increíblemente violento y corrupto. «El periodismo te proporciona los datos, pero la ficción te cuenta la verdad», confesó Don Winslow en una entrevista. Aunque El cártel sea ficción, muchos de los asesinatos, torturas y actuaciones policiales que se describen en el libro se basan en hechos reales, ocurridos sobre todo entre los años 2000 y 2011.

El Cártel
RBA
704 páginas
1 octubre 2015

Si te gustó, interesó o interesó




Otras propuestas del autor



¿Te interesaría formar parte de mi Lista de correo?

Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo

martes, 22 de septiembre de 2015

Reseña: Lo que no te mata te hace más fuerte - David Lagercrantz (Destino)

 SINOPSIS
Lisbeth Salander está inquieta. Ha participado en un ataque hacker sin razón aparente y está asumiendo riesgos que normalmente evitaría. Mientras, la revista Millennium ha cambiado de propietarios. 

Quienes le critican, insisten en que Mikael Blomkvist ya es historia. Una noche, Blomkvist recibe la llamada del profesor Frans Balder, un eminente investigador especializado en Inteligencia Artificial quien afirma tener en su poder información vital para el servicio de inteligencia norteamericano. Su as en la manga es una joven rebelde, un bicho raro que se parece mucho a alguien a quien Blomkvist conoce demasiado bien. Mikael siente que esa puede ser la exclusiva que él y Millennium tanto necesitan, pero Lisbeth Salander, como siempre, tiene sus propios planes.


Siempre he pensado que para opinar se tiene que leer y digo esto porque recuerdo los días previos a la salida a la venta de Lo que no mata te hace más fuerte en dónde se podían leer continuas burlas a la novela en las redes sociales sin haberla leído. Y es que no sé vosotros, pero yo he notado que en los últimos meses se ha subido un par de peldaños en la crítica feroz y sobre todo en lo referente a novela criminal. Supongo que el querer etiqueta cosa que no son negras como negras y venderlas como tal está teniendo sus consecuencias. A mí también me molesta, pero llevo un tiempo intentando olvidarme de esas etiquetas y centrándome en la historia en sí, aunque reconozco que cuando te topas con una novela negra de esas de verdad te suben cien puntos de moral.
Para cerrar esta introducción me hago mías las palabras de Sergio Sancor: «prefiero las polémicas que me incitan a leer para eliminar mis prejuicios, que las campañas de marketing que me venden historias que no tienen ningún fundamento...». Quizás sí, esa campaña contra la novela haya hecho crecer mi interés por saber cómo le había quedado el artefacto a David Lagercrantz y por lo que he podido leer casi todos coincidimos en los mismo, que no es poco.

Fue una sorpresa la primera entrega de Millenium. Sí, debo reconocer que me gustó; de la segunda y tercera parte se podría poner muchos peros. Y con esto os quiero contar que Millenium 4 es un retorno a los inicios, casi un Deja vu. Creo que el autor ha hecho un buen trabajo en ese sentido, pues en muchos momentos tienes las sensación de estar leyendo al mismísimo Larsson. Incluso le ha clonado lo malo, esos largos diálogos que llegan cerrar los párpados y que te llenan la cabeza de información y más información y a un nivel técnico bastante considerable. Aquí estamos hablando de inteligencia artificial, de matemáticas, de, como no, hackers,...Yo diría que esos son los peores momentos de la novela; los mismos que tenía el desaparecido Larsson.
Interesante el tema de los niños autistas savant, que no es que sea nada nuevo, pero te hace pensar en la parte desconocida de nuestro celebro y de lo que nos queda por conocer. ¿Cómo un niño que no conoce ni siquiera lo que son los números primos se pone a descomponer en factores primos número de varias cifras? Increíble y cierto.

Largo inicio de novela para ponernos, y diría que también para ponerse el autor en situación. Y digo larga porque me ha creado una especie de síndrome de abstinencia por casi no saber nada de Lisabeth Salander, pues si una cosa tengo clara es que Salander es la alma de este saga y no el alter ego de Larsson que como dijo hace poco en una entrevista Alexis Ravelo refiriéndose al autor sueco: «no hay nada peor que construir un personaje a imagen y semejanza de uno mismo con la polla más larga.». Amén.

E irrumpe Salander para hacer añicos el ritmo pausado y hacer que todo se acelere a su paso. Y eso es bueno para no dormirse, pero, no me acabado de gustar que David Lagercrantz haya convertido a Salander en un personaje de cómic. Quizás el día que se lo inventó se frotó las manos, pero a mí no me ha convencido. Sí, está muy de moda y vende mucho, pero era necesario con Lisabeth. ¿No tenía suficiente entidad el personaje para seguir agrandándolo? ¿Necesitaba un clon a su lado malo malísimo para seguir en la quinta parte? Por no hablar de ciertas escenas de nuevo un tanto irreales y poco creíbles como una que sucede dentro de un coche, la escena posterior a un aparición en escena, y que prefiero que leáis y juzguéis vosotros mismos.

Si eres de los que disfrutaron con las tres entregas, seguro que disfrutarás con ésta; si eres como yo de los que gustaron de la primera, pues supongo que te sucederá como a mí: una de cal y otra de arena.
Con todo, quiero de nuevo reconocer el trabajo del escritor. No creo que sea fácil coger el testigo dejado por otro autor y continuarlo.


¿Leeré la quinta parte? No lo sé, de verdad, tenía claro que la cuarta sí, pero la quinta...dependerá de lo que tenga por leer en ese momento.

Si te gustó, interesó o quieres saber más




¿Te interesaría forma parte de mi Lista de correo?
Si quieres más Cruce de Caminos, saber sobre mis publicaciones y otras cosillas en exclusiva, te invito a suscribirte a mi lista de correo